fisiologia sistema respiratorio (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Enfermería - 1º curso
Asignatura Fisiologia Humana
Año del apunte 2014
Páginas 14
Fecha de subida 27/10/2014
Descargas 12
Subido por

Vista previa del texto

FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO       FISIOLOGÍA SISTEMA RESPIRATORIO Introducción     La   respiración   es   aquel   proceso   por   el   cual   el   organismo   adquiere   el   suficiente   oxígeno   del   aire   para   poder   obtener   aquella   energía,   en   forma   de   ATP,   imprescindible   para   el   desarrollo   de   las   funciones   básicas  del  cuerpo  humano.
    El  término  respiración  incluye  tres  funciones  distintas  aunque  relacionadas  entre  sí:   1.
Ventilación.     2.
Intercambio  de  gases:   3.
a.
Aire  –  Sangre.   b.
Sangre  –  Tejidos.     Utilización  del  oxígeno  por  parte  de  los  tejidos.     La  ventilación  y  el  intercambio  de  gases  entre  el  aire  y  la  sangre  constituye  la  respiración  externa.     El  intercambio  de  gases  entre  la  sangre  y  los  tejidos  y  la  utilización  del  oxígeno  por  los  tejidos  constituye   la  respiración  interna.   La  ventilación  es  el  proceso  mecánico  que  desplaza  el  aire  hacia  dentro  y  hacia  fuera  de  los  pulmones.   Debido   a   que   la   concentración   de   oxígeno   del   aire   es   mayor   en   los   pulmones   que   en   la   sangre,   el   oxígeno   difunde   desde   el   aire   hacia   la   sangre.   Por   el   contrario,   el   dióxido   de   carbono,   producto   de   deshecho  de  la  respiración  celular,  se  desplaza  desde  la  sangre  hacia  el  aire  de  los  pulmones  mediante  la   difusión  correspondiente  a  su  gradiente  de  concentración.       1     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO     Debido   a   este   intercambio   de   gases,   el   aire   inspirado   contiene   más   oxígeno  y  menos  dióxido  de  carbono  que  el  aire  espirado.     El   intercambio   de   gases   entre   el   aire   y   la   sangre   tiene   lugar   mediante   difusión   simple   a   través   del   tejido   pulmonar.   Esta   difusión   se   realiza   de   manera   muy   rápida   debido   a   la   gran   superficie   que   existe   en   el   interior  de  los  pulmones  y  a  que  la  distancia  entre  la  sangre  y  el  aire  es  muy  pequeña.     Estructura  del  sistema  respiratorio     En  el  sistema  respiratorio  podemos  distinguir  dos  zonas:   1.
Zona  de  conducción:     • Orofaringe  y  nasofaringe.   • Laringe.   • Tráquea.   • Bronquios  y  bronquiolos.       2.
Zona  respiratoria:     • Bronquiolos  respiratorios.   • Alvéolos.     En  la  primera  zona  tiene  lugar  la  conducción  del  aire  y  en  la   segunda  zona  tiene  lugar  el  intercambio  gaseoso.           2     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO     El   intercambio   de   gases   en   los   pulmones   tiene   lugar   a   través   de   aproximadamente   300   millones   de   cavidades  respiratorias  diminutas  (0.25  a  0.50  mm  de  diámetro)  denominadas  alvéolos.   Cada  alvéolo  tiene  el  grosor  de  una  capa  celular,  de  manera  que  la  barrera  aire-­‐sangre  total  sólo  está   constituida  por  dos  células  (una  célula  alveolar  y  una  célula  endotelial  capilar),  con  aproximadamente  2   micras  de  grosor.   Existen  dos  tipos  celulares  en  la  pared  alveolar,  los  llamados  neumocitos  I  y  los  tipos  II.   Los   alvéolos   tienen   una   forma   poliédrica   y   se   suelen   agrupar  en  una  configuración  en  panal  de  abejas.  El  aire   que   entra   en   uno   de   los   alvéolos   puede   alcanzar   a   los   demás  miembros  del  grupo  a  través  de  poros  pequeños.   Generalmente  estos  grupos  de  alvéolos  se  encuentran  en   los   extremos   de   los   bronquiolos   respiratorios,   que   son   conductos   respiratorios   muy   finos   que   finalizan   en   los   alvéolos.   A   lo   largo   de   la   longitud   de   los   bronquiolos   respiratorios   también   pueden   existir   alvéolos   individuales  en  forma  de  evaginaciones.   Para   llegar   el   aire   a   esta   zona   de   intercambio   gaseoso,   debe   pasar   por   la   denominada   zona   de   conducción,   constituida   por   boca,   nariz,   faringe,   laringe,   tráquea,   bronquios   principales   y   todas   las   ramificaciones  sucesivas  de  bronquios  y  bronquiolos,  incluyendo  los  bronquiolos  terminales.     Además   de   conducir   el   aire   hasta   la   zona   respiratoria,   estas   estructuras   tienen   otras   funciones   adicionales:   • Calentamiento   y   humidificación   del   aire   inspirado.   Con   independencia   de   la   temperatura   y   humedad   del   aire   ambiente,   cuando   el   aire   inspirado   alcanza   la   zona   respiratoria   tiene   una   temperatura   de   37ºC   /temperatura   corporal)   y   está   saturado   con  vapor  de  agua.     • Filtración   y   limpieza   del   aire   inspirado.   El   moco   segregado   por   las   células   de   las   estructuras  de  la  zona  de  conducción  sirve  para  atrapar  las  partículas  pequeñas  en  el   aire  inspirado  y,  así,  realiza  una  función  de  filtración.  Este  material  mucoso  se  desplaza   a  una  velocidad  de  1-­‐2  cm  por  minuto,  por  acción  de  los  cilios  localizados  en  la  parte   superior   de   las   células   epiteliales   que   revisten   la   zona   de   conducción.   Hay   aproximadamente   300   cilios   por   célula   que   se   mueven   de   manera   coordinada   para   desplazar  el  moco  hacia  la  faringe,  en  donde  puede  ser  deglutido  o  expectorado.   3     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO         Como   consecuencia   de   la   función   de   filtración,   las   partículas   mayores   de   aproximadamente   6   micras   no   alcanzan   normalmente   la   zona   respiratoria   de   los   pulmones.   Además,   los   alvéolos   se   mantienen   limpios   por   acción   de   los   macrófagos   alveolares.   Este   efecto   de   limpieza   de   los   cilios   y   macrófagos   en   los   pulmones  disminuye  con  el  humo  de  los  cigarrillos.     Cavidad  torácica   El   diafragma   es   un   músculo   estriado   con   forma   de   cúpula   que   divide   en   dos   partes   la   cavidad   corporal   anterior.   El   área   que   queda   por   debajo   del   diafragma   se   denomina   cavidad   abdominopélvica   y   la   que   queda   por   encima   se   denomina  cavidad  torácica,  la  cual  contiene  el  corazón,  los   vasos   sanguíneos,   la   tráquea,   el   esófago   y   el   timo   en   su   porción   central,   en   un   espacio   virtual   denominado   mediastino.  Las  regiones  derecha  e  izquierda  de  la  cavidad   torácica  están  ocupadas  por  los  pulmones  respectivos.     Los  pulmones  se  encuentran  cubiertos  por  dos  capas  de  una  membrana  epitelial  húmeda  denominada   pleura.   • Pleura   parietal:   Es   la   capa   superficial,   la   cual   reviste   la   parte   interna   de   la   cavidad   torácica.   • Pleura  visceral:  Es  la  capa  profunda,  la  cual  cubre  la  superficie  de  los  pulmones.     Entre   ambas   pleuras   existe   un   espacio   intrapleural   que   contiene   mínimas   cantidades   de   líquido   lubricante   y   que,   en   condiciones   normales   no   debe   contener   aire.   La   entrada   de   éste   en   dicho   espacio   (situación   denominada   neumotórax)   puede   producir   el   colapso   pulmonar.   4     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO           Aspectos  físicos  de  la  ventilación     El  movimiento  de  aire  desde  las  zonas  de  presión  alta  a  las  de  presión  baja,  entre  la  zona  de  conducción   y  los  bronquiolos  terminales,  se  debe  a  la  diferencia  de  presión  existente  entre  los  dos  extremos  de  la   vía  respiratoria.   El   flujo   de   aire   a   través   de   los   bronquiolos   terminales   es   directamente   proporcional   a   la   diferencia   de   presión  e  inversamente  proporcional  a  la  resistencia  de  rozamiento  que  presenta  el  flujo.   Las  pleuras  visceral  y  parietal  están  normalmente  en  contacto  entre  sí,  de  manera  que  los  pulmones  se   ajustan   a   la   pared   torácica   de   la   misma   forma   que   dos   trozos   mojados   de   cristal   se   adhieren   uno   a   otro.   Ya  hemos  dicho  que  el  espacio  intrapleural  sólo  contiene  una  película  de  líquido  segregado  por  las  dos   membranas.   Debido  a  que  los  pulmones  permanecen  normalmente  en  contacto  con  la  pared  torácica,  se  expanden  y   contraen  al  tiempo  que  la  cavidad  torácica  durante  los  movimientos  respiratorios.   El   aire   se   introduce   en   los   pulmones   durante   la   respiración   debido   a   que   la   presión   atmosférica   es   mayor  que  la  presión  intrapulmonar  o  intraalveolar.  Dado  que  la  presión  atmosférica  no  suele  cambiar,   la  presión  intrapulmonar  debe  disminuir  por  debajo  de  la  presión  atmosférica  para  que  tenga  lugar  la   inspiración.   Esta   presión   inferior   a   la   de   la   atmósfera   se   denomina   presión   subatmosférica   o   presión   negativa,  que  durante  la  inspiración  es  de  -­‐3  mmHg  con  respecto  a  la  atmosférica.   Por  el  contrario,  la  espiración  tiene  lugar  cuando  la  presión  intrapulmonar  o  intraalveolar  es  superior  a   la   presión   atmosférica,   generalmente   durante   la   espiración   pasiva   es   de   +   3   mmHg   con   respecto   a   la   atmosférica.   La  ausencia  de  aire  en  el  espacio  intrapleural  da  lugar  a  una  presión  intrapleural  subatmosférica  que  es   inferior   a   la   intrapulmonar,   con   lo   que   existe   una   diferencia   de   presión   entre   la   presión   intrapulmonar   y   la  intrapleural,  denominada  presión  transpulmonar  o  transpleural.  Esta  diferencia  de  presión  hace  que   los   pulmones   se   mantengan   en   contacto   con   la   pared   torácica,   por   lo   que   las   modificaciones   del   volumen  pulmonar  evolucionan  en  paralelo  a  los  cambios  del  volumen  torácico  durante  la  inspiración  y   la  espiración.   5     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO     Para   que   tenga   lugar   la   inspiración   es   necesario   que   los   pulmones   puedan   expandirse   cuando   se   distienden,   es   decir,   deben   tener   una   distensibilidad   elevada.   Para   que   tenga   lugar   la   espiración,   los   pulmones   se   deben   hacer   más   pequeños   cuando   se   libera   esta   tensión;   es   decir,   deben   presentar   elasticidad.   Esta   tendencia   a   hacerse   más   pequeños   también   se   facilita   por   las   fuerzas   de   tensión   superficial  en  el  interior  de  los  alvéolos.   Por  tanto  las  propiedades  físicas  de  los  pulmones  son:   1.
Distensibilidad:  Se  puede  definir  como  la  modificación  del  volumen  pulmonar  por  cada  unidad   de  cambio  de  presión  transpulmonar.  Es  decir,  una  presión  transpulmonar  dada  producirá  una   expansión  mayor  o  menor  del  pulmón  según  presente  más  o  menos  distensibilidad.     2.
Elasticidad:  Se  refiere  a  la  tendencia  de  una  estructura  a  volver  a  su  tamaño  inicial  tras  haberse   distendido.   Debido   a   su   contenido   elevado   de   proteínas   elastinas,   los   pulmones   tienen   una   gran  elasticidad  y  resisten  a  la  distensión.     3.
Tensión  superficial:  La  fina  película  de  líquido  que  existe  normalmente  en  el  alvéolo  tiene  una   tensión   superficial   que   se   debe   al   hecho   de   que   las   moléculas   de   agua   de   la   superficie   son   atraídas   con   mayor   intensidad   hacia   otras  moléculas  de  agua  que  hacia  el   aire.   El   resultado   es   que   las   moléculas   de   agua   de   la   superficie   están   sujetas   fuertemente   por   las   fuerzas   de   atracción   que   actúan   desde   debajo   de   las   mismas.   Esta   tensión  superficial  genera  una  fuerza   con  dirección  interna  que  aumenta  la   presión  en  el  interior  del  alvéolo.     El   líquido   alveolar   contiene   una   fosfolípido   denominado   dipalmitoil   lecitina   cuya   función   es   la   disminución   de   la   tensión   superficial.   Este   compuesto   se   denomina   tensioactivo.   Las   moléculas   de   tensioactivo   se   entremezclan   con   las   moléculas   de   agua   y,   de   esta   manera,   disminuyen   las   fuerzas   de   atracción   entre   las   moléculas   de   agua   que   son   la   causa   de   la   tensión   superficial.   De   esta   manera,   el   tensioactivo   disminuye   la   tensión   superficial   en   el   alvéolo.   Además,   la   capacidad   del   tensioactivo   para   disminuir   la   tensión   superficial   mejora   a   medida   que   los   alvéolos   se   hacen   más   pequeños   durante   la   espiración.   La   razón   puede   ser   el   hecho   de   que   las   moléculas   de   tensioactivo   quedan   más   concentradas   a  medida  que  el  alvéolo  se  hace  más  pequeño.   6     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO       Así,   el   tensioactivo   impide   el   colapso   alveolar   durante   la   espiración.   Incluso   tras   una   espiración   forzada,   los  alvéolos  permanecen  abiertos  y  en  el  interior  de  los  pulmones  queda  un  volumen  residual  de  aire.   Este  tensioactivo  es  producido  por  los  neumocitos  tipo  II  en  las  fases  avanzadas  de  la  vida  fetal.   Mecánica  de  la  respiración     La  ventilación  pulmonar  consta  de  dos  fases:   1.
Inspiración  (inhalación):  Se  acompaña  de  aumento  del  volumen  pulmonar  y  torácico.     2.
Espiración  (Exhalación):  Se  acompaña  de  disminución  del  volumen  pulmonar  y  torácico.     La  inspiración  tranquila  y  no  forzada  se  debe  principalmente  a  la  contracción  del   diafragma,   que   desciende   y   se   aplana   cuando   se   contrae.   Esto   incrementa   el   volumen   torácico   en   dirección   vertical.   Esta   inspiración   está   facilitada   por   la   contracción  de  los  músculos  intercostales  paraesternales  y  externos,  que  eleva   las  costillas  e  incrementa  el  volumen  torácico  lateral.   En   la   inspiración   forzada   (profunda)   participan   otros   músculos   torácicos.   Los   más   importantes   son   los   escalenos,   seguidos   del   pectoral   menor   y,   en   casos   extremos,   de   los   músculos   esternocleidomastoideos.   La   contracción   de   estos   músculos   eleva   las   costillas   en   dirección   anteroposterior;   al   mismo   tiempo,   la   parte   superior   de   la   caja   torácica   queda   estabilizada   de   manera   que   los   intercostales   pueden   ser   más   eficaces.   La  espiración  tranquila  es  un  proceso  pasivo;  es  debida  a  la  relajación  muscular.   Durante  la  espiración  forzada,  los  músculos  intercostales  internos  se  contraen.   Los   músculos   abdominales   también   facilitan   a   la   espiración   debido   a   que   su   contracción   hace   que   los   órganos   abdominales   se   compriman   sobre   el   diafragma  disminuyendo  de  esta  manera  el  volumen  del  tórax.   7     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO       Pruebas  de  función  pulmonar   La   función   pulmonar   se   puede   evaluar   clínicamente   mediante   una  técnica  denominada  espirometría.   Con   esta   prueba   se   pueden   determinar   los   volúmenes   pulmonares  según  la  situación:   • Durante   la   respiración   tranquila   la   cantidad   de   aire   espirado   en   cada   movimiento   inspiratorio   es  el  volumen  corriente.   • La   cantidad   máxima   de   aire   que   se   puede   expulsar   de   manera   forzada   tras   una   inhalación  máxima  es  la  capacidad  vital,  que  es  igual  a  la  suma  del  volumen  de  reserva   inspiratoria,  del  volumen  corriente  y  del  volumen  de  reserva  espiratorio.   • El   volumen   que   queda   en   los   pulmones   después   de   una   espiración   forzada   es   el   volumen  residual.   • La   suma   del   volumen   de   reserva   espiratorio   y   el   volumen   residual   es   la   capacidad   residual  funcional.   • La  suma  de  la  capacidad  vital  y  el  volumen  residual  es  la  capacidad  pulmonar  total.     8     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO     Es   necesario   tener   en   cuenta   que   no   todo   el   volumen   espirado   alcanza   los   alvéolos   en   cada   respiración.   Cuando  se  efectúa  la  inhalación  de  aire  fresco,  ese  aire  se  mezcla  con  el  espacio  muerto  anatómico.  Este   espacio  muerto  está  constituido  por  la  zona  de  conducción  del  sistema  respiratorio  (nariz,  boca,  laringe,   tráquea,  bronquios  y  bronquiolos),  en  la  que  no  tiene  lugar  el  intercambio  de  gases.     El   aire   que   permanece   en   el   espacio   muerto   anatómico   tiene   una   concentración   menor   de   oxígeno   y   una  concentración  mayor  de  dióxido  de  carbono,  en  comparación  con  el  aire  externo.     El  espacio  muerto  anatómico  es  una  constante  que  comprende  aproximadamente  150  ml  de  aire,  por   tanto,   el   porcentaje   de   aire   fresco   que   alcanza   los   alvéolos   será   el   resultado   de   aplicar   la   siguiente   fórmula:                        Volumen  corriente  –  Volumen  espacio  muerto   Porcentaje  de  aire  fresco  =  -­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐  x  100                                                                                                                                                    Volumen  corriente       9     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO       Al   aumentar   el   volumen   corriente   se   aumenta   el   porcentaje   de   aire   fresco   que   se  introduce  en  los  alvéolos.  Por  ejemplo,  si   el  espacio  muerto  anatómico  es  de  150  ml   y   el   volumen   corriente   de   500   ml,   el   porcentaje   de   aire   fresco   que   alcanza   los   alvéolos   es   de   (500-­‐150)/500   x   100   =   350/500  x  100  =  70%.   Si,   debido   a   ejercicio   físico,   se   aumenta   el   volumen  corriente  hasta  2000  ml,  como  se   mantiene   el   espacio   muerto   anatómico   en   150   ml,   el   porcentaje   de   aire   fresco   que   llega   a   los   alvéolos   aumenta   hasta   1850/2000  x  100  =  93%.     Intercambio  de  gases  en  los  pulmones     El  intercambio  de  gases  entre  el  aire  alveolar  y  la  sangre  de  los   capilares   pulmonares   da   lugar   al   incremento   de   la   concentración   de   oxígeno   y   a   la   disminución   de   la   concentración   de   dióxido   de   carbono   en   la   sangre   que   abandona   los   pulmones.   Esta   sangre   entra   en   las   arterias   sistémicas   en   las   que   se   realizan   las   determinaciones   de   gases   en  sangre  para  evaluar  la  eficacia  de  la  función  pulmonar.             10     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO         Según  la  ley  de  Dalton,  la  presión  total  que  ejerce  una  mezcla  gaseosa  (como  el  aire)  es  igual  a  la  suma   de  las  presiones  parciales  de  cada  uno  de  los  gases  de  la  mezcla.  El  aire  está  compuesto  básicamente  de   nitrógeno  (78%),  oxígeno  (21%)  y  dióxido  de  carbono  (1%).     Presión   atmosférica   a   nivel   del   mar   es   de   760   mmHg,   y   a   medida   que   aumentamos   la   altura   la   presión   atmosférica   va   disminuyendo;   de   hecho   en   la   cima   del   monte   Everest   la   presión   atmosférica   disminuye   hasta   unos   300   mmHg,   por   lo   que   la   presión   parcial   de   los   gases   que   la   componen   disminuirá  también.     La  enorme  superficie  de  los  alvéolos  y  la  escasa  distancia  de  difusión  entre  el  aire  alveolar  y  la  sangre   capilar   son   factores   útiles   para   que   la   sangre   pueda   alcanzar   un   equilibrio   gaseoso   rápido   con   el   aire   alveolar.   Esta   función   también   está   facilitada   por   el   número   elevado   de   capilares   que   rodean   a   cada   alvéolo  y  que  forman  una  capa  casi  continua  de  sangre  alrededor  del  mismo.   11     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO       La  determinación  sanguínea  de  las  presiones  parciales  de  oxígeno  y  de  dióxido  de  carbono,  constituye   un   buen   índice   de   la   función   pulmonar.   Así   cuando   el   aire   inspirado   presenta   una   PO2   normal   pero   la   PO2  arterial  es  baja,  se  puede  concluir  que  está  alterado  el  intercambio  de  gases  de  los  pulmones,  con  la   peculiaridad   de   que   cuando   los   pulmones   funcionan   adecuadamente,   la   PO2   arterial   es   ligeramente   inferior  a  la  PO2  alveolar  (alrededor  de  5  mmHg),  situación  que  se  denomina  shunt  pulmonar  fisiológico.   Esto  se  explica  porque  funcionalmente  el  vértice  pulmonar  está  ventilado  que  perfundido  por  sangre,  a   diferencia  de  las  bases  pulmonares  que  están  más  prefundidas  que  ventiladas.         Más  ventilados  y  menos  perfundidos.       Más  perfundidos  y  menos  ventilados.         El  hecho  de  que  pasen  eritrocitos  por  capilares  pulmonares  que  se  localizan  en  unidades  alveolares  no   ventiladas  al  100%  hace  que  estos  eritrocitos  pasen  a  la  circulación  sistémica  sin  estar  suficientemente   oxigenados.   Esta   es   la   causa   del   shunt   pulmonar   fisiológico.   Si   este   shunt   fuera   superior   a   5   mmHg   estaríamos  hablando  de  situación  patológica.           12     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO     Regulación  de  la  respiración     La   inspiración   y   la   espiración   se   deben   a   la   contracción   y   relajación   de   los   músculos   esqueléticos   en   respuesta  a  la  actividad  de  neuronas  motoras  somáticas  de  la  médula  espinal.   La   actividad   de   estas   neuronas   está   controlada,   a   su   vez,   por   vías   descendentes   procedentes   de   neuronas   localizadas   en   los   centros   de   control   de   la   respiración   en   el   bulbo   raquídeo   y   protuberancia   (respiración  involuntaria),  y  de  las  neuronas  de  la  corteza  cerebral  (respiración  voluntaria).   Los  centros  respiratorios  del  tronco  encefálico  son:     1.
Centro   del   ritmo.   Localizado   en   la   sustancia   reticular  del  bulbo  raquídeo.   2.
Centro   apnéusico.   Localizado   en   la   protuberancia.   3.
Centro   neumotáxico.   Localizado   en   la   protuberancia.     El   control   automático   de   la   respiración   está   influido   por   la   información   procedente   de   receptores   sensibles  a  la  composición  química  de  la  sangre.     Existen  dos  grupos  de  quimiorreceptores  que  responden  a  las  modificaciones  de  la  PCO2,  el  pH  y  la  PO2   sanguíneos:   • Quimiorreceptores  centrales:  Localizados  en  el  bulbo  raquídeo.   • Quimiorreceptores  periféricos:     o Cuerpos  aórticos:  Localizados  en  el  cayado  aórtico.   o Cuerpos   carotídeos:   Localizados   en   la   zona   de   ramificación   de   la   carótida   común  en  carótida  interna  y  externa.     ¡Atención!!!.   Los   cuerpos   aórticos   y   carotídeos   NO   se   deben   confundir   con   los   senos   aórticos   y   carotídeos   localizados   en   estas   arterias.   Recordad   que   los   senos   aórticos   y   carotídeos   contienen   receptores  para  el  control  de  la  presión  sanguínea.   13     FISIOLOGÍA  SISTEMA  RESPIRATORIO     Los   quimiorreceptores   controlan   la   respiración   de   manera   indirecta   a   través   de   fibras   nerviosas   sensitivas   que   llegan   al  bulbo  raquídeo:   • Los   cuerpos   aórticos   envían   información   al   bulbo   a   través   del   nervio   vago   (X   par   craneal).     • Los   cuerpos   carotídeos   estimulan   las   fibras   del   nervio   glosofaríngeo   (IX   par   craneal).     En  la  siguiente  figura  se  muestra  el  control  de  la  ventilación   mediante  retroinhibición  a  través  e  los  cambios  de  la  PCO2  y  el  pH  de  la  sangre.     El  aumento  de  la  PCO2   y  el  consecuente  descenso  del  pH  sanguíneo  activa  los  quimiorreceptores  en  los   cuerpos   aórticos   y   carotídeos,   los   cuales   envían   la   información,   a   través   de   los   nervios   vago   y   glosofaríngeo,   al   centro   respiratorio   del   bulbo   raquídeo,   el   cual,   a   través   de   neuronas   motoras   de   la   medula  espinal,  ordenará  la  contracción  de  la  musculatura  respiratoria  y,  en  consecuencia,  el  aumento   de  la  ventilación.   14     ...