Tema 4 1/2 (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Teories Criminològiques II
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 24/03/2016
Descargas 32
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 4 Teoría del control social Teorías del control social informal Constituyen la segunda gran línea teórica derivada del pensamiento de la Escuela de Chicago. Se preguntan qué mecanismos sociales facilitan que la mayoría de los ciudadanos no cometa delitos.
Primeras formulaciones teóricas Teoría de la contención Reckless afirma que los factores que explican la delincuencia son de dos tipos: las presiones que incitan a los individuos a la conducta delictiva y los controles que los retraen de ella.
En el grupo de factores que propician la conducta delictiva se hallarían, en primer lugar, las presiones ambientales derivadas de las situaciones de pobreza, de conflicto y de represión social, o de la desigualdad de oportunidades.
En segundo lugar, existirían diversos incitadores ambientales de la delincuencia, tales como la presencia de objetos atractivos para el delito, las subculturas que refuerzan la delincuencia, o la influencia criminógena que puedan tener los medios de comunicación o la publicidad. El tercer elemento sería el correspondiente a los impulsos del propio individuo, entre ellos sus frustraciones, sus enfados, sus rebeldías, su hostilidad, o sus sentimientos de inferioridad.
El grupo de factores que “contienen” o retienen a las personas de la delincuencia comprendería los controles internos y los externos .Los primeros incluyen todos aquellos elementos personales que actúan como reguladores de la propia conducta. Entre los controles externos Reckless menciona diversos amortiguadores del ambiente social, o factores que operarían como limitadores de la conducta individual.
Dentro de los controles internos, Reckless considera que el factor fundamental que puede prevenir la conducta delictiva es el buen autoconcepto En síntesis, la probabilidad del comportamiento delictivo dependería del equilibrio que se establezca en el individuo entre las presiones internas y ambientales para el delito y los controles internos y externos contra el delito. La principal dificultad de la teoría de la contención reside en que no explica por qué unas personas poseen o adquieren dichos controles y otras no.
Teoría de la neutralización y la deriva La teoría de Sykes y Matza propone que los jóvenes se hallarían a menudo en una especie de estado de deriva, es decir, los adolescentes, hasta cierta edad, no tendrían una vinculación firme ni con las pautas de comportamiento y valores sociales convencionales no con actividades infractoras y delictivas, sino que se encontrarían en medio.
Mediante la imagen de la “deriva”, se apunta esencialmente a la desaparición o disminución de controles habituales a lo largo de la estructura social, lo que favorecería el influjo negativo de posibles factores criminógenos. La teoría se centra en intentar comprender y describir las condiciones que hacen más probable que los jóvenes se encuentren en un estado de “deriva”, en el que pueden aparecer factores criminogénicos diversos.
Tienen gran importancia también las técnicas de neutralización. Dado que la mayoría de los jóvenes no rechazan frontalmente las normas sociales convencionales, cuando las transgreden pueden recurrir a una serie de mecanismos de neutralización o exculpación. Las principales técnicas de neutralización son las siguientes: 1) negación de la responsabilidad; 2) Negación de la ilicitud de la conducta o del daño causado; 3) Descalificación de la víctima; 4) Condena de los que condenan la acción delictiva; 5) Lealtades superiores, o apelación, para justificar una conducta ilícita. Otras, frecuentemente usadas son la defensa de la necesidad de la conducta ilícita, defensa de un valor supremo, la negación de la justicia o de la conveniencia de la ley, el razonamiento de que “todo el mundo lo hace”, y el argumento de que “tenía derecho a hacerlo”.
Teoría del control social o de los vínculos sociales Hisrschi establece como presupuesto central que el principal elemento que retiene a los jóvenes de implicarse en actividades delictivas es su vinculación afectiva con personas socialmente integradas. Y, contrariamente, la conducta delictiva sería el resultado de la inexistencia o ruptura de tales vínculos. Según su estudio la inmersión del sujeto en redes de contacto y apoyo social favorecía el control de sus actividades, e inhibía posibles conductas antisociales.
Según la teoría, la conducta delictiva no es consecuencia de que el individuo cuente con determinadas creencias u otros factores que le lleven a delinquir, sino el producto de la ausencia de creencias, normas y vínculos sociales que le impidan delinquir. Las acciones delictivas se producen cuando la vinculación de los individuos a la sociedad es débil o está rota.
Hirschi concretó cuáles serían los contextos en los que tales vínculos sociales se establecerían.
Mecanismos de vinculación social 1.
2.
3.
4.
El autor identificó cuatro procesos estrechamente interrelacionados, mediante los que los jóvenes se vinculan a la sociedad, y se facilita así la inhibición de las conductas antisociales: Apego, o conjunto de lazos emocionales que se establecen con otras personas, y que se traducen en afecto, admiración e identificación con ellas.
Compromiso, o grado en que los individuos están ubicados, o encuentran su sitio, en la sociedad convencional, especialmente en relación con la escuela y otras ocupaciones juveniles habituales.
Participación, o nivel de implicación de los individuos en todas aquellas actividades convencionales que les permiten adquirir valores y técnicas que los alejan del delito.
Creencias, o conjunto de convicciones favorables a los valores establecidos.
Contextos de la vinculación social La ruptura de los mecanismos o procesos de la vinculación social descritos pueden producirse esencialmente en cuatro contextos de la vida de las personas: 1) ruptura de vínculos con los padres, 2) falta de vinculación a la escuela, 3) desapego del grupo de compañeros y amigos, 4) desconexión de las pautas de acción convencionales.
El apego a los padres Según Hirschi, una de las evidencias criminológicas mejor documentadas en la investigación, es que los jóvenes delincuentes se hallan menos vinculados a sus padres que los jóvenes no delincuentes. La falta de apego emocional es la variable más relevante en la etiología de la conducta delictiva.
Hirschi considera que el principal mecanismo de control paterno es psicológico, y guarda relación con el grado en que el apego afectivo a los padres determina que las opiniones y valoraciones de éster sean consideradas por el niño a la hora de actuar. También considera que la identificación emocional constituye el elemento fundamental del vínculo con los padres que es susceptible de prevenir la conducta delictiva.
Validez empírica Las conclusiones de Vold et al. en relación a los mecanismos de vinculación social propuestos por Hirschi son que muchos estudios apoyan la validez de los constructos “apego”, “compromiso” y creencias, pero no queda claramente avalada como mecanismo de vinculación social la “participación” en actividades convencionales.
Socialización Patrón de desarrollo humano ontogenético infanto-juvenil 1 año 2-3 años 3-6 años 6-12 años 12-18 años 18-30 años Desarrollo del apego, emocional, maduración.
Autocontrol, lenguaje, independencia de movimientos.
Rol de género, desarrollo moral temprano, juego en grupo, inicio de autoestima.
Amistad con iguales, autoconcepto, pensamiento operatorio.
Rol social de género, valores y sistema ético, independencia emocional, responsabilidad social.
Mundo laboral, pareja, familia, grupo social… Variables y modelo de socialización diferencial Bebés → padres; niños → escuela; adolescentes → Tv-media, iguales.
Teoría del autocontrol Gottfredson y Hirschi consideran que, a la hora de explicar la delincuencia y sus posibles oscilaciones, es imprescindible diferenciar entre acciones delictivas (delito como conducta) e individuos con tendencias delictivas (criminalidad como propensión).
En esta teoría se asume, como punto de partida, que las restricciones que impiden que los sujetos delincan pueden tener tanto un carácter social como individual, aunque este planteamiento atribuye un gran peso explicativo al factor individual: las personas serian diferentes entre sí en su vulnerabilidad a las tentaciones delictivas. El concepto clave de la teoría es el bajo autocontrol.
Encaje entre conducta delictiva y bajo autocontrol En general, el comportamiento delictivo presenta las siguientes características típicas: 1) produce una gratificación inmediata de los propios deseos, que se obtiene sin demasiado esfuerzo; 2) implica actividades excitantes y arriesgadas; 3) comporta escasos beneficios a largo plazo; 4) requiere poca habilidad y planificación; 5) a menudo supone dolor para la víctima; 6) produce, el alivio de alguna tensión generada, más que un placer; 7) puede implicar un cierto riesgo de dolor físico para el propio delincuente.
Los individuos con bajo autocontrol responden a menudo a las siguientes condiciones: tienden a apetecer recompensas inmediatas, de fácil obtención; gustan de la aventura; son inestables en sus relaciones humanas; carecen con frecuencia de las habilidades académicas y cognitivas necesarias para la planificación de su conducta; son egocéntricos e insensibles frente al sufrimiento tanto ajeno como propio y no suelen considerar las consecuencias de su comportamiento.
...

Comprar Previsualizar