PARTE 2. TEMA 12. DELITOS Y DELINCUENTES CONTRA LA PROPIEDAD (2017)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 3º curso
Asignatura FORMES DE CRIMINALITAT
Año del apunte 2017
Páginas 5
Fecha de subida 01/11/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Hay una tercera parte, el capítulo es eterno.

Vista previa del texto

PARTE 2 12.3. EL ROBO CON FUERZA EN LAS COSAS Tiene cuatro modalidades principales: 1. Sustracción en el interior de un vehículo.
2. Robo del vehículo mismo.
3. Robo en almacén, bar o comercio, fuera de las horas de apertura.
4. Robo en vivienda.
Lo más común en España es el robo de equipaje del interior del coche; el tipo de robo que menos se denuncia; solo un 7,5% de estos robos son esclarecidos.
Este tipo de robo ha descendido bastante por su baja rentabilidad.
Las estadísticas policiales señalan un descenso de esta actividad delictiva. Lo más común es el robo de moto o coche para su utilización como medio de transporte, abandonándolo a los pocos días u horas. Otros se roban para utilizarlos en la comisión de un delito. Y existe el robo para desguazar o para la reventa del vehículo.
Los coches robados se ven involucrados frecuentemente en accidentes de circulación y causan todo los años la muerte a muchos.
El robo en un comercio, restaurante o bar, fuera de las horas de apertura, es más común que el robo en una vivienda. Casi la mitad de los robos con fuerza en 1 las cosas se habían cometido en un establecimiento comercial, un bar o restaurante, una fábrica o un almacén.
Uno de cada cinco establecimientos había sufrido un robo durante los últimos 12 meses. En España hay más robos en establecimientos comerciales que en viviendas.
12.3.1. Zonas urbanas de mayor riesgo Las zonas con mayor probabilidad para robos y hurtos suelen ser las zonas céntricas de la ciudad, con más tiendas, zonas de ocio, más vacías por la noche, y con menos control por parte de los vecinos. Otras serían aquellas residenciales de clase media-alta, chalets, casas adosadas y preferentemente deshabitadas durante el día. Hay zonas sumamente pobres azotadas por los robos. La teoría presentada por los geógrafos Paul y Patricia Brantingham (1991) explica que los delincuentes están principalmente familiarizados con algunas zonas del espacio urbano. Conocen mejor el área más cercana a su propia casa.
Ello puede explicar por qué los delitos no se distribuyen de forma homogénea sobre toda la hipotética “zona de oportunidad” (variante de la teoría de las “actividades rutinarias” y de la oportunidad).
La colocación de viviendas sociales o de centros de tratamiento de drogadictos suelen ser decisiones muy polémicas y conflictivas. En muchas ocasiones el hecho de que más infractores y delincuentes circulen por una zona realmente puede aumentar el riesgo de sufrir robos.
12.3.2. Entrevistas con ladrones (Cromwell et al., 1991; Wright y Decker, 1994) 2 Muchos de los individuos entrevistados no eligieron sus blancos al azar, sino que se basaron en avisos de amigos o en la propia observación. Uno de los entrevistados tenía un amigo que trabajaba en el aeropuerto; este apuntaba la dirección consignada en las maletas, una señal inequívoca de que los dueños se iban de vacaciones.
Sus preferencias estaban estrechamente relacionadas con la falta de visibilidad desde la calle o vía pública: casas con setos altos y patios traseros. Una verja alta se salta con mucha facilidad y protege al ladrón de ser observado desde la calle.
Se puso en relieve que los ladrones, aunque casi todos consumían drogas, no robaban de manera diaria y compulsiva, que poseían otras fuentes de ingresos.
Estrevistas a 15 sujetos encarcelados en la prisión de Ponent (Lleida) Estos eran reincidentes en robos y uno de los robos debía de haber sido en casa habitada.
La motivación residía en razones económicas, ya que dos tercios reconocieron ser adictos a la droga y por ello indicaron que necesitaban el dinero para abastecerse, además del beneficio emocional ( la subida de adrenalina). El gamberrismo se descartó por completo.
Todos coincidieron en preferir actuar solos y no tener que repartir lo robado, además de eliminar el riesgo de que el otro les delatara. El trayecto recorrido era de media hora o una hora en coche desde su domicilio. Los asaltante preferían actuar en una localidad diferente a la propia.
La selección del domicilio se basaba en un fácil acceso desde el exterior y el hecho de no encontrarse nadie dentro. El aspecto exterior de la casa no pareció una característica necesaria para ellos. El que hubiese alarma o perro no suponía problema alguno. Un tercio prefería actuar de noche.
En cuanto a los aspectos concretos de la ejecución del robo los delincuentes entraban por la puerta o una ventana accesible; el robo duraba entre tres y cinco 3 minutos y como máximo 15 minutos. Casi todos aseguraban no haber llevado armas.
Vendían los objetos robados, y siempre a la misma persona. Un tercio de ellos actuaba por encargo. No solían repetir el delito en el mismo domicilio.
La mitad afirmó emplear una preparación mínima; una breve vigilancia del entorno, observar las actividades rutinarias de los habitantes, o esperar a que saliesen de casa. Esta planificación aumentaba en el caso de que hubieran recibido información de que el domicilio contaba con un botín valioso.
A pesar de que la muestra era muy pequeña, los resultados eran valiosos por su contenido cualitativo.
12.3.3. La receptación El mercado de reventa de objetos robados es fundamental. Existen varios canales de distribución.
- El receptor profesional: Es un contacto fijo, un chatarrero, vendedor ambulante… Pero pocos ladrones tienen acceso a un receptor profesionalizado de este tipo.
- Prestamistas: Regentan tiendas especializadas en la compra de joyas y oro. El control legal de las transacciones y la obligación de pedir documentación ha reducido esta tipología.
- Traficantes: A los que venden drogas como pago por la droga.
- Amigos: El robo a “medida”, a partir del encargo.
- Transeúntes en la calle: El ofrecimiento de objetos robados a la primera persona que el ladrón se encuentra en la calle.
4 12.3.4. El robo en segundas viviendas y zonas turísticas Requiere más tiempo de planificación que el robo en la ciudad. Los ladrones especializados en zonas turísticas trabajan en equipos de dos o más y tienen más movilidad. La mayor parte de la delincuencia en la costa estaba dirigida contra los transeúntes y turistas.
12.3.5. Prevención del robo en casa Los robos en viviendas dominan más en el norte de Europa que en el sur; debido a que suelen tener áticos y sótanos, blancos fáciles para el robo.
La vigilancia personal suele ser más eficaz que las medidas de protección técnicas, tales como los interfonos, monitores de televisión y alarmas.
El ladrón intenta en general evitar encontrarse con alguien.
En un país donde la mayoría de los pisos están ocupados durante el día, es esperable que hay a menos robos. España tiene un nivel moderado de robos en casas debido a que siempre suele quedar alguien en casa. El tamaño medio de una familia escandinava era de 2.7 personas, la media española era de 3.7, una persona más en cada familia. El número de robos en viviendas durante el día puede estar directamente relacionado con el número de residentes en un domicilio que trabajan fuera de casa.
5 ...

Comprar Previsualizar