Corzon y sistema cardio vascular (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Enfermería - 1º curso
Asignatura Fisiologia
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 23/11/2014
Descargas 13

Vista previa del texto

Julia Reiriz Palacios ORGANIZACIÓN GENERAL DEL SISTEMA CARDIOVASCULAR El corazón junto con los vasos sanguíneos, es decir, las arterias, los capilares y las venas, forma el sistema cardiovascular.
Se trata de un sistema de transporte en el que una bomba muscular (el corazón) proporciona la energía necesaria para mover el medio transportado (la sangre) en un sistema cerrado de tubos elásticos. La función más importante de este sistema es, pues, proporcionar a todas las células vivas del organismo las sustancias necesarias para su función normal (como O2 y nutrientes) y retirar los productos resultantes del metabolismo celular (como el CO2 y otros metabolitos). La sangre actúa de intermediaria entre el medio ambiente y las células y, por tanto, debe circular constantemente.
El corazón, al contraerse, impulsa la sangre a través de unos vasos de paredes gruesas llamados arterias, que constituyen el sistema de distribución de la sangre.
De las arterias, la sangre pasa a las arteriolas que constituyen el sistema de resistencia al flujo de la sangre.
De las arteriolas, la sangre pasa a los capilares que constituyen el sistema de intercambio de sustancias entre la sangre y el líquido extracelular.
Cuando varios capilares se unen, se forma una vénula que tiene una estructura similar a la de un capilar. Las vénulas se convierten en venas que constituyen un sistema colector y de reserva ya que contienen en cualquier momento más del 50% de la sangre total del organismo.
Las venas devuelven la sangre al corazón.
CIRCULACIÓN MAYOR Y CIRCULACIÓN MENOR La circulación de la sangre en el hombre se compone de dos partes principales, conectadas en serie: 1.
circulación general o mayor o sistémica o corporal, que suministra sangre al organismo a partir del ventrículo izquierdo.
2.
circulación pulmonar o menor que está dispuesta en serie con la sistémica y suministra sangre a los pulmones a partir del ventrículo derecho.
(1) En la circulación corporal o sistémica o mayor o general, la sangre es expulsada por el ventrículo izquierdo durante la sístole y pasa a la arteria aorta, de la que parten numerosas arterias que se distribuyen por el cuerpo. Las distintas arterias, a su vez, tienen numerosas ramificaciones arteriales, de modo que el número total de arterias aumenta. Al mismo tiempo, el diámetro de los vasos arteriales que se van ramificando, se hace cada vez más pequeño.
De los vasos arteriales más pequeños, las arteriolas, parten, por sucesivas ramificaciones, los capilares, que forman una red muy densa de vasos finos con una pared vascular muy delgada 2 y una gran superficie (aproximadamente, 1000 m en todo el organismo). A partir de los capilares se forman las vénulas que van confluyendo entre sí formando las venas, con lo que 1 Julia Reiriz Palacios disminuyen en número y aumentan en diámetro. Las venas desembocan finalmente en las venas cavas superior e inferior y éstas en la aurícula derecha del corazón.
(2) En la circulación pulmonar o menor, la sangre sale del ventrículo derecho a través del tronco de la arteria pulmonar y se distribuye por el sistema vascular pulmonar que muestra una estructura parecida a la del sistema vascular corporal. A través de cuatro grandes venas pulmonares, la sangre alcanza la aurícula izquierda del corazón, cerrándose el circuito.
Hay una diferencia funcional esencial entre la circulación corporal y la pulmonar. En la circulación corporal, el volúmen minuto cardíaco tiene que distribuírse por todo el organismo. Cada parte de éste tiene necesidades distintas y los requerimientos de irrigación sanguínea cambian mucho dependiendo de la actividad. Todo ello es controlado por distintos mecanismos de control y regulación. En la circulación pulmonar, en cambio, el volúmen minuto cardíaco sirve esencialmente para el intercambio de gases. Sus funciones, por tanto, tienen un control más restringido.
CAVIDADES DEL CORAZÓN El corazón tiene 4 cavidades: 2 superiores, las aurículas y 2 inferiores, los ventrículos. Cada aurícula se comunica con el ventrículo correspondiente pero no hay comunicación entre las dos aurículas ni entre los dos ventrículos. Entre las dos aurículas existe el tabique interauricular y entre los dos ventrículos existe el tabique interventricular.
El corazón tiene válvulas en varios de sus orificios para impedir que la sangre refluya. Las válvulas están compuestas de tejido conjuntivo denso irregular recubierto por endocardio. En los márgenes de cada válvula se forma un anillo fibroso, de modo que los 4 anillos forman, en conjunto, un esqueleto fibroso central que aísla eléctricamente las aurículas de los ventrículos. Por esta razón el Haz de His es la única conexión eléctrica entre las aurículas y los ventrículos.
1. Aurícula derecha: Constituye el borde derecho del corazón. Es una estrecha cavidad de paredes delgadas, separada de la aurícula izquierda por el tabique interauricular. Por su parte superior externa presenta una proyección llamada orejuela derecha.
En esta aurícula se encuentran varios orificios: • • • • El orificio de la vena cava superior, por donde desemboca esta vena, está en la parte alta de la cavidad y no tiene válvula.
El orificio de la vena cava inferior, por donde desemboca esta vena. Posee una válvula.
El orificio aurículo-ventricular derecho o de comunicación entre la aurícula y el ventrículo derechos. Está recubierto por la válvula tricúspide que se llama así porque posee tres porciones o valvas.
Entre el orificio de la cava inferior y el orificio aurículo-ventricular existe un orificio más pequeño que es la desembocadura del seno coronario que también posee una pequeña válvula.
2. Ventrículo derecho: Es una cámara alargada de paredes gruesas y forma la cara anterior del corazón y parte de su cara diafragmática. Se proyecta hacia adelante y hacia abajo de la aurícula derecha.
El tabique interventricular separa el ventrículo derecho del izquierdo y sobresale en la cavidad derecha.
2 Julia Reiriz Palacios En el ventrículo derecho se encuentran los orificios siguientes: .
El orificio aurículo-ventricular derecho, que se encuentra en posición pósteroinferior. Está recubierto por la válvula tricúspide que posee tres porciones o valvas, cada una de ellas unida por su base al anillo fibroso que rodea el orificio. Las caras auriculares de esta válvula son lisas.
Las caras ventriculares, en cambio, son rugosas y están fijadas en las paredes ventriculares mediante finas cuerdas tendinosas (bandas de tejido conjuntivo denso regular) que surgen o del tabique o de pequeños músculos (extensiones del miocardio ventricular) que se llaman músculos papilares, situados en las paredes anterior e inferior de la cavidad ventricular. Estos músculos sujetan las cuerdas tendinosas a la pared del corazón. Cuando el ventrículo se contrae, los músculos papilares también se contraen y tensan las cuerdas tendinosas que entonces evitan la eversión de las valvas de la válvula aurículo-ventricular al interior de la cavidad auricular.
Recordar que ni los músculos papilares ni las cuerdas tendinosas abren o cierran activamente las valvas de las válvulas aurículo-ventriculares. Las valvas se mueven pasivamente cuando la sangre las empuja.
.
El orificio de la arteria pulmonar, que está en su parte superior y es un anillo fibroso recubierto de una válvula que posee 3 valvas de forma semilunar, la válvula pulmonar.
3. Aurícula izquierda: Es una cavidad rectangular de paredes delgadas. Está detrás de la aurícula derecha y forma la mayor parte de la base del corazón. Por su parte superior externa presenta una proyección, la orejuela izquierda que se superpone la tronco de la arteria pulmonar.
La cavidad pericárdica separa su pared posterior del esófago, el bronquio principal izquierdo y la aorta torácica.
En la aurícula se encuentran los siguientes orificios: • • Los orificios de las 4 venas pulmonares que se encuentran en su cara posterior, 2 a cada lado. No tienen válvulas.
El orificio aurículo-ventricular izquierdo, en la parte anterior, recubierto por una válvula con 2 valvas (bicúspide), la válvula mitral.
4. Ventrículo izquierdo: Se extiende por delante de la aurícula izquierda. Constituye el vértice del corazón, así como su cara y borde izquierdos y parte de su cara diafragmática.
En el ventrículo izquierdo se encuentran los siguientes orificios: .
El orificio aurículo-ventricular izquierdo, recubierto por una válvula con 2 valvas (bicúspide), la válvula mitral. Las 2 valvas están unidas a un anillo fibroso que rodea el orificio.
Igual que sucede con la válvula tricúspide, las caras ventriculares de la válvula mitral son rugosas y están fijadas en las paredes ventriculares mediante finas cuerdas tendinosas que surgen o del tabique o de pequeños músculos (extensiones del miocardio ventricular) que se llaman músculos papilares, situados en las paredes anterior e inferior de la cavidad ventricular. Estos músculos sujetan las cuerdas tendinosas a la pared del corazón. Cuando el ventrículo se contrae, los músculos papilares también se contraen y tensan las cuerdas tendinosas que entonces evitan la eversión de las valvas de la válvula aurículo-ventricular al interior de la cavidad auricular.
3 Julia Reiriz Palacios Recordar que ni los músculos papilares ni las cuerdas tendinosas abren o cierran activamente las valvas de las válvulas aurículo-ventriculares. Las valvas se mueven pasivamente cuando la sangre las empuja.
El orificio aórtico, que es un anillo fibroso cubierto con 3 valvas de forma semilunar similares a las de la válvula pulmonar y que se llama válvula aórtica.
.
AUSCULTACIÓN CARDÍACA Los lugares más favorables para la auscultación del corazón están situados en la dirección de la corriente sanguínea y no sobre el corazón, es decir: • para la válvula aórtica en el 2º espacio intercostal, a la derecha del esternón, • para la válvula pulmonar en el 2º espacio intercostal, a la izquierda del esternón, • para la válvula mitral en el 5º espacio intercostal izquierdo medioclavicular, cerca del pezón izquierdo, • para la válvula tricúspide en el 5º espacio intercostal izquierdo, en el borde izquierdo del esternón.
SISTEMA DE CONDUCCION INTRÍNSECO DEL CORAZON El corazón posee un sistema propio, intrínseco, para iniciar las contracciones complejas del músculo cardíaco o miocardio, que darán lugar al llamado ciclo cardíaco, y para controlar su regularidad.
Este sistema intrínseco está formado por células musculares cardíacas especializadas, que en el hombre son difíciles de distinguir histológicamente de las propias del músculo cardíaco.
Son más grandes que las miocárdicas y, en algunos casos, tienen 2 núcleos.
Este sistema de conducción tiene diversos componentes: nodo o nódulo sinusal; nodo o nódulo aurículo ventricular; haz de His y sus ramas y plexo subendocárdico de Purkinje.
El sistema nervioso autonómico y diversas hormonas modifican el latido cardíaco pero no establecen el ritmo fundamental del corazón.
ARTERIAS DEL CORAZÓN Las arterias propias del corazón son las arterias coronarias (llamadas así porque forman como una corona alrededor del corazón). Son una derecha y otra izquierda y surgen de una dilatación de la arteria aorta situada justo por encima de la válvula aórtica.
• • La arteria coronaria derecha da ramas que se distribuyen por la base, el borde inferior y la cara posterior del corazón. Irriga la aurícula derecha y el ventrículo derecho. Destacan entre sus ramas: la arteria marginal derecha que irriga la parte lateral del ventrículo derecho y la arteria interventricular posterior que irriga ambos ventrículos y el tabique interventricular. Se anastomosan con ramas de la coronaria izquierda.
La arteria coronaria izquierda da ramas que se distribuyen por la base, el borde superior (o izquierdo) y la cara anterior del corazón. Destacan entre sus ramas: la arteria interventricular anterior que irriga los dos ventrículos y el tabique interventricular y la arteria circunfleja que irriga la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo.
4 Julia Reiriz Palacios El ventrículo izquierdo recibe el mayor aporte sanguíneo debido a la gran cantidad de trabajo que debe hacer.
La mayoría de zonas corporales reciben ramas arteriales de más de una arteria y en donde dos o más arterias irrigan la misma región, suelen conectarse entre sí. Las conexiones se llaman anastomosis y proporcionan rutas alternativas para que la sangre alcance un órgano particular. El miocardio contiene muchas anastomosis.
VENAS DEL CORAZÓN Todas las venas propias del corazón drenan en el seno coronario, que es una vena que se forma en el borde izquierdo del corazón y luego se extiende hacia la derecha por el surco coronario posterior para desembocar en la aurícula derecha junto al orificio de la cava inferior.
CAPILARES SANGUÍNEOS Son vasos microscópicos que suelen conectar las arteriolas y las vénulas. Se originan en las arteriolas terminales y las metaarteriolas. El flujo de sangre a través de las metaarteriolas, los capilares y las vénulas constituye la microcirculación.
Los capilares están compuestos de una capa de endotelio rodeada de una membrana basal y a su través se realiza el intercambio de nutrientes y resíduos entre la sangre y el líquido intersticial. Su diámetro varía entre 3 micras, los más pequeños, y 30 micras, los más grandes, que son los sinusoides.
Su distribución varía según la actividad del tejido. Los tejidos corporales con una elevada actividad metabólica como: músculos, riñones, hígado, pulmones y sistema nervioso, requieren más oxígeno y nutrientes. Por tanto tienen redes capilares extensas. En zonas donde la actividad es menor, como los tendones y los ligamentos, hay menos capilares. Y unos pocos tejidos no tienen capilares, como los epitelios, la córnea, el cristalino y el cartílago.
Hay 3 tipos de capilares: • • • los capilares contínuos presentan hendiduras intercelulares entre las células endoteliales pero la membrana plasmática de las células está entera. Se encuentran en el músculo liso y estriado y en los tejidos conjuntivos y los pulmones. En el sistema nervioso central hay un tipo de capilar contínuo en que las células endoteliales están íntimamente unidas entre sí y no presentan hendiduras intercelulares.
los capilares fenestrados tienen poros (fenestraciones) en la membrana plasmática de las células endoteliales. Además tienen hendiduras intercelulares entre las células endoteliales. Se encuentran en los glomérulos renales, las vellosidades intestinales y los plexos coroideos.
los sinusoides son un tipo muy característico de capilar que se encuentra en el hígado, la médula ósea, el bazo y algunas glándulas endocrinas. No tienen la forma cilíndrica típica de los demás capilares, sino que son tortuosos y más amplios. Sus células endoteliales pueden tener fenestraciones inusualmente grandes y, además, presentan grandes hendiduras intercelulares entre las células endoteliales. La membrana basal es incompleta o inexistente. Hay varios tipos.
5 Julia Reiriz Palacios CAPILARES Y VASOS LINFÁTICOS Los capilares linfáticos se encuentran en los espacios intersticiales de la mayoría de los tejidos, con excepción del sistema nervioso central, el cartílago, el hueso, la médula ósea, el timo, la placenta, la córnea y los dientes.
Los capilares linfáticos, al contrario de los capilares sanguíneos, están cerrados por un extremo. Están formados por una capa de células endoteliales con una estructura especial y unidas al tejido adyacente por unos filamentos de colágeno. No presentan membrana basal.
En las uniones entre las células endoteliales hay conexiones intercelulares muy laxas de modo que el borde de una célula endotelial se superpone al de la vecina.
Esta capacidad de superposición de los bordes de las células endoteliales sobre las vecinas hace que el borde superpuesto se desplace a modo de válvula que se abre hacia el interior del capilar linfático. El líquido intersticial junto con las partículas en suspensión puede empujar la válvula, abrirla y fluir directamente al interior del capilar. Una vez dentro del capilar no puede abandonarlo porque la válvula se cierra.
A medida que los capilares se van uniendo para formar vasos más grandes se agrega tejido conectivo a sus paredes. Los vasos linfáticos más grandes también presentan fibras musculares lisas aisladas en sus paredes así como válvulas, de modo que se parecen a las venas.
Después de atravesar los ganglios linfáticos se forman los vasos linfáticos mayores o troncos linfáticos que se unen para formar el conducto torácico y el conducto linfático derecho.
El conducto torácico es el conducto linfático principal. Tiene unos 45 cm de longitud. Se origina en la cisterna del quilo que es un saco de paredes delgadas que se encuentra delante de la 12 vértebra torácica. Atraviesa el hiato aórtico del diafragma y recorre el mediastino hasta desembocar en el tronco venoso braquiocefálico izquierdo.
Recoge la linfa de todo el cuerpo con excepción de la que proviene del lado derecho de la cabeza y el cuello, de la extremidad superior derecha y del lado derecho del tórax.
La linfa de estas zonas (lado derecho de la cabeza y el cuello, de la extremidad superior derecha y del lado derecho del tórax) es recogida por el conducto linfático derecho de 2 cm de longitud que va a desembocar en el tronco venoso braquiocefálico derecho.
6 ...