Capítulo 1 Ciencia de la Política (Josep Colomer) (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Agentes e Instituciones Públicas
Año del apunte 2013
Páginas 2
Fecha de subida 13/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Ciencia de la Política La política se distingue de los asuntos privados porque trata de los bienes colectivos (públicos), el objetivo de la política es la provisión de bienes públicos (el bien común lleva a vivir en comunidad) para el bienestar de la comunidad.
Capítulo 1: Bien Público A diferencia de los bienes privados (excluibles, rivales), los bienes públicos son indivisibles y no pueden ser satisfechos por el mercado privado; la provisión de bienes públicos requiere de cooperación o coerción, ya sea por medio de acción colectiva o de un gobierno efectivo. Ej: el mar, la contaminación. Son ofrecidos de manera conjunta a todos los individuos interesados en usarlos. Para la correcta utilización del bien común y la satisfacción de las necesidades a menudo se necesitan normas, reglas y compromisos creíbles que se cumplan de manera efectiva, a veces con una autoridad vinculante.
La obtención de los bienes comunes requiere, por tanto, de una amplia cooperación que suele ser inducida por algún liderazgo o autoridad. En un modelo ideal, los gobiernos pueden proporcionar bienes públicos al nivel deseado porque cada individuo contribuye con esfuerzo personal o dinero y así todos pueden usarlo. Tipos de bienes: -Bienes en red: brindan beneficios más elevados cuanto más gente los use (lenguas, sistema de peso y medida, moneda) fáciles de proveer.
-Bienes puros: cualquiera puede utilizarlos sin alterar la utilidad para los demás, indivisibles (descubrimientos científicos, defensa) -Bienes con rivalidad: cuantas más personas lo usan, más rivalidad y menos utilidad para cada usuario (congestión potencial) (ejemplo: carreteras) -Bienes de club: para solucionar la rivalidad, se utiliza la exclusión. Es decir, se añade cierto grado de privatización para reducir la rivalidad y aumentar la satisfacción y utilidad de los usuarios, sin congestión.
-Los comunes: los bienes con rivalidad o congestivos que no son excluibles comportan un problema por ser utilizados en exceso. La tragedia surge cuando un bien se puede extinguir, se pueden poner medidas o se pueden privatizar, a veces, pero hay más soluciones que la mera coerción, así como negociaciones o acuerdos. Pero si los bienes son indivisibles y el grupo que los desea grande, esto puede no funcionar. Por ello son necesarios límites a la disponibilidad del bien, derechos, acuerdos, castigos y mecanismos de control.
La tragedia de los comunes: como seres racionales, todos intentamos maximizar nuestro beneficio individual, al no encontrar daños en aumentar nuestro beneficio, perjudicamos al resto. Al sumar este comportamiento en todos, en busca de beneficio ilimitado en un mundo limitado por no poder asumir racionalmente que a largo plazo eso nos traerá problemas, eso trae la tragedia. La libertad en los comunes trae la ruina a todos.
Los bienes públicos pueden ser provistos por los miembros de grupos empresas privadas, etc, y los individuos con su contribución. Aún cuando un bien común es provisto a todos, se obtienen diferentes costes y beneficios, al punto de que para algunos, un bien común puede llegar a suponer un mal. La demanda de bienes públicos y los niveles de gasto público tienden a aumentar con la prosperidad económica, la estabilidad institucional y el gobierno democrático.
La provisión de bienes públicos no siempre es eficiente y equitativa para todos, porque no depende del coste del bien, sino del coste de la acción colectiva.
Los individuos interesados en utilizar bienes públicos pueden no tener incentivos en contribuir debido a que creen que serán excluidos de su disfrute o por externalidades.
...

Tags:
Comprar Previsualizar