Historia economica mundial (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Història econòmica mundial
Año del apunte 2017
Páginas 88
Fecha de subida 26/06/2017
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Tema 1. Las relaciones producción-población antes de la Revolución Industrial 1. Características principales de las economías preindustriales Características comunes: denominadas por la escasez, profundamente desiguales, pero a la vez son capaces de generar crecimiento.
1.1 Escasez, consecuencia del aumento de la población y de la baja productividad A medida que la población se densifica, resulta cada vez más difícil obtener la alimentación suficiente. Cuando el hambre empieza a hacer acto de presencia, el hombre se ve obligado a confiar su subsistencia en el trabajo, intensificándolo a medida que aumenta la presión demográfica.
Hasta mediados del siglo XIX la agricultura fue la actividad económica básica en todos los países y aún continúa siéndolo en muchas sociedades actuales.
Las prácticas agrarias y ganaderas permitían mantener a más población, pero no mucho mejor: la fuerza de trabajo y las técnicas disponibles eran poco eficientes, la productividad era escasa y se encontraban dificultades para asegurar su alimentación a lo largo del año, teniendo en cuenta la gran irregularidad de las cosechas.
1.2 La desigualdad, causada por el predominio de unos hombres sobre los otros La escasez era debida a la incapacidad para producir más y al sedentarismo. El sedentarismo tiene una larga serie de efectos económicos o culturales: mejora de los enseres, las herramientas y los sistemas de almacenaje, la división del trabajo y las sociedades estructuradas. Estas sociedades pueden dividirse en sociedades tributarias, esclavistas y feudales.
Sociedades tributarias: la mayoría de la población está obligada a pagar determinadas cantidades a los dirigentes y a los templos.
Sociedades esclavistas: los esclavos y el producto de su trabajo pertenecían a sus propietarios, como cualquier animal de trabajo, eran definidos como animales con voz.
Sociedades feudales: la desigualdad y la explotación se producen por el dominio que los señores ejercen a la vez sobre las tierras y los hombres, que genera la renta feudal, que a diferencia del esclavismo no priva a los hombres de la condición de personas.
2. La revolución de la población en las sociedades agrarias 2.1 El modelo demográfico antiguo Toda la historia de la humanidad puede explicarse a través de dos modelos demográficos: el antiguo y el moderno, con una etapa de transición demográfica entre uno y otro.
Características del Modelo demográfico antiguo (sociedades preindustriales) -índices de natalidad altos (35-40%) -índices de mortalidad altos (30-35%) -esperanza de vida de 25 años (para un europeo a principios del siglo XVlll) -alta mortalidad infantil (de cada 1.000 nacidos, 250 no llegaban al año; 250 no cumplían los 20; 250 morían antes de los 45 y solo 10 llegaban a los 60) -mortalidad con picos fuertes debido a epidemias, hambrunas y guerras La población crecía a corto plazo, pero se estacaba o crecía muy lentamente a largo plazo. La evolución de la población depende de la vitalidad natural (diferencia entre nacimientos y muertes) y del saldo migratorio. El numero de nacimientos dependía de factores culturales y a veces de factores económicos. El numero de muertes dependía de factores aleatorios (contagios, guerras, desastres naturales) y factores económicos (producción alimentos, reparto de la renta) 2.1.1 El techo maltusiano La idea básica de Thomas R. Malthus (s. XVlll) era que la población de una área determinada está limitada por la cantidad de alimentos de los que puede disponer: el techo maltusiano.
Mientras la producción de alimentos crece en proporción aritmética, el número de bocas lo hace en proporción geométrica. Los impulsos sexuales mantienen la población en el máximo nivel posible, lo cual la condena a una alimentación escasa.
Críticas: a) las crisis demográficas se presentan mucho antes de alcanzar el teórico techo maltusiano, a causa del reparto tan desigual de la renta, y por lo tanto atribuyen las crisis demográficas a dicha desigualdad y no al crecimiento de la población.
b) Las revoluciones agrícola e industrial harían desaparecer la limitación al crecimiento demográfico, porque producen un fuerte crecimiento de las subsistencias disponibles Segunda parte de la tesis Maltusiana: Las sociedades humanas tienden al techo maltusiano, pero no llegan a él porque, cuando se acercan, empiezan a funcionar una serie de controles o frenos que desaceleran el crecimiento de la población e incluso pueden implicar su disminución temporal en términos absolutos. Estos controles son: controles o frenos compulsivos y controles o frenos preventivos.
o Frenos compulsivos: funcionan automáticamente. Una alimentación insuficiente incrementa la mortalidad, limitando así la población.
o Frenos preventivos: disminuyen y pueden llegar a detener el crecimiento de la población mediante la disminución del índice de natalidad. Principales instrumentos: retraso de la edad del matrimonio y aumento de la soltería definitiva. Se trata de decisiones personales o familiares en las que tienen un peso decisivo la situación económica y las costumbres dominantes en cada sociedad.
Los frenos preventivos empiezan a actuar antes que los frenos compulsivos, y las sociedades que los utilizan quedan más lejos del techo maltusiano, son sociedades de baja presión demográfica, por lo que no alcanzan los niveles de pobreza de las sociedades en las que la mortalidad (freno compulsivo) es la causa principal de la limitación de la población, que son sociedades consideradas de alta presión demográfica.
2.2 Las grandes etapas de la evolución de la población preindustrial europea A partir del año 1 d.C. la población tardó más de 1500 años en duplicarse, aunque después lo habría hecho en menos de 300 años y de una manera cada vez más acelerada.
A partir de la caída del imperio Romano, en Europa podemos distinguir tres ciclos de crecimiento demográfico.
Primer ciclo 650- siglo XIV: la población europea había multiplicado por 3,5 el mínimo del año 650. Gracias a una relación tierra-población muy favorable, pero también por la aplicación de mejoras técnicas y organizativas, sencillas pero eficaces.
La Peste Negra, una epidemia de peste bubónica procedente de Asia central, afectó a una gran parte de Europa entre 1348 y 1351, provocando la muerte de un tercio de la población europea. Hoy se tiende a considerar las epidemias como fenómenos exógenos sin ninguna relación directa con el hambre o la situación económica. La población estaba llegando a tocar techo, la epidemia no habría hecho más que magnificar un proceso que se habría acabado produciendo igualmente. La población siguió disminuyendo durante aproximadamente un siglo.
Segundo ciclo En el último cuarto del siglo XVI la población anterior a la peste parece haberse recuperado.
Justo a partir de este momento la población de los países mediterráneos se estanca, aparecieron epidemias y guerras (Guerra de los Treinta Años 1618-1648).
El descenso de la población y de la actividad económica conforma la llamada crisis del siglo XVII, no fue ni tan general ni tan larga como la del siglo XIV.
Tercer ciclo A partir de mediados del siglo XVII empieza un ciclo de crecimiento demográfico, que empieza a mostrar signos de agotamiento hacia finales del siglo XVIII. Las transformaciones económicas contemporáneas (Revolución Industrial), junto con las mejoras en la disponibilidad de alimentos, la higiene y la prevención de epidemias, dieron lugar a un cambio cualitativo, el inicio del régimen demográfico moderno.
3. Características de la agricultura tradicional 3.1 Trabajo y producción En la etapa preindustrial se considera que la producción agrícola depende de los factores tierra y trabajo y de las técnicas disponibles.
Tierra: espacio apto para la explotación y el cultivo, es una creación del trabajo del hombre, es limitada y no homogénea: su valor cambia según la calidad y la ubicación.
Trabajo: no se puede separar de las técnicas disponibles, que van desde herramientas adaptadas a cada labor hasta una gran variedad de conocimientos. (plantas adaptadas a climas y suelos, técnicas de conservación de los productos, mejores combinaciones de cultivos...) El factor capital, sin estar totalmente ausente, era poco importante en las economías agrarias preindustriales. Pero el capital posee una gran capacidad de transformación sobre la agricultura, de hecho, la utilización masiva de capital es la principal diferencia entre la agricultura tradicional y la agricultura moderna.
Característica principal de las economías tradicionales: se trata de economías orgánicas, donde todo procede de la tierra (alimentación, energía, herramientas y los bienes de consumo). La ampliación de la superficie cultivada, respuesta al crecimiento de la población, supone disminuir los pastos o el bosque y se renuncia a la ganadería, a la madera para la construcción, a la leña y, a largo plazo, si la deforestación es muy fuerte, todo el equilibrio ecológico, en especial el régimen de lluvias.
3.2 La organización de la producción • Revolución agraria de la prehistoria- s. VIII y IX: la agricultura se centra alrededor del Mediterráneo, con tierras fáciles de trabajar pero poco productivas y afectadas por la sequía. Al norte predominaba la ganadería y el bosque.
El crecimiento de la población provocó: la emigración hacia el sur (invasión de los bárbaros) y el paso de la agricultura itinerante a un cultivo en campos estables. Fue posible gracias a la innovación de el arado de ruedas, capaz de trabajar los suelos de Europa del norte (de mejor calidad y menos expuestos a la sequía).
• A partir del siglo VIII-X: gran ciclo de crecimiento agrario doblemente extensivo; se amplia la superficie cultivada en cada lugar y al mismo tiempo se ocupan nuevas regiones y se crean nuevos pueblos. Gracias a la collera para los caballos (permite unirlos al arado o al carro) la herradura (evita heridas y resbalones) y el molino hidráulico (libera fuerza de trabajo).
Característica común de la vieja agricultura mediterránea y la nueva agricultura del norte: el aislamiento. Se trataba de economías cerradas, tenían que producir todo lo que necesitaban. La finalidad principal era asegurar la reproducción humana. El problema principal era la competencia por la tierra entre la agricultura y la ganadería.
Diferencia principal: organización de la producción.
-Europa mediterránea: la tierra de cultivo era poseída y explotada de forma individual. Regulares en el llano e irregulares o en bancales en las pendientes. El problema de la alimentación del ganada se solucionaba mediante la trashumancia (permite equilibrar la escasez de hierba en verano en el llano y en invierno en la montaña). Bosques y pastos eran comunales (propiedad conjunta de los habitantes, o señoriales).
-Europa del norte: la tierra se poseía individualmente, pero la organización del trabajo agrícola era comunitaria. La tierra disponible estaba en grandes campos o partidas, con parcelas dentro y la comunidad del pueblo determinaba lo que debía cultivarse.
*sistema bienal: un año se cultivaba cereal y al año siguiente se dejaba descansar la tierra *sistema trienal: se sembraba cereal de invierno un año, y el año siguiente un cereal de primavera y el tercer año se dejaba descansar el campo. Proporciona una cosecha mayor a cambio de más trabajo. Solo posible en la Europa del norte *Campos abiertos (open fields): sometidos a la servidumbre del pasto comunitario. En invierno el ganado pastaba en el campo en barbecho, al cual se añadía en verano, tras la cosecha, el campo segado (rastrojo) Sin embargo, en todas partes la agricultura tradicional era poco productiva: la necesidad de obtener todos los productos imprescindibles, la pobreza del instrumental y la escasez de fertilizantes hacían que tanto los rendimientos como la productividad fueran bajos y, sobre todo, muy irregulares.
Rendimiento = productividad de la tierra Productividad = productividad del trabajo 3.3 La distribución del producto La mayoría de campesinos tradicionales eran pobres debido a los bajos rendimientos y por las exacciones que estaban sometidos.
La exacciones tenían su origen ante todo en la exigencia de los señores feudales.
3.3.1 Las sociedades feudales La caída del Imperio Romano hizo imposible mantener el sistema esclavista, la explotación de la mayor parte de la población por parte de los grupos dominantes se produjo con el feudalismo.
Desde el siglo XI hasta Revolución Industrial, fue el sistema política, social y económico predominante en las sociedades europeas. Características: 1.
2.
3.
Político: Apropiación y privatización del poder público y de sus fuentes de ingresos por partes de los detentores de cargos públicos, instituciones eclesiásticas y de grandes propietarios, que convertían en señores de tierras y hombres. La idea de Estado se mantiene, el poder del monarca dependía de las tierras y los hombres que dominaba como propietario o señor feudal.
Jurídico: los hombres no son iguales ante la ley (los señores tienen derechos y los súbditos deberes). Apropiación del ejercicio de la justicia por parte de los señores, lo que permite ser juez y practicar casi impunemente la coacción y la violencia.
Económico: los señores retienen derechos de propiedad sobre la tierra del señorío, que se repartía en explotaciones familiares.
Renta feudal: los señores feudales imponían a los campesinos una serie de prestaciones en trabajo y de pagos en dinero o en especie. Permitía al señor apropiarse de parte de la producción y el trabajo de los campesinos; tenían que entregar el censo (parte fija o proporcional de la cosecha) y pequeñas cantidades de dinero. También tenían que participar en el cultivo de las tierras del señor (reserva señorial).
Diezmo: otra imposición feudal, creado para mantener a la Iglesia (fijado en una décima parte de las cosechas).
El señor podía privar al campesino de las tierras cuando él quisiera, aunque también podían llegar a ser prácticamente propietarios, sometidos únicamente al pago de la renta feudal.
El esclavo no era considerado una persona sino una bestia hablante, el propietario tenía derecho a matar a sus esclavos, no se podían casar y cuyo testimonio no era válido en juicio. El siervo podía ser maltratado por su señor pero disponía de personalidad jurídica, podía formar una familia, acudir a juicio y disponer de bienes propios.
El sistema feudal experimentó cambios en sus dos aspectos básicos: la dependencia personal y la propiedad de la tierra. En Europa occidental se tendió a sustituir las prestaciones en el trabajo y las entregas de parte de la cosecha por pagos fijos en moneda. Los campesinos fueron consiguiendo pleno dominio de las tenencias, comportaba una cesión dela tierra a largo plazo o incluso indefinida (establecimiento). En Europa del este, muchos territorios llegaron al siglo XIX con un régimen feudal que todavía comportaba prestaciones en trabajo, pagos de partes de cosecha e incluso servidumbre.
3.3.2 El proceso de diferenciación del campesino A partir del momento en el que los campesinos pudieron disponer de las tenencias permitió el enriquecimiento e incluso el ascenso social de algunas familias.
La diferenciación se debía a: al azar familiar (muerte o enfermedad del cabeza de familia, número de hermanos donde la herencia era igualitaria o a la desposesión de los no herederos, donde era concentrada, empobrecían a las familias o daban paso a explotaciones insuficientes) y de la habilidad y el esfuerzo de cada campesino para obtener más producción de su explotación.
Una vez creada, la diferenciación es acumulativa, tiende a ser cada vez mayor a consecuencia del proceso de endeudamiento.
Un campesino que no tiene suficiente cereal, pide grano en préstamo a un vecino rico con la condición de devolver tras la cosecha una cantidad de grano que valiera tanto como la que recibía. El precio del grano tras la cosecha era más bajo y el deudor tenía que devolver mucho más grano del que había recibido, por lo que era fácil que al año siguiente tuviera que recorrer a otro préstamo. Esta rueda de deudas acababa a menudo con la pérdida de la tierra, a favor de los propietarios importantes. En Occidente, pronto se muestra una estructura típica: pocos campesinos ricos propietarios de tierras y ganado (dominaban la vida de la comunidad), campesinos medios (capaces de vivir de su explotación) y una gran cantidad de campesinos pobres (con explotaciones insuficientes o faltos de tierra).
3.4 Las formas de propiedad y tenencia de la tierra El proceso de diferenciación campesina comportó que algunos campesinos dispusieran de más tierras, que algunos campesinos enriquecidos abandonaran el cultivo para dedicarse al comercio o a otras actividades y, a la inversa.
También los señores fueron cediendo de la misma manera las tierras de su reserva y, en sentido contrario, hubo lugares en los que los señores consiguieron recuperar la plena propiedad de la tierra (tierras abandonadas, arrebatando a los campesinos, etc.
La cesión temporal puede hacerse en arrendamiento o en aparcería. El arrendamiento es un contrato a corto o medio plazo; el arrendatario a cambio del pago de la cantidad de dinero acordado, obtiene la plena posesión de la tierra durante el período pactado; puede cultivar lo que desee y los frutos obtenidos le pertenecen plenamente. La aparcería es una sociedad temporal entre el propietario y el trabajador de la tierra, el primero aporta la tierra y parte del capital de explotación y el aparcero aporta el trabajo y la otra parte del capital; ambos toman las decisiones y se reparten los frutos obtenidos. Cuando la aparcería obliga a residir en la explotación y a dedicarle toda la fuerza de trabajo familiar, el contrato se denomina masovería.
La renta de la tierra se añadía a la renta feudal, de modo que, muchas tierras estaban en manos de un teniente, obligado al pago de la renta feudal, que las tenía cedidas en arrendamiento o aparcería a un tercero, el cual pagaba la renta de la tierra.
El mantenimiento de la renta feudal o la preferencia por la renta de la tierra dependía de la conservación o el incremento de la renta de los poderosos. La renta feudal era adecuada cuando había más tierra que trabajadores o cuando la puesta en cultivo exigía unos gastos que el señor no estaba en condiciones de realizar. La renta de la tierra era preferible cuando la oferta de trabajo excedía a la tierra y resultaba más rentable mantener el control de esta.
El predominio de la renta feudal o la renta de la tierra permite distinguir tres grandes zonas de Europa.
En la Europa oriental, el feudalismo fue el original: campesinos sujetos a la tierra y renta feudal basada en la apropiación del trabajo campesino para cultivar la reserva señorial y de parte del producto obtenido por el campesino en su tenencia.
En la Europa occidental la situación más corriente fue el reparto de los derechos de propiedad entre el señor y el teniente. Tanto los señores como campesinos podían disponer libremente de su parte si bien los campesinos estaban sujetos a algunas limitaciones.
En algunas zonas (especialmente a partir del siglo XVI) la recuperación de la plena propiedad por parte de los señores feudales, grandes propietarios o instituciones eclesiásticas hizo que los establecimientos y la renta feudal perdieran importancia. Se quedaba dominado por la gran explotación y por la renta de la tierra. A parte de la renta feudal o la renta de la tierra, el campesinado estaba sujeto al pago de las tasas locales y el impuesto monárquico; estos afectaban a toda la población no privilegiada.
4. El crecimiento agrario En las economías agrarias preindustriales, a largo plazo se tendía a que el crecimiento de la población imponía una productividad decreciente por dos razones: a) la utilización de tierras de menor calidad y, por lo tanto, de rendimientos cada vez menores b) b) el hecho de añadir trabajo marginal sobre la propia tierra tiene, a partir de un cierto nivel, unos rendimientos marginales decrecientes El crecimiento de la población, que en un primer momento es un factor de incremento de la productividad, a largo plazo la reduce. El resultado es la alternancia de fases de crecimiento y estancamiento de la población.
La base principal del crecimiento agrario a lo largo de la etapa preindustrial es la mejora de las herramientas y los conocimientos, obtenida y difundida muy lentamente a partir de la acumulación de experiencias, especialización y la introducción de nuevos cultivos.
La lógica básica del crecimiento agrario preindustrial consiste en asegurar la alimentación de la familia a lo largo del año y dedicar la tierra y el trabajo sobrantes, si los hay, a la obtención de algún producto comercializable.
Orígenes de la introducción de nuevos cultivos: -Durante la Edad Media: plantas procedentes de Oriente, con gran abundancia de frutas y hortalizas y el producto estrella, el azúcar.
-Durante la Edad Moderna: plantas procedentes de América, la más importante el maíz, a largo plazo la patata 4.1 La revolución agrícola La revolución agrícola se basa en los cambios técnicos, pero conllevó también transformaciones importantes en las estructuras de propiedad. El proceso empezó en los Países Bajos a finales de la Edad Media y culminó en Gran Bretaña en el siglo XVIII.
Consiste en la especialización e intensificación del uso de los factores de producción: tierra, trabajo y, sobre todo, capital.
4.1.1 El antecedente de los Países Bajos Empieza con el aprovechamiento de una parte del barbecho para cultivar leguminosas o prados artificiales, que permitía obtener alimentos para el ganado y mantener más animales durante el invierno, que proporcionaban más estiércoles y hacía posible un rendimiento mayor de los cereales. La disminución del barbecho significaba aumentar la superficie cultivada sin aumentar la superficie poseída, exigía más inversión de trabajo y de capital. Valía la pena invertir trabajo y capital para mejorar la producción.
Esta agricultura dio muestras de una gran capacidad de adaptación, las explotaciones agrarias incrementaron la dedicación ganadera destinada a la obtención de carne y sobre todo los lácteos, exportables a mercados lejanos y también de materias primas industriales como el lino, el cáñamo, el lúpulo, plantas tintóreas e incluso flores.
Los beneficios que proporcionaba la agricultura holandesa hacían posible la costos inversión destinada a crear nuevas tierras mediante la creación de diques. Se aumentaron los rendimientos por superficie, pero no la productividad por trabajador, dado que la utilización de la tierra era muy intensiva en el trabajo.
4.3.2 La revolución agrícola en Gran Bretaña Las innovaciones Holandesas fueron imitadas y mejoradas en Inglaterra: al incremento de los rendimientos (superficie) se sumó el incremento de la productividad (por persona), al aplicarse el modelo holandés en explotaciones mucho más extensas y con una mayor aportación de capital.
En la primera mitad del siglo XVIII Gran Bretaña fue una gran exportadora de cereales, a pesar del fuerte incremento de población que se estaba produciendo al mismo tiempo.
Los cambios más importantes: 1.
2.
3.
4.
Rotaciones de cultivos: con la inclusión de leguminosas y forrajes, que incorporan nitrógeno a la tierra, mejorando la fertilidad y permiten la disminución del barbecho hasta su eliminación.
Selección de semillas y de animales reproductores Inversión de capitales en la mejora de los campos Preocupación por el progreso agrario Explotación convertible: según los precios relativos de los cereales y los productos ganaderos, se dedicaba más tierra a los cultivos o a los pastos. Se destina a obtener en cada explotación una parte importante de lo necesario para la subsistencia del grupo familiar, por una agricultura destinada al mercado, que se especializa en los productos que pueden rendir mayores beneficios en cada momento, a cambio de tener que comprar el resto de bienes necesarios.
Enclosure “cierre de campos”: supone la destrucción de la agricultura tradicional, comunitaria (open fields), encaminada al autoabastecimiento, y su sustitución por la agricultura capitalista.
Enclosure parlamentaria: permitía a los propietarios de la mayor parte de las tierras de un pueblo obtener un decreto del Parlamento que obligaba al resto de propietarios a aceptar el cierra y la redistribución de tierras. Era cara y conflictiva.
-Ventajas: facilitaba la introducción de las innovaciones que el propietario considerara oportunas y conllevaba más seguridad en la inversión de capital. Máxima eficiencia y máxima beneficio para los propietarios.
-Desventajas: perjudicaba a gran parte del campesinado, desapareció el arrendamiento familiar, los pequeños propietarios acabaron vendiendo o perdiendo sus tierras porque no podían afrontar los costes del cerramiento.
Tema 2. La economía urbana preindustrial 1. Ciudad y campo La ciudad medieval mantiene una estrecha relación con el campo; la ciudad vive en el campo en aspecto demográfico y el económico.
-Aspecto demográfico: el aumento de la población de ciudad proviene del campo -Aspecto económico: la ciudad alimenta de los productos que le proporciona el campo, trabaja las materias primas que el campo le ofrece i paga a unos y otros con la venta de los productos urbanos al mundo rural La producción agraria, por el hecho de crear una demanda, permite un comienzo de especialización urbana que ofrece productos que los campesinos no pueden producir ellos mismos o solo pueden hacerlo a un coste muy elevado.
El punto de encuentro entre la ciudad y el campo es el mercado, espacio de intercambio regulado y protegido legalmente al que campesinos y ciudadanos llevan sus productos respectivos. Estos intercambios son básicos para el mantenimiento de la ciudad, pero el crecimiento urbano depende sobretodo de la aportación de productos propios al comercia de larga distancia.
2. El comercio a larga distancia Hasta el siglo XI la actividad comercial a larga distancia era un comercio escaso, intermitente y dominado por la oferta: había que comprar cuando llegaban los mercaderes y adquirir lo que traían. Resultaba inexistente para la mayor parte de la población, porque no se disponía de dinero o vivían fuera de las rutas de los mercaderes.
Dependía de los contactos con el mundo bizantino y musulmán, de donde procedían los productos de lujo, de modo que era una comercio de una sola dirección. La contrapartida europea se reducía a metales, pieles y esclavos, era un comercio muy atrasado.
El comercio tradicional era lento, peligroso y caro, la escasez se debía a la poca capacidad de carga en el transporte terrestre. Por tierra, la lentitud venía marcada por el paso del hombre y de los animales, la carencia de caminos en buen estado y, también, por la necesidad de cargar y descargar las mercancías cada día. En el comercio acuático, era estacional y de cabotaje; permitía comercializar mercancías menos valiosas (sal, vino, cereales). Solo permitían relacionar espacios geográficos restringidos. Los peligros venían de la propia naturaleza, de la piratería y el bandolerismo. La combinación de lentitud y peligro hacía que el comercio fuera caro.
Pese a todas estas dificultades, el comercio europeo experimentó un gran crecimiento e importantes transformaciones a lo largo de la etapa que estudiamos. Fue posible gracias a la mejora en los transportes (construcción de caminos, puentes y muelles de carga; creación de hostales y monasterios-refugio) se luchó contra los obstáculos que ponía el hombre (piratería, bandidaje, peajes...) mediante caravanas armadas y obtención de privilegios y seguridades fuera del propio país. En el transporte marítimo se construyeron naves más grandes y manejables con menos marineros, velas, timón de popa y la brújula.
2.1 El dominio del comercio mediterráneo Una serie de cambios institucionales favorecedores del crecimiento económico permitieron que el Occidente europeo superara a las anteriores potencias mediterráneas a partir del siglo XII y lograra el predominio sobre el comercio mundial a partir de los grandes descubrimientos de finales del siglo XV.
La exportación de paños de Flandes, tejidos de lana gruesos, fueron durante mucho tiempo el principal producto de exportación al Próximo Oriente a través de los puertos italianos; ese intercambio activó el comercio europeo, en el que entraban también productos orientales e italianos (lana, lino y seda y metales obrados como armas y corazas).
Se constituyó el eje comercial Flandes-Italia-Próximo Oriente y con el tiempo se transformó por los dos extremos.
Europa perdió importancia relativa a partir de finales del siglo XIII, a causa de la nueva ruta marítima directa entre Italia y el mar del Norte. En el Oriente, el gran eje comercial se prolongó hacia el interior asiático, a través de la ruta de la seda, que permitía entrar en contacto con el comercio chino (más famoso: viaje de Marco Polo en Pekín 12751291).
Italia y Flandes fuero los grandes centros comerciales durante la Edad Media, pero después de la Peste Negra, los principales fueron Inglaterra (pesca salada, lana y tejidos baratos), la Hansa (agrupación de ciudades mercantiles del norte; obtenía materias primas a cambio de vine, sal y productos de lujo), Alemania del sur (riqueza minera, en especial la plata) y la zona comprendida entre el estrecho de Gibraltar y la desembocadura del Tajo (punto de contacto entre el Mediterráneo y el Atlántico, se podía obtener oro, esclavos y azúcar. La penetración en el atlántico llevó a la llegada de Colón a América (1492) y de Vasco de Gama a la India (1498).
2.2 La Organización del comercio a escala mundial El comercio mundial abarcaba gran parte de Europa (puertos del Atlántico y del mar del norte) y zonas concretas de las costas de Asia y de América, y más tarde también de África. Con el tiempo se penetro hacia el interior de los continentes y ocupaba prácticamente todas las costas.
2.2.1 El siglo del predominio ibérico Castilla encontró en América: explotación del nuevo continente con el saqueo, ocupación del territorio y la sumisión o aniquilamiento de los indígenas, y más tarde, organización de la producción.
Explotación de Portugal: se organizó la explotación colonial como una empresa comercial, se trataba de llevar a Europa los productos de la India a un precio mejor que el de la ruta tradicional del Próximo Oriente. Ocuparon enclaves (factorías) a lo largo de las costas de África y en India. Se pagaba a la India con el metal precioso de América (oro y plata), que se consiguió sobretodo por la explotación de las minas de plata del Perú y de México. El metal precioso americano fue el elemento definitivo para la integración comercial a escala mundial. Pero esta integración fue: lenta (las expediciones duraban mucho tiempo), limitada (afectaba a zonas con fácil comunicación) y cambiante (las formas de explotación experimentaron variaciones importantes).
El esquema básico de comercio internacional era básicamente el siguiente: el metal precioso americano llegado a Sevilla, servía para pagar los gastos exteriores de la monarquía hispánica y para saldar el déficit comercial provocado por la importación de especias de Lisboa y de manufacturas (centro-norte de Europa). La parte que salía hacia Lisboa financiaba el comercio con Oriente. Las manufacturas del noroeste de Europa satisfacían la demanda ibérica y eran en parte reexportadas hacia la India y hacia América.
El circuito básico era: el triángulo Sevilla-Lisboa-Flandes (Países Bajos); y las dos rutas extraeuropeas hacia América y Asia. El centro principal eran las ciudades flamencas –Brujas, Amberes y Ámsterdam y el centro de gravedad de la economía europea se fue desplazando desde el Mediterráneo (Italia) hasta las orillas del mar del norte.
También era importante el comercio mediterráneo con las rutas de Venecia a Egipto, y con la Alemania del sur. El circuito del Báltico también era importante, de donde provenían materias primas con una fuerte demanda en la Europa Occidental (cereales, maderas, productos para construcción naval, etc).
2.2.2 El paso de la primacía europea a los países del noroeste Cambios sustanciales en el comercio europeo a partir del siglo XVII: - Los rendimientos económicos de la minería cayeron y la producción disminuyo: la abundancia de la plata provocaba una pérdida de su valor que se traducía en una alza de los precios. Obtenerla resultaba cada vez más caro, porque se debía extraer de una mayor profundidad y la sobreexplotación había hecho desaparecer gran parte de la mano de obra indígena.
- Principales ventajas de los holandeses: descubrimiento de una vía más directa hacia las islas de las especias, una mejor ordenación del comercio y la ocupación y explotación del territorio, que contrastaba con la política portuguesa de factorías mercantiles. Gracias a que después de la Peste Negra aumento el trabaja asalariado, la especialización y la innovación. Holanda atacó las colonias portuguesas (bajo soberanía española desde 1580), tanto Brasil como del Índico.
- Aumenta la competencia: Inglaterra y Francia imitan la vía holandesa. A causa de la gran competencia surgen importantes transformaciones: la explotación de las grandes colonias queda en manos de grandes compañías comerciales privilegiadas (que pronto se convirtieron en sociedades de capital; SA). Las principales compañías comerciales privilegiadas fueron las compañías holandesa e inglesa de las Indias Orientales.
Instrumento principal de explotación colonial a partir del siglo XVII: organización de la producción mediante la creación de plantaciones. La plantación es una gran explotación dedicada al monocultivo de un producto con demanda en Europa, producido con mano de obra esclava o sujeta. (Azúcar, cacao, añil, tabaco y algodón) - - Tráfico de esclavos: la irrupción de los conquistadores había provocado una gran disminución de la población indígena en América, hasta provocar la extinción de etnias enteras. Los indígenas americanos resistían mal el trabajo forzado en las plantaciones, por eso dependieron del tráfico de esclavos africanos. La cantidad de africanos capturados fue de unos 20 millones. Los principales destinos fueron: Brasil y las colonias inglesas y francesa del Caribe, y más tarde las colonias de América del Norte. En el siglo XVI era un monopolio portugués, que los holandeses rompieron al siglo XVII, al igual que los ingleses y franceses en la segunda mitad del mismo siglo.
- Inicio del comercio masivo en Asia: los indígenas eran prácticamente esclavos sobre su propiedad y la Compañía (holandesa) obtenía el doble beneficio del tributo pagado por los reyezuelos y de la compra de especias a bajo precio.
- Holanda fue la potencia hegemónica en los tres primeros cuartos del siglo XVII gracias a su predominio sobre el comercio asiático, el casi monopolio del comercio del Báltico, la penetración en el mundo mediterráneo, el papel de centro principal de intercambios, el domino del transporte y el papel de gran centro financiero mundial.
- A partir de mediados del siglo XVII, Holanda dejó de ser la economía predominante, sobre todo por Gran Bretaña y Francia. El principal instrumento fue las Navigation Acts inglesas, que solo permitían introducir mercancías en Gran Bretaña en naves inglesas o del país de procedencia de los productos. Tampoco se permitía a los extranjeros comerciar directamente con las colonias inglesas ni transportar pesca salada en naves que no fueran inglesas. Se produjeron tres guerras entre Gran Bretaña y Holanda. Francia elevó los impuestos a las naves holandesas para atracar en los puertos franceses, e intentó invadir Holanda. El predomino comercial sería en adelante de Gran Bretaña; Holanda quedaría detrás de Francia, pero Ámsterdam seguiría siendo la primera plaza financiera mundial.
- Las condiciones de suelo y de clima de las colonias más septentrionales (Nueva Inglaterra) permitían una agricultura de tipo europeo, próspera gracias a la disponibilidad de tierra y la eliminación o el alejamiento de las tribus indígenas. Las colonias meridionales fueron explotadas mediante plantaciones esclavistas de trabajo y d azúcar, y posteriormente, de algodón.
para Superioridad comercial británica: uso decidido de la capacidad legislativa e incluso de la violencia favorecer su economía, política de raíz mercantilista que mantendría muy claramente hasta la Primera Guerra Mundial. Otro factor importante: independencia portuguesa, forjada a partir de la ayuda británica.
- Lisboa, el punto de intercambio del oro brasileño por productos ingleses: gracias al descubrimiento de oro en la colonia portuguesa de Brasil en 1693. El oro no benefició a las economías de la colonia ni de la metrópoli, sino a la del país productor de manufacturas.
- Gran Bretaña, potencia dominante de Asia: gracias a la ocupación de gran parte de la India y la apertura de China al comercio mundial. China ofrecía, sobretodo té, y a lo largo del siglo XVIII su exportación se multiplicó por 70 a causa de su abaratamiento. El comercio en China era altamente deficitario y la solución vino de una producto trágico: el opio, producido en Bengala y llevado a China por los ingleses. El opio permitió la explotación de China de la misma manera que el comercio de esclavos permitía la explotación de África.
- Las manufacturas inglesas aseguraban el comercio y las ganancias en provecho de la metrópoli.
- En el siglo XVIII, Francia se convirtió en la segunda potencia comercial por detrás de Gran Bretaña. A pesar del poco éxito en los intentos de colonización en América del Norte, poseía algunas islas con plantaciones de tabaco y de azúcar en las Antillas. El éxito comercial francés se basaba en el comercio europeo, especialmente la reexportación de azúcar antillano, la exportación de vinos y aguardientes de calidad, la venta de manufacturas a España y el comercio en el Próximo Oriente.
- Los imperios portugués y español experimentaron un crecimiento comercial importante en el siglo XVIII: la explotación de nuevos yacimientos minerales (oro en Brasil, plata en México) generó una demanda colonial que fue cubierta en gran parte mediante manufacturas extranjeras.
En conjunto, la expansión comercial europea a lo largo de la Edad Moderna, acompañada en muchas zonas de dominio político, supuso la creación de una serie de redes comerciales relacionadas entre ellas, en las que europa era la principal beneficiada por su papel de intermediación, por el valor añadido de sus manufacturas y por la presión política (militar) que ejercía.
2.3 Instituciones, instrumentos y técnicas mercantiles Técnicas destinadas básicamente a mejorar su organización, disminuir los riesgos y facilitar el crédito y el control de negocio.
2.3.1 La moneda Hasta el siglo XIII el Occidente europeo solo acuñaba dineros de plata pequeños, mientras que las monedas internacionales, las utilizada para el comercio a larga distancia, eran árabes o bizantinas (besantes, dinares).
A principios del siglo XIII, las grandes ciudades comerciales italianas (Venecia, Génova, Florencia...) acuñaron primero monedas de buena plata (Grossos), que fueron imitadas por la mayor parte de los países; y medio siglo más tarde, acuñaron monedas de oro (florines o ducados), que serían “el dólar de la Edad Media”, eran la demostración más patente del cambio de dominio en el comercio internacional.
El predomino europeo se mantendría con a acumulación de oro y plata procedente de las minas de la Europa central, y a partir del siglo XVI, de América, lo que permitió la emisión de una gran cantidad de monedas y denominaciones.
Las más internacionales fueron los reales de plata castellanos y los florines y escudos de oro acuñados por varias potencias.
A mediados del siglo XVII empezó a aparecer el papel moneda, pero antes de la Revolución Industrial tuvo muy poca importancia.
2.3.2 Mercados y ferias Son puntos de encuentro preestablecidos entre vendedores y compradores, mientras los mercados son de ámbito local y tienen una periodicidad corta, las ferias son más escasas pero de mayor importancia. La reunión de gente y productos en la feria tiene como ventaja principal la concentración de la oferta y la demanda que permite superar la incertidumbre comercial asociada al comercio a larga distancia itinerante y dominado por la oferta.
Aunque las ferias han perdurado hasta nuestros días, su gran momento comercial corresponde a la Edad Media.
Después el comercio se hizo más constante y las ferias perdieron su papel.
2.3.3 Crédito y banca La forma más sencilla de crédito comercial aparece muy pronto y en todas partes, aunque algunos grupos (lombardos) se especializaron en el préstamo de feria a feria, que permitía a un mercader sin recursos suficientes obtener crédito para comprar mercancías, vender estas mercancías en otro lugar y liquidar la deuda en la próxima feria.
La técnica bancaria procede del cambio de moneda: el cambista o banquero es el especialista que conoce el valor de las diferentes monedas y facilita su intercambio, ganando así una comisión. Pronto se añade el depósito: el banquero dispone de una caja fuerte en la que acepta que los clientes depositen su dinero. La culminación de este proceso es el crédito: los banqueros aprovechan una parte de los fondos depositados para prestarlos a terceros a cambio de un interés.
Los primeros bancos de giro (especializados en el negocio de letras de cambio) aparecieron en Italia, de donde fueron imitados y perfeccionados en Flandes.
La letra de cambio, una orden de pago que debe hacerse efectiva en otro lugar, en otra moneda y al cabo de un cierto tiempo, fue el principal instrumento de crédito comercial y de los pagos a larga distancia.
Primer banco público: la Taula de Canvi de Barcelona, creada en 1401.
La primera transformación en bancos centrales fue en Inglaterra en 1694. Fue el único banco central de la etapa preindustrial.
La primera bolsa fue la de Amberes, inaugurada en 1487; un siglo más tarde aparecieron las de Lión, Londres y Ámsterdam.
2.3.4 o o o o o o o Formas de asociación y seguros Compañía: dos o más socios que actúan en común. Era poca utilizada por el principio de responsabilidad ilimitada, que obligaba a cada uno de los socios a responder con todos sus bienes de las pérdidas de la compañía.
Comanda o sociedad en comandita: formada por un socio capitalista (comandante) y un socio gestor (comanditario).
El primero aporta el dinero o las mercancías, mientras que el otro se encarga de transportaras. Normalmente el capitalista se reservaba tres cuartas partes de la ganancia, pero las pérdidas iban a su cargo.
Sucursal: dependencia de la empresa instalada en otra ciudad y que no está dotada de iniciativa propia Empresa filial: sociedad independiente pero participada mayoritariamente por la casa central y que se ocupa preferentemente de las relaciones con esta Corresponsalía: acuerdo entre empresas independientes y situadas en lugares diferentes, pero que mantienen unas relaciones privilegiadas que incluyen la transmisión de noticias, el crédito mutuo y a veces participación en negocios comunes Seguro: forma especial de asociación creada para evitar el riesgo repartiendo las posibles pérdidas y que pronto se convirtió en entidad propia. Adoptó dos modalidades: el préstamo marítimo o créditos al por mayor (se cedían mercancías o crédito para la compra de mercancías con la condición de que solo había que devolver el capital y los intereses pactados si las mercancías llegaban a buen puerto) y el seguro (los asegurados recibían por adelantado una prima, a cambio de la cual se comprometían a pagar el valor de las mercancías en caso de pérdida).
Sociedad de capitales o sociedad anónima: nació a principios del siglo XVII 3. Recuperación y crecimiento de la producción artesana La producción artesana experimentó un crecimiento notable, gracias sobre todo al auge del comercio, pero fue básicamente un crecimiento cuantitativo, sin grandes innovaciones, excepto en algunos sectores. La escasa capacidad de demanda de la mayor parte de la población era un obstáculo muy importante para el crecimiento industrial.
3.1 La industria textil Era la principal actividad manufacturera en Europa. Flandes era la región que lideraba esta producción con los tejidos de lana gruesa (paños). Fueron el producto principal del comercio a larga distancia durante la etapa preindustrial.
La industria textil experimentó una gran cantidad de pequeños perfeccionamientos y cambios en los productos principales: - - En el sector lanero el cambio principal fue la aparición en el siglo XVI de la nueva pañería, más variada, ligera, barata y más adaptada los climas cálidos. Exigía menos materia prima, menos trabajo y menos instalaciones; era de inferior calidad, pero mucho más barata.
La industria de seda era importante en valor. Los primeros centros se encontraban en Italia, donde se disponía de una gran máquina de hilar seda.
El lino y el algodón no adquieren importancia hasta el siglo XVII. Lino: sus principales centros productores fueron Flandes, Francia (Bretaña y Normandía), Gran Bretaña y algunas zonas de Alemania. El algodón tuvo una escasa difusión hasta que a principios del siglo XVIII la prohibición de importar callicoes de la India dio lugar a imitaciones de este tejido. Se concentró sobretodo en Inglaterra.
3.2 La extracción y transformación de metales A principios de la época feudal, las prácticas mineras eran muy simples y solo permitían aprovechar filones muy superficiales. El descubrimiento de minas de plata, a partir de mediados del siglo XV, trajo la introducción de una serie de innovaciones que permitían trabajar a más profundidad.
El hierro fue objeto de importantes innovaciones. La fragua tradicional permitía separar el hierro de los otros minerales o la tierra. El horno bajo fue una innovación medieval. Posterior al siglo XVII, la innovación básica fue el alto horno, permitía fundir el hierro y obtener piezas directamente vertiendo hierro fundido en moldes.
Las principales innovaciones en la metalurgia fueron destinadas a la obtención de nuevo armamento 3.3 Las mejoras en el aprovechamiento energético Los molinos hidráulicos se perfeccionaron para adaptarse mejor a las disponibilidades de agua de cada lugar y a distintos usos. La principal novedad fue el perfeccionamiento y difusión del molino de viento.
El aprovechamiento de la energía eólica adquirió aún más importancia en la navegación. Se aprovecha la fuerza del viento a base de multiplicar las velas y mejorar su disposición y manejo, y así se pudieron construir barcos más grandes.
En Gran Bretaña es muy importante la extracción y expansión del carbón mineral. El elevado consumo de leña o de carbón vegetal en el siglo XVI creo una desforestación i encarecimiento de la leña. Al ser el carbón abundante y fácil de extraer en Gran Bretaña, empezó a ser utilizado en aquellos procesos que solo necesitaban una fuente de calor.
3.4 La construcción Las técnicas constructivas mejoraron mucho a lo largo de la etapa preindustrial, en cambio, el instrumental y la maquinaria disponibles cambiaron muy poco.
Los avances más importantes en la construcción se dieron en los astilleros: la construcción naval se convirtió en la industria más compleja de la época y una de las que requería más inversión de capital. Sobre todo en Holanda y Venecia, que estaban equipados con grúas y sierras mecánicas. El resultado fue un enorme crecimiento de la capacidad de transporte encabezado por Holanda.
Hubo otras innovaciones, que se difundieron en los siglos XVI y XVII, como la imprenta, tapices, porcelanas, relojes, juguetes mecánicos, lentes ópticas y los instrumentos de navegación.
3.5 La organización de la producción En cada ciudad la actividad artesana fue organizándose en asociaciones de oficio o gremios. El gremio era la asociación de maestros de un mismo oficio, organizada, reconocida y regulada por el municipio. Sus finalidades eran el monopolio del oficio y el control de la actividad, velando por la calidad del producto. Aunque solamente los maestros del oficio formaban parte del gremio, había dos categorías profesionales: el aprendiz y el oficial.
La producción para el comercio a larga distancia, pronto escapó al control de los maestros gremiales para pasar a manos de empresarios que dirigían la producción, indicando las cantidades y calidades que deseaban, y a menudo avanzando materias primas o dinero y fijando por adelantado el precio de los productos.
El cambio de la estructura de producción gremial al a empresarial pasa por varios estadios intermedios hasta culminar en la fábrica: - Putting out system (o Verlag System, en alemán): el empresario da trabajo a varios maestros y señala las características del producto y los plazos de entrega, logrando así la estandarización y el control de la producción. Si la elaboración de los productos implica procesos diferentes, el empresario organiza toda la cadena de producción, haciendo desaparecer los mercados intermedios y procurando evitar los cuellos de botella que a menudo se producían en dichos mercados. Muchos empresarios empiezan a trasladar a las zonas rurales una parte creciente de la producción de forma que se produce una división del trabajo: la obtención de algunos productos intermedios o sencillos se trasladan en el campo, mientras que la ciudad mantiene la elaboración de productos de lujo.
- Protoindustrialización: En las zonas de actividad más intensa, de mayor demanda de trabajo, se produjo una especialización superior: muchas familias pasaban a tener la producción artesana como actividad principal y completaban sus ingresos trabajando en el campo en los momentos de más demanda de mano de obra, y por lo tanto de jornales más altos. Favorece una integración del mercado que beneficia a todos los participantes: no solo a las zonas protoindustrial y agrícola, sino también a la ciudad próxima.
- Fábrica: la relación de producción se transforma en capitalista cuando el empresario proporciona también el capital fijo, es decir, los locales y la maquinaria, a cambio de la obligación de trabajar en exclusiva para él. La fábrica aparece cuando el aumento de la demanda pone de manifiesto los inconvenientes de la industria en el campo: dificultades para organizar la producción y asegurar la cantidad y la calidad. La fábrica surge entrando el siglo XVIII.
4. La transición del feudalismo al capitalismo El paso de la etapa preindustrial a la industrial puede definirse también como la transición del feudalismo al capitalismo. La transición fue un proceso largo: feudalismo y capitalismo convivieron mucho tiempo en una simbiosis que fue transformándose en oposición.
Mentalidad capitalista: postula una organización económica, social y política sobre bases diferentes a las del feudalismo Sistema capitalista: resultado de la implantación legal de esta nueva forma de organización de la sociedad 4.1 Ascenso de la burguesía y abolición del feudalismo La actividad económica basada en la producción y el comercio (negocio burgués) resultaba más rentable que la renta feudal. Podemos caracterizar el ascenso de la burguesía en tres etapas: 1.
2.
3.
alianza con la monarquía contra el predomino de los señores feudales, a partir de la baja Edad Media control de la actuación de la monarquía mediante el sistema parlamentario, a partir de finales del siglo XVII implantación del estado burgués, con o sin la abolición de la monarquía, a partir de la Revolución Francesa 4.1.1 El mercantilismo A partir de la crisis de la baja Edad Media, las monarquías lograron imponer su autoridad sobre la compartimentación feudal y crear los primeros estados modernos, con control en los campos judicial, fiscal, administrativo, militar y eclesiástico.
Las nuevas monarquías también intervinieron en el mundo económico para aumentar el poder del monarca, especialmente mediante la protección del comercio exterior: el mercantilismo.
El punto de partida: el poder del monarca depende de la riqueza del país y de que el comercio exterior es la forma más rápida de enriquecimiento. El estado legisla a favor de los intereses comerciales, prohibiendo o gravando la entrada o la salida de productos, discriminando a favor de los barcos propios, concediendo monopolios de explotación de determinada zonas o de fabricación de algunos productos ocupando territorios.
Finalidad: obtener balanzas de pago favorables que permitieran acumular oro dentro del país.
Consecuencias: representaron un freno para el comercio internacional, encarecieron los productos e incluso provocaron guerras, provocó varias revueltas antifiscales encabezadas por la burguesía.
Primera revuelta que tuvo éxito: Gran Bretaña tras la revolución de 1680. El poder pasó a ser controlado por el Parlamento. La actuación de los gobiernos tendió a ser favorable a los intereses de la burguesía. La abolición del absolutismo no conllevó la desaparición del mercantilismo.
Constitución de los EE.UU (1787) y Revolución Francesa (1789): abolición definitiva del feudalismo y de la monarquía absoluta y su sustitución por regímenes parlamentarios capitalistas.
4.2 La nueva mentalidad racionalista y el liberalismo económico El racionalismo considera que la aplicación de la razón debe ser el principio director de la actividad humana. Se basa en la existencia de leyes naturales. Hobbes, Locke y Hume fueron los principales difusores de esta idea. La actuación conforme a las leyes naturales permito al individuo o al grupo (familiar, estatal) obtener el máximo provecho económico y el crecimiento acumulado que este conlleva.
En el siglo XVIII, los países donde más había calado el racionalismo eran los más avanzados (Holanda, Gran Bretaña, Francia, EE.UU., Suiza) y los que tenían más posibilidades de dar un salto adelante en sus economías.
La crítica básica al mercantilismo proviene de Cantillon (1755), que afirma que los intercambios internacionales favorecen a todos aquellos que participen en ellos.
El liberalismo económico fue una obra de Adam Smith. El punto de partida es que el interés personal, el egoísmo de cada uno, es el motor que permite satisfacer las necesidades globales. Los demás están dispuestos a ofrecernos sus bienes, servicios o dinero a cambio de los nuestros. La suma de egoísmos personales resulta beneficiosa para el conjunto: existe una mano invisible que encamina la libre actividad de cada uno hacia el bien general y el crecimiento económico.
El mejor sistema económico es el que permite actuar sin trabas, desterrando los obstáculos a las leyes naturales: arbitrariedad legal y judicial, sustituida pr la proclamación de leyes justas y aplicadas de forma imparcial; el exceso y la mala gestión de los impuestos, que deben ser moderados y tiene que invertirse en provecho de la comunidad; y los privilegios, tanto de nacimiento (feudales), de cargo (militares, eclesiásticos), de territorio (fueros) o económicos (gremios, monopolios). Eso implica igualdad de oportunidades.
Economía de libre merado: permite obtener los productos más baratos por la eliminación de los derechos de aduana, impulsa la especialización (ventajas comparativas) y la especialización impulsa el progreso técnico, que abarata la producción y amplía el mercado.
5. El papel de Europa en el mundo en la etapa preindustrial Europa occidental pasó de ser una zona atrasada en el conjunto de Euroasia en la alta Edad Media a organizar el comercio mundial y dominar gran parte de los territorios no europeos entre el siglo XVI y la Primera Guerra Mundial. El cambio se produjo en los siglos XIV y XV, las diferencias se fueron ampliando hasta desembocar en el cambio decisivo: la Revolución Industrial.
El marco institucional (conjunto de leyes, costumbres y creencias): -Situación de las personas ante la ley: se dispone de leyes escritas, exigibles para todos (con diferencias según el estamento de cada uno), pero modificables, permite una mejor adaptación a las necesidades de la sociedad y a la economía del momento.
-Gran número de corporaciones (urbanas, de oficio, benéficas...) que permiten ámbitos de libertad y de protección mutua que facilitan el funcionamiento de los mercados, así como una cierta limitación del poder de las monarquías.
Modelo demográfico europeo: según van Zanden (2009), fue un gran pilar que favoreció el crecimiento europeo. Es una variante de las poblaciones con frenos preventivos (matrimonios comparativamente tardíos y no universales) con mayor libertad individual en la elección de pareja, disminución de los vínculos familiares, mayor especialización y más participación femenina en el mundo del trabajo, etc.
4. La revolución Industrial 1. ¿Qué entendemos por Revolución Industrial? La mutación provocada por el inicio de un proceso irreversible de crecimiento fuerte y autosostenido en la producción de bienes y la productividad de los factores, generado por la invención y la aplicación de nuevas máquinas, el uso de nuevas energías más potentes, más versátiles y más baratas, tanto en la producción como en el transporte, y la introducción de cambios relevantes en los materiales básicos de la producción industrial y en la organización del trabajo, que se concentra en la fábrica.
Fue un proceso de transformación rápida (1760-1830) en Gran Bretaña. Su concepto central es la innovación, cuyos orígenes se asociaron normalmente al trabajo en la fábrica, aplicación de la energía de vapor y un uso intensivo del capital.
No supuso un cambio revolucionario en el crecimiento económico, inició el proceso con una fuerte y autosostenida aceleración, seguido de la industrialización (proceso de difusión a otros sectores productivos y a otros países).
Fue una revolución económica con importantes efectos sociales y políticos, que representaron el paso definitivo del feudalismo al capitalismo. El factor capital, inversión en máquinas, edificios y materias primas adquieren más importancia que el factor trabajo. El hombre ya no marca el ritmo de la producción, sino la máquina.
2. Los condicionantes de la Revolución Industrial No se habla de causas, sino de condicionantes. Son un conjunto de factores favorables, que en conjunto deben estar presentes en cantidad suficiente y deben conformar una masa crítica para que pueda iniciarse y consolidarse el proceso de desarrollo. La suficiencia o no de ese conjunto de factores condicionantes explica por qué unos países se industrializan con facilidad y otros no. Los condicionantes son de orden económico, político y social.
Para que se pudiera dar la Revolución Industrial hacia falta: mejoras en la producción agraria e industrial, en el mercado y en las estructuras políticas y transformaciones, que todo esto se daba en Gran Bretaña. Además también presumía de otras ventajas naturales: ser una isla, tener un relieve poco quebrado, numerosos ríos navegables, riqueza minera (carbón y hierro).
Principal condicionante dela R.I desde el punto de vista económico: la disponibilidad, el buen precio de los alimentos. A finales del siglo XVIII, Gran Bretaña era el único país que podía mantener a la mitad de la mano de obra fuera del sector agrario, permitía liberar población y aportar capitales a la ciudad y la industria, al tiempo que alejaba el techo maltusiano. También es importante la tradición manufacturera: un sector industrial difícilmente surge de la nada y Gran Bretaña fue precozmente industrializado gracias a la industria rural.
La existencia de un mercado previo, ampliable a medida que los productos pueden ser ofrecidos más baratos, es otro condicionante importante.
El comercio exterior y el domino de importantes espacios coloniales representan una ampliación del comercio interior, son importantes para la obtención de materias primas y como mercado manufacturero.
El aumento de la demanda de un producto estimula la investigación de innovaciones que permitan aumentar la producción. El objetivo de las primeras máquinas era producir más, no producir más barato, pero el resultado fue que producían más y más barato. El estímulo de la demanda pone en marcha el proceso de producción, pero su continuidad y ampliación hay que buscarlas en la oferta, en la capacidad de las máquinas de ampliar el mercado mediante el descenso de los precios.
Ultimo condicionante: el estado. El crecimiento económico solo es posible en una sociedad en la que productores, consumidores y autoridades interactúen y colaboren por medio de leyes promulgadas y hechas cumplir por el estado, leyes que aseguren los derechos de propiedad y el cumplimiento de los contratos (North 1984).
En el caso Gran Bretaña, tras la Revolución Gloriosa (1688): disponía de una mejor especificación de los derechos de propiedad y había eliminado las regulaciones de la actividad económica. Parecía que el mercado británico fuera lo más parecido al libre mercado propugnado por Adam Smith. Los impuestos eran más bajos, menos mal distribuidos y mejor gastados que en otros países. Atenta seguridad y crecimiento de la economía: todas las guerras en las que participó en el siglo XVIII, Gran Bretaña obtuvo beneficios comerciales o coloniales.
3. Innovaciones técnicas y transformaciones económicas Segun Allen, las innovaciones se aplicaron porque en Gran Bretaña la mano de obra era comparativamente cara y las fuentes de energía y el capital relativamente baratos: la R.I solo arraiga cuando se dan estas condiciones, razón que explica la lentitud de su difusión.
El hecho clave es el proceso de cambio técnico. Las innovaciones aparecen en los sectores más activos cuando el aumento de la demanda de un producto incita a la búsqueda de innovaciones que permitan mejorar la rapidez y la productividad del proceso y aumentar los beneficios.
El progreso técnico se produce por la aparición de un conjunto de macroinventos que originan microinventos. Los macroinventos son nuevas ideas que producen un fuerte impacto en la producción y estimulan la inversión por los beneficios que porporcionan, pero su rendimiento económico es progresivamente decreciente. Los microinventos son las mejoras añadidas al macroinvento para obtener mejoras en la producción, disminución de costes o comodidad y seguridad en el proceso. Esta combinación provoca una disminución del coste del producto y un crecimiento autosostenido de la renta por cápita que hacen posibles mercados cada vez mayores.
Existen tres formas principales de generar innovaciones (von Tunzelmann, 1993): 1.
2.
3.
Learning by doing (aprender haciendo): las constructoras de máquinas añaden pequeñas innovaciones a las máquinas para adaptarlas a las necesidades o los requerimientos de cada empresa. Cuantas más máquinas que se fabriquen durante más tiempo, más fácil que aparezcan mejoras.
Learning by using (aprender por el uso): los obreros que manejan una máquina introducen pequeños cambios que mejoran o facilitan su funcionamiento y que pueden ser incorporados en nuevas versiones de la máquina. Cuanto más utilizada sea una máquina más posibilidades de mejora tendrá.
Learning by learning (aprender aprendiendo): cuantas más máquinas se fabrican, más aprendes a hacerlas, a resolver de una manera sistemática y a adaptar mecanismos.
Las principales innovaciones tuvieron lugar en los campos de la producción, las materias primas utilizadas, la organización de la producción y el transporte.
Cambios de producción: sustitución de la actividad del hombre por la de la máquina. En el cambio de uso de energía, se utiliza mucha más energía en los procesos productivos, pero sobre todo la energía utilizada es cualitativamente diferente: antes se trataba de energía muscular, cara y limitada, después es generada por el hombre donde quiere, cuando quiere y, dentro de ciertos límites, en la cantidad que quiere.
Conjunto de cambios en el uso de energía: -Fuentes de energía: carbón (s.XVIII), gas (1810), petróleo (1860), gas natural (1960), fusión del átomo (1965), energías renovables (1980).
-Formas de energía: vapor, electricidad, explosión -Motores: máquina de vapor (1770), motor eléctrico (1870), motor de explosión interna (1880) Sectores afectados: sector textil algodonero, siderúrgico y energético.
3.1 Los tejidos de algodón Para la formación del tejido se requiere la hilatura (obtención del hilo) y el tejido (cruzamiento de los hilos para formar la tela). Tradicionalmente eran suficientes 2-4 hiladores para abastecer de hilo a un tejedor.
1733- John Kay introdujo una pequeña innovación en el tejido, la lanzadora volante. Trata de una lanzadora normal a la que se había añadido unas pequeñas ruedas y que se movía a lo largo de una guía mediante un cordel que estiraba el tejedor. Permitía que la pieza fuera mucho más ancha que antes, el proceso era más rápido y un tejedor necesitaba el hilo de entre 8-10 hiladores. Pero no se podía considerar máquina.
Spinning-jenny: creada por Hargreaves en 1768. Era una máquina manual, movida por la fuerza del operario, que realizaba mecánicamente los procesos de torsión y estiramiento que anteriormente hacía el hilador con los dedos.
Hilaba con una mayor velocidad que el hilador Water-fream: creada por Arkwright en 1769. Movida por energía hidráulica.
Mule: creada por Samuel Crompton en 1785 combinando ambas máquinas para obtener una maquina híbrida. La característica común a todas estas máquinas es que requerían un obrero especializado.
Selfactina/ Self-acting-mule: creada por Richard Roberts en 1825. No era necesario un obrero especializado y cualquier persona podía manejar la máquina, que multiplicaba por algunos centenares la productividad de un hilador manual.
Todos estos avances implicaron a que el precio del hilo cayera en picado. Gran Bretaña empezó a exportar hilo, pero sin duda la solución era mecanizar el tejido. El primer telar mecánico fue inventado en 1822 por el propio Richard Roberts, aún así, los tejidos finos necesitaron del telar manual hasta finales del siglo XlX.
Desmotadora mecánica: permitía separar las semillas del algodón del copo, la fibra textil.
En 1785 el hilo costaba una novena parte de su coste, lo cual llevaba el precio del producto final a menos de la mitad.
La mecanización de la hilatura y el tejido del algodón tuvo un importante efecto transformador sobre la industria y el comercio británicos. Produjo importantes efectos de arrastre, tanto sobre la construcción de maquinaria como sobre el resto de industrias textiles y química. Consolidó el trabajo en fábricas, profundizando en la diferencia entre poseedores de los medios de producción y trabajadores. Al ofrecer un bien barato y de consumo masivo, tuvo un gran impacto comercial: a lo largo del siglo XIX el algodón fue el principal producto del comercio mundial y todavía en 1880 Gran Bretaña dominaba el 82% del comercio de algodón.
3.2 La siderurgia Sin el aumento de la producción de hierro y su abaratamiento no se habría podido fabricar maquinaria a un precio competitivo y, por lo tanto, no hablaríamos de Revolución Industrial, sino de la introducción de algunas máquinas de hilar.
La revolución en el caso de siderurgia consistió en la introducción de los nuevos procesos, con tres fines: abaratar la obtención de hierro mediante la sustitución del carbón vegetal por el carbón mineral; aumentar la cantidad de hierro obtenido, y acortar el tiempo y el carbón necesarios por cada uno de los procesos.
El hierro se utiliza de dos maneras principales: hierro fundido o colado y hierro forjado o dulce.
La innovación básica en la obtención de hierro fundido fue obra de Abraham Darby, en 1709 empezó a utilizar carbón mineral como combustible para fundir el hierro en el alto horno, y en 1750, obtuvo una fundición de calidad suficiente gracias al carbón de coque. El coque permitía un ahorro importante y evitaba la desforestación.
La revolución en el refinado del hierro fue obra de Henry Cort en 1784, introdujo un doble procedimiento: la pudelación y el laminado. En la pudelación, la fundición (hierro fundido) no se dejaba enfriar, se introducía en un largo horno de reverbero (el combustible no estaba en contacto con el mineral) mientras era removido por obreros que manejaban largas palas. A continuación pasaba al tren de laminado, una serie de rodillos que comprimían la masa y extraían de ella más impurezas por presión. Con una gran ventaja: los últimos rodillos tenían gravadas determinadas formas. Esta conjunción de pudelación y laminado permitía elaborar 15 toneladas de hierro en el tiempo que antes se necesitaba para obtener una, y se hacía con carbón mineral, mucho más barato.
Los inventos de Darby y Cort permitieron atender la fuerte demanda de hierro que acompañó a la Revolución Industrial y también a la demanda exterior de hierro barato. El aumento más importante de la demanda de hierro provendría años después de la construcción del ferrocarril.
Sin embargo, las innovaciones siguientes afectaron especialmente a la obtención de acero (hierro con una proporción determinada de carbón) y pasaron a ser obra ya de la etapa posterior.
Gran Bretaña disponía de un gran número de mecánicos habilidosos, encabezados por un pequeño pero decisivo grupo de constructores de máquinas de precisión y de máquinas de herramienta. Por ejemplo la máquina de trepanar cilindros de Wilkinson, es en gran parte resposnable de la eficacia de la máquina de vapor, impedía las fugas de vapor que se producían en los cilindros anteriores, que eran ajustados a mano.
3.3 La máquina de vapor El invento más importante de la Revolución Industrial es la máquina de vapor patentada en 1769 por James Watt.
Permitía producir energía a partir de la potencia calorífica del carbón y de la fuerza de expansión del agua transformada en vapor.
James Watt en 1769 introdujo el condensador separado que aumentaba la velocidad del proceso y ahorraba carbón.
A continuación las máquinas de alta presión, que permitieron abaratar el funcionamiento y fabricar máquinas de vapor más compactas.
Este invento permitió cambiar la localización de gran parte de la industria. Hasta 1830 el coste de obtener energía hidráulica o de vapor, era muy parecido. Pero no habría habido suficientes sitios útiles para instalar las fábricas de la RI si solo se hubiera dispuesto de la energía hidráulica. Por otro lado, la máquina de vapor era más potente, permitía construir fábricas más grandes y evitaba los peligros de estiaje o inundación.
También proporcionó medios de transporte nuevos: el barco de vapor y el ferrocarril.
3.4 La minería y la industria química Lo verdaderamente revolucionario fue la cantidad extraída, dada la elevada demanda generada por los altos hornos, las máquinas de vapor y posteriormente el ferrocarril, además de su importante uso anterior, tanto industrial como doméstico. En 1800 Gran Bretaña producía y consumía 5 veces más carbón que toda la Europa continental. Solo hubo una innovación importante: la lámpara de seguridad de H.Davy (1815), que medía la concentración de grisú y permitía evitar las explosiones derivadas.
Las transformaciones en la industria química fueron importantes por las ventajas que ofrecían y por los cuellos de botella que ahorraban. Los principales cambios fueron: 1.El paso de la obtención de los productos en el laboratorio, en pequeñas cantidades, a la fabricación industrial. 2.Nuevos procedimientos para obtener los mismos productos, a partir de materias primas más abundantes y más baratas, como consecuencia de la sustitución de materias primas orgánicas por inorgánicas. 3.Aprovechamiento de los subproductos como base de nuevos procesos químicos. 4.El descubrimiento de productos químicos nuevos.
Ejemplos: -Producto químico a base de cloro que era un blanqueador eficaz -Procedimiento Leblanc para obtener sosa cáustica -El gas : innovación química con más repercusión. Primero se obtuvo con la destilación de carbón vegetal, más tarde a partir de carbón mineral.
3.5 El sistema fabril Se consagró el triunfo definitivo de la fábrica como forma de organización de la producción adaptada al maquinismo. Con la Revolución Industrial, la fábrica se hico indispensable con las máquinas movidas por energía externa (hidráulica o de vapor).
Aspecto negativo: proletarización de la mano de obra, largas jornadas de trabajo no especializado, monótono y mal pagado.
Aspecto positivo: es el mejor lugar para que se produzcan los microinventos, las modificaciones provenientes del learning by using y el aprendizaje a través del trabajo.
4. Un crecimiento moderado y desigual El crecimiento de la renta per cápita durante los años de la RI no fue demasiado espectacular ya que solo unos pocos sectores estaban mecanizados, con un reparto muy desigual sobre el territorio y un escaso impacto sobre el conjunto de la economía.
(tasa anual de crecimiento de la renta en Gran Bretaña) No puede negarse que desde las primeras innovaciones, la RI representa una discontinuidad, una ruptura respecto a la etapa anterior. A pesar de su lentitud la tasa de crecimiento inglesa entre 1750 y 1850 no tiene precedentes históricos.
El crecimiento fue muy superior en los sectores afectados por la industrialización: algodón (22,4%). La producción se fue mecanizando progresivamente. El sector industrial tradicional y el revolucionario convivieron, conviene no olvidar que los dos sectores no eran estancos, sino que estaban muy relacionados, especialmente en tres aspectos: 1. Mecanización y trabajo artesano coexisten largamente en las mismas industrias 2. Una parte del crecimiento del sector tradicional se debe a la demanda inducida por los sectores industrializados.
Ej: la construcción. 3. Toda la economía se vio favorecida por el crecimiento del capitalismo Hay que tener presente que la utilización del valor añadido como indicador del crecimiento económico infravalora el crecimiento de los sectores industrializados. El porcentaje que representan se ve disminuido porque sus precios bajan gracias al aumento de la productividad. También por el impacto sobre otras industrias. Es evidente que el peso de los sectores industrializados fue superior al que indican las cifras que intentan medirlo.
5. Trabajo, capital y empresarios en la Revolución Industrial Tanto el trabajo como el capital fueron utilizados en una cantidad y una intensidad mayores, tanto de manera directa, en los sectores industrializados, como indirectamente, en la producción de otros bienes y servicios. ¿Qué importancia tuvo la oferta de factores de producción, de dónde procedían y cómo fueron dirigidos hacia su mejor utilización gracias al mercado? 5.1 El factor trabajo La mano de obra no era escasa, pero más que la cantidad lo que interesa es su capacidad de adaptación a la actividad industrial, la formación de la clase obrera. La prueba más clara de la suficiencia de mano de obra es el mantenimiento de salarios bajos. El coste de oportunidad del trabajo venía determinado por la productividad del sector tradicional, que era todavía el predominante durante toda la etapa de la RI. Para atraer mano de obra las industrias nuevas solo tenían que ofrecer salarios ligeramente superiores o simplemente más seguridad en el trabajo, cosas muy compatibles con las tasas de beneficio y de reinversión necesarias para la continuidad del proceso.
5.2 El factor capital El factor capital no era escaso. En el siglo XVIII, la tasa de interés en Gran Bretaña (3%) era la más baja de Europa después de la holandesa. El capital provenía básicamente de las rentas agrarias, del comercio exterior y de la explotación colonial, incluyendo el comercio de esclavos.
Características: 1. La RI se inició con poco capital. Las primeras máquinas eran baratas y la expansión posterior se hizo con la reinversión de beneficios y no con recursos del mercado de capitales. 2. Durante la RI la tasa de inversión se duplicó aproximadamente. La tasa de inversión en el sector algodonero triplicó la media de la tasa de inversión industrial. 3. La relación entre capital fijo y capital circulante varió notablemente. En la economía preindustrial la mayoría era capital circulante; con la RI creció mucho más el capital fijo, hasta llegar a superarlo. 4. Son muy importantes el capital humano y el capital social acumulado (caminos, puertos, escuelas, hospitales...) y Gran Bretaña disponía de todo ello al nivel de los países más avanzados. El capital no fue un obstáculo, pero tampoco un gran estímulo para la industrialización de Gran Bretaña: el mercado de capitales funcionó durante la RI de la misma manera que durante la etapa preindustrial.
5.3 El papel del empresariado Sobre el papel de los empresarios en la Revolución Industrial existen dos opiniones: los que consideran al empresario como primer motor, como factor principal del desarrollo económico (Shumpeter) y aquellos que opinan que en cualquier sociedad existe la proporción correspondiente de empresarios e incluso que, si dicha proporción es baja, se puede importar al empresariado del mismo modo que se importan las materias primas o a la fuerza de trabajo. No son contradictorias pero indican valoraciones diferentes del empresario.
El empresario es un elemento esencial del progreso económico, presente en todas las sociedades mínimamente avanzadas. Para que una sociedad disponga de un empresariado suficiente y de calidad tiene que disponer de una mínima capacidad de ahorro. Sin capacidad de ahorro, muchos empresarios virtuales se ven ahogados por la falta de capitales. La situación económica y social condiciona la cantidad y la calidad del empresariado.
Estudios comparativos en el siglo XVIII demuestran que los empresarios británicos eran más audaces y emprendedores que los franceses. Los grandes empresarios de la RI procedían en parte del empresariado protoindustrial. Sus características comunes eran el conocimiento del mercado, el instinto de negocio, el atrevimiento para invertir en innovaciones, la moral del enriquecimiento y la suerte.
6. Las consecuencias sociales de la Revolución Industrial: el debate sobre los niveles de vida -Ofrece grandes posibilidades de crecimiento, de enriquecimiento y de ascenso social y, por esa misma razón, genera fuertes desigualdades.
-Aparición de la clase obrera y, dentro de ella, como segmento más numeroso, del proletariado. La clase obrera industrial se enfrenta al a sumisión a la disciplina de la fábrica y al desplazamiento hacia zonas suburbiales en pésimas condiciones de espacio y de higiene. Solo dispone para subsistir de su capacidad de trabajo vendida a cambio de un salario, y también de su pobreza.
-A pesar de eso, los años de la RI fueron años de guerras y de fuerte crecimiento de la población, factores que en principio hay que considerar como depresores del nivel de vida.
-Sobre la renta, la mayoría coinciden en señalar que la renta real de los trabajadores bajó o, como mucho, más o menos se mantuvo (1760-1830). En 1815, los salarios reales crecieron, pero no pueden dejarse de lados los datos que indican que hasta 1850 existía un fuerte malestar.
-Condiciones de vida: crecimiento de la mortalidad -No se puede culpar a la RI de haber empeorado los niveles de vida de la clase obrera, quizás si su calidad de vida.
La distribución de los beneficios podría haber sido menos desigual, pero el bienestar de la clase obrera no formaba parte de las preocupaciones de los empresarios ni de los gobiernos.
Tema 4. El crecimiento económico moderno 1.La aceleración del crecimiento 1.1 Planteamiento general El crecimiento económico extensivo se caracteriza por el incremento de la producción total, pero no de la producción por habitante; cuando esta también aumenta, hablamos de crecimiento intensivo.
Se puede comprobar que, con respecto a la época preindustrial, el crecimiento de los siglos XIX y XX ha sido mucho más intenso y ha comportado una mejora sustancial de la producción por habitante. En los países más avanzados, la producción se ha multiplicado casi por 100 en menos de 200 años, y solo se multiplicó por 4 en los 300 años anteriores. El PIB por cápita, una medida aproximada de la disponibilidad de bienes de la población, se ha multiplicado por 19 en los últimos 200 años, y en los 3 siglos anteriores no había llegado a duplicarse.
El crecimiento ha sido más precoz y globalmente más intenso en los países de la Europa Occidental y en aquellos que han sido poblados mayoritariamente por emigrantes de Europa del norte. Las otras zonas se fueron incorporando al crecimiento intensivo a partir de finales del siglo XIX y, Asia y África, ya muy entrado en el siglo XX.
Estas diferencias en el momento y la intensidad del crecimiento han provocado un aumento de las distancias entre países ricos y países pobres. Las cifras que elabora el BM indican que hoy en día los países más pobres reúnen el 60% de la población mundial y tienen una renta por habitante que equivale a la décima parte de la de los países más avanzados.
Fases del crecimiento económico: -Durante el siglo XIX el crecimiento fue en aumento. Fue más acelerado en la segunda mitad que en la primera.
-La 1ra GM (1914-1918) interrumpió el proceso y abrió un periodo de inestabilidad que culminó en la década de los 30 con la Gran Depresión, provocando un profundo atraso del que muchos países aún no se habían recuperado al estallar la 2nda GM (1939-1945).
-Época dorada de la economía: fase de crecimiento más intenso de la historia contemporánea. Este periodo se detendrá en 1973 con la primera crisis del petróleo -En las últimas décadas el crecimiento ha sido más lento con varias fases de estancamiento y de expansión -Gran depresión del 2008.
Las condiciones que posibilitan el crecimiento económico y determinan su intensidad son muy complejas y responden tanto a factores de carácter general como a factores específicos de cada zona o país.
1.2 Los factores del crecimiento Elementos básicos en la evolución del crecimiento económico: las instituciones y el cambio técnico. Las instituciones ofrecen un marco más o menos favorable al desarrollo, mientras que el cambio técnico aporta las innovaciones que hacen posible la mejora de la productividad de los factores de producción (tierra, trabajo y capital).
Instituciones: marco mental, social (mentalidades, costumbres, creencias) y legal (leyes, normativas) en el que se desarrolla la vida humana. Son permanentes pero no inmutables. Las instituciones sociales son de evolución lenta y las legales son de implantación o abolición repentinas y tienen un carácter revolucionario pero no siempre consiguen imponerse a las instituciones sociales anteriores. Las instituciones representan las restricciones dentro de las cuales lo agentes económicos deben tomar sus decisiones y la realidad nos enseña que hay una fuerte interrelación entre el marco institucional de cada economía y su evolución.
La industrialización fue un cambio de marco institucional. Conllevó una redefinición de los derechos de propiedad, nuevas formas de organización del trabajo y de la empresa y una mayor libertad de los mercados.
1.3 El nuevo estado liberal: igualdad ante la ley y sistema político representativo Uno de los cambios fundamentales que acompañó el proceso de racionalización fue la eliminación de las diferencias legales por nacimiento y la introducción de sistemas de gobierno representativos. El marco legal del sistema feudal dificultaba la introducción de innovaciones económicas. La nueva clase social (burguesía) vinculada a las nuevas actividades aspiraba a ascender al poder político y era contraria al mantenimiento de privilegios estamentales.
El precedente lo encontramos en Gran Bretaña, en 1688 con la Revolución Gloriosa, dio lugar al establecimiento de una declaración de derechos (Bill of rights) que limitaba el poder del monarca y establecía las libertades públicas (derechos) de sus súbditos. Los ingleses de toda condición se consideraban libres de nacimiento. El monarca quedaba sujeto al Parlamento.
Pero el triunfo de los ideales políticos de la burguesía tiene dos hitos fundamentales: el texto de la Declaración de independencia de EE.UU (1776) y la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano durante la Revolución Francesa (1789).
Estos principios se difundieron por muchos países de la Europa Occidental gracias a las tropas francesas durante las guerras de 1792-1815. Tras la derrota de Napoleón se restauraron sistemas de monarquía absoluta, pero los privilegios feudales no fueron restablecidos plenamente casi en ninguna parte. Pero esta extensión no fue ni rápida ni homogénea.
Principio representativo: el rey y el gobierno retuvieron el poder ejecutivo, la aprobación de las leyes y de los presupuestos correspondía a un parlamento elegido por los ciudadanos. El derecho de voto se amplió durante el siglo XIX, a finales de siglo se otorgó a todos los varones. El sufragio femenino no fue aceptado hasta entrar el siglo XX (España en 1931).
En los países del tercer mundo se ha topado con muchas dificultades. La mayoría de estos países sufrieron el control colonial por parte de grandes potencias europeas. Tras la descolonización, la escasa articulación política de los nuevos estados, el dominio de una etnia sobre las demás, la falta de formación, la corrupción, la pobreza y, muchas veces, los intereses y la intervención de los países ricos, han dificultado y a menudo impedido la consolidación de sistemas de gobierno democráticos.
1.4 La pugna por la distribución de la renta El antagonismo entre señores feudales y campesinos quedó sustituido por el enfrentamiento entre capitalistas y asalariados. El capitalista es el propietario de los medios de producción: la tierra, la fábrica y la mina; el asalariado es la persona que vende su capacidad de trabajo a cambio de una remuneración regular.
En la ciudad aumentaba la inseguridad en la vida del trabajador. En este marco se sitúa la formación de la clase obrera, entendida como la toma de conciencia colectiva de su situación por parte de los trabajadores y el establecimiento de unos mecanismos de acción comunes para defender sus intereses.
El sindicato es un instrumento de reivindicación por parte de los trabajadores asalariados. Es una asociación de obreros de una determinada rama productiva o de una empresa que acuerdan actuar conjuntamente ante el capitalista o el estado para mejorar las condiciones de trabajo. Se establecía una cuota para determinados servicios y para la huelga. En el siglo XX fueron prohibidos por parte de todas las dictaduras de carácter fascista.
También se ha reclamado la reducción del horario laboral, la obtención de ayudas en caso de enfermedad o de accidente, la mejora de las condiciones higiénicas, etc. Alemania fue el primer país (en 1880) que implantó el seguro de enfermedad y de accidentes y la jubilación. En la mayoría de los estados europeos no se habló hasta después de la 1ra GM.
Al pensar que el capitalismo no mejoraba el bienestar de gran parte de la población aparecieron ideologías y movimientos revolucionarios que propugnaban un cambio de sistema: la sustitución del capitalismo por el socialismo. Los principales movimientos revolucionarios se inspiraban en las ideas de Marx (comunistas) o de Bakunin (anarquistas).
Se observa que durante el proceso de industrialización, en la primera fase, las diferencias entre ricos y pobres aumentaron, pero que en fases posteriores tendieron a disminuir. La acción reivindicativa de los trabajadores consiguió, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, mejoras salariales significativas y de las condiciones de trabajo (reducción jornada laboral) y de la prestación social.
2.El ciclo demográfico moderno Recordemos que el ciclo demográfico antiguo se caracterizaba por altas tasas de natalidad y de mortalidad, una baja esperanza de vida al nacer y un crecimiento lento, frenado por los techos maltusianos o cortado por súbitos retrocesos.
Características del ciclo demográfico moderno: bajas tasas de natalidad y de mortalidad y elevada esperanza de vida al nacer; el crecimiento de la población, muy intenso al principio, decae posteriormente y, por momentos y países concretos, llega a ser negativo.
2.1 La transición demográfica Transición demográfica: paso del ciclo demográfico antiguo al moderno.
Los dos ciclos presentan una evolución relativamente paralela de las tasas de natalidad y de mortalidad (altas en el antiguo y bajas en el moderno). La transición demográfica se caracteriza por una mayor separación entre las tasas: -en una primera fase, la natalidad se mantiene elevada (ciclo antiguo), mientras que la mortalidad cae rápidamente (ciclo moderno), lo que conlleva durante un cierto tiempo un rápido crecimiento de la población.
-en una segunda etapa empieza a descender también la natalidad, por tanto la tasa de crecimiento tiende a disminuir.
La transición demográfica desemboca en el ciclo moderno cuando la natalidad y la mortalidad se han estabilizado en tasas con poca diferencia entre ellas por mucho más bajas que las anteriores y con una esperanza de vida muy superior.
No empezó en todas parte al mismo tiempo, con la misma intensidad ni con la misma duración. Todavía hoy existen partes del mundo donde predomina el ciclo demográfico antiguo o se encuentran en periodo de transición.
2.1.1 El descenso de la mortalidad Empieza por la atenuación y la posterior desaparición de los picos de mortalidad epidémicos, seguida del descenso de la mortalidad infantil y posteriormente de la mortalidad adulta. Hay un descenso de mortalidad infantil muy importante, estimulando así el crecimiento de la población al permitir generaciones mucho más numerosas, con el efecto multiplicador.
Se relaciona con las mejoras en la higiene y la alimentación, también con el descubrimiento de vacunas y otros avances importantes, la medicina no desempeñó un papel líder en la disminución de la mortalidad hasta después de la 1ra GM.
2.1.2 El descenso de la natalidad y la desaceleración del crecimiento de la población En el primer momento la tasa de natalidad se mantiene elevada pero pronto empieza el descenso de la natalidad, que marca el paso al régimen demográfico moderno. No es sobretodo por la reducción de casados y retrasando el matrimonio, es sobre todo por la decisión voluntaria, mediante el uso de prácticas y de métodos anticonceptivos.
Durante el siglo XIX y la primera mitad larga del siglo XX, hubo un fuerte crecimiento de la población a un ritmo impensable en cualquier momento histórico anterior. Así, la población mundial de 1920 era aproximadamente ocho veces la del comienzo de la era.
El conjunto de la población de Europa (sin Rusia) y de América representaba en 1700 menos del 16% de la población mundial, mientras que en 1800 no llegaba al 18%. En cambio, en 1900 superaba el 28%.
2.2 El factor trabajo e industrialización La tendencia general es el paso del campo a la ciudad y del sector primario a los sectores secundario y terciario, pero a la vez se produce también una fuerte emigración transcontiental.
En un primer momento, el factor trabajo aumenta por: 1.La eliminación o disminución de la población que se mantenía subempleada en el campo, a falta de mejores expectativas de trabajo.
2.El incremento del empleo femenino e infantil.
3.Una distribución más constante del trabajo a lo largo del año.
4.El ritmo continuado exigido por la maquinaria 5.La prolongación de la jornada laboral, facilitada por la iluminación artificial.
En una segunda etapa, esta intensificación inicial en el uso del factor trabajo se desacelera. Ya que la intensificación en tecnología requiere cada vez menos trabajo. Las economías industriales maduras se caracterizan por un crecimiento del factor trabajo inferior al crecimiento de la población, hasta el punto de provocar problemas graves de desempleo.
3.Las transformaciones en la agricultura 3.1 La modernización de las estructuras de propiedad agraria Otra característica del nuevo marco institucional que configura el capitalismo es la definición y protección del derecho de propiedad y con la libertad económica.
La eliminación de las barreras al derecho de propiedad (finales XVIII- principios del XIX) trataba esencialmente de concentrar todos los derechos sobre la tierra en un propietario individual y liberarlo de cualquier otra obligación.
Implicaba la abolición del régimen feudal y de sus típicos sistemas de apropiación de la tierra.
En el sistema agrario feudal distinguimos tres grandes aspectos: la propiedad de la tierra, las relaciones en torno a la tierra y la organización de la producción. En el siglo XVIII, la mejora de los rendimientos agrarios, y sobre todo el incremento del comercio, ponen en cuestión la conveniencia de mantener el sistema tradicional, que no permitía aprovechar las oportunidades que ofrecían el mercado y las nuevas técnicas. Provocó enfrentamientos entre los partidarios del sistema tradicional, de rendimientos bajos pero seguros y con poco capital, y los partidarios de la economía de mercado, de rendimientos superiores pero más exigente en capital y más discriminatoria.
Los partidarios del cambio consideraban que se tenía que basar en la propiedad absoluta y en la libre disponibilidad de la tierra en tres sentidos: 1. Liquidación de la comunidad de pueblo y desaparición de las constricciones de los open fields.
2. Desaparición de los derechos de propiedad compartidos (entre señores y campesinos que cultivaban las tierras).
3. Abolición de las restricciones a la libre disposición de la propiedad (manos muertas, fideicomisos, etc).
El proceso de modernización empieza en Inglaterra con el proceso de enclosure, que supuso la desaparición de cualquier tipo de propiedad compartida como la tendencia a la gran explotación.
La pugna acabó por liquidar los bienes comunales en todas partes, aunque en momentos diferentes y casi siempre ya en el siglo XIX. Esta redefinición del derecho de propiedad de la tierra supuso la eliminación o la reducción radical de la propiedad comunal y, en la mayor parte de los países católicos europeos, de la propiedad eclesiástica. Se pensaba que la propiedad colectiva era mucho menos eficiente que la individual. La venta de tierras comunales y eclesiásticas podía proporcionar al estado unos ingresos que le eran muy necesarios. La venta se produjo habitualmente por subasta, beneficiando así a los campesinos pudientes y a los burgueses.
Por otra parte, en las tierras con derechos de propiedad compartidos, determinar quién la obtendría causaba conflictos. La situación legal favorecía a los campesinos, quienes exigían la eliminación de las cargas y obligaciones feudales.
En general, en Gran Bretaña, buena parte de la Europa del este y en las regiones meridionales de Italia y de España el derecho de propiedad quedó en gran parte en manos de los antiguos señores feudales, en Francia, Alemania Occidental y en las zonas septentrionales de Italia y de España fueron los campesinos o los burgueses que disponían del derecho de uso y consiguieron la propiedad absoluta.
3.2 Las mejoras en la producción agraria 3.2.1 Mejoras endógenas Las mejoras endógenas son en gran parte el resultado de la difusión de las innovaciones que habíamos señalado al hablar de la revolución agrícola en Gran Bretaña, que empiezan a difundirse por el continente a partir de 1770: introducción de nuevas rotaciones de cultivos, integración de la agricultura y la ganadería, selección de semillas y de animales, y más atención al abono. En el siglo XIX se añadió el drenaje y la corrección de tierras, etc, con un éxito dependiendo de las estructuras, tipo de suelo y del clima.
Lo que marca la diferencia entre la agricultura tradicional y la moderna es la supresión del barbecho. Esto representa un aumento del factor tierra y permite lograr las tres funciones que Kuznet (1973) considera necesaria para hacer un posible crecimiento económico: alimentar una población que cada vez es menos productora directa de alimentos; liberar trabajo y capital a favor de la industria, y ofrecer un mercado para los productos industriales.
High farming- Segunda Revolución Agrícola: a partir del 1830 se difunde por Gran Bretaña. Significó el paso de la agricultura, de una industria extractiva a una industria manufacturera, la empresa agrícola necesitaba adquirir en el mercado una parte importante de los inputs necesarios para el proceso de producción, especialmente productos destinados a mejorar la alimentación animal y el rendimiento de la tierra. Los productos que había que obtener estaban determinados por las oportunidades del mercado. Genera explotaciones integradas que pueden fácilmente cambiar su producción segúna la evolución relativa de los precios de los cereales y de los productos ganaderos.
3.2.2 La incidencia de la Revolución Industrial en la agricultura La agricultura fue favorecida por la RI y la industrialización de varis formas: -abaratamiento del hierro y posteriormente del acero (más y mejores herramientas y maquinaria agrícola) -abonos químicos: se fabrican y se usan en 1840, no tienen incidencia clara hasta después del 1870 -mejora del conocimiento científico y su divulgación y aplicación -la más importante: la mejora de transportes, sobretodo por la construcción de ferrocarriles (reduce el precio) Todo esto posibilita la especialización regional y la disminución de la agricultura de autoabastecimiento.
3.3 El aumento de la producción, los rendimientos y la productividad Incremento importante en la producción, los rendimientos y la productividad en el campo gracias a las mejoras en los cultivos, las rotaciones, los abonos y los instrumentos.
Todos los indicadores parciales disponibles muestran para esta época un crecimiento de la producción en casi todos los sectores y países. La agricultura del siglo XIX fue capaz de alimentar a una población creciente, de la cual una proporción cada vez mayor no era productora directa de alimentos, y evitar al mismo tiempo la escasez y las hambrunas, tan recurrentes en la agricultura tradicional, con la desgraciada excepción del pudrimiento de la patata en Irlanda.
Incluso en países que vieron disminuir su población agraria absoluta se produjo un aumento de la cantidad de tierra cultivada, sobre todo por la disminución del barbecho y por la puesta en cultivo de más tierras.
Tema 5. El proceso de industrialización 1. La difusión del proceso de industrialización: más fábricas, nuevos sectores, más países A lo largo del siglo XIX el crecimiento industriales produce a la vez: 1.
2.
3.
Por la intensificación (crecimiento de las fábricas existentes y creación de nuevas fábricas y plantas industriales) Por extensión de las innovaciones hacia nuevos sectores (lana, seda, acero, papel) Por imitación del proceso de industrialización en otros países Aunque los gobiernos británicos prohibían la exportación de máquinas y la emigración , pronto máquinas y artesanos llegaron a otros países. En muchos casos, la industrialización arraigó lentamente o no lo hizo porque la producción fabril no resultaba competitiva en un contexto de salarios bajos, capital caro y mercado insuficiente.
A lo largo del siglo XIX, el predominio industrial corresponde a Gran Bretaña, es el país pionero y recibe el nombre de: Taller del mundo. Se empiezan a introducir a otros países, pero con maquinaria adquirida en Gran Bretaña y los productos obtenidos solo son competitivos en los mercados interiores de cada país. Gran Bretaña se beneficia de la doble ventaja que implica el dominio del comercio con los países no industrializados y la demanda de maquinaria por parte de los países en vías de industrialización.
Todos los países más avanzados crecen más que Gran Bretaña en el intervalo 1820-1913, solo EE.UU tenía en este último año un PIB por cápita superior al británico.
Principales innovaciones del siglo XIX: factory system, sectores de transporte, siderurgia y la energía.
2. El factory system La fábrica como centro de trabajo es anterior a la RI, pero la hace imprescindible: posibilita la producción masiva, movida por energía externa y con un valor añadido y unos beneficios muy superiores a los de la anterior producción artesana.
Desde el punto de vista social, las principales consecuencias de la generalización de la fábrica como centro de producción son: 1.
2.
Masificación: implica a mucha gente haciendo el mismo trabajo, en general poco o nada especializado Sumisión al ritmo de la máquina: la fábrica obliga al hombre a adaptarse a la regularidad, el ritmo y la disciplina exigida por las máquinas.
Implica la necesidad de invertir capitales en maquinaria y en la construcción de instalaciones a una escala creciente e impensable anteriormente. Exige organizar y controlar la producción, lo que requirió innovaciones logísticas y contables. Obliga nuevas formas de financiación y de organización.
3. Las nuevas formas de organización empresarial La sociedad anónima es una sociedad de capitales, aportados por los socios a través de la compra de acciones. Las acciones otorgan una participación proporcional en la propiedad de la empresa, y por lo tanto en sus beneficios y en la dirección del negocio, aunque este último aspecto solo es efectivo si la parte del capital (paquete de acciones) es lo suficientemente grande. También pueden emitir obligaciones, que son préstamos a interés fijo.
La acumulación de capital que exigía la construcción de líneas ferroviarias o la puesta en marcha de complejos siderúrgicos solo era posible a través de la sociedad anónima.
La constitución de SA no fue libre en Gran Bretaña hasta 1856 y en Alemania hasta 1870, mientras que en Francia en 1867 aún se exigía un permiso del Parlamento.
Por otro lado, a medida que aumenta el tamaño de la empresa se hace también necesario mejorar los instrumentos de información y de control en forma de contabilidades y estadísticas, proporcionando una información simplificada, clara y disponible. A la contabilidad tradicional de ingresos y gastos se añaden la contabilidad de costes y la contabilidad financiera.
La ampliación de los mercados favorecía a las empresas más grandes, que podían aprovechar mejor las economías de escala en la producción y en la velocidad de circulación del capital. Las grandes empresas tuvieron su origen a partir de la reinversión de beneficios, pero básicamente por la agregación de empresas. Las formas más típicas fueron: integración de varias empresas, podía ser vertical u horizontal. Se trata de evitar la competencia. Son procesos más típicos del a época de la Segunda Revolución Tecnológica.
4. La revolución del transporte Pese a las mejoras experimentadas en los vehículos y en la remoción de obstáculos, seguía siendo lento y caro.
Los cambios empiezan antes de la RI, especialmente con la construcción de puentes y la mejora de los caminos principales. El transporte más barato seguía siendo el acuático. La innovación principal fueron los canales. Empezó en Francia en el siglo XVII (canal del Midi) y fue especialmente importante entre 1750 y 1830.
4.1 El ferrocarril El ferrocarril tenía muchas menos restricciones geográficas que los ríos y canales, mucha más capacidad de carga que el transporte en carros o a lomos de animales y una velocidad muy superior a otra alternativa.
El ferrocarril es el resultado de aplicar la máquina de vapor al transporte terrestre. El principal inventor fue George Stephenson, que en 1825 construyó la Rocket, la primera locomotora eficaz en largas distancias. La Rocket ganó el concurso convocado por la línea Manchester-Liverpool (1829), la primera línea de ferrocarril pública y exclusiva por la tracción de vapor. Pronto los países más avanzados (Francia, Bélgica, Alemania y EE.UU) empezaron también a construir líneas de ferrocarril.
Donde el ferrocarril tuvo un desarrollo más rápido fue en EE.UU: en 1840 se habían construido 4.510 km, más que en toda Europa.
Además de su importancia como transporte, el ferrocarril dio lugar a un nuevo sector industrial por su gran demanda de mano de obra y de capitales, como de hierro, carbón y muchos otros productos. Pero sobretodo fue un importante estímulo para la industria mecánica y para el progreso técnico.
La construcción ferroviaria requería la intervención del estado para adjudicar las líneas , también iba más allá, desde la construcción y explotación de algunas líneas hasta la concesión de subvenciones o la fijación del trazado de líneas. En numerosas ocasiones los costes de construcción se dispararon y las expectativas de demanda de transporte n ose vieron satisfechas, de forma que muchas líneas resultaron deficitarias y tuvieron que nacionalizarlas parcial o totalmente.
4.2 La navegación a vapor En la navegación oceánica también empieza la transformación antes de la RI. En 1870, el 87% del tonelaje mundial correspondía aún a barcos de vela, pero veinte años después el vapor ya era predominante.
El vapor primero se impuso a la navegación fluvial, con barcos impulsados mediante ruedas de paletas, el espacio necesario para almacenar el carbón y el peligro de averías o incendios.
Innovaciones para el triunfo de la navegación comercial transoceánica: la hélice (1836), buques de hierro y la máquina de vapor de doble expansión. Posteriormente ganó más seguridad gracias al radiotelégrafo (1896). Y la construcción del canal de Suez (1869), dio el gran impulso a la navegación a vapor.
También en la navegación marítima la supremacía correspondió a Gran Bretaña, hasta la Primera Guerra Mundial poseyó más de un tercio del tonelaje mundial. En 1880 la flota británica era una vez y media mayor que la de EE.UU, cinco veces más grande que la Alemana y seis que la francesa.
5. Hierro y acero Antes de la RI, las máquinas, locomotoras, raíles, buques, puentes, columnas y vigas exigían una cantidad de hierro impensable. El incremento de la producción de hierro fue posible gracias a pequeñas pero importantes mejoras fruto de la experiencia, como la construcción de altos hornos.
Pese el aumento y abaratamiento de la producción de hierro, el aspecto primordial de la siderurgia en el siglo XIX fueron los nuevos métodos de producción de acero. El acero es hierro con una proporción de carbono muy determinada y difícil de obtener, con características de dureza y elasticidad. A partir de mediados del siglo XVIII, una serie de innovaciones lograron a la vez aumentar su producción y abaratar el coste, pero a mediados del siglo XIX seguía siendo un producto muy caro para los usos industriales.
Entre 1850 y 1880 se obtiene un acero de mejor calidad y más constante., es el paso de la primera a la Segunda Revolución Tecnológica. La primera gran innovación fue el convertidor Bessemer (1856). También el sistema Siemens-Martin, se trataba de un horno que obtenía temperaturas mucho más elevadas que los otros. El proceso era más lento que el Bessemer, pero de más calidad, y más caro. En 1879 dos primos ingleses Gilchrist y Thomas encontraron la solución añadiendo cal.
Los nuevos procesos dispararon la producción de acero y abarataron el precio hasta el punto de poder considerarlo un material nuevo, en el sentido de que podía utilizarse para actividades y cantidades que antes resultaban económicamente prohibitivas.
6. La energía La energía hidráulica fue muy importante durante toda la etapa de la RI, en especial cuando la turbina hidráulica (francés Fourneyron 1827) multiplicó por 2,5 su eficiencia. Sin embargo, la energía propia de la RI es la generada por la máquina de vapor. En tan solo 20 años (1840-1860) la potencia instalada se multiplicara en Europa por más de 6 y en EE.UU por 4,5.
También fue importante la energía procedente de gas, obtenido de la destilación de la hulla. Fue utilizada para el alumbrado de fábricas, calles y edificios públicos, y posteriormente como fuente de calor en las casas. Primera aplicación práctica del gas, importante en el siglo XIX: la transmisión de señales a distancia (telégrafo) gracias al código o alfabeto de signos inventado por Morse (1837). Los postes de telégrafo fueron las primeras autopistas de la información y se construyeron los primeros cables submarinos, para facilitar el comercio mundial y la transmisión de noticias.
A partir de 1860 se empieza a utilizar el petróleo.
En el campo de la química, Solvay (1863) aplica a la producción de sosa el procedimiento que lleva su nombre, más barato y más limpio. Surge la química orgánica (tinte artificial).
Por lo tanto, la electricidad, el petróleo y los nuevos productos derivados de la química orgánica, pese a haber surgido durante la etapa de la difusión de la Revolución Industrial, no tienen un efecto transformador sobre la economía hasta la Segunda Revolución Tecnológica.
7. La financiación La plena implantación del factory system y toda la creación de nuevas empresas exigía disponer de capitales en cantidades muy superiores a las habituales en las empresas tradicionales. La RI requería especialmente mucho capital invertido a largo plazo (capital financiero). El incremento de las transacciones exigía también un incremento del crédito comercial. A medida que los países se industrializaban, se hacía necesaria una profunda transformación del sistema financiero.
7.1 La bolsa y la banca Grandes entidades bancarias dedicadas, sobre todo, a proporcionar crédito al estado: Banco de Inglaterra (1697), Banco de San Carlos de Madrid (1782), Banco de Francia (1800). Podían emitir billetes de banco garantizados por este, descontar letras al público y a los banqueros particulares. Posteriormente adquirieron carácter de entidad a la que se dirigen los demás bancos para obtener crédito y acabaron dirigiendo la política bancaria.
La bolsa es muy anterior, pero en el siglo XIX experimentó una evolución importante, se convirtió en un centro de recaudación y negociación del capital necesario para sacar adelante grandes empresas industriales y de servicios.
Las ampliaciones anteriores se hacían, mayoritariamente, reinvirtiendo los beneficios obtenidos.
El instrumento esencial para el capital circulante (compra de materias primas, salarios, crédito de clientes) seguía siendo la letra de cambio (una orden de pago a plazo que podía ser descontada por un banco). En 1826, después de una crisis que provocó la quiebra y desaparición de muchos de estos bancos, se reformó el sistema permitiendo la fundación de otros bancos por acciones (joint stock banks). Así ganaban seguridad, podían captar y conceder crédito en el lugar más adecuado para cada operación. Pero al negarse el Banco de Inglaterra a redescontar letras en los bancos emisores, se vieron forzados a abandonar la emisión de billetes, que en adelante fue un monopolio del Banco de Inglaterra. Resultaban unos bancos mucho más sólidos y con más recursos que los anteriores country banks. Los joint stock banks eran bancos comercials que a menudo renovaban de forma repetida los créditos, con lo cual las empresas podían utilizar este crédito renovado para financiar su capital fijo, a pesar de ser una práctica muy arriesgada.
Los merchant banks eran bancos de negocios, con pocos propietarios, a menudo miembros de una familia, que se dedicaban a grandes operaciones.
En los países del continente también había bancos comerciales por acciones al estilo inglés y bancos de negocios (haute banque en Francia), pero tanto en Alemania como en Francia se crearon la sociedad de crédito, sociedades anónimas que tenían como finalidad principal la creación o la financiación de grandes empresas. Promovían la empresa y aportaban parte de la inversión necesaria, captaban capital colocando entre los ahorradores el resto de acciones y obligaciones. El más importante el Crédit Mobilier francés, de los hermanos Péreire (1852).
En Alemania en 1853 se creo el Darmstädter Bank, imitación del Crédit Mobilier, pero evolucionó muy rápidamente hacia la llamada banca mixta o universal. Actuaban como bancos comerciales (descontar letras y obtener recursos de cuentas corrientes a la vista) y bancos industriales (creación de empresas y participación en su capital).
En Estados Unidos la disputa por las competencias entre los estados y el Gobierno federal impedía la existencia de un banco central, y el sistema estaba formado por merchant banks y por los unit banks (bancos con un solo establecimiento). Tras la Guerra de Secesión (1861-1865) se intentó poner orden. La nueva ordenación bancaria distinguía entre state banks (sometidos a la legislación de cada estado y sin privilegio de emisión) y los national banks (de capital más elevado y sometidos a la legislación federal). Los national banks quedaban encargados de poner en circulación el papel moneda unificado, así cobraban los intereses de la deuda, cuyo capital recuperaban en forma de papel moneda que utilizaban para conceder crédito, con los consiguientes intereses.
El tipo de interés habitual no pasó del 3% anual durante la mayor parte del siglo y en la mayoría de los países.
8. El estado como agente económico: :finanzas públicas, moneda y política comercial La acción del estado en el fomento de la actividad económica se centró esencialmente en el impulso a las infraestructuras. Los estados del siglo XIX actuaron facilitando las expropiaciones, ofreciendo ayudas a la construcción o asegurando una rentabilidad mínima a los inversores privados para construir el ferrocarril. Seguía manteniendo los servicios de seguridad, el ejército y el sistema judicial. La cobertura pública de la enseñanza y la sanidad eran muy deficientes.
Cuando los gastos superaban los ingresos este emitía deuda pública e intentaba colocarla en el interior o en los mercados financieros internacionales, esto afectaba fuertemente a la actividad económica. Si se emitía deuda interior, encarecía el crédito; si emitía deuda externa, tenía que aumentar los impuestos para hacer frente a los intereses. Algunos estados acabaron gravemente endeudados, a causa de políticas encaminada a gravar poco el capital, de manera que las clases acomodadas se veían favorecidas por un doble beneficio en contra del bien común: quedaban libres de impuestos y la compra de deuda pública les proporcionaba unos ingresos seguros.
Otra actuación del estado: la legislación mercantil. Regula las relaciones comerciales entre particulares y empresas y el régimen interno de las sociedades. Ejemplo: la libertad de creación y la regulación de sociedades anónimas.
También fijaba la unidad monetaria de curso legal (de oro o de plata) y mantenía una normativa estricta sobre la emisión de billetes por parte de los bancos autorizados. El tipo de patrón monetario adoptado, el mantenimiento del valor de la moneda y la convertibilidad o no de los billetes eran decisiones que podían afectar en gran medida a la marcha de la economía de un país.
El régimen comercial exterior es el conjunto de normas que regulan las importaciones de mercancías extranjeras. El estado puede prohibir la importación o imponer aranceles para autorizar su entrada al país. Finalidad del arancel: proporcionar ingresos al estado y favorecer a los productores interiores elevando los precios de los bienes importados. El proteccionismo perjudica a los consumidores, que se ven obligados a comprar más caros los productos pero ayuda al mantenimiento de actividades económicas que no podrían competir con los productos de países extranjeros.
9. Los círculos de difusión de la Revolución industrial La adopción de los procesos industriales solo fue comparativamente fácil en los países que disponían de una dotación de factores y de capital humano y de un sistema de valores parecidos a los británicos, además de un mercado potencial suficiente. Estos países forman el primer círculo de difusión de la RI, en la que se inició y consolidó a partir de 1830: Bélgica, Francia, Alemania, Suiza y EE.UU.
Segundo círculo de difusión: aparece a partir de 1870 y comprende el resto de Europa, desde Escandinavia hasta el Mediterráneo, pasando por Rusia y también se añade Japón.
9.1 El primer círculo: Europa noroccidental y América del Norte Características comunes de los países del primer círculo de industrialización: 1.
2.
3.
Seguimiento relativamente rápido de los procesos de la RI y de las innovaciones aparecidas a lo largo del siglo XIX (mayoritariamente británicas).
Crecimiento que más que triplica el PIB per cápita entre 1820 y 1913.
En la primera etapa, el crecimiento se basa en: la rápida construcción de la red ferroviaria, la importancia del sector textil y la producción de hierro, acero y maquinaria, así como en la exportación de algunos de estos productos.
Diferencias: -En Francia y Suiza se industrializan aplicando las innovaciones a la anterior estructura protoindustrial, la habilidad y los conocimientos de los obreros son una base importante.
-Gran Bretaña y Bélgica participan poco en la Segunda Revolución Tecnológica -Alemania y EE.UU tienen ventaja con la producción de acero y las innovaciones de la Segunda R. Tecnológica.
9.2 El segundo círculo de difusión de la Revolución Industrial Hacia 1870, todos estos países habían iniciado procesos de industrialización y disponían de una red de ferrocarril más o menos extensa y más o menos útil con vistas al desarrollo económico, pero seguían siendo economías básicamente agrícolas, con una débil capacidad de crecimiento.
Factores del poco éxito: sistemas sociales tradicionales, fuerte peso de propietarios agrarios, falta de mercados, grado bajo de educación y de capacitación, escasez de materias primas y energéticas.
Hay que distinguir los países que no se habían industrializado por la falta de materias primas básicas (hierro y carbón) y los que no lo habían hecho por falta de mercado. Los primeros consiguieron industrializarse antes de la Primera Guerra Mundial.
Los países del centro-norte de Europa, eran cercanos a los grandes mercados demandantes y capaces de ofrecer productos primarios con poca competencia internacional.
Los países situados en el Mediterráneo y en Europa del este, su riqueza se basaba en la propiedad de la tierra, a través de las rentas agrícolas o a la venta de productos primarios al exterior. Al principio la división internacional del trabajo proporcionaba una oportunidad de crecimiento muy atractiva por varias razones.
Este modelo empezó a ser cuestionado en 1860, por tres razones: 1.
2.
3.
El cambio en la tasa de intercambio, que pasó a ser favorable a los productos industriales El crecimiento demográfico, resultaba difícil de absorber por las economías basadas en el sector primario La llegada de cereales de ultramar, a precios sin competencia posible, acabó por hacer caer el espejismo del crecimiento mediante la división internacional del trabajo.
En 1870, Holanda y los países escandinavos, no habían podido participar en la Primera R.I por la desventaja comparativa que representaba para ellos la escasez de carbón o de hierro. A partir de 1870, estos países se industrializaron rápidamente gracias a: 1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
La explotación de materias primas con una demanda creciente en los mercados internacionales La especialización en la manipulación industrial de materias primas locales que antes se exportaban en bruto (productos ganaderos en Dinamarca, hierro y pasta de papel en Suecia, conservas de pescado en Noruega) o de materias primas coloniales (azúcar y tabaco en Holanda).
La apertura al mercado mundial y el mantenimiento de políticas librecambistas y el aprovechamiento de los procesos de transferencia tecnológica.
Proximidad a mercados con una fuerte demanda.
Incremento y mejora de transporte Disponibilidad de capital extranjero Consolidación de la industrialización gracias a las nuevas fuentes y formas de energía y los nuevos procesos industriales de la Segunda Revolución Tecnológica.
La evolución de estos países se vio también muy influida por las decisiones gubernamentales, en dos aspectos: la adopción de políticas económicas librecambistas, que significaban la aceptación de la división internacional del trabajo (Italia hasta los años 60), y el impulso directo del estado a la industrialización (Rusia y Japón).
Tema 6. El surgimiento de la economía internacional 1. La integración de los mercados de productos y de factores de producción La finalidad de las economías industriales es producir para vender, hacía dependientes del comercio, tanto interior como internacional. Cuanto más avanzada es una economía industrial, mayor es su dependencia del comercio exterior. Las relaciones comerciales incluían cada vez a más países y más productos, podemos hablar de la aparición de una economía internacional en el sentido de que los países dependían cada vez más de los intercambios con el exterior.
El resultado fue el surgimiento de una economía internacional centrada en Europa y en beneficio de Europa, principalmente por tres razones: el mayor valor añadido de los bienes industriales; la liquidación de las manufactures tradicionales, que no pueden competir con los productos industriales y el incremento de la dependencia del resto del mundo respecto a los países industrializados.
1.1 El crecimiento del comercio El crecimiento del comercio es a la vez consecuencia y factor del desarrollo técnico y económico que representa la RI y su difusión. El desarrollo provoca la especialización y porque en una economía especializada cada persona, sector o país necesita intercambiar más cosas con los otros. La industrialización pone a disposición del comercio medios de transporte mucho más eficaces y baratos, que amplían las áreas de mercado.
El aumento de los intercambios permite una mejor asignación de los recursos económicos y una mayor eficiencia, conseguida a través de la especialización y la difusión de la tecnología industrial. Es un ciclo virtuoso: la especialización provoca la expansión del comercio, que a su vez hace posible una mayor especialización.
El comercio, tanto interior como exterior, se basa en la carencia de un bien o en la posibilidad de obtenerlo a precios inferiores de los resultantes de producirlo personalmente o de adquirirlo en el mercado local.
1.2 Características del comercio internacional Principales características del comercio internacional (1815-1913): 1.
2.
3.
4.
Crecimiento enorme: fue muy superior tanto al aumento de la población como al crecimiento de la producción Crecimiento muy desigual en cuanto a la participación en el comercio internacional tanto de los diversos países como de los diferentes productos Predominio de Europa sobre el comercio mundial Mayor separación entre las áreas que ofrecen productos primarios y las que ofrecen productos industriales A mediados del siglo XIX, Europa representaba una cuarta parte de la población mundial, pero su comercio alcanzaba el 70%. A finales del siglo XIX, dos terceras partes de las relaciones comerciales de América Latina se hacían con Europa y el porcentaje todavía era más elevado en los casos de Asia y África.
2. Evolución del comercio y políticas comerciales El comercio favorece a todos aquellos que toman parte en él pero el crecimiento que genera no es simétrico, sino que beneficia a algunos competidores más que a otros. En los países participantes la competencia de los productos extranjeros puede arruinar la producción propia y crear dificultades económicas a través del déficit de la balanza comercial.
En la práctica la transferencia de desplazar factores de producción obsoletos hacia productos en los que el país tenga ventaja competitiva, no siempre es posible o fácil. Por esta razón, las políticas gubernamentales oscilan entre el aprovechamiento de los beneficios de la libertad de comercio (librecambismo) y los intentos de preservar la producción propia encareciendo la entrada de productos extranjeros (proteccionismo).
La conjunción de la evolución de la producción y de las políticas económicas impuestas hace que se distingan 4 grandes etapas en el crecimiento comercial del siglo XIX. No son totalmente coincidentes, son bastantes similares e interrelacionadas para permitir una explicación conjunta.
2.1 Crecimiento comercial y avance del librecambismo PRIMERA FASE: 1815-1847: expansión comercial moderada y políticas económicas proteccionistas e incluso prohibicionistas, siguiendo la tradición mercantilista. El crecimiento se debe a la recuperación tras las guerras, el crecimiento de la población, la difusión de productos y maquinaria de la RI y el inicio de las mejoras en el transporte.
SEGUNDA FASE: 1847-1868: tasas de crecimiento acumulativo superiores al 5% anual. A causa de la demanda de materias primas industriales y a la oferta de productos manufacturados; a la construcción de líneas ferroviarias; a la división internacional del trabajo y al aumento de las disponibilidades de moneda (a causa de descubrir oro en California i Australia).
Pese a que el gran momento librecambista no llegó hasta 1860, con el Tratado de Cobden-Chevalier entre Gran Bretaña y Francia, muchos países había ido rebajando sus tarifas y las potencias industriales habían forzado la apertura comercial del Imperio turco, China y Japón.
La imposición del librecambismo no fue fácil, ya que los derechos de aduana constituían una parte de los ingresos estatales. En la difusión desempeño un papel importante la llamada cláusula de nación más favorecida, en la que un país concedía a otro una rebaja automática de los aranceles pactados si un tercer país obtenía una tarifa más baja.
2.2 La depresión del último cuarto del siglo y el inicio del nacionalismo económico - TERCERA FASE: 1868-1896: tasas de crecimiento del comercio menores que en la segunda etapa, a causa de: la madurez de las industrias nacionales, que permitían ahorrar compras al exterior el fin del gran boom de construcción de líneas ferroviarias las dificultades de muchos países monoexportadores primarios, cuyas tasas de intercambio eran cada vez más desfavorables depresión económica (1873-1895) implica la caída del poder de compra de una parte importante de la población sustitución de políticas de crecimiento alternativo por políticas de industrialización protegida, primer paso hacia un retorno general al proteccionismo *1873-1895: crecimiento desacelerado en las economías capitalistas a causa de la sobreproducción que se tradujo en una crisis financiera. Se inició un circulo vicioso: aumento del paro- caída de los salarios- disminución de la demanda- quiebra de más empresas.
La industria de siderurgia sufre una gran crisis cuando las empresas constructoras de líneas ferroviarias estaban casi “todas” construidas; en 1873 los precios bajaron un 60% en Gran Bretaña, en Alemania la producción cayó más de un 20% y los precios un 37%.
El mundo agrario europeo resultó muy empobrecido porque la importación de cereales de ultramar que llegaban a Europa tenían un precio inferior al Europeo, los avances en transporte permitieron reducir el coste .
La crisis financiera se inició en la caída de la Bolsa de Viena en 1873 que se contagió al resto de bolsas y provocó la quiebra de una gran cantidad de bancos y de compañías ferroviarias. En el fondo había una gran cantidad de dinero pero no había ofertas para invertir con éxito asegurado y se invertía en empresas de alto riesgo, a menudo relacionas con el estado, principalmente a través de la construcción de líneas ferroviarias. Se ha denominado: el mito del ferrocarril, la falsa idea de que el ferrocarril provoca el crecimiento económico, cuando solo puede impulsar el crecimiento existente.
Resultado: acumulación de capital invertido en líneas deficitarias, a menudo pagadas con emisiones de deuda pública. La caída de los valores ferroviarios y de los títulos de deuda pública, cuyos intereses muchas veces no se pagaban, provocó el descenso de las cotizaciones en la bolsa e hizo tambalear el sistema financiera mundial.
Para salir de la crisis se intentaron dos caminos: la defensa de la producción nacional a través del proteccionismo y el progreso técnico. El progreso técnico era la salida verdadera, pero más lenta. Este proteccionismo del siglo XIX fue muy distinto del anterior. Los aranceles no eran tan elevado, pero era un proteccionismo global que afectaba al mismo tiempo a la producción industrial y agrícola, y era mucho más selectivo, que tendía a privilegiar las relaciones comerciales entre los países firmantes, que se hacían concesiones mutuas en las tarifas de importación.
Este proteccionismo se transformó en nacionalismo económico, no se trataba de defender la producción propia de la competencia extranjera, sino de poner la fuerza del estado al servicio del capitalismo nacional (capitalismo monopolista de estado). Las empresas, para obtener más beneficios ante el proteccionismo, se organizan a escala mundial: -primero, la solución es crear filiales en los diferentes países, con socios autóctonos, lo que se importa no son productos sino capital, técnicas y técnicos.
1.
2.
CUARTA FASE: a partir de 1896: recuperación de las tasas de crecimiento y un nuevo incremento del comercio internacional, que se atribuye a la superación de la depresión, en dos aspectos: la recuperación del poder de compra interior, gracias a las rentas agrarias y el aumento de los intercambios provocado por la difusión de los nuevos productos, fruto de la Segunda Revolución tecnológica.
La aportación del buen funcionamiento del sistema de pagos internacional; la mejora en las comunicaciones sobre todo marítimas; la ventaja que para las transacciones comerciales supuso el telégrafo, y la expansión colonial que aportaba productos comerciales y demandaba maquinaria y manufacturas.
Las políticas económicas se mantenían proteccionistas, pero gracias a estas condiciones no hubo obstáculo para el crecimiento de los intercambios comerciales.
1.
2.
3.
Desde el punto de vista de la política comercial, la visión que hemos dado es válida para Europa. Estados Unidos tuvo sus ritmos propios. Esquematizando al máximo, se distinguen 3 etapas: Fuertemente proteccionista, hasta 1833 Cierta apertura, que sería excesivo denominar librecambista, de 1833-1861 Seguida de un nuevo proteccionismo hasta la Primera Guerra Mundial La etapa librecambista significa un paréntesis que sirvió para mostrar rápidamente que solo favorecía a los más fuertes y dificultaba la industrialización y el crecimiento económico de los países atrasados.
La división internacional del trabajo solo es útil a los países no industrializados si disponen de productos primarios imprescindibles o de difícil sustitución.
3. Los movimientos internacionales de factores de producción 3.1 La gran emigración europea Como mínimo 44 millones de personas abandonaron Europa hacia el resto de continentes a lo largo del siglo que va de 1815 a 1914. La gran emigración del siglo XIX europeizó gran parte del mundo.
3.1.1 Volumen, origen y destino de la emigración La diferencia entre las salidas de Europa (43,6 millones) y las llegadas a los demás continentes (51,54 millones) se explican por la emigración clandestina y la procedente de fuera de Europa.
1821-1850: el número de emigrantes anuales fue de unes 100.000. Tres cuartas partes era británica y una cuarta parte alemana, su destino era Estados Unidos para las dos terceras partes y las colonias británicas para una cuarta parte.
1850-1880: 270.000 emigrantes anuales. La procedencia principal sigue siendo inglesa y alemana en más de un 80%, pero la participación británica desciende al 57% y empieza a apuntar la emigración del este de Europa y de los países del sur. Dos terceras partes de la emigración siguen dirigiéndose a EE.UU.
1881-1915: 900.000 emigrantes anuales. Más de la mitad de emigración proviene del este y del sur de Europa. La emigración anual británica aumenta más de un 60%, pero su porcentaje sobre la emigración total desciende a menos de la mitad, y la emigración alemana decae hasta ser porcentualmente residual (7%). La emigración italiana prácticamente iguala la inglesa. En los destinos: la proporción que va a EE.UU baja ligeramente, pero continúa siendo el 60% de la emigración total. A favor de Brasil y Argentina, mientras que las colonias británicas se mantienen.
La primera gran oleada de emigración a EE.UU se produjo en 1844-1854 y supuso añadir un 15% a la población existente. La mayoría de los recién llegados eran irlandeses que huían del hambre provocado por el pudrimiento de la patata.
Una segunda oleada importante de emigración, tanto británica como alemana, coincide con la Guerra de Secesión.
Junto con la emigración europea hubo una emigración forzada africana: a pesar de la prohibición del comercio de esclavos, este se siguió practicando teniendo como destino los estados del sur de EE.UU, las colonias españolas del Caribe y Brasil. En la emigración asiática, no tubo para los países de origen la importancia de la europea, debido a que su porcentaje sobre la población india o china era muy bajo.
3.1.2 Causas y consecuencias de la emigración Las causas de la emigración europea responden a mecanismos de expulsión y atracción La expulsión, como consecuencia de guerras o persecuciones, pero su importancia es pequeña frente a la expulsión económica: campesinos sin tierra o obreros sin trabajo como resultado de la conjunción de dos fenómenos: el crecimiento demográfico y el cambio tecnológico.
La expulsión es el aspecto pasivo de la emigración: una masa dispuesta a emigrar, pero lo que hace tomar la decisión de irse, el factor activo, es la atracción, la esperanza de una vida mejor. Los emigrantes no son gente pobre, son gente empobrecida, con capacidad para reunir ahorros que les permitan pagar el pasaje y realizar unos mínimos gastos de establecimiento en el país de destino.
Un factor importante de emigración es siempre la atracción de los primeros emigrantes, proclives a explicar más los beneficios que los problemas de su nueva situación y que animan a parientes y amigos a reencontrarse, adelantándoles a menudo el coste de viaje. Esta atracción aumenta cuando en EE.UU, Brasil y Argentina concedieron tierras y ayudas; también abarataron el transporte, desaparecieron barreras legales....
El resultado de la emigración es el paso de zonas con más oferta que demanda de trabajo (paro elevado y rentas bajas) a zonas con más demanda que oferta de trabajo (sin paro considerable y con rentas elevadas).
Consecuencias de la emigración: -Para Europa los efectos principales fueron la disminución del a presión sobre la tierra y las remesas de los emigrantes.
-Permitió también una mejora de los salarios industriales y de la economía en general -En los países de inmigración, posibilidad de explotación de tierra y de inversión de capitales, disponiendo de mando de obra suficiente.
Pero un exceso de inmigración puede provocar un retroceso relativo de los salarios de los trabajadores no especializados. En EE.UU a partir de 1880 y en Argentina y Brasil, en el momento de máxima emigración, los salarios no especializados se estancan. Esto produjo quejas y disturbios contra los últimos en llegar o contra los grupos étnicos dispuestos a trabajar por sueldos más bajos.
3.2 Los movimientos internacionales de capitales Antes de mediados del siglo XIX la inversión exterior empezó a aumentar fuertemente como consecuencia de la acumulación de ahorro que buscaba unos beneficios más elevados y más seguros, la creación o el desarrollo de instituciones y mercados financieros especializados y, por otra parte, la demanda de capitales para la construcción de las redes ferroviarias y la creación de compañías mineras. Un segundo empuje lo representaron las obras y los servicios públicos. Después de 1870 se añadió la inversión en empresas privadas. Por lo tanto, puede decirse que en todo el siglo los dos determinantes principales de la inversión exterior de capitales fueron la urbanización y el progreso técnico.
Tanto en la forma como en la periodización, la inversión internacional de capitales es comparable a la gran emigración europea: está sujeta a los mismos impulsos de atracción y expulsión y se ve igualmente facilitada por la mejora del transporte y las comunicaciones.
El capital exportado se calcula en unos 9.550 millones de libras. Casi la mitad de este capital (4.107 millones, 43%) procedía de Gran Bretaña, y un 22% de Francia. El destino de capital fue sobre todo Europa y América del Norte (51%), seguidos de América latina, Asia, África y Oceanía. Destino en Europa: deuda pública y ferrocarril; destino fuera de Europa: colonias británicas.
Consecuencias para los países exportadores: permitieron grandes negocios, pero también hubo muchas empresas fracasadas y muchos países no pagaron con regularidad su deuda pública, y la discusión sobre la mayor utilidad social dela inversión interior de capital.
Consecuencias para los países receptores de capitales: la inversión exterior permitió la creación de líneas ferroviarias, explotaciones mineras y empresas industriales. Los peores resultados correspondieron a los países importadores de capital en forma de deuda pública cuando fue invertido en empresas que no resultaron rentables o en actividades militares o de ostentación.
En general la inversión internacional de capitales tuvo resultados claramente positivos, solo en algunos países receptores la importación de capitales fue un motor para el desarrollo; para otros países significó un aumento de la carga impositiva y de la dependencia exterior y un obstáculo para el desarrollo, dado que el peso de la deuda no posibilitaba las necesarios inversiones públicas.
4. Las economías sometidas Los países industrializados crearon mecanismos de dominación directa o indirecta sobre el resto del mundo, sin reparos para recurrir a la fuerza en caso necesario.
Hasta mediados del siglo XIX el mundo colonial se reducía a colonias de poblamiento, con predominio de la población blanca, colonias comerciales y enclaves costeros. A principios del siglo el colonialismo era un fenómeno en retroceso, sin embargo, los países industrializados hicieron valer su superioridad para imponer su predominio al resta del mundo y este predominio representó la formación de nuevas colonias.
Colonias informales: dominados, aunque formalmente independientes, a causa de la penetración del capitalismo mediante el comercio.
Imperialismo: dominio de los países industrializados sobre el resto del mundo.
4.1 Las colonias antiguas Las formas de explotación eran distintas en las zonas donde la producción estaba asegurada por los europeos y en aquellas otras donde estos solo participaban en el comercio.
4.1.1 Las nuevas Europas Las nuevas Europas o colonias de población europea más características son: Canadá, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. Son colonias británicas con predominio de población metropolitana, que disponía del poder político y económico en el territorio, mientras que la anterior población indígena era rechazada hacia el interior o aniquilada.
Disponían de grandes extensiones y importantes riquezas mineras. La mejora de transportes y descenso de los fletes favorecieron la producción y la comercialización de bienes con fuerte demanda internacional, mediante la atracción de capitales y de mano de obra de la metrópolis. La elevada productividad generó una renta per cápita elevada, efecto tanto de la productividad como de una política de restricción de la emigración.
Canadá empezó exportando pieles y madera, posteriormente, se unió a la exportación de cereales y empezó un cierto proceso de industrialización.
Sudáfrica empezó exportando vino y después lana, pero su crecimiento recae en la riqueza minera.
Las exportaciones de Nueva Zelanda dependen del oro y de la ganadería, con mayor dedicación a la carne y los lacticíneos que a la lana.
4.1.2 La India, colonia paradigmática La East Indian Company tenía la concesión de la explotación de las posesiones británicas en la India. Hasta 1813 no perdió el monopolio comercial, aunque conservó la administración hasta 1857, cuando las revueltas impulsaron a la Corona británica a encargarse directamente de la colonia. La causa de las revueltas era el aniquilamiento de la manufactura de algodón tradicional: a principios del siglo XIX la India era el principal productor mundial de tejidos de algodón. En 1813 las explotaciones indias como mínimo duplicaban a las inglesas. Pero en 1835 las exportaciones indias habían quedado reducidas a una cuarta parte, mientras que las británicas se habían multiplicado por más de seis. La India fue claramente empujada al subdesarrollo.
A partir de 1857, bajo la administración de la Corona, se hicieron inversiones en ferrocarriles para mejorar las comunicaciones y provocar una apertura del territorio al comercio internacional. Se crearon importantes regadíos pero dedicados a productos de exportación mientras que la producción de alimentos resultaba insuficiente para satisfacer las necesidades de una población creciente. El canal de Suez (1869) que unía Londres y la India acentuó más el intercambio comercial en favor de la metrópolis. A finales del siglo XIX la India resultaba vital para la economía británica, sobretodo por sus impuestos (Home Charges), los pagos exigidos a la India a cambio del privilegio de ser administrada por Gran Bretaña. Se calcularon de forma que los ingresos tributarios de la India permitieran compensar el saldo negativo del comercio británico.
4.2 Las economías dominadas El Imperio turco, Persia, China y Japón fueron forzados a abrirse al comercio europeo mediante tratados comerciales desfavorables o no deseados, a menudo firmados bajo presión militar.
La Guerra del Opio (1839-1842): en nombre de la libertad de comercio, los ingleses obtuvieron la libre exportación de esta droga China y la cesión de la isla de Hong Kong.
Tras la rebelión de los bóxers (1900-1901): China estuvo a punto de desaparecer, repartida entre Gran Bretaña, EE.UU, Francia, Alemania, Rusia y Japón.
Colonias informales: Muchos países del centro y sur de América formalmente independientes se encontraban mediatizados política y económicamente por una potencia exterior, que podía intervenir militarmente para asegurar la presencia en el poder de partidarios suyos. Sus economías no lograron un crecimiento autosostenido, ya que el sector exportador no tenía peso suficiente para provocar un crecimiento del conjunto del país a larga plazo y que los productos obtenidos resultaban poco remunerativos. Pero en gran parte, porque la producción para la exportación o bien su comercialización estaban en manos de compañías extranjeras, estrechamente vinculadas a los dirigentes del país.
4.3 El reparto colonial del mundo En vísperas de la Primera Guerra Mundial, diez países controlaban la mayor parte del mundo.
El punto de arranque de la ocupación colonial fue en la conferencia de Berlín de 1885, en la que se acordó que toda potencia establecida en una costa podía avanzar hacia el interior hasta que encontrara un establecimiento de otra potencia colonial. Se daba el pistoletazo de salida a la carrera de la colonización, especialmente entre franceses e ingleses en África; las mismas más EE.UU y Holanda en Oceanía, y Japón en las costas norte asiáticas del Pacífico.
El dominio se llevo a cabo mediante la sujeción de la población indígena por medio del ejército y la administración.
El imperialismo empieza en Europa con el dominio de unos estados sobre pueblos sometidos: el imperialismo colonial surge a imitación de los imperialismos ruso, austríaco, alemán o turco. Los países industrializados disponían de una superioridad absoluta que les permitía ocupar y dominar extensos territorios.
¿Porqué los países industrializados ocuparon el resto del mundo en el siglo XIX-XX? Por factores económicos y políticos. Los factores económicos parecen más decisivos. El miedo a quedarse atrás en el dominio de puntos estratégicos y el prestigio popular que se podía obtener de las conquistas coloniales, como la satisfacción de grupos de presión tan importantes como el ejército y la iglesia. De forma secundaria, la obtención de tierras donde asentar población excedente de la metrópolis.
Las razones de carrera por el dominio las encontramos en los descubrimientos de diamantes y de oro (California, Australia, Sudáfrica) y en la competencia creciente entre los países industrializados, debida al exceso de producción y la escasez de la demanda como consecuencia dela depresión económica (1873-1895).
Que los imperios coloniales fueran políticamente innecesarios y no aportaran beneficios al conjunto de la sociedad no significa que no beneficiaran a nadie. El mantenimiento de la mayor parte de las colonias costaba dinero al estado, pero beneficiaba a los particulares y a las compañías explotadoras, así como a determinados grupos en la metrópolis, inversores, los relacionados con el comercio colonial, la iglesia, los militares y los fabricantes de armas o de uniformes.
La superioridad económica había extendido por los países europeos un sentimiento racista de superioridad que hacía que una parte importante de la sociedad defendiera la supuesta acción civilizadora del dominio colonial, es decir, la mundialización de las creencias y formas de organización europeas, desde el capitalismo hasta la religión.
Tema 7. El sistema internacional de pagos: el patrón oro 1. Moneda y medios de pago Moneda o dinero es cualquier medio de cambio generalmente aceptado por el público. La moneda es intrínsecamente una unidad de valor que permite comprar cualquier cosa respecto a las demás. Esta unidad de valor se suele materializar en una moneda concreta, que sirve como medio de pago y también como forma de ahorro. Hay que distinguir entre el concepto de moneda, unidad de valor, y su materialización, la moneda o el dinero concreto.
Dinero y moneda son sinónimos, pero con matices diferenciales: hablamos de la moneda de un país, pero decimos que una persona no tiene dinero o que solo tiene unas pocas monedas.
Hay dos formas de moneda: de cuenta y efectiva: La moneda de cuenta indica una unidad de valor sin contrapartida física: es una expresión de valor.
La moneda efectiva es la que tiene una contrapartida física. Puede ser real y fiduciaria. Moneda real es aquella que contiene el valor que representa, al llevar incorporado su valor es aceptada internacionalmente. Para que sea aceptable, una moneda tiene que ser permanente, portátil, divisible y difícil de falsificar. La moneda fiduciaria se acepta por un valor superior a su valor material. Puede funcionar como moneda secundaria de una moneda real o bien como moneda única. Como moneda única funcionó durante la Primera Guerra Mundial.
El billete de banco o papel moneda era conocida desde el siglo XVII, aunque no adquirió importancia hasta el siglo XIX, cuando la existencia de bancos más seguros y la escasez de moneda contribuyeron a su difusión. El factor principal fue la concesión a los bancos centrales del monopolio de emisión y con ella la garantía de la convertibilidad de los billetes por parte del estado. Tampoco adquirió importancia hasta el siglo XIX la cuenta corriente bancaria o depósitos a la vista.
Los bancos conceden crédito con el dinero de sus clientes, dinero que está a disposición de estos y, a la vez, de los que obtienen el crédito. Los bancos emiten papel moneda o conceden crédito por encima de su encaje basándose en el principio de la reserva fraccional: solo se dispone en caja una parte del capital exigible porque los acreedores no pedirán a la vez la liquidación de sus cuentas.
Para los tres países principales (EE.UU, Gran Bretaña y Francia) entre 1815-1913, la oferta monetaria se multiplicó casi por 20, la oferta metálica solo por 4, los billetes de banco por 14 y los depósitos a la vista por más de 50. En vísperas de la Primera Guerra mundial la suma del oro y la plata no alcanzaba el 15%.
Sus consecuencias: caída de los precios, encarecimiento del crédito y disminución de la actividad económica.
2. Sistemas y patrones monetarios Sistema monetario: forma de organizar la moneda dentro de un país o internacionalmente. En la época preindustrial el sistema era muy flexible, pero también extremadamente complejo y requería la existencia de especialistas en la apreciación de cada moneda (cambistas).
Esto cambió en el siglo XIX cuando los diversos países fijaron por ley el contenido metálico de la moneda o monedas patrones. El resultado fue la existencia de sistemas con patrón monetario monometálico (oro o plata) o bimetálico (oro y plata), pero también de sistemas monetarios fiduciarios (sin patrón).
Los sistemas monometálicos son más sencillos, pero muchos países tenían sistemas bimetálicos porque tienen la ventaja de ser más versátiles. Permiten disponer de monedas de oro para los pagos importantes y de monedas de plata para los gastos pequeños.
La escasez de sistemas monometálicos se puede superar con un patrón oro completado con una moneda fiduciaria de palta. Pero la moneda fiduciaria estimula la falsificación porque la diferencia entre su valor facial y su valor real permite una ganancia importante para los falsificadores. Esta solución no fue posible hasta la introducción de la prensa de vapor, que permitía hacer monedas perfectas, difícilmente falsificables.
Agio: fenómenos de especulación en los cambios de las monedas, la moneda infravalorada legalmente (vale menos que el precio del metal que contiene) tiende a desaparecer porque la moneda mala expulsa ala buena.
Agiotaje o arbitraje: se hacía en los mercados internacionales, comprando con moneda del metal infravalorado, moneda extranjera del metal sobrevalorado y repitiendo la operación a la inversa.
Condiciones que deben cumplir los sistemas con patrón: -deben tener libertad de circulación y de comercio -tiene que tener convertibilidad total, de lingote a moneda o a billete y viceversa -debe tener fuerza liberadora ilimitada, que obliga tanto a los particulares como al estado a aceptar los pagos efectuados con la moneda patrón Los sistemas bimetálicos se abandonaron a partir de 1870, cuando el abaratamiento de la plata produjo un desajuste fuerte y rápido de la ratio y al mismo tiempo, la expansión del dinero bancario permitía disponer de una oferta monetaria suficiente.
2.1 El patrón oro A partir de 1870 las principales potencias comerciales abandonaron rápidamente los patrones bimetálicos y se pasaron al patrón oro, lo que facilitó la creación y el funcionamiento de un sistema monetario internacional de pagos de patrón oro. Solo las principales potencias (GB, Francia, Alemania y EE.UU) adoptaron el patrón oro puro, es decir, tanto la circulación interior como las reservas estaban formadas básicamente por oro, y el papel moneda era libremente convertible en oro. En los demás países, no eran básicamente en oro o las reserves consistían en divisas o monedas de reserva (monedas extranjeras convertibles en oro).
Causas del abandono de los patrones plata: - - Descubrimiento de nuevas minas de plata a partir de 1859 y la adopción del procedimiento electrolítico de refinado de la plata, abarataron mucho este material. Resultaba que entre el valor monetario y el valor de mercado se producía un desajuste creciente y de un nivel superior al que había antes de 1870. Se empezó a empobrecer el patrón metálico emitiendo monedas de plata de valores pequeños, de modo que circulaban simultáneamente monedas de plata reales, de denominación alta, y otras, de denominación baja, fiduciarias.
El pistoletazo de salida lo dio Alemania (1871) aprovechando la fuerte indemnización de guerra que Francia pagó a Alemania. Alemania se transformó en imperio (Segundo Reich) y quiso señalar el cambio substituyendo la antigua moneda de plata por una nueva moneda de oro, el marco. Vendieron la plata al mercado internacional y hundió más el precio de la plata, de modo que los demás países se apresuraron a pasar al patrón oro.
Patrones monetarios en 1870 y año de adopción del patrón dólar Patrón oro Patrón plata Inglaterra Alemania (1871) Portugal Países escandinavos (1873) Japón (1886) Imperio austríaco (1892) India (1897) Rusia (1897) México (1904) China Patrón bimetálico Francia (1878) Bélgica (1878) Suiza (1878) Italia (1878) Grecia (1878) Estados Unidos (1879) Holanda (1901) 3. La construcción de un sistema internacional de pagos Cualquier sistema internacional de pagos se basa en tres principios: 1.
2.
El traslado de dinero no es imprescindible, se puede pagar mediante compensaciones Las compensaciones son más fáciles cuanta más gente y más plazas hay involucradas 3.
El sistema ideal es el que dispone de un centro de clearing (compensación) y opera con monedas de valor fijo Ventajas de los pagos mediante compensación: para los particulares, el ahorro del coste del transporte de la moneda y la disminución del riesgo de pérdida; para el conjunto de la economía, una mayor disponibilidad de moneda. Se evita una disminución en la oferta monetaria metálica y en la caja de los deudores. El mantenimiento de la oferta monetaria permite huir del encarecimiento del crédito y la deflación y aleja la tentación de que un país adopte medidas proteccionistas y restrictivas con el comercio.
3.1 La letra de cambio La letra de cambio ha sido la principal forma de pago a distancia y de traslado de capitales hasta el establecimiento de las transferencias mediante ordenadores, en la época reciente. El crecimiento y la complejidad de los intercambios en el siglo XIX exigieron una organización mucho más perfeccionada, así surgió una red jerarquizada de plazas financieras, con centro en Londres, que permitía cobrar una letra girada desde cualquier lugar del mundo a cualquier otro.
La letra de cambio era el instrumento idóneo para facilitar los pagos y cobros con la mayor rapidez y el menor coste posible. El banco cobra y paga las letras a favor y contra el cliente, y le concede un crédito o un descubierto hasta una cantidad determinada.
El acreedor lleva la letra al banco, que la descuenta (adelanta la cantidad que figura en la letra menos un descuento que varía según el plazo de vencimiento de la letra y la plaza y moneda de cobro). Si la letra va girada contra una plaza financiera lejana, el banco endosa la letra a otro banco, operación que se puede repetir las veces que sean necesario hasta que la letra llegue a su destino.
El negocio radica en la cotización aplicada a la moneda en la que se entrega la letra. La cotización de las monedas oscila dentro de la denominada banda de arbitraje, limitada por los puntos del oro (cotizaciones a partir de las cuales resulta preferible pagar o cobrar en oro en lugar de hacerlo en letras).
3.2 Sistemas de pagos bilaterales y multilaterales La compensación de las cuentas entre dos países o entre dos plazas comerciales se pueden llevar a cabo de forma bilateral, que es la más directa y más extendida. Cuando se supera el nivel de compensación bilateral y por tanto se crean déficits de unos países con respecto a otros, las relaciones multilaterales permiten reducir la cantidad de moneda necesaria para compensar los pagos y son más convenientes.
La compensación se lleva a cabo mediante transferencia de créditos, generalmente mediante letras de cambio: se endosan paquetes de letras para compensar los pagos entre las plazas.
Los pagos los hace cada empresa deudora a su acreedora a través de los bancos y no se trata de una liquidación anual, sino de un flujo constante de pagos y cobros mediante letras de cambio; son los cálculos estadísticos de la balanza resultante de estos movimientos los que suelen hacer en conjunto y una vez al año.
3.3 La teoría del patrón de oro Leer práctica del patrón oro!! Tema 8. La economía mundial en el siglo XX: la época de la Segunda Revolución Tecnológica 1. La segunda Revolución Tecnológica Entre 1870 y 1900 empezaron a difundirse una serie de innovaciones que marcarían el desarrollo económico mundial durante un siglo. Este conjunto de innovaciones reciben el nombre de Segunda Revolución Tecnológica.
La característica que mejor define la Segunda Revolución Tecnológica es el conocimiento científico. Se da paso a equipos científicos que trabajaban en laboratorios y en empresas de investigación de cierta dimensión, capaces de llevar a cabo procesos de investigación sistemática, encaminados al descubrimiento y mejora de una innovación predeterminada.
Características principales del paradigma tecnológico surgido estos años: 1.
2.
3.
4.
5.
Introducción de maneras nuevas y más baratas de obtener materiales conocidos anteriormente, lo cual permitía que usaran de forma mucho más amplia.
Aparición de nuevos materiales sustitutivos de productos naturales escasos o caros.
Aplicación de nuevas fuentes de energía y de nuevos transformadores energéticos que permitieron ampliar los niveles de mecanización y el uso de la energía moderna.
Creación de empresas grandes, con nuevas formas de gestión y de control.
Puesta en marcha de nuevos sistema de organización del os procesos productivos y de la fuerza de trabajo.
1.1 Nuevos materiales y nuevas fuentes y formas de energía Acero: el abaratamiento del acero permitió una gran expansión de su uso. Las perfeccionadas formas entre el hierro y otros metales da paso a disponer de aceros más duros y resistentes al desgaste, como de herramientas para trabajar el hierro cada vez más potentes, rápidas y baratas. También hace posible la aparición de nuevas máquinas que permitían la fabricación de piezas metálicas exactas unas a otras y más ajustadas.
Aluminio: se utiliza para hacer utensilios de cocina hasta motores, pero su gran cliente será la industria aeronáutica.
El descenso de su precio es una muestra clara del impacto que tuvo la introducción de la nueva tecnología.
Industria química: gracias a la obtención de sosa más barata se añaden nuevos productos (pasta de papel, cemento, abono artificiales, derivados del caucho....) y en el campo farmacéutico, la aspirina (1893).
QUÍMICA ORGÁNICA: rama de la química que trata de los compuestos complejos del carbono y de sus transformaciones. Con la combinación de los átomos de carbono entre sí i con otros elementos se obtienen productos diversos, como los colorantes artificiales. En las siguientes décadas, la creciente experiencia en el tratamiento de moléculas orgánicas se obtuvo explosivos, pinturas, celuloide (fotografía y cine), fibras artificiales y plásticos.
Tuvo origen en Gran Bretaña, pero por falta de capital y amplios equipos científicos hizo que como industria arraigara con fuerza en Alemania.
Petróleo: desde la década de 1870 se utilizaba como lubricante y en iluminación doméstica (lámparas de petróleo), pero adquirió auténtica importancia cuando se transformó en gasolina, gasóleo o fueloil, y se utilizó como carburante del motor de combustión. En el motor de combustión interna es mucho más flexible y más fácil es su encendido y apagado que la máquina de vapor. Los primeros motores de gasolina fueron construidos en 1885 por Rudolf Daimler en Gran Bretaña y por Karl Benz en Alemania. Diez años después aparece el motor Diésel (1895) y del primer automóvil Ford (1896).
Automóvil: representa la culminación de la Segunda Revolución Tecnológica. Se convirtió en la forma dominante de transporte de viajeros (autobús) y de mercancías (camión). También fue adaptado al trabajo agrícola (tractor).
Navegación: sustitución de la máquina de vapor por el motor de explosión interna. Los barcos deben reservar mucho menos espacio al combustible o pueden navegar durante más tiempo sin tocar puerto. La manipulación es más segura y barata, no obliga a tener el horno abierto ni hay que pagar a los fogoneros.
Aviación: el primer vuelo se llevó a cabo en 1909. El avión no se convertiría en una forma de transporte masivo de personas y de mercancías hasta la segunda mitad del siglo XX.
Después de la II GM el encarecimiento de los precios del carbón hizo que el fueloil y otros derivados del petróleo pasaran a utilizarse masivamente para otros usos, desde la calefacción hasta la producción de electricidad.
Electricidad: la primera aplicación de la electricidad en el mundo de la comunicación fue el telégrafo. Más tarde: el teléfono (Bell, 1876), telegrafía inalámbrica (radiotelegrafía, que permitía enlace con los barcos en alta mar (Marconi, 1895) y, a partir de 1920 la radio. En los años treinta apareció la televisión. La electricidad se obtenía de un motor primario, inicialmente la máquina de vapor o la turbina hidráulica. Una forma más reciente son las centrales nucleares, basadas en la energía derivada de la fisión del átomo de uranio. Las primeras centrales nucleares aparecieron a mediados de la década de 1950. La energía que se obtiene es barata, pero la construcción de las centrales es cara. Los residuos que generan tienen carácter radioactivo y deben almacenarse indefinidamente en instalaciones adecuadas. Principales aplicaciones de la electricidad: -en la iluminación, el arco voltaico (1857), útil para grandes potencias lumínicas se vio complementado por la bombilla eléctrica (Edison, 1879) -el motor eléctrico: que transforma energía en electricidad y al revés. La primera aplicación fue en el transporte (1879), Siemens presenta en Berlín el primer ferrocarril eléctrico (tranvía).
-el motor eléctrico tuvo una fuerte incidencia en la industria en dos sentidos: se puede montar en cualquier sitio que disponga de electricidad y la potencia de esta se puede adecuar a las necesidades de cada máquina. Permitió mecanizar muchos procesos industriales que necesitan poca potencia energética y discontinua y prescindir a la vez de la concentración de la producción en la fábrica, hizo posible el pequeño taller mecanizado. El resultado fue una nueva división del trabajo: la fábrica y el taller ya no se distinguían por el uso o no de la energía inanimada sino por la especialización en actividades intensivas en capital (la fábrica) o en trabajo (el taller).
-electrodomésticos: empezaron a difundirse en el periodo de entreguerras, con EE.UU. siempre con unos años de adelanto respecto a Europa.
-química: los hornos eléctricos ( capaces de generar temperaturas mucho más altas que cualquier otra fuente de calor; horno siemens (1878) y el horno Moissan (1892) y la electrólisis (capacidad de los polos eléctricos de descomponer sustancias o de obtener reacciones químicas nuevas. La electrólisis permitió el abaratamiento de la producción de aluminio (1886).
La electricidad generó un sector industrial propio, tal y como el ferrocarril había hecho en la etapa anterior.
1.2 La organización científica del trabajo y los cambios en la organización empresarial El montaje en cadena (taylorismo) teorizado por F.W. Taylor con el nombre de organización científica del trabajo, es una transposición al montaje de las ventajas de la especialización, idea ya difundida por Adam Smith. Para facilitar el proceso, el objeto que se monta se desplaza mecánicamente de un trabajador a otro mediante una cinta transportadora. La propuesta de Taylor es de la década de 1880 pero no se lleva a cabo hasta finales del siglo. La primera aplicación aparece en un matadero de Chicago, aunque el hecho decisivo fue su adopción por parte de Henry Ford en su nueva fábrica de automóviles de Detroit en 1904.
La cadena de montaje elimina los tiempos muertos en la jornada laboral y aumenta la productividad del trabajo.
Permite contratar a personal no especializado. Inconvenientes: descualificación del trabajador, reducido a un autómata y el aumento de la fatiga tanto física como mental, fue necesario reducir la jornada laboral y aumentar los salarios, incentivados con primas a la producción.
La aparición e nuevos y mejores medios de transporte permitían mover las mercancías cada vez más deprisa y con menos coste tuvo efectos multiplicadores en el comercio especialmente en el comercio internacional. Eso hace aparecer a más empresas y aumentar la competencia. La lógica de la gran empresa conduce a la integración tanto vertical como horizontal. Para evitar la competencia también se puede hacer con acuerdos entre empresas independientes que llegan a un pactos para fijar la producción, precios y zonas (cárteles).
1.3 Los cambios en la agricultura - Desaparición casi total de la agricultura de autoconsumo en Europa, sustituida por una agricultura encaminada al mercado y que hace un uso intensivo de inputs externos, especialmente de capital.
Entre 1880 i 1980 la productividad del trabajo agrario en EE.UU. se multiplicó por más de 20. Los países europeos i Japón por 15.
Entre 1950 i 1990 se duplicó la producción por hora trabajada en la agricultura mundial, mientras que en América del Sur se multiplicaba por 2,8 y en Asia por 2.5.
- - La proporción de la población activa dedicada a la agricultura disminuye drásticamente. No obstante, ha aumentado el número absoluto de personas dedicadas a la agricultura como consecuencia del incremento general de la población. Hoy en día, menos de la mitad se dedica a tareas agrícolas y 6 décadas anteriores eran dos terceras partes.
Lo más destacado es la multiplicación tanto de rendimientos obtenidos dela tierra como de la productividad del trabajo agrario, que se consigue gracias a las innovaciones tecnológicas.
Introducción de las semillas híbridas, de rendimientos superiores y más resistentes a las plagas que las naturales.
Tractor: empiezan a funcionar en EE.UU en 1905. Transformó la vida del campesinado y la organización agraria.
Multiplicaba la productividad del trabajo y permitía disponer de tierras que antes no se podía.
Extensión por todo el mundo del cultivo de algunos productos tropicales que antes habían sido monopolizados por algunos países o zonas. (Algodón, azúcar) Lo mismo se puede decir de los denominados nuevos productos de plantación (café, té, caucho, aceites vegetales) 2. La culminación de la revolución demográfica 1.
2.
3.
Se implanta el ciclo demográfico moderno, caracterizado por unos índices de natalidad y mortalidad bajos. La gran diferencia con el ciclo demográfico antiguo es la disminución de la mortalidad. Esta disminución se produjo en tres fases: Ligeros cambios en el modo de alimentar a los niños y algunos avances higiénicos, medidas públicas para evitar la propagación de epidemias, mejoras en el abastecimiento...
Aumento de la renta: incrementos pequeños en la capacidad de gasto de la familia, mejor alimentación y acceso más fácil a la asistencia médica.
Mejora de la sanidad y los progresos de la medicina.
Sin embargo, el ciclo demográfico moderno empieza cuando el descenso de la mortalidad viene acompañado por un descenso de la natalidad. Francia (1800); Gran Bretaña, Suecia o EE.UU. (1870); Este de Europa y Japón (principios del siglo XX).
El descenso de la fertilidad se produce básicamente por la limitación intencionada de nacimientos mediante el uso de métodos anticonceptivos o del aborto.
A lo largo de toda la etapa podemos distinguir dos modelos demográficos con situaciones y problemas diferentes: los países occidentales (europeos) que han completado la modernización demográfica, y el resto de países, que se encuentran en diferentes momentos de la transición o del inicio de la modernización.
2.1 La población en los países ricos Los problemas demográficos proceden de su baja natalidad, hecho que en si mismo provoca un descenso de la población. En 1930 no se llegaba a los dos hijos por mujer, esta crisis se soluciona, pero en 1975-1980 vuelve a suceder.
Causas de la crisis de los años 30: razones económicas que inducen variaciones en el índice de soltería definitiva y en la edad de contraer matrimonio.
Causas de la crisis de los años 70: relacionadas con nuevas formas de concebir los conceptos de familia trabajo y ocio. El matrimonio ya no se considera una finalidad primordial, crece la soltería definitiva y las uniones sin hijos.
Los costes de tener un hijo cada vez son más elevadas.
Resultados de estas nuevas pautas: envejecimiento de la población, falta de mano de obra para oficios más incómodos y menos remunerados, que exigen el recurso a la inmigración.
2.2 Los problemas demográficos de los países pobres Hay un crecimiento que a partir de 1930 duplica con creces los índices más elevados nunca obtenidos en los países avanzados. Consecuencia: crecimiento explosivo de la población, con un porcentaje muy elevado de población joven.
Se ha tendido a pensar que el crecimiento de la población impide el desarrollo económico y condena a estos países a una renta por cápita descendente. El argumento sería el siguiente: “El aumento de la población es superior a la capacidad de formación de capital y por lo tanto hace disminuir el stock de capital por trabajador, y con él su productividad. La tierra y el agua disponibles también disminuyen mientras crece el gasto en sanidad y en educación. Dado que la mayor parte de los ingresos disponibles deben dedicarse a la alimentación, la capacidad de ahorro disminuye y ello limita la inversión, cerrando así el círculo vicioso de la falta de capital suficiente.
Wrigley habla de un complejo de equilibrio entre dificultades y oportunidades.
El inmigrante típico no es alguien a quien la miseria ha expulsado de su casa, sino una persona que ha adquirido cierta educación y que dispone de un mínimo de capital para encarara la aventura migratoria.
3. Un crecimiento económico sincopado y mal repartido 3.1 Las magnitudes del crecimiento económico Este crecimiento económico gracias a la Segunda Revolución Tecnológica benefició a todas las economías, tanto las industrializadas como las más rezagadas, aunque de manera muy desigual, hasta tal punto que el crecimiento económico de los países atrasados fue acompañado de un distanciamiento creciente respecto a los países más avanzados.
Conviene destacar para el conjunto del periodo, la existencia de una primera fase anterior a la Primera Guerra Mundial, durante la cual los países europeos continentales y Japón, así como los americanos, se acercaron a los niveles de renta logrados por los países más ricos (GB y Australia) 3.2 Una época conflictiva Según Pollard, en la década de 1870 se rompe con el capitalismo, se pasó de una fase de cooperación a una fase de rivalidad, esto dominaría el mundo hasta los años 50 del siglo XX, a causa del incremento de la capacidad de producción y el crecimiento del poder del estado.
1. El incremento de la capacidad de producción podía derivar a una crisis de sobreproducción. La respuesta típica a las crisis era doble: defensiva, mediante barreras arancelaria, y ofensiva, con la conquista y reserva de mercados coloniales.
2. Las causas principales de conflictos a lo largo de l periodo giraron en torno al estado. Conflictos internos (derivados de causas políticas, sociales o nacionales) y conflictos externos (entre estados). A partir del último cuarto del siglo XIX, el estado aumento su poder: con medidas a favor de la industrialización y en defensa del mercado (proteccionismo y colonialismo); aumentó la intervención del estado en los campos del a sanidad, de la educación y de las obras públicas. Por lo tanto, adquirió un peso creciente en la oferta de trabajo y en la demanda de bienes y servicios.
Dado que las organizaciones sindicales y los partidos obreristas reivindicaban el internacionalismo de la clase trabajadora, la burguesía se aferró a la defensa del estado, garante de sus intereses.
Hubieron muchos enfrentamientos por la competencia entre los estados y entre los grupos sociales para apropiarse del mayor porcentaje posible de los beneficios que generaban las innovaciones de la Segunda Revolución Tecnológica.
3.3 Las coyunturas políticas y económicas Desde los años 70 del siglo XIX hasta la actualidad se distinguen 4 fases: 1.
2.
3.
4.
- 1870-1918: periodo de crisis, recuperación y creciente rivalidad internacional, que desemboca en la Primera Guerra Mundial 1919-1950: la etapa de entreguerras, marcada por los problemas de reconstrucción tras la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y los enfrentamientos políticos fascistas y comunistas y los partidarios de tales ideologías en cada país. Todos estos factores dieron lugar a la Segunda Guerra mundial (1939-1945) y marcaron la manera de enfocar los problemas de la posguerra.
1959-1973: La época dorada. Se lograron las mayores tasas de crecimiento de la historia en medio del enfrentamiento entre el mundo capitalista y el comunista.
1973- actualidad: con EE.UU. como principal potencia mundial, con frecuentes altibajos y un crecimiento económico menor.
Durante la depresión de finales del siglo XIX aparecieron unos enfrentamientos, los más trascendentes tuvieron lugar en los Balcanes y en el Próximo Oriente. Estos conflictos llevaron a la Primera Guerra Mundial (1914-1919), mucho más mortífera y costosa que cualquiera de las guerras anteriores.
- - - Mientras tanto, la Revolución rusa implanta un estado que seguía los postulados marxistas (la URSS). Mediante dificultades económicas y políticas, y en el marco de un refuerzo del proteccionismo y del endurecimiento de la lucha social. Esto estimuló a los trabajadores de otros países, creyeron que el estado liberal no era bastante eficaz en la defensa de sus intereses y respaldaron movimientos de carácter fascista. Los estados fascistas que triunfaron se organizaron regímenes de partido único a partir de un líder-dictador. El ascenso de los partidos fascistas se vio facilitado por los problemas de la posguerra, la Gran Depresión y el crack bursátil de 1929. Esta crisis solo desapareció del todo gracias al aumento de gasto público que comportó el estallido de la Segunda Guerra Mundial.
Este segundo gran conflicto era un enfrentamiento ideológica, una guerra civil a nivel mundial. Se intentó salir de la Segunda Guerra Mundial con la mayor colaboración y cohesión posibles.
Después, hasta 1973, hubo una etapa de crecimiento (época dorada del capitalismo). Un hecho relevante es la implantación del estado del bienestar. Esta etapa se ve acabada con la crisis del petróleo, en el que puede hablarse de la extinción del gran ciclo de la Segunda Revolución Tecnológica.
A partir de 1973, se ha agotado la capacidad de crecimiento generada por la 2RT sin experimentar los beneficios de una nueva oleada de innovaciones. Un momento de crisis que comporta cambios estructurales y un posicionamiento diferente de los factores de producción. Desde una perspectiva política, hay una desaparición de los regímenes comunistas europeos y el ascenso de movimientos de raíz religiosa y carácter intransigente (países islámicos).
Tema 9. La Primera Guerra Mundial y la expansión de los años veinte 1. El conflicto y sus consecuencias 1.1 Las causas y los costes humanos y sociales Causas políticas: La guerra francoprusiana (1870-1871) no resolvió el conflicto entre las potencias y dejó abiertos los principales puntos de confrontación. Después hubo un gran crecimiento de los ejércitos gracias a la aplicación de las innovaciones tecnológicas.
Principales puntos de conflicto: ocupación de los últimos espacios coloniales y la formación de áreas de preeminencia económica en las colonias o zonas de economía atrasada (América del Sur y Próximo Oriente).
Problemas en Europa: provocados por los enfrentamientos entre los imperios alemán, ruso, austriaco y turco; y dentro de cada imperio, entre el grupo dominante y los pueblos sometidos.
-El principal factor de conflicto era el reparto de los territorios del Imperio turco. Por un lado estaba el imperio austrohúngaro que quería apropiárselo, y por otro, los pueblos aspiraban a convertirse en estados independientes.
Estos últimos contaban con el apoyo de Rusia, o de Gran Bretaña y Francia.
-Reivindicaciones de Francia sobre Alsacia y Lorena (frente a Alemania), de Italia sobre Alto Adige y Trieste (frente al Imperio austrohúngaro) y de Grecia sobre las islas del Egeo (ocupadas por Turquía).
Causas económicas: El aumento de la producción y la productividad gracias a la 2RT provocó una lucha por los mercados mundiales. El enfrentamiento principal se produjo por la amenaza que suponían los productos alemanes para Gran Bretaña.
Alemania creía que Gran Bretaña y Francia complicaba su desarrollo, y viceversa. Estas rivalidades cruzadas dieron lugar a los dos bandos: por un lado, los imperios centrales (el alemán y el austrohúngaro), que contaron con la ayuda de Turquía y Bulgaria; por otro lado, la Triple Entente entre Gran Bretaña, Francia y Rusia. Más tarde contaron con el apoyo de Italia, Rumanía, Portugal y Grecia, y Japón. Ya avanzada la guerra tuvieron la ayuda militar y económica de EE.UU.
La aplicación de las nuevas tecnologías a la producción de armamento suponía unos costes económicos mucho mayores que los tradicionales. El gasto militar aumento mucho. Los problemas de abastecimiento civil y militar obligaron a una creciente intervención del gobierno en la economía, tanto por incrementar la producción de armas como para controlar el comercio y los precios de los productos de consumo hasta llegar al racionamiento.
La guerra acabó más por el colapso económico y social que no por la victoria militar. El primer hundimiento se produjo en Rusia (1917), por el derrocamiento del zar y forzó la retirada del país del conflicto. Un año después, insurrecciones nacionalistas y obreras provocaron la huida de los emperadores alemán y austrohúngaro y la presentación de una demanda de paz.
El estallido de varias revueltas de carácter comunista en Alemania, llevaron a los vencedores a mantener operativo el ejército alemán. Eso favoreció que en Alemania y en Austria surgieran fuertes partidos militaristas, eso ayuda a entender la aparición del nazismo.
La guerra duró 4 años y supuso la movilización de 65 millones de combatientes. Más de 8 millones de fallecidos y 7 millones de incapacitados. Los fallecidos formaban parte del sector de población más productivo. La guerra trajo consigo un descenso de la importancia de la economía europea en el conjunto de la economía mundial. Debe atribuirse a las pérdidas que Europa experimentó a consecuencia de la guerra, pero también al crecimiento de los otros continentes. Sobretodo a EE.UU. y Canadá, Argentina y los dominios británicos y a Japón.
Consecuencias: en general deja un gran malestar social. Los obreros y campesinos se encontraban sin trabajo, mientras los empresarios relacionados con la producción del a guerra se enriquecían. El regreso al patrón oro representaba un sacrificio añadido para los trabajadores. Por otro lado, el contacto en las trincheras de gente de diferentes procedencias y oficios provocó una mayor movilización y participación política de las clases trabajadoras y la creciente demanda de gobiernos más democráticos y de sociedades menos desiguales.
1.2 El tratado de Versalles y las reparaciones de guerra La guerra se financió mediante el aumento de impuestos, el endeudamiento del gobierno y la expoliación de los territorios ocupados. El más usado fue el endeudamiento: emisión de de deuda pública interior, préstamos exteriores y avances de los respectivos bancos centrales a través de la emisión de billetes.
Francia y Rusia: con las reservas de oro y con préstamos internacionales Gran Bretaña: igual pero también con el aumento de impuestos Alemania: aumento de impuestos y empréstito interior A pesar de todo esto, la principal forma de financiación de la guerra fue el aumento de la circulación fiduciaria: el valor nominal de los billetes en circulación se multiplicó por 5 en Francia y por 10 en GB y Alemania. Se paralizo el patrón oro, de este mono, la moneda dejaba de representar el oro para convertirse en puramente fiduciaria. El aumento de billetes en circulación provocó una fuerte inflación y se establecieron controles sobre los precios.
Al llegar la paz muchos países tuvieron menos reservas de oro y más billetes en circulación. Por lo tanto, las reservas no podían asegurar la convertibilidad de los billetes en circulación a la paridad anterior. Como consecuencia de la inflación, la unidad monetaria no valía tanto, se había depreciado. La gran incógnita era la nueva paridad que cada moneda tendría respecto al oro, puesto que todos los gobiernos aspiraban a volver al patrón oro lo más pronto posible.
Al finalizar la guerra, EE.UU. suspendió los créditos a sus aliados y reclamó el pago de la deuda contraída, sin tener en cuenta la situación en la que se encontraban los países europeos. Tras muchas discusiones, lo que realmente aconteció fue que EE.UU. solo logró cobrar a medida que Alemania fue efectuando sus pagos y que del total de la deuda interaliada, EE.UU. solo recuperó 5.650 millones (47%).
En Versalles solo se firmó la paz con Alemania. Aparte, se firmaron diferentes tratados con cada uno de los otros países vencidos. El conjunto de tratados tiene dos aspectos principales: la imposición de sanciones económicas a los vencidos y el rediseño de frontera.
Sanciones económicas: Francia interpretaba esta situación como una venganza (como en 1871) pretendía que los vencidos (Alemania) pagaran todo el coste de la guerra. EE.UU obligó a rebajar estas aspiraciones, ya que la situación no era la misma. Francia tuvo que pagar ¼ parte de la renta nacional en 1871 y a Alemania se le pedía un 125%.
De mientras, Alemania fue obligada a realizar pagos en especie: carbón, reservas de oro del Reichbank, material de guerra, marina de guerra, material ferroviario... El valor fue calculado en un 20% de la renta nacional alemana en 1921. Se exigía el pago inmediato de 12.500 millones de dólares (38%), mientras que el resto quedaba sin determinar hasta que Alemania se pudiera hacer cargo.
Keynes hizo una crítica, diciendo que Alemania solo se le podía exigir 9.736 millones de dólares, aunque dudaba incluso de que pudiera pagar la cantidad que él proponía.
Inmediatamente después de la guerra Alemania había sido privada de sus colonias, y el tratado de Versalles había acordado la pérdida de regiones que suponían un 10% de su territorio y de su población. Los cuales contenían una tercera parte de sus reservas de carbón y tres cuartas partes de las de hierro.
El problema de las reparaciones de guerra provocó discrepancias y resentimientos entre Alemania, por un lado, y Francia y Bélgica por el otro.
2. La difícil reconstrucción monetaria 2.1 El espejismo del regreso al patrón oro Antes de la guerra el sistema monetario tenía dos bases: el compromiso de los gobiernos de convertir sus monedas en oro y la libertad de los individuos de importar o exportar oro según su conveniencia.
Después de la guerra: la mayoría de países suspendieron la conversión de billetes en oro y se vieron obligados a aumentar la cantidad de billetes en circulación para financiar el conflicto, mientras disminuían sus reserves de oro.
El incremento de circulación provocó un aumento de los precios y pérdida del poder adquisitivo de la moneda.
Se consideró la vuelta al patrón oro y los gobiernos de todos los países dedicaron muchos esfuerzos a la reorganización del sistema monetario en un contexto marcada por las necesidades de reconstrucción y por la persistencia de la desconfianza entre unos y otros.
Los billetes continuaban sin ser convertibles, y el valor relativo de las monedas dependía de la libre oferta y demanda en los mercados internacionales.
1.
2.
Vías para volver al patrón oro: Recuperar la paridad oro anterior a la guerra Fijar una nueva paridad ajustada a la realidad monetaria de cada país.
Estas dos vías suelen ejemplificarse con Gran Bretaña y Francia. Gran Bretaña siguió la línea ortodoxa y forzó una gran deflación, mientras que Francia acabó ajustando a la baja el contenido en oro de su moneda.
2.2 La hiperinflación alemana Al finalizar la guerra, el valor del marco alemán era de 1/10 de su valor anterior; hacia enero del 1922 el 1/46, y en julio de 1922 el 1/117. En definitiva, el marco papel no valía nada y la economía alemana había retrocedido a una economía de intercambio, sin sistema monetario.
Ø Ø Según la escuela de la balanza de pagos, la hiperinflación se originó en el descenso de la cotización del marco en el mercado exterior de cambios a causa del exceso de oferta de marcos, a consecuencia del pago de las reparaciones y del déficit de la balanza comercial.
Espiral perversa: La depreciación de la moneda encarecía las importaciones e incrementaba los precios interiores y crecía el coste de los bienes y servicios adquiridos por el sector público más rápido que sus ingresos, de modo que el gobierno tenía que recurrir al crédito del Reichsbank en forma de emisión de billetes, con la consecuencia de mayor depreciación del marco.
Según la escuela del déficit presupuestario, la causa radicaba en la falta de voluntad gubernamental y de consenso social para equilibrar el presupuesto. El déficit presupuestario era cubierto mediante préstamos del Banco Central al gobierno en forma de emisión de billetes, que provocaban inflación y descenso de la tasa de cambio del marco en el exterior. Añadiendo la fuga de capitales y el incremento de velocidad de circulación de la moneda (vale más gastar hoy, mañana la moneda valdrá menos).
Ocupación del territorio: - 1923: distrito minero del Ruhr por parte de Francia y Bélgica. Gran Bretaña y EE.UU. forzó la retirada y el compromiso alemán de pagar con arreglo a unas condiciones más ventajosas.
En noviembre de 1923 las autoridades alemanas fijaron la tasa de cambio del marco en 4.200 millones de marcos por dólar y decidieron dejar de acudir al Banco Central en demanda de crédito. Consecuencias: se frenó la inflación y se redujo el déficit del estado. Se consiguió un equilibrio en la cotización exterior del marco con la aplicación del citado Plan Dawes (abril de 1924) que estableció una notable reducción en los pagos anuales para las reparaciones y favoreció la concesión de un empréstito internacional al Gobierno alemán para asegurar el proceso.
El retorno al patrón oro se consiguió con la nueva moneda, el reichsmark, con el mismo valor que el antiguo marco oro. Fue uno de los primeros países en volver al patrón oro. La ventaja fue la rápida entrada de crédito exterior privado, proveniente de EE.UU., que permitió una cierta recuperación económica.
2.3 Las opciones británica y francesa: ortodoxia o devaluación Gran Bretaña quería recuperar el papel de Londres como centro económico internacional. Pero volver a la paridad oro tradicional requería reducir la circulación monetaria y forzar el descenso de los precios (deflación) hasta recuperar el valor en oro que la moneda circulante tenía antes de la guerra. Había que reducir el crédito concedido tanto al Estado como a los particulares. El gobierno impuso una política de incremento de impuestos y de disminución de los gastos para dedicar el superávit a devolver aquellas deudas. El banco de Inglaterra aumento el interés para los créditos, como consecuencia cayó la inversión y el incremento del paro. La libra alcanzó en 1925 su valor de antes de la guerra, momento en que el Gobierno británico restableció la convertibilidad de los billetes en oro.
La restauración monetaria fue muy costosa para la economía británica: las exportaciones disminuyeron y pusieron en dificultades o provocaron la quiebra de muchas industrias, la subida del interés y la deflación paralizaban la inversión. La economía se estancó y el paro aumentó con fuerza hasta general malestar social que generó una huelga general en 1926 (rozando una situación próxima a la guerra civil).
Francia también tenía la misma finalidad, volver al patrón oro., pero la política monetaria tuvo un papel más secundario en la actuación gubernamental. La moneda circulante había aumentado mucho y el estado estaba muy endeudado con el Banco de Francia y con otros países. La opinión pública recamaba una rápida reconstrucción, que se esperaba que pagase Alemania a través de las reparaciones. Pero no llegaba, y EE.UU. presionaba para cobrar los préstamos concedidos durante la guerra. La solución fue seguir emitiendo billetes y por lo tanto generar inflación.
Gracias a la inflación el tipo real de interés era muy bajo, incluso negativo y los industriales se animaron a pedir créditos para la inversión.
Tras varias pérdidas, el franco se estabilizó en 1926, mientras que en 1928 se acordó el regreso a la convertibilidad, pero con una paridad en oro que era una quinta parte de su valor anterior a la guerra. Puede decirse que quien pago la guerra fueron los ahorradores con la pérdida de 4/5 partes del valor en oro.
Gracias a la política de esterilización esta situación se prolongó hasta principios de los años 30: con la infravaloración del franco, a la inversa que la libra, trajo un aumento de exportaciones y superávit en la balanza comercial. Con las expectativas de que el franco se acabaría revaluando y la libra devaluando, hicieron fluir el oro hacia las cajas del Banco de Francia. El BF no permitió que estas entradas de oro hicieran aumentar la circulación monetaria interior y los precios.
Gran Bretaña se une al patrón oro en 1925 y Francia en 1926, se permite hablar de una recuperación del sistema de patrón oro. Esta fe ciega en el patrón oro impidió que vieran que: 1.
2.
La superioridad británica había desaparecido y también la compensación del superávit de la balanza de pagos y las inversiones británicas en el exterior. El centro financiera mundial había pasado de Londres a Nueva York, pero no desempeño el papel de centro redistribuidor.
Se produjo una concentración muy elevada de oro en manos de EE.UU. y en segundo lugar en Francia. Prefirieron atesorar el oro a dejar que los precios subieran y se recuperara el equilibrio. No actuaron conforme las reglas del patrón oro.
El oro disponible era insuficiente para las necesidades de la economía y obligaban a los bancos centrales de los otros países a utilizar billetes de dólar, de libra o de franco en lugar de oro como reserva y garantía de sus propias emisiones.
3. El crecimiento económico de los años veinte 3.1 Difusión de nuevas tecnologías y aumento de la productividad El crecimiento fue general, a pesar de haber fuertes diferencias, ligadas a la diversidad de políticas monetarias y a otros factores. En 1929 los países tenían un PIB per cápita superior al de 1913. Los países que en 1929 habían crecido más respecto a 1913 eran: Japón, Francia, España y EE.UU.
Si en vez de fijarnos en el producto por habitante lo hacemos en la productividad, los resultados son diferentes. En términos de producto por hora trabajada la mejora fue más intensa en los años que ahora estudiamos que en los 25 anteriores. Gracias a la reducción de horas trabajadas que se produjo en estos años. A partir de 1919, la mayoría de países occidentales adoptaron la jornada de 8 horas. Una parte de la mejora de la productividad se invirtió en mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. También, el efecto de las innovaciones técnicas fue más eficaz en estos años que no en la primera fase de la 2RT. Por otro lado, la investigación y la producción masiva para la guerra habían permitido importantes mejorasen los procesos de producción.
Los dos sectores más importantes para el crecimiento de los años veinte fueron la electricidad y los vehículos de motor, y gracias a su mejora a la hora de producirlo, bajó su precio. También fue importante la difusión de bienes de consumo duradero (bicicleta y máquina de coser), sobre todo la de los relacionados con la electricidad: el teléfono y el cinematógrafo, la plancha eléctrica, la tostadora eléctrica, el ventilador, la radio, el gramófono, la lavadora, el frigorífico... Otro campo fue el de la química (colorantes artificiales, productos sintéticos, abonos y pesticidas, productos farmacéuticos.
El crecimiento industrial fue importantes en todas partes, pero sobre todo en los países periféricos europeos, y se concentro más en los sectores nuevos que en los tradicionales.
En cuanto a la agricultura, creció al mismo tiempo la producción (más tierra cultivada, mejores técnicas, abonos) y la productividad (maquinaria). Los costes unitarios de producción bajaron, sobre todo en los países templados no europeos, cuyas explotaciones producían a costes muy inferiores a las europeas.
En los años inmediatamente posteriores a la guerra, los precios de la mayoría de los productos agrícolas se mantuvieron elevados, pero pronto empezaron a descender. Por el aumento de la producción, mejoras en la productividad y en el descenso de la demanda.
3.2 La reestructuración del comercio internacional La reanudación comercial fue lenta: hasta 1924 no se recuperó el nivel anterior a la guerra. Posteriormente se superó, pero el crecimiento de los intercambios internacionales quedó muy por detrás del crecimiento de la renta durante estos años. El porcentaje que representaban las exportaciones sobre el producto total en la mayoría de los países más importantes aún era en 1929 inferior al de 1913.
A pesar de que el centro-norte de Europa seguía siendo la zona más presencial en el comercio mundial, la participación europea redujo mucho.
Fue complicado volver a los patrones comerciales anteriores porque EE.UU. y Japón ocuparon los mercados que los productores europeos no estaban en condiciones de alcanzar. EE.UU. expandió por América del Sur y Japón sustituyo a Gran Bretaña en los mercados del este asiático. Los más perjudicados fueron Reino Unido y Alemania.
El factor más importante que explica la reducción del comercio internacional es la adopción de políticas comerciales restrictivas. Muchos países retrasaron el desmantelamiento de las medidas de control al comercio establecidas durante la guerra y después aumentaron sus aranceles hasta llegar a una especie de límite económico. El proteccionismo se incrementó en estos años.
Se impulsó la deslocalización de la producción, ante las dificultades que las barreras arancelarias ponían a la exportación. Iniciaron una doble política consistente en abrir fábricas y adquirir empresas de otros países.
3.3 Caída de los precios agrarios y endeudamiento. La fragilidad del equilibrio económico internacional Tras la Primera Guerra Mundial los productos primarios representaban casi el 60% del comercio mundial. Superaba también en valor al de productos industriales, tanto en 1913 como en 1929. La exportación de productos primarios aumentó en más volumen porque disminuyó su precio relativo. La caída de los precios coincidió con una gran esfuerzo inversor. Los campesinos habían hecho inversiones contando con una estabilidad del nivel de los precios.
El descenso de los ingresos suponía dificultades para hacer frente a la devolución de los créditos. Había exceso de oferta. Al mismo tiempo, aumentaron los precios de sus inputs, especialmente de los abonos.
Reacciones de los países exportadores: ofrecieron subsidios a las exportaciones (vender a un precio inferior al exterior), acumulando stock (a cierto nivel, el gobierno compra producto para evitar caída del precio), dificultando importaciones (barreras arancelarias) o, disminuyendo la producción.
El mercado internacional de capitales experimentó cambios radicales en los años 20. EE.UU. se convirtió en el principal país inversor internacional, con una participación de casi un 60%. En el mercado internacional de capitales, Wall Street había desbancado a la city Londoniense.
- Durante el periodo de 1924-1930, Alemania era el principal receptor. La avalancha de capitales recibidos por Alemania tras la estabilización tenía unas características: era de origen estadounidense inversiones a corto plazo: créditos concedidos por bancos norteamericanos a bancos alemanes mediante letras de cambio En definitiva, la situación del mercado de capitales a finales de los años veinte reflejaba los desequilibrios que habían caracterizado al crecimiento económico durante toda la década. Todo derivaba de las dificultades que tenían los países para ajustar sus monedas y sus economías tras la 1GM; de los gobiernos inestables o de dictadores; fracaso en los mecanismos de cooperación internacional; inexperiencia de los banqueros de NY, etc. Un equilibrio que dependía de EE.UU., y cuando entró en crisis, el mundo se vio arrastrado a una depresión económica generalizada.
4. La revolución rusa y la formación de la URSS 4.1 Revolución y guerra civil En plena guerra mundial (1917) estalló la Revolución rusa, se derribó el régimen autocrático del zar. El nuevo régimen político se inspiraba en las ideas de Karl Marx (marxismo). La Revolución rusa daba un paso más a la Revolución francesa (puso énfasis en la libertad de los individuos), esta abogaba por la igualdad económica y la desaparición de las clases y las diferencias sociales.
La primera Guerra Mundial puso de manifiesto el atraso económico y técnico del país, y sobretodo su anacronismo político y social. La población sufría desabastecimiento y una fortísima inflación mientras que los salarios se mantenían estancados.
En febrero de 1917, en San Petersburgo los soldados se sumaron a la revuelta. El zar fue expulsado y se instauró una república burguesa, presidida por Kerensky. Este gobierno no cumplió con los deseos de reforma agraria y continuó la guerra. Lenin aprovechó la situación de impopularidad de Kerensky para impulsar la segunda revuelta (Revolución de octubre), y se derrocó la república burguesa y se otorgó el poder a los sóviets. El nuevo régimen se basó en el programa revolucionario de Lenin: liquidación de la guerra (paz con Alemania), socialización de la economía y dictadura del proletariado.
La paz con Alemania se firmó en 1918 con unas condiciones muy desfavorables: pérdida de territorios que significaban el 26% de la población, 32% de la producción y el 23% de la industria.
Los antiguo aliado zanjaron toda relación económica con el nuevo gobierno ruso y prestaron su apoyo a los ejércitos blancos (zaristas levantados contra Lenin). En 1917 había en territorio ruso tropas de EE.UU., Japón, Francia y de Gran Bretaña. La guerra civil duró dos años. El triunfo de la revolución fue posible gracias a las milicias organizadas por Trotsky (el ejército rojo). Las potencias que apoyaban al ejército blanco acabaron retirándose. A finales de 1920, las fuerzas revolucionarias habían triunfado sobre los ejércitos blancos y las tropas extranjeras habían abandonado el país.
4.2 El nuevo régimen y el comunismo de guerra El nuevo régimen recibió el nombre de dictadura del proletariado, que expresaba el triunfo y el predominio de la clase trabajadora y la eliminación de la burguesía y la aristocracia anteriores para dar lugar a una sociedad sin clases.
En la práctica suponía el predominio de las ideas del grupo dominante sobre las opiniones y lo derechos de los ciudadanos. En 1922 el Imperio Ruso pasó a ser la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).
La organización económica surgida fue el socialismo colectivista, un paso intermedio al comunismo. SE basaba en la abolición de la propiedad privada, responsable de la explotación del hombre por el hombre (según Marx). La propiedad y las decisiones tenían que ser colectivas.
La primera etapa de la revolución se conoce como comunismo de guerra. Mientras continuaba la lucha contra los ejércitos blancos, las nuevas estructuras políticas y económicas de la sociedad comunista se pusieron en marcha.
En enero de 1918 se nacionaliza la banca, reconvertida en un solo banco estatal. La moneda sufrió un intenso proceso inflacionario y al aumento de emisión de billetes se sumaba la escasez de la oferta de productos, de modo que la moneda acabó perdiendo casi todo su valor y se pasó a una economía natural (sin uso de la moneda).
Los glavsky dirigían los distintos sectores productivos y sustituían a los anteriores patronales del sector; repartían las materias primeras y el dinero necesario. La producción se organizaba por medio de trusts. Las empresas no tenían autonomía financiera y no llevaban cuentas de pérdidas y ganancias. Durante toda la etapa del comunismo de guerra la escasez de materias primas y de combustible, dificultó en gran medida la producción.
En el sector agrario se abolía la gran propiedad; la tierra debía cultivarse mediante el trabajo familiar, sin recurso a mano de obra asalariada. El resultado fue que las explotaciones eran más pequeñas que antes de la guerra, la producción se dedicaba más al mantenimiento de la unidad familiar, y generaba muy poco excedente comercializable. Por otro lado, el estado impuso unos precios bajos, la falta de oferta impedía incrementar el autoconsumo.
Lenin proclamó la cruzada de pan. Obreros armados se trasladaron a los pueblos para requisar los cereales que faltaban en las ciudades, y los campesinos se quedaban sin cereales para su propio consumo y para la siembra. Se calcula que entre 1920 y 1921 el hambre y la represión causaron cinco millones de muertos.
4.3 La NEP La importancia que se le daba a la socialización y al igualitarismo tenía que dar paso a medidas dirigidas al aumento de la producción. Es lo que se conoce como Nueva política económica (NEP).
La NEP significó una economía mixta. Economía de mercado en la agricultura, la industria de consumo y el comercio interior y un control más estricto del estado sobre los sectores de minería, industria pesada, el transporte y el comercio exterior.
Las empresas nacionalizadas tendrían que autofinanciarse mediante la venta de sus productos. El problema fue que la racionalización de la producción comportó un fuerte incremento en el desempleo.
Permitió restaurar las relaciones políticas y económicas de la URSS con el exterior. Pero no se logró el objetivo de la relaciones con el exterior, la inversión de capitales, debido al mantenimiento de la negativa a reconocer la deuda exterior zarista y a devolver las empresas extranjeras nacionalizadas a sus antiguos propietarios o indemnizarlos.
Se puede considerar un éxito en la recuperación de la producción. Gracias a la NEP, Rusia superaba en 1928 los niveles de producción de los años anteriores a la guerra. El reparto de la renta era mucho menos desigual que antes de la revolución.
Favorecía más ala agricultura que a la industria, impulsaba más el consumo que el ahorro y no ayudaba a la rápida industrialización que deseaban los dirigentes del partido. El resultado fue una contradicción entre la lógica del mercado, representada por la NEP, y la lógica de la revolución, representada por el Partido Comunista.
Tema 10. La crisis de los años 30 (I): EE.UU.
1. Las raíces de la crisis en EE.UU.
Después de la guerra, EE.UU. pasó a liderar claramente la economía mundial al mismo tiempo que experimentaba un fuerte crecimiento económico. Se generó un clima de optimismo: los felices años veinte. De la bonanza general participaba la bolso, con un crecimiento importante de las cotizaciones, que animaron a mucha gente a arriesgar sus ahorros, provocando así una burbuja especulativa, especialmente después de que el republicano Hoover fuera elegido presidente en 1928.
En septiembre de 1929 las cotizaciones bursátiles dejaron de subir y empezaron a caer más deprisa de lo que habían subido. Se extendió rápidamente a todo el mundo: la Gran Depresión de los años 30.
1.1 Los problemas agrícolas y la distribución de la renta Los problemas empezaron nada más terminar la 1GM. Sobretodo en dos sectores: las pequeñas explotaciones productoras de trigo y el cultivo de algodón.
- Cultivo de trigo: la caída del consumo interior se debió al mayor bienestar de la población, que podían sustituir el pan por otros alimentos y la demanda interior se redujo un 25%. Las exportaciones disminuyeron porque otras potencias exportadoras tenían precios más competitivos. El precio de compra de trigo al productor se redujo a la mitad. Se creó un organismo destinado a comprar los excedentes para evitar una caída aún mayor de los precios.
- Cultivo de algodón: en las zonas del sur las granjas eran pequeñas y atrasadas, resultaban poco competitivas frente a las grandes explotaciones.
Los principales problemas de la agricultura americana de los años 20 eran derivados de la situación financiera de las explotaciones. Durante la guerra, muchos agricultores se animaron a ampliar y modernizar sus explotaciones con inversiones financiadas a crédito, porque la demanda europea había hecho aumentar los precios. El fruto de las nuevas inversiones llegó cuando los precios ya iban a la baja. Muchos campesinos estaban endeudados y el número de embargos de explotaciones agrarias se multiplicó por 5,5 entre 1914 y 1925.
En la industria, después de la guerra la producción aumento un 50% y la ocupación disminuía un 6%. El salario solo aumento un 7% en 1929 respecto 1920. La mejora en el nivel de vida era causado por la disminución de precios de los alimentos, la reducción de la jornada de trabajo y de la generalización del trabajo femenino.
La producción empezó a crecer más deprisa que la capacidad de compra de la mayoría de la población y se produjo un exceso relativo de capacidad productiva y agravado por las exportaciones a Europa, que con los aranceles y la pérdida de valor de las monedas, los productos estadounidenses resultaban innecesarios y caros.
1.2 La especulación bursátil y el desplome de 1929 En EE.UU. la recesión empieza por el sector de la construcción y continuó por la industria del automóvil, pero la caída de la demanda de bienes de consumo duraderos se atribuía a la apuesta de los inversores por la compra de títulos a causa de los beneficios que ofrecía la bolsa.
La bolsa es un mercado donde se negocian acciones y obligaciones. Los títulos de deuda pública son una forma particular de obligación. La cotización de las obligaciones proviene de la relación entre su tipo de interés y el predominante en el mercado, así como de la confianza en la solvencia del emisor. La cotización de las acciones depende de las expectativas de beneficio inmediato (dividendos) o futuros (crecimiento de la empresa), pero también del capital presente en la bolsa. Existe especulación cuando los inversores piensan solo en el precio de venta futuro de las acciones adquiridas y, por lo tanto, el precio que están dispuestos a pagar no se corresponde con los dividendos esperables de la empresa sino con la esperanza de poder vender las acciones a precios superiores.
Causas que desembocan el crac de la Bolsa de Nueva York en octubre de 1929: - exceso de capital disponible política monetaria y financiera del Gobierno estadounidense Tras la guerra llegaron a EE.UU. grandes cantidades de oro, procedentes de la balanza comercial y del pago de los créditos. EE.UU. se opuso a los automatismos del patrón oro con el objetivo de evitar los inconvenientes que el aumento de precios habría acarreado para sus exportaciones. Se esterilizo el oro, retirándolo de circulación y para no aumentar la circulación monetaria, el Gobierno no retiró la deuda pública (bonos de guerra).
Los intereses de los bonos de guerra eran relativamente elevados, y se convirtieron en una inversión segura. El gobierno británico solicitó al de EE.UU. que hiciera los bonos de guerra menos atractivos, la única forma era encareciéndolos (aumentando su cotización para que el interés real bajara).
“El interés de las obligaciones (los bonos de guerra son obligaciones) se paga sobre el nominal. Si la cotización sube, el interés real baja.” El gobierno de EE.UU. le convenía la retirada de los bonos de guerra, que comenzó a comprarlos en la bolsa. La demanda continuada hacía subir la cotización a niveles que inducían a venderlos. El problema fue que el Gobierno de EE.UU. añadió a estas compras una cantidad de dinero a la circulación monetaria y que gran parte de este dinero se destinó a la compra de otros activos bursátiles, reforzando las tendencias especulativas.
La banca empezó a crear consultorías para aconsejar a sus clientes inversiones en bolsa o en créditos relacionados con la inversión bursátil. Los ahorros de mucha gente fueron dirigidos hacia la bolsa. Muchos pequeños ahorros no se invertían directamente en la bolsa, si no en las sociedades de cartera (actuales fondos de inversión). La cotización de estas sociedades depende en teoría de la marcha de su paquete de títulos y, en la práctica, de la confianza del público, demostrada por su capacidad de captar capitales.
El factor más importante de la especulación fue la generalización de la inversión a crédito. El broker aceptaba órdenes de compra con una parte del pago aplazado. El broker pagaba el resto, retenía las acciones como aval de la cantidad aplazada y utilizaba las mimas acciones como garantía para obtener crédito de prestamistas especializados o de los bancos. El dinero inyectado directamente en la bolsa tenía un efecto multiplicador.
Las autoridades y los expertos estaban convencidos de que el alza de las cotizaciones era excesiva y que acabaría provocando una recesión.
Finalmente, el 9 de agosto de 1929 se adoptó una primera decisión destinada a frenar la especulación: el federal Reserve Bank de Nueva York subió la tasa de descuento bancaria del 5 al 6%. Al mismo tiempo se empezó a producir una disminución de los créditos a los brokers. A partir del 3 de octubre, el índice de la bolsa empezó a descender rápidamente. Comenzó entonces el pánico y las prisas para liquidar las inversiones. El descenso de las cotizaciones provocaba que los títulos depositados ya no cubrieran la deuda con el broker y los deudores no estaban en condiciones de devolver lo que debían. El broker procuraba vender cuanto antes los valores que tenía en garantía y la rueda giraba cada vez más de prisa.
El martes negro, 29 de octubre de 1929, se ofrecieron en venta 29 millones de títulos, sin órdenes de compra.
2. Del crac de la bolsa a la depresión 2.1 Crisis financiera y contracción monetaria Surgió una reducción de la oferta monetaria: la base monetaria se mantuvo (circulación de la misma cantidad de billetes), pero los medios de pago disminuyeron, agudizando la caída de los precios y la depresión general. La caída del precio de los títulos cotizados en la bolsa tuvo efectos inmediatos en la situación financiera de los brokers y de los bancos que les habían concedido el crédito. Al inversor a crédito le resultaba más ventajoso no devolver el dinero y dejar que el broker se quedara con los valores. Eso afectaba de rebote a los bancos que habían financiado a los brokers con la garantía de los mismo valores. Cuando los brokers quebraron los bancos tuvieron que quedarse unos valores depreciados que no cubrían las deudas.
Medidas de los bancos: reducción del crédito concedido a la clientela y el aumento de las reservas en efectivo. Eso significaba una reducción de la oferta monetaria.
La primera oleada de quiebras se produjo en noviembre y diciembre de 1930. Algunos bancos habían quedado en una situación muy mala, la clientela quería retirar sus depósitos. La quiebra de un banco hacía que la gente corriera a retirar los depósitos a otros bancos.
Se activaba la espiral deflacionista: había menos dinero, se compraba menos, bajaban los precios y se dificultaba el funcionamiento de las empresas, que no encontraban crédito justo en el momento en que más lo necesitaban. La crisis financiera se convertía en crisis real.
La mayoría de créditos a medio y a largo plazo tenían intereses fijos (su importe se mantenía al margen de las fluctuaciones del tipos de interés). Mientras los precios de los productos descendían, los salarios nominales también, etc. las cuotas que había que pagar al banco se mantenían constantes. Para los deudores la carga era cada vez peor y muchos no podían soportarlo y como resultado había un incremento en el número de quiebras que empeoraba aún más la situación de los bancos. Esto pasa de manera más intensa en las zonas agrarias: los precios de sus productos bajaban y no podían hacerse cargo de los créditos pedidos en años anteriores. Se les embargaba y finalmente se les desahuciaba de las tierras y de la casa en la que vivían.
1.
2.
Dos factores que explican la pasividad de la administración: La creencia de que era conveniente una limpieza en el sector financiera y en la economía del país. Todo el mundo tenía que responsabilizarse de sus actos y pagar las consecuencias. El problema es que acabaron pagando justos por pecadores y que, finalmente, la economía en general salió perjudicada.
Adhesión al patrón oro: si se quería mantener la convertibilidad de los dólares en oro el margen de crédito que podía conceder la Reserva Federal era muy limitado.
2.2 Descenso de la producción y del empleo La crisis financiera hacía mucho más difícil la creación de nuevas empresas o la realización de nuevas inversiones, afectaba al sector de bienes de equipo y de rebote a los proveedores de materiales y materias primas. Se creaba un ciclo involutivo: las empresas se veían obligadas a cerrar o a reducir su actividad, dejando a muchos trabajadores en paro. La disminución de la capacidad de compra de los parados transmitía la crisis al sector de los bienes de consumo.
La caída del empleo se acompañó de un incremento de los salarios reales de los trabajadores ocupados. El incremento de los salarios reales suponía un obstáculo para la salida de la depresión, ya que impedía la reducción de costes para la empresa y aumentaba así el numero de parados.
El crecimiento de los salarios no comportaba una mejora de la demanda, además los que conservaban el empleo intentaban ahorrar por miedo a quedarse en el paro.
2.3 El debate sobre la política económica La administración Hoover se mantuvo fiel al principio liberal de no intervención en la economía y a la ortodoxia presupuestaria, que indica que el estado no tiene que gastar más de lo que puede recaudar. La disminución de los ingresos implicaba o una disminución de gasto público o un aumento de los impuestos, en ambos el resultado era un empeoramiento de la depresión. El primer proceso es más rápido y más efectivo para evitar la destrucción de riqueza y el segundo para generar crecimiento, de modo que una política económica correcta debería haber actuado inmediatamente en ambas direcciones.
3. El new Deal En noviembre de 1932 el candidato demócrata Franklin D. Roosevel ganó. Realizó su campaña electoral bajo el lema: New Deal, en el sentido de volver a repartir, de empezar una baza nueva. Decía que la mano invisible de Adam Smith, en la que confiaba el capitalismo liberal, no tenía la suficiente fuerza para reequilibrar el sistema.
Necesitaba la asistencia de la mano visible del estado.
En el New Deal todas las medidas eran expansionistas y todas mostraban una clara decisión gubernamental de intervención en los asuntos económicos.
La promesa de Roosevelt era favorecer a la tercera parte del país que se encontraba mal alimentada, mal vestida y mal alojada. Era necesario actuar en tres campos: 1.
2.
3.
Sanear la economía para evitar la repetición de los principales abusos que habían llevado al crac bursátil.
Reactivar la economía a través del impulso al consumo. Con la inyección de dinero a través de la inversión pública en infraestructuras.
Obtener un reparto menos desigual de la renta a través de la disminución del desempleo y de una serie de medidas sociales.
3.1 La política monetaria y financiera Horas después de tomar posesión, Roosvelt ordenó el cierre de todos los bancos durante tres días, que después fueron cinco (banking holiday). Para evitar la extensión del pánico y para recuperar la confianza del público mediante el análisis de la solvencia de cada banco. Resultados: 50% no presentaba problemas de solvencia, 45% podía abrir contando con la ayuda prometida y algunas reformas, y el 5% tenía que ser liquidado. Se presentó la Ley de Emergencia Bancaria, para conceder plenos poderes para legislar en materia financiera y fue aprobada de inmediato.
Bajo el New Deal, la Corporación para la Reconstrucción Financiera (RFC) se amplió con la actuación de adquisición de acciones y obligaciones de empresas y desempeñó un papel importante como oferente de crédito. La RFC no consiguió revitalizar el mercado del crédito, pero logró detener el hundimiento del sector financiero.
Ley “Glass-Steagall Banking Act”: los bancos se dividen en bancos comerciales y bancos de inversión. Solo los de inversión pueden hacer operaciones a largo plazo (créditos o inversiones) y operar en bolsa. Tienen que cubrir sus depósitos con un seguro obligatorio y se establecen mecanismos para controlar los créditos que pueden desviarse hacia la especulación bursátil. El sistema federal de reserva se convierte en un verdadero Banco Central.
Creación de la Comisión de Valores y de Cambio, en el caso de la bolsa, encargada de la supervisión del mercado.
Tenía que emitir un informe sobre cada título nuevo que pidiera cotizar en bolsa. A las operaciones admitidas, se les prohibía las operaciones a plazo, consideradas especulativas. En 1935 se disolvieron los holdings (sociedades de cartera) que pudieses parecer contrarios al interés general.
El 5 de abril de 1933, Roosevelt paralizó el patrón oro a través de una serie de disposiciones: las monedas de oro eran retiradas de la circulación, se prohibía la exportación de oro y la cláusula a pagar en oro se consideraba nula.
Por otro lado, obtuvo permiso para emitir 3.000 millones de dólares en deuda pública, de poner en circulación 3.000 millones de dólares más sin contrapartida oro y de acuñar plata hasta una cuarta parte del total de la circulación.
Esto hacía incrementar la masa monetaria en circulación y en el acuñamiento de la plata, permitir la reapertura de minas de plata situadas en zonas afectadas por la depresión.
La medida principal fue: anunciar que el presidente tenía la facultad de rebajar el contenido en oro del dólar hasta una mitad de su valor anterior. Para estimular la velocidad de circulación de la moneda: si el dólar podía perder la mitad de su valor en cualquier momento, era preferible gastarlo o invertirlo. En 1934 el dólar se devaluó. Supuso un gran negocio para el Tesoro americano, que vio cómo se reevaluaban sus reservas de oro (un 41%, lo que se había devaluado). Fue una medida egoísta, que quería reactivar la economía interna, sin tener en cuenta su impacto internacional: abarató las exportaciones de EE.UU. y encareció las importaciones, creando desequilibrios mayores en muchos países y provocando una nueva fuga de capitales hacia EE.UU.
3.2 Política presupuestaria y programas de empleo Roosevelt era partidario del equilibrio presupuestario (como Hoover) pero dio prioridad a los programas del New Deal que implicaban un incremento del gasto público. El gasto del gobierno federal se multiplicó por 2,8 entre 1932 y 1938; los ingresos solo por 1,4, lo cual implica un notable incremento del déficit.
Hasta 1935 los impuestos recaían sobretodo a las personas con menos ingresos. En 1935 se inició una campaña para aumentar la presión fiscal sobre los más ricos, pero no se logró.
El principal problema generado por la depresión era el paro, y no existía ningún tipo de prestación por desempleo.
La asistencia pronto se canalizó hacia programas de empleo, que tenían que cumplir tres condiciones: ser trabajos útiles, no competitivos con la iniciativa privada y el salario ofrecido tenía que ser mínimo, con el objetivo de estimular el retorno de la empresa privada. Los empleos principales estuvieron relaciones con la mejora del territorio y obras públicas. Desde 1936 hasta 1939 se construyeron un millón de km de carreteras, 77.000 puentes, 285 aeropuertos y más de 100.000 edificios públicos.
3.3 La política agraria Hoover había intervenido en la agricultura tratando de mantener los precios comprando productos y almacenándolos cuando los precios eran demasiado bajos para sacarlos al mercado en épocas de escasez. Pero estos momentos de escasez no llegaron y la capacidad de la agricultura estadounidense para generar excedentes pronto desbordó las posibilidades de la agencia estatal.
Roosevelt quería el mismo objetivo, impulsar la recuperación de los precios agrarios, pero le sumó medidas para proporcionar crédito a los agricultores. El instrumento principal fue la Ley de Ajusta Agrícola, AAA) ofrecía indemnizaciones a los agricultores que redujeran la superficie dedicada a los cultivos con más excedente. Esto fue declarado anticonstitucional y la ley se modificó en el sentido de conceder indemnizaciones para cultivar productos menos rentables, pero con menos excedentes o para destinar las tierras a pastos.
El gobierno acabó fijando los precios agrarios por encima de los vigentes en los mercados internacionales y subvencionando las exportaciones (dumping).
Se crearon entidades de crédito especializadas con el objetivo principal de evitar el embargo de las granjas mediante la renovación de los créditos.
3.4 El fracaso de la intervención en el sector industrial Para la recuperación de la industria se diseñó el instrumento NIRA y el instrumento de control NRA. La NIRA servía para superar la deflación a través del mantenimiento de los precios y de los salarios y de la eliminación de la competencia destructiva. Para esto se elimino la ley antitrust, para evitar la competencia, y se fijaron los salarios mediante el acuerdo directo entre el empresario y el trabajador.
Se formaron comisiones mixtas de empresarios, trabajadores y representantes del Gobierno con el objetivo de crear unos códigos de conducta para cada sector industrial.
El resultado fue poco satisfactorio. Grandes empresarios no aceptaron los acuerdos. En 1935 la NIRA se declaró anticonstitucional. A pesar de que, la NIRA había conseguido cierto incremento de precios y sobre todo de salarios en algunos sectores, no consiguió un crecimiento claro de la producción ni del empleo.
- Fracasó porque partía de dos esperanzas totalmente opuestas: los empresarios confiaban en que acabara con la superproducción y con la deflación haciendo subir los precios por encima de los costes de producción los trabajadores esperaban más empleo y salarios más altos, es decir, cierta redistribución de la renta que animara el consumo a través del crecimiento de los salarios por encima del incremento de los precios 3.5 Las mejoras sociales y las críticas al New Deal Cuando se cerró la NIRA, la Cámara de Comercio de EE.UU. criticó las medidas encaminadas. La respuesta del Gobierno fue el llamado: segundo New Deal: creación de seguros sociales (jubilación y subsidios de desempleo y de accidente laboral o enfermedad profesional).
El New Deal como ideología y cada una de sus actuaciones fueron muy criticados en su momento y son aún motivo de polémica. Las críticas proceden de que lo acusan de artificial, inútil y excesivamente costos como de los que critican su insuficiencia e incapacidad para atajar el mal desde la raíz: el gasto público se utilizó para mitigar la situación de los más desvalidos, pero no como instrumento de reactivación económica. Se hubiera necesitado un mayor aumento del gasto público y de los impuestos sobre las clases pudiente.
A pesar de esto, la mayoría de los estadounidenses lo consideraron beneficioso. Roosevelt fue reelegido tres veces y en las campañas posteriores el Partido Republicano aún tiene características del New Deal.
Tema 11. La crisis de los años 30 (II): Europa, América Latina y Asia 1. La difusión de la depresión fuera de Estados Unidos Causas de las dificultades estructurales de muchos países: caída de los precios de los productos primarios y el endeudamiento.
La difusión de la depresión a escala mundial es el resultado del peso de la economía norteamericana en el conjunt ode la economía mundial. Pero no es el culpable total. En el fondo de la depresión está la adhesión internacional a las reglas de la economía clásica (los mecanismos de ajuste del patrón oro) y, a la vez, el incumplimiento de estas reglas en la práctica por parte de algunos países que obtenían un superávit en oro que atesoraban para evitar la inflación, generando presión deflacionista en la economía mundial.
Mecanismos de transmisión de la crisis: - Caída del volumen de las exportaciones, superior al descenso de la producción Empeoramiento de los términos de intercambio en contra de los productos primarios Desarticulación del mercado internacional de capitales Caída general de los precios en todo el mundo, con el aumento paralelo de la carga financiera que soportaban los países, las empresas y las personas endeudadas 1.1 La retracción del comercio internacional El colapso comercial se produjo por las restricciones norteamericanas a la compra de productos primarios. El encarecimiento del crédito tras el crac de la bolsa afectó a la financiación de las importaciones, y el precio de muchos productos cayó rápidamente. Los precios más afectados fueron de las materias primas industriales y de los productos agrarios fácilmente prescindibles.
Aunque algunos países habían empezado a subir las barreras aduaneras para algunos productos antes de octubre de 1929, fue la aprobación del arancel Smoot-Hawey lo que originó una verdadera estampida hacia la protección y la restricción de las importaciones. Guerra de aranceles: la contrapartida de poner barreras a las importaciones para defender la producción propia era la disminución de las exportaciones, afectadas por las barreras levantadas por otros países en represalia.
1.2 El colapso del mercado internacional de capitales La auténtica paralización del mercado de capitales empezó en 1928, cuando se produjo una disminución drástica del crédito exterior de EE.UU. a consecuencia de las restricciones impuestas por la Federal Reserve Board y del atractivo de una bolsa desatada al alza. Al principio parecía que el mecanismo de equilibrio del patrón oro funcionaba, pero solo fue un efecto temporal. A partir de 1929 la depresión hizo que los descensos de precios relativos fueran insuficientes para mantener el volumen de exportaciones.
Después del crac, tanto las renovaciones como las nuevas peticiones de crédito se denegaron. En EE.UU entraba más capital del que salía.
Los problemas de financiación de los países deudores se vieron agravados por la fuerte reducción de las importaciones por parte de EE.UU. y otros países avanzados. Si se pretendía mantener la convertibilidad de la moneda propia en oro, se exigían políticas deflacionistas, que continuaban con la caída de la inversión y la producción y el aumento del desempleo. Y se iniciaba la espiral perversa: a menor inversión, mayor desempleo y menor consumo, etc.
Los bancos centrales eran conscientes del problema, pero la adscripción al patrón oro les impedía actuar. Pero si el banco actuaba inyectando dinero podía crear desconfianza en la moneda de aquel país y provocar fugas de capitales.
Ante estos problemas, muchos países decidieron reequilibrar sus economías a través de las restricciones al comercio y de la depreciación monetaria saliendo del patrón oro. Los que salieron fueron los que se recuperaron más rápidamente de la crisis.
2. Las distintas estrategias de los países industrializados 2.1 Francia y el bloque del oro Finales de los años 20: momentos de prosperidad. Con la devaluación del franco (1926) las exportaciones se veían favorecidas y se acumulaba oro. Francia era el segundo poseedor mundial tras EE.UU.
1930: la devaluación monetaria adoptada por algunos países competidores (como Gran Bretaña) hizo desaparecer las ventajas de la depreciación del franco. Disminuyeron casi la mitad de las exportaciones y no se recuperaron hasta 1937. La depreciación afectó a los precios agrarios, a la producción industrial y al comercio exterior, y provocó la quiebra de muchas empresas y bancos, repercutiendo a los ingresos fiscales y al déficit presupuestario. La inversión bajo un 18%; el consumo privado se mantuvo estable (los salarios bajaron un 6% y las pensiones subieron un 46%).
El numero de parados es más bajo que el resto de países, porqué hay una menor proporción de trabajadores industriales, ya que hay una población envejecida y muchos trabajadores extranjeros volvieron a su país afectados por la crisis.
La depresión francesa fue relativamente suave pero más persistente que en otros países. La recuperación comenzó en 1936, con una lentitud atribuida ala política económica adoptada. Se puso énfasis en el mantenimiento de la paridad de la moneda y del equilibrio presupuestario, para bajar los precios interiores y hacer competitivos en los mercados internacionales los productos franceses que se veían amenazados por la devaluación de la libra. Se pueden distinguir dos fases: 1.
2.
Con los radicales (1932): intentó equilibrar el presupuesto subiendo impuestos y reduciendo gastos. Rebajó el sueldo a los funcionarios, no logró recortar el gasto militar ni aumentar los impuestos sobre el patrimonio y la renta Con los conservadores (1935): reducir aún más lo gastos del estado volviendo a rebajar los sueldos a los funcionarios y reduciendo la tasa de interés de la deuda pública. Mediadas que deprimían más la demanda y agravaban la depresión.
En 1936 ganó las elecciones el Frente Popular, formado por socialistas, comunistas y radicales. Dio preferencia al estímulo de la demanda a través del aumento de sueldos, se introducía la semana de 40 horas y las vacaciones de 15 días pagadas. El franco se devaluó 1/3 de su valor anterior y los precios aumentaron. Supervisaba el crédito mediante la intervención del Banco de Francia por parte del Gobierno. Destaca la Office du Blé, que compraba excedentes de cereales a precios fijados , para asegurar una remuneración suficiente para el campesino y reducía el precio para el consumidor.
Resultados: el producto industrial creció casi un 12% en tres meses; recuperación de las exportaciones, disminución del desempleo. Pero la expansión de la producción volvió a moderarse y la inversión se desplomó por la fuga de capitales y la desconfianza que generaba un gobierno de izquierdas en el mundo de los negocios.
A partir de 1927: la política económica vuelve a la ortodoxia liberal: ahorro presupuestario, atracción de los capitales evadidos, eliminación de la semana de 40 horas y aplazamiento de la aplicación de nuevas medidas de carácter social. La economía se vuelve a encarrilar pero a costa de los resentimientos sociales. En 1938 el franco se vuelve a devaluar.
2.2 Gran Bretaña En la segunda mitad de los años 20, mientras que la mayoría de las economías crecían a buen ritmo, Gran Bretaña presentaba señales de estancamiento y mostraba elevadas tasas de paro.
La depresión hizo evidente, de forma definitiva, la imposibilidad de recuperar la antigua preeminencia financiera de Londres. Los sectores más perjudicados fueron los que ya se encontraban deprimidos en los años 20: carbón, construcción naval y la industria textil algodonera. El desempleo llegó a ser del 16% de la población activa.
En el sector financiero muchos países retiraron los fondos que tenían en el Banco de Inglaterra en libras; también había una gran retirada de depósitos de los bancos privados. El banco de Inglaterra, escaso de reservas, y como prestamista de último recurso, se encontró ante la disyuntiva de aumentar los tipos de interés o pedir al Gobierno que declarara la libra inconvertible.
En septiembre de 1931 el Gobierno autorizó al Banco de Inglaterra a que rehusara la conversión en oro de sus billetes. La cotización de la moneda británica empezó a caer hasta estabilizarse al 30% por debajo de su valor de partida. El gobierno introdujo un arancel proteccionista con derechos de entrada de un 20% del valor de los productos manufacturados y se establecía la preferencia imperial que favorecía las importaciones de las colonias frente a otros proveedores.
Una vez liberada del patrón oro, la economía británica se pudo beneficiar de la mejora de los términos de intercambio, lo que hizo posible un aumento de los salarios reales de un 6% en tres años y estimuló el consumo y la inversión. Efectos importantes de la salida del patrón oro: abaratamiento del crédito llevado a cabo por el Banco de Inglaterra; el tipo de interés se mantuvo al 2% durante la década de los años 30, facilitando la inversión. Pero no pudo recuperar el nivel de sus exportaciones.
La salida de la depresión se debió al crecimiento de sectores como el automóvil, las industrias eléctricas y químicas y la construcción. En cambio, existían empresas obsoletas que sobrevivían gracias a las subvenciones estatales y que tenían poca capacidad de generar crecimiento económico.
La construcción aumento un 60%, favoreciendo a las industrias relacionadas.
2.3 Alemania: recuperación económica bajo el nazismo Tras EE.UU., Alemania fue el país con la depresión más fuerte. Supuso un cambio de política económica y de régimen política, que comportó la desaparición del parlamentarismo por un partido único: el nacionalsocialismo (nazismo).
Características de la situación anterior: 1924: suavización de las reparaciones gracias la Plan Dawes y la afluencia de crédito habían permitido una rápida recuperación de la economía; recuperación rápida, incompleta y poco sólida. La economía alemana era extremadamente vulnerable y dependiente de la evolución de la economía mundial.
1931: bancarrota del Creditanstalt de Viena. Afectó a los inversores extranjeros, que corrieron a retirar capitales de Alemania. El Reichsbank perdió la tercera parte de sus reservas de oro y moneda extranjera, y algunos quebraron.
Alemania debía 24.000 millones de marcos oro; 10.000 eran exigibles a corto plazo; pero las reservas del no llegaban a los 5.000 millones. Para evitar la caída total del sistema financiero, el Gobierno alemán tubo muchas deudas y adoptó medidas deflacionistas ortodoxas. Se prohibió la exportación de capitales y los extranjeros únicamente podían recuperar sus créditos en marcos bloqueados, que podían utilizarse para pagar productos alemanes destinados a la exportación. Para salvar la banca, el estado alemán compró acciones de los bancos, convirtiéndose en propietario del 60% del sistema bancario.
La idea era que el descenso de precios haría competitivos los productos alemanes al exterior y la recuperación económica llegaría de la mano de las exportaciones. Pero lo precios internacionales bajaron más deprisa que los alemanes, y el estado tuvo que intensificar aún más las medidas deflacionistas, incrementado la tasa de interés y los impuestos y disminuyendo los sueldos de los funcionarios y las prestaciones sociales. Como consecuencia, entre 1930-1932, la masa monetaria se redujo un 41%. La renta disminuyó un 40%, la producción industrial también, y los precios caían un 20%, y el paro afectaba a 1/3 parte de la población activa.
Errores de partida económica: por la izquierda ganaban los partidos comunistas y por la derecha los grupos nacionalistas antidemocráticos (el partido nazi). Proponía la creación de un nuevo sistema económico y político.
Proponía una ruptura total con la situación anterior: liquidación de la democracia parlamentaria, eliminación de las minorías no arias, rechazo de los compromisos internacionales y una economía sujeta al estado. La superioridad alemana debía obtenerse por medio de la expansión, la autarquía y el corporativismo.
En 1932 obtuvo un 32% de votos y Hitler tubo el poder con el apoyo de los partidos conservadores. Instauró el estado de excepción, disolvió el Parlamento y concentro todo el poder en sus manos. Se transformó en una dictadura de partido único y dirigente supremo único.
La finalidad de la economía alemana era aportar las bases materiales que tenían que hacer posible el predominio militar y civil de Alemania. Primero se tenía que superar la depresión y luchar contra el desempleo. Se confió básicamente a un gran programa de inversiones públicas, financiado mediante un fuerte incremento de los impuestos y un control estricto de la vida económica. Los primeros años se centraron en las obras públicas, ayudas a la industrial y producción de armamento.
Para generar crecimiento evitando la inflación : -pago de los gastos estatales mediante letras contra el tesoro.
-adquirian importancia los denominados efectos MEFO (pagarés) servían para disimular el déficit presupuestario y el aumento de los gastos en defensa - control de la salida de divisas que suponía el mantenimiento del patrón oro en el interior pero el incumplimiento de sus normas en el exterior, es decir, exportando crisis.
En 1936 el gasto público se concentro en la preparación para la guerra (armamento, petróleo, caucho...). El gasto militar pasó de representar el 8,3% al 61% en 1938.
Resultados: en cinco años, la producción industrial y la renta nacional casi se duplicaron y el desempleo se redujo.
Esto vino acompañado con una reducción de los salarios, la renta pasó de equivaler un 64% de la renta nacional a un 57%. También se estableció un control sobre los beneficios empresariales (repartir un 6% de los dividendos), el resto de beneficios debían ser reinvertidos allá donde indicaba el estado.
2.4 Japón: expansionismo monetario y militar Japón fue el país más beneficiado por la 1raGM, creció un 40% del PIB. La industrialización recibió un gran impulso hasta hacer de Japón una economía plenamente industrial. La balanza por cuenta corriente, tradicionalmente deficitaria, pasó a registrar superávit: las reservas de oro se multiplicaron por 6. Aunque solo una parte de este dinero se puso en circulación, lo cierto es que provocó una rápida inflación perjudicando a los salarios reales y causando un fuerte malestar social.
Japón quería volver al patrón oro, y en los años 20 la economía se vio constreñida por las políticas deflacionistas encaminadas al retorno a la convertibilidad. El terremoto de 1923 y las necesidades de reconstrucción aumentaron el déficit de la balanza comercial y provocaron una nueva depreciación del yen.
En la agricultura, se destaca la bajada de precios de venta, por el exceso de oferta, sobretodo en el arroz.
El malestar de los campesinos y obreros por el empeoramiento de sus condiciones de vida fue capitalizado por el ejército, que se convirtió en una fuerza política propensa al recurso a la fuerza, que a la vez defendía el tradicionalismo rural y propugnaba una política de expansión territorial para una nación sin espacio. El Gobierno moderado quedó desautorizado y fue sustituido por un nuevo ministerio impuesto por la casta militar (1931). El poder pasaba al nacionalismo militarista, cercano a los fascismos europeos.
En 1931, el nuevo gobierno decidió abandonar el patrón oro. La cotización del yen cayó en picado, un 64%. A causa de la política de moneda barata y en el aumento del gasto público, sobretodo militar. La importación de productos necesarios para el ejercito hizo que se mantuviera un fuerte déficit en la balanza comercial.
Efectos beneficiosos de la devaluación del yen: favoreció a las industrias sustitutivas de importaciones y a las exportaciones, a corto plazo.
A partir de 1936 se quedó totalmente bajo control militar.
3. La crisis en los países no industrializados En los países no industrializados es muy importante el valor de las exportaciones. En 1913, los países exportadores de productos primarios enviaban un 85% de sus exportaciones a los países industrializados. La depresión de los países industrializados afectó gravemente a estas economías.
Los países latinoamericanos fueron los primeros afectados por la depresión, pero también fueron los primeros en salir de ella, mientras que los asiáticos continuaban son su pauta de crecimiento positivo pero extremadamente lento.
3.1 La situación en Latinoamérica Factores negativos de la caída de las exportaciones: retirada de capitales exteriores (créditos) y la estrecha relación de dependencia respecto EE.UU.
Todos los países excepto Cuba devaluaron sus monedas, introdujeron controles de cambio, aumentaron las barreras aduaneras, impulsaron la creación de industrias sustitutivas de importaciones y dejaron de pagar la deuda externa.
Esto permitió una clara mejoría en los años siguientes, hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial.
También se facilito porque los países desarrollados empezaron a ofrecer créditos para la compra de sus productos (GB, Alemania, EE.UU.).
Los países más afectados por las exportaciones fueron Chile, Cuba y Argentina. Estos, junto con México, experimentaron un retroceso más importante de su producto por habitante.
Las políticas adoptadas podrían clasificarse en tres ámbitos: el régimen monetario, el pago de la deuda externa y la política fiscal. Los países que antes salieron del patrón oro y más devaluaron fueron los que antes y con más fuerza se recuperaron.
En conjunto, la devaluación y las suspensiones de los pagos al exterior permitieron tener más margen para impulsar políticas contra cíclicas internas. Los gobiernos optaron por la promoción de obras públicas. Brasil implantó una política de compra de excedentes de café para evitar que se bajara el precio, que acabó resultando insostenible.
La recuperación de la demanda interna impulsada por las políticas monetaria y fiscal de carácter expansivo fue el factor de más peso en los casos de mayor éxito: Colombia, Brasil y México. Brasil y Colombia se beneficiaron de la recuperación del mercado del café a partir de 1935.
Consecuencia más relevante de la crisis: se puso de manifiesto que estos países eran especialmente vulnerables a las fluctuaciones y políticas de los países más ricos. Empezó a ganar terreno el proteccionismo. Tras la 2GM este pensamiento acabaría dominando en Latinoamérica con la denominación de estrategia de industrialización por sustitución de importaciones (ISI).
3.2 Los países asiáticos Más que depresión se tendría que hablar de estancamiento. China, India e Indonesia experimentaron una fuerte caída de sus exportaciones (cantidades y precios). Pero al tener poco peso en el conjunto de la economía, el impacto sobre el producto total fue muy modesto.
Japón se recuperó muy pronto de la crisis y creció con fuerza, arrastrando por la vía de la demanda a las economías de Corea y Taiwán (colonias).
El PIB en 1929-1938 de los países asiáticos fue inferior al de los latinoamericanos. Causas: atraso de las economías agrarias asiáticas, autoconsumo y baja participación en el CI y por los factores políticos. De hecho, casi todos eran colonias, tenían enclaves extraterritoriales en territorio chino. Los principales problemas de China eran de tipo político: la debilidad de los sucesivos gobiernos, la pérdida de Manchuria (riqueza minera) arrebatada por Japón y las rebeliones internas y la invasión japonesa de 1937, que enlaza con la 2GM.
En la India, aún colonia británica, los factores favorables como el aumento de los aranceles para lo tejidos y la mejora de la industria azucarera se vieron contrarrestados por la política deflacionista impuesta por Gran Bretaña.
GB hizo que la colonia pagara gran parte del coste de su crisis, esto empeoró las condiciones de vida de la población.
En Indonesia, colonia holandesa, había libertad de comercio y las exportaciones generaban el 30% de la renta nacional. Las plantaciones no eran propiedad de los nativos, por eso la crisis afectó principalmente a los propietarios extranjeros. La política fiscal impuesta por los holandeses fue muy ortodoxa (deflacionista) y el peso real de la deuda pública y los impuestos aumentaron.
4. La URSS: colectivización agraria e industrialización forzada Finales de los años 20: La Nueva Política Económica (NEP) adoptada por Lenin tras la guerra civil, tenía resultados excelentes, pero este proceso de recuperación estaba llegando a sus límites. Con la muerte de Lenin (1924) se enfrentaron Trotsky y Stalin, las discusiones y pugnas se les denomina el gran debate.
-Bukharin defendía la armonía entre la agricultura y la industria. La mejora de productividad agraria generaría más demanda interior que estimularía la industria.
-Preobrazenski, era la posición contraria. Afirmaba que entre la industria y la agricultura existía oposición de intereses. Para impulsar la industrial se necesitaba capital y mano de obra que en un principio tenía que proceder de la agricultura. Nueva versión zarista: forzada desde arriba y financiada con la explotación agraria.
Stalin defendía las tesis de Bukharin y Trotsky a Preobrazenski. Peor una vez eliminado Trotsky, Stalin aplicó radicalmente las ideas e Preobrazenski.
Stalin se mantuvo hasta su muerte en 1953. La política soviética se desplazó de la socialización a la industrialización, considerada para Stalin imprescindible para la supervivencia de la URSS. La política de Stalin se basó en la aniquilación de cualquier obstáculo o disidencia y en la instauración de un régimen dictatorial, policíaco y brutal.
4.1 La colectivización agraria Stalin consideraba que una industrialización masiva requería intensa utilización de capital y de trabajo para construir plantas, equipamientos e infraestructuras. Los campesinos tenían que proporcionar el gran necesario para alimentar a la población agraria, mientras se impulsaba el pase de trabajadores de la agricultura a la industria.
Se impuso una rápida y violenta reorganización del sector agrario eliminando las explotaciones individuales y concentrando la producción en grandes granjas colectivizadas. El estado, único comprador, podía imponer precios bajos consiguiendo recursos necesarios para financiar el proceso de industrialización.
La colectivización se hizo a través de los kolkhozes: explotaciones muy grandes, tenían que producir lo que se les asignaba desde arriba. Una parte debía entregarse como impuesto y el resto tenía que ser vendida a los precios fijados por el estado.
El proceso fue muy rápido: en enero de 1930 el 21% estaba colectivizado; en marzo, un 58%. Este proceso trajo un gran desorden y fuerte resistencia que se convertiría en casi una guerra civil. Muchos campesinos preferían matar el ganado y comérselo que entregarlo al estado. Entre 1929 y 1933 la producción agraria cayó un 15% y la ganadera un 57%.
Para extender la ideología revolucionaria, estimular la colectivización y incrementar la productividad, el estado creo asistencia técnica a través de los parques de maquinaria y tractores (1929).
La colectivización a corto plazo tuvo efectos negativos, pero a medio plazo cumplió los objetivos que Stalin pretendía. Se consiguió un aumento de la productividad y la liberación de un gran volumen de mano de obra, que pasó a la industria.
4.2 La puesta por una industrialización rápida La industrialización en manos de Stalin se hizo con la planificación centralizada, con los planes quinquenales.
Convirtieron a Rusia en la tercera potencia industrial del mundo.
Al abolir la propiedad privada, las decisiones sobre qué y cuánto producir corresponden al estado. En 1926 el comité central dio la orden de empezar a trabajar con la formulación del plan quinquenal. En la oficina de planificación habían más políticos que técnicos, y que acababa votando lo que los gobernantes deseaban. La información era incompleta, había un sistema de prioridades. En la práctica, gran parte de la economía funcionaba fuera de la planificación.
El rápido crecimiento de la URSS durante estos años debe atribuirse a la movilización del os recursos infrautilizados (capital y trabajo) en una economía por debajo del pleno empleo. El crecimiento de la Rusia soviética es parecido al de Alemania, en ambos casos se trata de un crecimiento impulsado por la demanda estatal.
• 1.
2.
El primer plan Quinquenal (1928-1932) se basa en dos supuestos: se podría obtener crédito del exterior no habría malas cosechas La mayoría de los objetivos fijados nos e alcanzaron pero la tensión creada por el afán de lograrlos permitió obtener tasas de crecimiento muy elevadas.
• El segundo plan Quinquenal (1933-1937) se insistió en la necesidad de continuar la industrialización pero se añadió preocupación por la educación técnica y el transporte. El plan fue acompañado de propaganda para incrementar y racionalizar el esfuerzo de los trabajadores: stakhanovismo. La producción de bienes de consumo y la producción agraria quedaron muy por debajo de las previsiones (como en el primer plan).
• El tercer plan Quinquenal (1938-1942) quedó interrumpido en 1941 por la Segunda Guerra Mundial.
En general, el PIB superó el 5,5% anual. Este crecimiento se logró mediante la aplicación de más trabajo y de más capital. El pobre aumento del consumo doméstico indica que la prioridad otorgada al crecimiento industrial tuvo un coste. Debe contar la generalización del acceso a los servicios públicos comunitarios (educación, sanidad) en unas condiciones de igualdad impensables entonces en Occidente.
Tema 12: La Segunda Guerra Mundial 1. La Segunda Guerra Mundial 1.1 El conflicto y sus causas Inicio: 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por la Alemania nazi Final: 2 de septiembre de 1945 con la rendición incondicional de Japón Países en el conflicto: -Fascistas: Alemania, Italia y Japón (el eje) -Países aliados: Francia, Gran Bretaña, EE.UU. y la URSS Causa principal: el afán expansionista de las potencias fascistas. Alemania quería controlar los países del este de Europa; Japón quería asegurar su posición de potencia colonial en Manchuria, Corea y Taiwán e Italia quería ensanchar y consolidar su imperio africano en Libia, Eritrea y Etiopía, así como recuperar el predominio sobre la costa oriental del Adriático.
La guerra tuvo dos fases muy diferenciadas y dos escenarios principales distintos: Ø En Europa, la primera fase duró hasta el verano de 1941 y se dirimió entre Alemania y el resto de los países europeos, excepto Suiza, Suecia, España y la URSS. El tratado de no agresión entre Hitler y Stalin de 1039 permitió a los alemanes la invasión de Polonia, y a la vez se provocó la guerra de Gran Bretaña y Francia contra Alemania. En esta primera fase Alemania, Italia y Japón se llevaron la victoria, pero fracasaron en la ocupación de Gran Bretaña.
En junio de 1941, Hitler decide atacar a la Unión Soviética. El Ejército Rojo no estaba en condiciones de resistir las divisiones alemanas, pero con una táctica, los generales rusos hicieron retroceder a sus hombres lo más lentamente que pudieron. En el verano de 1942 Hitler quiso recuperar la iniciativa con la conquista del Cáucaso y la ciudad de Stalingrado La batalla de Stalingrado fue la más decisiva de la guerra en Europa. Los alemanes se encontraron atrapados y las tropas soviéticas consiguieron rodear el cuarto y el sexto ejército alemán. Esta derrota supuso la pérdida del control alemán sobre el Cáucaso.
En Rusia continuaba la guerra, mientras el ejército alemán y el británico tenían una guerra en el norte de África, con victoria para las fueras aliadas (batalla El Alamein, 1942). EE.UU. había declarado la guerra a las potencias del Eje en diciembre 1941 tras el ataque japonés de Pearl Harbor Ø El otro escenario: el Pacífico oriental. Japón mantenía una guerra abierta con China desde julio de 1937 y en pocos meses había ocupado Pekín, Shanghái y Nankín. El estallido de la guerra en Europa abrió la puerta a una ampliación de los objetivos japoneses, y estas pretensiones chocaron enseguida con la oposición de EE.UU. que veía amenazada su influencia en la zona. El embargo de petróleo impuesto por Roosevelt para obligar a los japoneses a desistir de sus pretensiones llevó al Gobierno nipón a iniciar la guerra con el bombardeo de la base naval norteamericana de Pearl Harbor (Hawai) el 7 de diciembre de 1941.
El ejército japonés conquistó toda el área del Pacífico oriental. El ejército estadounidense tuvo que mantenerse ala defensiva hasta el invierno de 1942-1943, cuando la reconquista de la estratégica isla de Guadalcanal frenó definitivamente la progresión japonesa hacia el sur. El temor a encontrarse tropas a territorio japonés llevó al presidente Truman a autorizar el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki (agosto 1945). El 14 de agosto el emperador Hiro Hito acepta la rendición incondicional.
Las potencias del Eje no pudieron resistir el aislamiento con respecto a los mercados mundiales, especialmente tras la entrada de EE.UU. en la guerra. EE.UU., la URSS y Gran Bretaña representaban el 60% de la capacidad de producción mundial, y las potencias del Eje solo 17%.
En un principio EE.UU. no quería entrar en guerra, pero vieron que Gran Bretaña no podría sola con Alemania. En 1941, Churchill y Roosevelt aprobaron por el congreso norteamericano un programa de ayuda masiva denominado Lend and Lease (préstamo y arrendamiento). Una ley que autorizaba al presidente a ceder temporalmente a un país extranjero armas y todo tipo de material relacionado con la defensa, así se podía evitar temporalmente la intervención directa de EE.UU. Los recursos canalizados por esta vía fueron hacia Gran Bretaña (42%) y la URSS (29%).
1.2 Una destrucción humana y material sin precedentes 40 millones de fallecidos y 15 millones de heridos e inválidos, tres veces más que en la 1GM, y con una proporción muy superior de civiles (40%). La URSS, Polonia, Alemania y la antigua Yugoslavia fueron los países más afectados.
Al acabar la guerra hay un movimiento masivo de población, sobretodo de polacos, alemanes y japoneses.
Los costes ascienden a más del triple del coste de la primera guerra mundial. En general, la Europa central y oriental sufrió más que la Europa occidental. Todos los estados europeos, exceptuando los neutrales (España, Suecia y Suiza) y Gran Bretaña, perdieron renta durante la guerra. La caída fue casi de la mitad (40%).
La intensificación de la investigación en armamento dio lugar a algunas innovaciones tecnológicas de importancia futura. Se concentró en la energía nuclear y en la aviación.
1.3 División de Europa y hegemonía de EE.UU. y la URSS. La Guerra Fría Dos potencias victoriosas: EE.UU. y la URSS. Europa quedó dividida en dos zonas de influencia: los territorios ocupados por el ejército soviético y los ocupados por las fuerzas angloamericanas. Bajo protección norteamericana, los países de Europa Occidental reconstruyeron sus instituciones sobre bases democráticas, y en los países del Este se constituía sobre partidos comunistas y la vigilancia de la Unión Soviética.
La convivencia de los dos bloques era difícil y más con las ganas de ampliar la influencia de cada uno de ellos, por esto se dio la llamada Guerra Fría.
El enfrentamiento entre el bloque capitalista y el comunista empezó con el bloqueo de Berlín en 1948. La capital alemana quedaba dentro de la zona de ocupación soviética, fue dividida en cuatro zonas de ocupación: -Francia, Gran Bretaña y EE.UU. constituían el Berlín occidental -la URSS era el Berlín oriental.
En junio de 1948 la URSS cerró los accesos a Berlín con la idea de obligar a las potencias occidentales a retirarse de la antigua capital. Durante unos meses el Berlín occidental tuvo que recibir los suministros por vía aérea. Al año siguiente los occidentales crearon la República Federal Alemana, y la zona de ocupación rusa se transformaba en la República Democrática Alemania (1949).
En la guerra civil China había dos bandos: las fuerzas comunistas de Mao Zedong (con el apoyo soviético) y las del Kuomintang (apoyo occidental). En mayo de 1949 Mao se lleva la victoria y se proclama la República Popular China. En 1959, el nuevo régimen chino y EE.UU. se enfrentan en corea, la guerra acabó en la división del país entre Corea del Norte (comunista) y corea del Sur (prooccidental).
2. Bretton Wood y el GATT 2.1 El nuevo sistema monetario y financiero: el FMI y el Banco Mundial En julio de 1944 se celebró en Bretton Woods (EE.UU.) una conferencia internacional para tratar el tema: el punto de partida del debate tenía que ser la libertad de comercio y de movimiento de capitales. Participaron 45 países. Los acuerdos representan una mezcla de ideas liberales y keynesianas y responden a tres principios básicos: 1.
2.
3.
El reconocimiento del dólar americano como única moneda convertible en oro y, por lo tanto, como única divisa internacional.
La adopción de tasas de cambio fijas entre las diferentes monedas El establecimiento de mecanismos de cooperación monetaria El dólar se convertiría en la moneda preferida para ser utilizada como reserva por los bancos emisores de otras monedas y como medio internacional de pago. Las tasas de cambio fijas exigían un equilibrio de la balanza de pagos y una política monetaria y fiscal ajustada.
Se creo el Fondo Monetario Internacional (FMI), para proporcionar crédito a los países con problemas para permitirles llevar a cabo los ajustes necesarios en un periodo de tiempo más largo y en condiciones más favorables.
Cada país depositaría en el FMI una cuota proporcional a su PIB, una cuarta parte en oro y el resto en moneda propia. EE.UU.
proporcionó más de 1/3 del total, le permitía dominar el FMI.
El Bretton Woods no funcionó totalmente hasta 1958 cuando los países europeos hicieron completamente convertibles sus monedas. Funcionó bien de 1959-1967 y se colapsó porqué EE.UU. abandonó la convertibilidad oro del dólar.
También se creó el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRD), conocido como Banco Mundial. Tenía que conceder préstamos a largo plazo a los países más afectados por la guerra con el objetivo de facilitarse su reconstrucción.
2.2 La reducción de las barreras comerciales y el GATT El sistema se tenía que completar con la Organización de Comercio Internacional (ITO), que debía eliminar los obstáculos al comercio y supervisar la política comercial exterior de los diversos países. El objetivo era rebajar los niveles arancelarios y evitar la introducción arbitraria de nuevas barreras al comercio exterior por parte de los países asociados.
El tratado de la ITO fue acordado en 1947, pero quedó sin efecto al no ser ratificado por el Senado de EE.UU.. entró en funcionamiento lo que se había diseñado como un instrumento preparatorio: el acuerdo general sobre aranceles y comercio (GATT), instituido en 1948. Los principios del GATT eran: no discriminación, no-contingentación, reducción de aranceles y prohibición de dumpings y cárteles. Aunque el GATT no logró todos sus objetivos, sus avances permitieron en 1994 su sustitución por la Organización Mundial del Comercio (OMC)/World Trade Organization (WTO), con más competencias que el GATT.
3. La reconstrucción: Europa y Japón 3.1 El plan Marshall y los inicios de la integración económica europea En los primeros años el problema era de supervivencia, sobretodo en las ciudades. En 1943 el gobierno estadounidense impulsó un programa para aportar alientos y otras ayudas.
También había que plantearse como hacer frente a las consecuencias económicas de la guerra. Se decidió apropiarse de bienes existentes, así se evitaba que Alemania pudiera volver a disponer de una industria de guerra potente. Fueron poco las industrias, pero el impacto sobre la economía alemana fue mayor. Pero el inicio de la Guerra Fría llevó a los países occidentales en 1951 a abandonar definitivamente esta política.
EE.UU condonó a Gran Bretaña la mayor parte de lo que le debía como consecuencia de los acuerdos de Lend and Lease. Le concedió un nuevo préstamo en condiciones excepcionales. Muchos préstamos recibidos se saldaron mediante la cesión de bienes británicos a los gobiernos que los habían concedido. La excepción fue la URSS, que con el estallido del a Guerra Fría dificultó las negociaciones, que no dieron fruto hasta 1990.
Para acelerar el proceso de reconstrucción se incluyó en el acurdo angloamericano de 1945 una cláusula que obligaba a Gran Bretaña a restaurar la convertibilidad de la libra antes de dos años y a renunciar alas preferencias imperiales establecidas en los acuerdos de Ottawa de 1932. En 1947 el Gobierno laborista británico decretó la convertibilidad de la libra. Se produjo una avalancha de demandas de conversión, puesto que la libra era una moneda débil comparada con el dólar.
A mediados de 1947, las economías europeas estaban al borde del colapso, lo que ingresaban los países europeos por exportaciones y otros conceptos no era suficiente para pagar las importaciones de alimentos, materias primas y maquinaria, que resultaban indispensables para asegurar el mantenimiento de la población y para volver a la normalidad productiva.
La exportación había disminuido porque los avances de EE.UU. había hecho menos competitivos a los productos europeos. Por otro lado, los banqueros estadounidenses no se sentían inclinados a invertir o conceder préstamos en Europa.
La disminuida renta de los países europeos no podía generar el ahorro suficiente para financiar la recuperación ni permitía a los gobiernos aumentar los impuestos para equilibrar los presupuestos.
La situación también era preocupante desde el punto de vista político.
EE.UU. tenía que intervenir para evitar la prolongación dela depresión fortaleciera a los partidos comunistas y se llegara a la formación de democracias populares como las que durante estos años se estaban implantando en los países del este de Europa. El gobierno de EE.UU. decidió lanar un programa de ayuda para estimular la recuperación de la economía: Plan Marshall, primavera de 1948. El objetivo era aportar los bienes que necesitaban las economías europeas sin provocar dificultades en sus balanzas de pagos. Al mismo tiempo EE.UU. se aseguraba un flujo continuado de exportaciones.
Los países europeos beneficiarios se comprometían a crear organizaciones conjuntas con dos finalidades: evitar iniciativas concurrentes que pudieran dar lugar a una competencia excesiva; y facilitar los pagos multilaterales. Esas condiciones llevaron a la URSS a renunciar el Plan Marshall, por miedo a que su influencia sobre los países de Europa del Este redujera. España no participo porque había apoyado a las potencias del Eje en el régimen de Franco. Así, 16 estados europeos formaron en 1948 la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE), y posteriormente la Unión Europea de Pagos (UEP).
El funcionamiento era el siguiente: las empresas europeas realizaban propuestas razonadas de compra, si eran aprobadas por su gobierno y después por la OECE pasaban a la comisión del Plan que adquiría los productos, normalmente a empresas estadounidenses. El vendedor norteamericano cobraba de su gobierno, el comprador europeo pagaba a su propio gobierno en moneda local, para evitar la salida de divisas.
La ayuda permitió que las fábricas y los obreros preparados para ponerlas en marcha no tuvieran que estar parados por falta de suministros. Favoreció el crecimiento económico forzando el desmantelamiento de los controles sobre la producción y los mercados y restaurando la estabilidad de los precios y de los intercambios.
El déficit comercial no fue fácil de resolver: hasta 1958 las principales monedas europeas no fueron plenamente convertibles en dólares, y lo fueron a un tipo de cambio muy inferior al existente antes de la guerra. Esto impulsó la creación de la Unión Europea de Pagos. Permitía compensar las balanzas de pagos y financiar sus déficits, permitía minimizar las transferencias de capitales y concedía crédito a los países que resultaban deudores.
Gracias a la CECA (comunidad europea del carbón y del acero) lo que antes eran rivalidades y disputas por el dominio del territorio, se convertía en colaboración, evitando una futura guerra entre Francia y Alemania.
3.2 Ocupación y reestructuración de la economía japonesa Cuando Japón firmó su rendición en agosto de 1945, EE.UU. ocupó el país con las fuerzas militares. Las decisiones políticas correspondían al SCAP, presidido por el general MacArthur, que ejerció el poder de forma casi absoluta.
Japón había perdido territorios coloniales (Taiwán, Corea, Manchuria). En las excolonias como otros países ocupados, como China, se produjo un sentimiento antijaponés, por las brutalidades cometidas y las exportaciones japonesas redujeron a un 8%.
Japón era incapaz de asegurar su mantenimiento, su territorio había disminuido, regresaron 6 millones de refugiados, las tasas de natalidad eran altas y las de mortalidad modernas, la población crecía muy rápido.
Había que desmontar el entramado político y empresarial que había empujado al país a la guerra y eran necesario reformas que facilitaran el control democrático del poder por parte de los ciudadanos.
En 1946 se aprueba una constitución que sustituye la vieja constitución Meiji y permite el ascenso al poder de las fuerzas militares. En 1952, el poder real quedó en manos del SCAP que actuó en el control militar e industrial, disgregación de los zaibatsu, reforma agraria y reforma educativa.
Durante los años siguientes se aseguró que Japón no volviese a una guerra ni tuviera una industria proveedora masiva de armamento. Esta política retrasó la recuperación del país, no fue revisada hasta 1950 con la Guerra de Corea, que hizo evidente la necesidad de disponer de un suministrador de material militar próximo al conflicto.
En relación a los zaibatsu (corporaciones japonesas), se querían eliminar ya que los ocupantes los culpaban de la guerra. Los grandes zaibatsu habían colaborado con los estamentos militares y políticos más extremistas en la política de expansión colonial que había conducido a la guerra. El SCAP decidió la desmembración de estos y se hizo juzgar y condenar a sus dirigentes. Se llevo a cabo distribuyendo las acciones de las empresas y eliminando aquellas inversiones que permitían el control conjunto. El banco del grupo no fue expropiado, de modo que muchos de los zaibatsu disueltos se volvieron a formar cuando el país recuperó la independencia.
En el campo agrario, el SCAP implementó un programa mediante el cual el Gobierno japonés expropió buena parte de las tierras arrendadas y las vendió en excelentes condiciones a los campesinos que las cultivaban. Porque antes, el campesino cultivador no era el propietario.
Otra gran reforma fue en la educación secundaria. En 1940, solo llegaba el 7% de la población, el sistema era elitista. Hicieron que la enseñanza secundaria alcanzara el 50% en 1955 y el 95% en 1986. La mejora de la formación explica el crecimiento japonés y la consolidación de Japón como uno de los principales competidores de EE.UU. a escala mundial.
La recuperación japonesa fue más lenta y penosa, en buena parte por las imposiciones de los ocupantes, con el general MacArthur al frente. El inicio de la guerra fría hizo cambiar la percepción de EE.UU. respecto Japón, que pasó a ser considerado un posible aliado. Poco después se firma el tratado de paz entre Japón y las fuerzas aliadas, se acuerda la disolución del SCAP y la recuperación de la independencia, en abril de 1952.
4. El papel del estado y la nueva política keynesiana Después de lo que pasó en los años 30 y de la amenaza de la expansión del comunismo, los gobiernos del os países más avanzados asumieron que el estado estaba legitimado, incluso obligado, a intervenir en la economía para asegurar estos objetivos.
4.1 El estado del bienestar: cobertura social y redistribución de la renta Estado del bienestar: conjunto de políticas públicas destinadas a asegurar la igualdad de oportunidades y a proporcionar servicios básicos a la población. Generan importantes beneficios económicos secundarios: mejora de la fuerza labral, mejor aprovechamiento de las capacidades de la población, etc.
Una finalidad es modificar la distribución del a renta. Se aplican esquemas fiscales de carácter progresivo, con más presión relativa sobre aquellos que obtienen mayores rentas.
4.2 Políticas contra cíclicas y economía mixta Después de la crisis de los años 30 aparece una nueva perspectiva económica, con la referencia de la “Teoría general del empleo, el interés y el dinero” de John M. Keynes. La propuesta esencial es la utilización contra cíclica del gasto público para mantener el empleo, y por lo tanto la estabilidad económica y social en momentos de disminución de la demanda privada. Keynes pensaba que el estado tenía que estimular la actividad económica cuando convenía, aunque comportara una situación de déficit y de endeudamiento.
La mayoría de países adoptaron una economía libre, pero en muchos casos la participación del estado en la economía fue más allá de las recomendaciones de Keynes, varios países nacionalizaron sectores enteros de la economía como la banca, la minería, la siderurgia, la energía electica, los ferrocarriles o las compañías navieras, o crearon empresas para la explotación de recursos naturales. Por este motivo el estado se convirtió en uno de los grandes oferentes de empleo: en 1964 los trabajadores públicos superaban el 40% del a población activa.
En algunos países el estado también intervino en la relación de los empresarios y los sindicatos. No impidió que hubiera tensiones laborales, pero aseguró un periodo de estabilidad y paz social.
También fue importante como oferente de infraestructuras, para el estado del bienestar, las que favorecían el crecimiento económico y la mejora de la productividad de las empresas.
En el capitalismo posterior a la 2GM, el mercado dejó de ser el regulador principal de la economía. Una parte importante de los recursos y de las decisiones pasaron a manos de las administraciones públicas. Una intervención más intensa y extensa del estado puede resultar beneficiosa en algunos casos, pero también puede dar lugar fácilmente a disfunciones importantes que favorezcan a una pequeña parte.
Tema 13. La época dorada del capitalismo, 1950-1973 1. Un crecimiento fuerte, global y diferenciado El crecimiento fue general, pero hubo diferencias entre países y grupos de países. Lo más significativo es el aumento del peso específico de Japón, que pasó del 3 al 8%. En 1973, logró equipararse a la Europa occidental en lo que a renta por habitante se refiere, a pesar del enorme retraso que mostraba en el año 1950.
Las áreas que en 1950 estaban atrasadas, la Europa occidental y Japón, crecen más deprisa en términos por habitante que el país líder, EE.UU.
Aunque los países en desarrollo también crecían, lo hacían a un ritmo inferior de los países más avanzados, por lo que las distancias entre unos y otros aumentaron.
Destaca la industrialización de países que hasta ese momento no habían dispuesto de un sector industrial moderno. Empieza en estos años la migración de las producciones industriales de tecnología más sencilla hacia los países en desarrollo. Fue posible gracias a otra de las grandes novedades del periodo: el fortalecimiento del comercio internacional y de los movimientos de capital entre países.
2. Las bases del crecimiento general Los factores que hicieron posible este crecimiento intenso y equilibrado pueden agruparse en: el impulso de la oferta y el tirón de la demanda.
2.1 El impulso de la oferta El impulso de la oferta y las transformaciones en la producción provienen de: a) - Alta tasa de inversión, posibilitada: Por el crecimiento de los beneficios por encima de las tasas de interés y de inflación Por el aumento del ahorro Por la movilidad del capital b) La moderación de los precios de la energía y las materias primas c) Un fuerte crecimiento de los rendimientos agrarios d) La liberación de la economía mundial que permitía a los países explotar sus ventajas comparativas y obtener economías de escala e) La creación de instituciones favorecedoras del crecimiento económico, tanto nacionales como internacionales: - En el interior del país, subvencionando las industrias nuevas y favoreciendo la cooperación entre los agentes sociales, la legislación sobre el trabajo y la mejora de las prestaciones sociales - En el exterior: facilitando intercambios y el uso de los medios de pago internacionales - - Desde una perspectiva global, el factor principal del crecimiento fue la mejora de la productividad.
El factor trabajo aumentó por el crecimiento demográfico y por el aumento del trabajo femenino y disminución del desempleo, y por el traspaso de mano de obra subempleada proveniente del sector primario a los sectores secundario y terciario. En los países más avanzados con escasa mano de obra agraria se recorrió a la inmigración.
El factor capital se obtuvo gracias al ahorro de las empresas y familias y una mayor propensión a invertir.
Esto deriva al incremento del a productividad total de los factores, a la mejora de los resultados obtenidos por los trabajadores de los medios materiales aplicados a la producción.
La época dorada es el momento de culminación de la difusión de las innovaciones tecnológicas de la 2RT.
Las iniciativas estatales y las ayudas oficiales estimularon a las empresas a investigar e innovar y a adaptar tecnología extranjera.
La primacía tecnológica la tenía EE.UU., destinaba más recursos a investigación y desarrollo. Pero se centró más en la defensa y sectores espacial y nuclear, de modo que aportaba cada vez menos innovaciones que pudieran ser adoptadas por los otros países.
Así los países seguidores se acercaron al nivel tecnológico de EE.UU. En 1975, Alemania, Holanda y Japón invertían en investigación no militar un porcentaje del PIB mayor que EE.UU.
La demanda de materias primas aumentó, a causa del crecimiento de la población, pero también aumento la oferta, y como consecuencia hubo una disminución de precios. La competencia entre los países productores dificultaba cualquier política de control de la oferta.
Explosión en el consumo de energía: el predominio siguió correspondiendo a los combustibles fósiles (pero del carbón al petróleo y al gas natural). Entre 1960 y 1980, la producción mundial de petróleo se triplicó, porque es fácil y barato de extraer y transportar. En 1960, los países productores crearon un cártel internacional para fijar la producción y los precios del petróleo: Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). En 1973, los países árabes productores iniciaron un boicot que llevó a un aumento espectacular de los precios, se identifica como el punto final de la época dorada del capitalismo.
La agricultura pasó de ser una actividad primaria a una actividad industrial. Permitió aportar alimentos suficientes y baratos y mano de obra abundante. La mejora se obtiene de la mecanización y la revolución verde, estos dos juntos provocan un aumento sin precedentes de los rendimientos y la productividad. A pesar de la disminución de tierras cultivadas, el aumento de los rendimientos y la productividad hizo crecer la producción mundial hasta resultar excedentaria.
El impulso de la oferta tuvo en su base un incremento de la productividad, derivado de la mejora técnica, que permitía el aumento de beneficios y salarios y por lo tanto de la inversión y del consumo. Esto da lugar al tirón de la demanda.
2.2 El tirón de la demanda - Causas de las altas tasas de crecimiento: disponibilidad de factores y del progreso técnico ampliación de la capacidad de compra ligada a la mejora de los salarios, mejor distribución de la renta y a la apertura de los mercados internacionales Aumento de la demanda en los países occidentales: 1.
2.
3.
4.
5.
6.
Políticas de pleno empleo Crecimiento de la renta Crecimiento de la renta familiar: gracias a los salarios individuales y al mayor número de perceptores de salarios por familia Aumento de la propensión al gasto de las familias: seguridad a la asistencia social, y por la escasa utilidad del ahorro ante una inflación Aumento de la demanda generada por el sector público Aumento del comercio exterior El elemento fundamental fue el aumento de salarios, en menos de dos décadas se duplicaron en los países europeos, en Japón se triplicaron, y en EE.UU. aumentaron más de un 50%.
La evolución del salario real vino acompañada de una ampliación en los servicios sociales prestados por el Estado y se hizo posible el consumo de masas (adquisición de bienes no alimentarios, como los bienes de consumo duradero y de vivienda en prosperidad).
3. La reintegración de la economía internacional 3.1 La intensificación del comercio exterior Los niveles de protección comercial fueron en general muy bajos. El proceso de liberación explica el crecimiento de las exportaciones. Se crea un círculo virtuoso: la demanda exterior lleva a una mayor inversión, que mejora la productividad y la competencia y refuerza las perspectivas de más exportaciones, que, a su vez, incitan a una mayor inversión.
Antes de la guerra, se pensaba que la industrialización provocaría disminución del comercio mundial, porque cada país se autoabastecería y no compraría producto exterior. Pero pasó lo contrario: un incremento del comercio debido a la especialización de los diversos países en productos por los que pueden ofrecer ventajas comparativas.
3.2 La contención de los problemas monetarios El sistema de cambios fijos acordado en Bretton Woods se puso en marcha mucho más lentamente de lo previsto: las monedas europeas no fueron convertibles hasta 1959. Las finanzas estadounidenses estaban en una situación privilegiada: podían hacer frente al déficit exterior simplemente emitiendo billetes que el resto del mundo aceptaba como medio de pago y moneda de reserva. Podía restringir o aumentar la circulación de dólares con la modificación de sus tipos de interés internos.
EE.UU. abusó de esta situación, en 1963, la cantidad de dólares en poder del os bancos centrales extranjeros superó el valor de las reservas de oro estadounidenses. El dólar estaba sobrevalorado y podía provocar una fuere crisis financiera si los diferentes bancos centrales empezaban a reclamar la conversión de sus dólares en oro.
- Para mantener la estabilidad del sistema, los bancos centrales llegaron a acuerdos: En 1961: Swap, se creó el pool del oro, un compromiso para no reclamar el cambio de dólares por oro e incluso vender oro y adquirir más dólares En 1970: se aumentan las cuotas del FMI El principal factor fue los eurodólares, dólares en manos de los bancos privados europeos, que empezaron a utilizarse para los pagos exteriores en lugar de la moneda propia de cada país.
La convertibilidad del dólar resultaba cada vez más insostenible. En 1971, el presidente Nixon decidió dejar que el mercado determinara el valor de cada moneda. A partir de 1973 el empeoramiento del dólar hizo que varios países decidieran dejar fluctuar libremente sus monedas, el sistema Bretton Woods había pasado a la historia.
4. Crecimiento económico bajo liderazgo estadounidense EE.UU. es y era el país con mayor PIB y se encuentra entre los primeros en términos per cápita. Parte importante del crecimiento del resto del mundo se obtenía a través de las inversiones de empresas multinacionales de capital estadounidense y gran parte de los beneficios iban a parar allí. Dadas sus dimensiones, la economía norteamericana era relativamente autosuficiente.
4.1 EE.UU.: hegemonía económica en un mundo dividido En 1945 EE.UU. asumió el papel de líder mundial, y adquirió un peso determinante en la economía mundial. Razones: a) b) c) d) capacidad de innovación tecnológica importancia de su comercio exterior exportador de capitales en forma de inversiones o créditos privados y ayuda a otros gobiernos el dólar como medio internacional de pago En la postguerra el crecimiento económico del país fue inferior al resto de países porque mantener el ritmo de expansión en una economía madura es complicado. También porque había prioridad contra la inflación y el importante gasto militar, consecuencia del papel de policía mundial asumido.
En los años 50 se intentó estabilizar la economía y evitar la inflación mediante la regulación del crédito (políticas de stop and go). Tienden a ser más efectivas cuando son restrictivas que cuanto pretenden ayudar a la recuperación. Esto unido a la salida de capitales y a la pérdida de competitividad se empujó hacia una situación de semidepresión.
En los años 60, se intentó relanzar la economía con políticas de expansión monetaria. Suponía mayor inversión en educación y medidas de atención social. Para Latinoamérica se diseño una especie de Plan Marshall para impulsar el crecimiento de estos países y ampliar las exportaciones estadounidenses.
En 1969, se sustituyó el keynesianismo por una política de lucha contra la inflación como prioridad y de control estricto de la oferta monetaria. Se redujo la inflación, pero con un aumento del desempleo y de dificultades en el mundo empresarial. La congelación monetaria no mejoró la confianza internacional en el dólar y en 1971 se abandonó la convertibilidad en oro.
En general el problema de EE.UU. era que resultaba difícil subir los impuestos sin perder las elecciones, mientras que el mantenimiento del imperio se hacía cada vez más costoso. En 1973, la multiplicación del precio del petróleo puso fin a esta etapa de crecimiento.
4.2 Europa occidental: convergencia e integración Entre 1950 y 1973 todos los países avanzados (excepto Reino Unido) registraron una tasa de crecimiento del producto por habitante más elevada que EE.UU. También se produjo esta convergencia entre ellos mismos. La convergencia interna y la convergencia conjunta respecto a EE.UU., son los elementos fundamentales que definen el crecimiento europeo de este periodo.
El crecimiento europeo de estos años se entiende por los factores de producción (trabajo, capital) o por el incremento de la productividad de estos factores. Europa Occidental había escasa tecnología, la inversión de nuevos capitales podía dar rendimientos elevados simplemente aplicando técnicas ya conocidas en Europa. Muchos países Europeos presentaban mucha población dedicada a actividades de baja productividad y se trasladaban a sectores de actividad más intensa. Fueron años de emigración masiva de españoles, portugueses, yugoslavos y turcos a los países del norte y centro de Europa.
Europa hizo efectivo un intenso proceso de inversión y posibilitó extensión de las tecnologías conocidas y nuevas. Los mismos países aumentaron la capacidad de ahorro mientras el flojo neto de capitales de EE.UU. crecía. El aumento de los salarios y la confianza en el propio país hacían que las tasas de ahorro y de inversión fueran más elevadas que en otras circunstancias.
La acción del estado contribuyó en la enseñanza secundaria, el gasto en investigación y desarrollo. Pero el factor que más influyó en el crecimiento económico europeo de la posguerra fue el inicio del proceso de integración económica del continente.
Los precedentes más directos de la Comunidad Económica Europea fueron el Benelux y la CECA.
- Benelux: creado en 1944, Londres; unión aduanera de Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Basado en la eliminación de todos los derechos arancelarios y la aplicación de una tarifa común a las importaciones foráneas.
CECA: geográficamente más amplia, su autoridad se limitaba a los sectores del carbón y del acero. Animó a fundar la Comunidad Económica Europea.
El Tratado de Roma (marzo de 1957) creó la Comunidad Económica Europea (integración de la CECA y el EURATOM) Formado por: Francia, Italia, República Federal Alemana y los tres países del Benelux. Promovía el desarrollo armónico mediante el establecimiento de un mercado común basado en la libertad de circulación de mercancías, servicios, trabajadores y capitales y en el respeto por las reglas de la competencia. Desaparecen los aranceles interiores y se adoptan unos nuevos y unas políticas económicas comunes hacia el exterior.
La creación de la CEE ponía en cuestión la OECE y se transformó en OCDE (Organización para la cooperación y el Desarrollo Económicos), se incorporaron EE.UU. y Canadá. Los países que se quedaron fuera de la CEE impulsaron la EFTA (European Free Trade Association). Creada en 1959, promovida por Gran Bretaña, y participaban Noruega, Suecia, Dinamarca, Austria, Suiza, Portugal y Finlandia e Islandia. Era una espacio de libre comercio solo para los productos industriales. En 1973 dejó de estar operativa con la adhesión de GB, Irlanda y Dinamarca en la Comunidad Europea.
Para permitir el mantenimiento de una agricultura poco competitiva y eliminar las diferencias dentro de la Comunidad, se instauró la Política Agrícola Común (PAC), pensada para que los campesinos pudieran obtener una renta comparable a la de los trabajadores de los otros sectores económicos. Se fijaban unos precios mínimos y la comunidad se comprometía a adquirir los excedentes que se pudieran producir. Era una política costosa y significaba un retorno sectorial a los peores aspectos de la economía de entreguerras.
La CEE tenía como objetivo esencial: lograr que la interdependencia económica entre Alemania y los dos países vecinos hiciera imposible otra guerra. El éxito ha sido indiscutible.
4.3 El “milagro” japonés Japón se recuperó en 1952-1953, cuando recuperó su independencia. Hasta 1973 se dio un proceso de crecimiento económico más intenso del mundo. Características: - Reformas políticas y económicas impuestas por EE.UU.
Demanda inducida por la guerra de Corea (1950-1952) Abundancia de producción, capital y trabajo Introducción de innovaciones tecnológicas La Guerra de Corea: Ante la potencia de la China comunista, EE.UU. dejó de ver a Japón como país enemigo y pasó a ser un aliado. La guerra supuso una enorme demanda de bienes y servicios, Japón pudo mantener un nivel de importaciones mucho más elevado.
Japón tenía mucha población y además de abundante, tenía una formación sólida, por el aumento de los años de escolarización obligatoria. La disponibilidad de capital se vio favorecida por los elevados beneficios de las empresas y por el aumento del ahorro privado. La tasa de ahorro era y sigue siendo la más alta del mundo.
La restauración de los grandes zaibatsu permitió grandes inversiones destinadas a introducir la tecnología más moderna.
El comercio exterior fue la base principal del desarrollo japonés gracias a la combinación de buena calidad y precios moderados de sus productos, que resultaban competitivos a nivel mundial.
La economía japonesa funcionaba a través de una estrecha conexión entre los grandes zaibatsu y el Ministerio de Comercio Exterior e Industria (MITI). Los sectores más favorecidos fueron: acero y energético. También la producción de bienes de consumo duraderos.
La política fiscal y monetaria del Gobierno Japonés se basaba en impuestos bajos, presupuesto equilibrado y una política monetaria expansiva. En la segunda mitad de la década de los sesenta, el estado empezó a aumentar el gasto y abandonó el principio del presupuesto equilibrado para atender mejoras en las infraestructuras, vivienda y asistencia social.
4.4 Los países periféricos de economía mixta: desarrollo y atraso Al acabar la 2GM, casi toda África y buena parte de Asia continuaban sometidas a control colonial por parte de los países avanzados. En 1970 casi todos estos territorios se habían convertido en países independientes y habían adoptado políticas económicas de carácter expansivo.
En general adoptaron políticas fuertemente intervencionistas, dirigidas a acelerar el proceso de desarrollo. Muchos proyectos iniciados ni siquiera llegaron a acabarse o tuvieron que ser abandonados poco tiempo después de entrar en funcionamiento. Pero gracias al aumento de empleo por estas iniciativas y el incremento de la demanda europea de materias primas permitieron que la economía de estos países creciera con fuerza.
Se crearon organizaciones internacionales dedicadas a ayudar a los países más atrasados a superar su situación, nacieron bajo el paraguas de las Naciones Unidas, las más significativas fueron: UNCTAD, UNICEF, FAO, OMPS/WHO y UNESCO. Han permitido reducir la mortalidad, mejorar la alimentación, asegurar la disponibilidad de agua potable, acceso a educación, etc. Ha sido positivo pero ha comportado a algunos efectos colaterales: aumento explosivo de la población.
En Latino América, Raul Prebisch, primer director general de la CEPAL, impulsó la adopción de la nueva política de industrialización por sustitución de importaciones (ISI). La idea era que la demanda de los productos primarios subiría con menos fuerza que la de los productos manufacturados. Por eso los gobiernos podían intervenir para intentar diversificar las economías y estimular la aparición de un sector industrial relevante. La política se debía implementar mediante aranceles sobre las importaciones de productos manufacturados.
Resultados de la ISI: aparecieron fuertes déficits de las balanzas comerciales hasta el encarecimiento relativo de los bienes de capital, que perjudicaba la inversión. El crecimiento de los países latinoamericanos quedó por debajo del de otras regiones, pero dentro de este, los países más pobres crecieron más deprisa que los más ricos.
Tema 14. Expansión y crisis de las economías de planificación centralizada 1. Consolidación y difusión del sistema comunista durante la expansión económica de la posguerra 1.1 La URSS, segunda potencia mundial: los réditos de la victoria militar Después de la 2GM encontramos un mundo con dos bloques. El desenlace de la guerra favoreció a la URSS, expandió el sistema comunista a Europa Oriental. La competencia entre los dos bloques se convirtió en enfrentamiento (Guerra Fría), resultando guerras abiertas (Corea, Vietnam) y guerras encubiertas (guerrillas y sublevaciones).
El sistema comunista implantado en 1917 en la Unión Soviética trataba de un sistema económico controlado y planificado por el estado en el que la propiedad privada y el mercado tenían un papel secundario.
En el ámbito militar se formó el Pacto de Varsovia (1955) en contraposición a la OTAN, para mantener la disciplina entre los propios países signatarios. En respuesta el plan Marshall, los países de la órbita soviética constituyeron en 1949 el COMECON (consejo de asistencia económica mutua) para facilitar los intercambios comerciales.
Durante la época dorada las tasas de crecimiento del PIB per cápita tanto de la URSS como de sus satélites fueron superiores a las de EE.UU. y próximas a los países industrializados de Europa. A partir de 1973, el atraso soviético, con tasas de crecimiento negativas, llevan al sistema al colapso político.
A finales de los años ochenta, los sistemas comunistas entran en una crisis irreversible, el muro de Berlín cayó en noviembre de 1989. En 1991, se decidía la disolución de la URSS y el fin del sistema soviético.
1.2 El crecimiento económico soviético bajo el modelo estalinista La URSS fue el país más castigado por la 2GM, pero salió de la guerra como la segunda potencia económica y política mundial, por detrás de EE.UU., lugar que conservó hasta 1987, que Japón le superó en PIB.
Tras la guerra, el régimen soviético y Stalin salieron más reforzados. Stalin se basó en la centralización y jerarquización de las decisiones y una fuerte represión de las disidencias.
En 1960, la producción industrial se triplicó Permitió el mantenimiento de la carrera de armamentos con EE.UU. La situación en la agricultura era deplorable, los precios estaban congelados mientras que los de sus inputs aumentaban rápidamente y los impuestos igual.
En 5 de marzo de 1953, murió Stalin. En 1955-1964, Nikita Jruschov se impuso como dirigente único. Jruschov denunció la tiranía de Stalin y sus crímenes en un discurso reservado a los altos cargos del partido pero no comportó ningún cambio en la política o en la economía de la URSS. En economía, aspiraba a obtener un desarrollo integral, prestando más atención a la vivienda, a los bienes de consumo, a la agricultura y a las regiones menos avanzadas.
Durante su mandato, el país experimentó un crecimiento importante, acercándose a EE.UU. Pero el desarrollo integral deseado era incompatible con el mantenimiento de la preeminencia del denominado complejo militar industrial. Las prioridades reales se hacen evidentes en 1957 con el primer satélite artificial (Sputnik).
El incremento del consumo era muy inferior al prometido; la escasez de viviendas en las ciudades pasó de 4,67m por persona a 5,75m. En agricultura, las mejoras también fueron escasas. En 1953 se redujo el impuesto agrícola, y entre el 53-59 los precios de los productos agrícolas se triplicaron y los de los productos ganaderos se multiplicaron por más de diez. La producción creció pero solo un 14%.
Si bien la inversión del estado en la agricultura fue creciente, resultó insuficiente. La razón principal de la ineficacia del sector continuaba siendo la actitud de los campesinos: la baja remuneración del trabajo hacía que trabajaran a desgana y obtuvieran rendimientos escasos y productividad igual. Tras la mala cosecha de 1963, la URSS tuvo que importar cereales 1.3 La expansión económica de las nuevas “democracias populares” Tras la muerte de Stalin, mientras unos países se mantuvieron fieles al modelo de planificación centralizada y a las formas políticas estalinistas (Bulgaria y Rumanía), otros intentaron introducir cambios para mejorar las condiciones de vida y el consumo de la población. La mortalidad infantil cayó, la educación fue accesible y las familias empezaron a disponer de electrodomésticos.
Hasta 1960, la agricultura no empezó a mejorar. Los bajos salarios a duras penas crecieron durante los años sesenta.
El control del estado sobre la economía se ejercía a través de impuestos, de la inversión y del control de los salarios. El estado se apropiaba del 49% del beneficio empresarial.
1.4 Socialismo y nacionalismos. El fracaso del COMECON La planificación centralizada no tiene en cuenta el comercio exterior. Comportó desarrollos paralelos e independientes que no estimulaban ni el comercio ni la colaboración entre los diferentes países. Solo unas pocas grandes empresas podían comerciar directamente con el exterior.
Se creo el COMECON para incrementar la cooperación comercial e impulsar la división socialista del trabajo, pero siguieron confiando en la producción interior. En realidad solo empezó a funcionar como respuesta a la creación de la Comunidad Económica Europea.
A la práctica, las relaciones comerciales se establecían entre cada país i la URSS. La URSS imponía los precios según sus intereses.
2. El comunismo fuera de Europa 2.1 La China de Mao: crecimiento y revoluciones En Octubre de 1949, Mao Zedong proclamaba el nacimiento de la República Popular China, bajo el control del Partido Comunista. Las fuerzas de Mao habían tenido la ayuda de la URSS durante la guerra, pero Stalin no controlaba el Partido Comunista Chino. Los Chinos habían desarrollado una visión propia y diferenciada del socialismo marxista.
- Resultados del gobierno de Mao: El PIB de China creció más rápidamente que el de la India y que la URSS Pero no tanto como el PIB por cápita de la URSS El gobierno chino adoptó una política demográfica, reduciendo el numero de hijos por mujer (reducción del 66%).
-Gran salto adelante: 1959-1962, un conjunto de decisiones políticas drásticas que pretendían transformar el sistema económico chino.
En 1966, Mao puso en marcha la Revolución Cultural, una revuelta de los elementos más radicales del partido (los guardias rojos) que atacaban autoridades y a los responsables económicos con la anuencia del propio Mao. Millones de personas fueron apartadas de sus puestos de trabajo, y fueron enviadas a campos de reeducación. La revuelta fue frenada por los mismos que la habían impulsado.
Con la muerte de Mao, se inicia la gran reforma de la economía china, que supondría el abandono del socialismo como doctrina económica y marcaría la evolución del mundo hasta la actualidad.
2.2 Otras experiencias comunistas Algunos países asiáticos (Vietnam del Norte, Laos, Mongolia y Corea del Norte) siguieron el camino de la experiencia china.
EE.UU no quería que se expandiera el comunismo en Asia y llevó a dos enfrentamientos: Corea (1950-1952) y Vietnam (19601975).
Varios países africanos se proclamaron socialistas en el momento de la independencia.
Tema 15. Crisis del petróleo, regreso a la ortodoxia liberal y globalización En 1973 se abre un periodo de incertidumbre económica y de crecimiento más lento y mucho más inestable y desigual en el tiempo y en el espacio que perdura hasta hoy.
1. Agotamiento del modelo de crecimiento de la época dorada y choque petrolero Octubre de 1973: Egipto y Siria atacaron a Israel. El conflicto venía de lejos y continuaría una vez acabada aquella guerra, hasta hoy en día. Fue la estrategia adoptada por los países árabes productores de petróleo de utilizar el suministro de crudo como arma para presionar a los países occidentales en favor de Egipto y Siria. El precio del petróleo se cuadruplicó en pocas semana. Tras la guerra se produjo una disminución de los precios, pero en 1979 experimentó otra subida, aún más intensa, vinculada la revolución islámica en Irán y el estallido de la guerra entre Irán e Iraq.
Esta subida de precios destruyó una de las bases sobre las cuales se sostenía el crecimiento económico posterior a la 2GM: la disponibilidad de energía a costes muy bajos. En 1973 en los países avanzados se consumía un 60-75% de petróleo.
Esto se le suma también lo sucedido en 1971 con la suspensión de la convertibilidad del dólar con oro, y damos fin a la época dorada.
El menor crecimiento es debido a la disminución del ritmo de aumento de la productividad y la tensión sobre los beneficios de las empresas y los salarios de los trabajadores. Al bajar la productividad y mantener los salarios, bajan las tasas de beneficio de las empresas. Esta disminución de los rendimientos del capital provoca una caída de las tasas de inversión y la ralentización del crecimiento económico.
Las tensiones en los mercados de trabajo y de bienes y servicios se veían agravados por el desplome del sistema financiero internacional. Con el fin de la convertibilidad del dólar en oro, EE.UU. tenía un fuerte déficit exterior y había un incremento de transacciones que dificultaban el mantenimiento de las paridades. La persistencia de los desequilibrios llevó en 1973 a la generalización de la flotación independiente de las principales monedas.
Las monedas de los países más grandes y menos dependientes del exterior eran las menos afectadas. La variación de valor de la moneda propia en relación a otras provocaba desajustes en la balanza de pagos y en los precios.
2. Los efectos de la crisis: estancamiento con inflación. Las nuevas bases de la política económica Al subir el precio del petróleo se subió de manera general los precios. La caída de la inversión comportaba el incremento del paro, atrasando los salarios respecto a la os precios y así provocando disminución de la demanda. Se produjo la estanflación: estancamiento, inflación y paro.
Las autoridades, actuaban con la política keynesiana, regulaban la economía facilitando el crédito y aumentando el gasto público cuando el crecimiento económico de debilitaba, reduciendo el déficit público y aumentando los tipos de interés cuando los precios subían demasiado deprisa. Pero las viejas recetas de política económica resultaban inadecuadas: la inflación era tan intensa que el estado no podía reducir los tipos de interés o aumentar el gasto público si no quería provocar un aumento aún más rápido de los precios.
En 1979, Margaret Thatcher ganaba las elecciones en GB, con un programa conservador y Ronald Reagan a EE.UU., también conservador. El elemento fundamental era el principio de que los mercados eran mecanismos eficientes de asignación de recursos y de fijación de precios, y que toda intervención pública que desviara su funcionamiento solo comportaba dificultades para el crecimiento económico. La función de las autoridades tenía que ser controlar el aumento de los precios y eliminar obstáculos que impidieran el libre funcionamiento de los mercados. Por lo tanto, pasaba por delante la inflación que el empleo.
Se propuso la reducción de las políticas sociales, la privatización de empresas públicas y la desregulación de todas las actividades bajo supervisión estatal.
La liberalización de los mercados, la privatización de empresas públicas y la reducción de las funciones redistributivas del estado dieron los resultados que se pretendían. Se pueden distinguir tres fases: 1.
2.
3.
-1974: caída de la tasa de beneficio con un aumento de los salarios reales 1974-1982: caída de las dos magnitudes 1982- : bajada del salario real y recuperación de la tasa de beneficio 3. Integración económica y globalización Ha aumentado la interdependencia entre los países respecto al comercio de bienes y servicios y al movimiento de capitales y de personas, se llama globalización. Esta vez los países no se cerraron como pasó en los años 30, aumentaron el comercio internacional y la consiguiente intensificación de la interdependencia entre unos países y otros.
Tras la muerte de Mao (1976), China empezó una transformación económica que pronto tuvo un importante impacto en sus exportaciones, hasta entonces insignificantes. Hoy es una de las áreas más dinámicas en la que a comercio internacional se refiere.
La llegada de manufacturas procedentes de países pobres a precios inferiores ha forzado una intensa reconversión, que implica la desaparición de sectores industriales.
Observamos que el elemento fundamental del cambio ha sido el enorme incremento del déficit de la balanza por cuenta corriente de EE.UU.
4. La difícil búsqueda de la estabilidad monetaria internacional Muchos gobiernos tuvieron que dejar que sus monedas cotizaran libremente en el mercado, lo cual causaba serios inconvenientes al provocar inestabilidad en los cambios. Se tenía que establecer un fuerte compromiso por el mantenimiento del tipo de cambio, que desanimara a los especuladores con respecto a posibles variaciones, eso se tenía que hacer de manera individual. De manera colectiva sería mejor, mediante el compromiso de un grupo de países respecto al exterior y entre sí para ayudarse a mantener las paridades.
Los países de la Comunidad Económica Europea eligieron la vía asociativa creando la serpiente monetaria (control de fluctuaciones en una franja limitada), y después, el Sistema Monetario Europeo (SME, 1979), un mecanismo de apoyo mutuo mucho más exigente. Más tarde se crea la Unión monetaria y finalmente la implantación del euro.
Problemas que causaron las políticas que querían estabilizar los tipos de cambio: a) Crisis del tequila (1994-1995): México recibió un intenso flujo de capitales extranjeros, que venían atraídos por los elevados intereses y por las garantías que ofrecía el gobierno. Se provocó una presión inflacionista y creció la incertidumbre sobre la capacidad del Gobierno, de los bancos mexicanos y del país en conjunto de devolver los créditos recibidos, llevó a una salida masiva de capitales que forzó la flotación del peso y su inmediata depreciación. El tesoro de EE.UU organizó una operación de rescate para equilibrar las cuentas exteriores de México. La crisis se extendió a la mayoría de países de la América Latina.
b) Crisis asiática (1997): los países asiáticos habían adoptado sistemas de cambios fijos. Su crecimiento dependía esencialmente de la inversión extranjera. En 1996 su capacidad exportadora se vio afectada por la subida del dólar. Se retiraron los inversores extranjeros y se precipitó la crisis y el FMI tuvo que intervenir para evitar un colapso global de la zona.
c) La crisis argentina “corralito” (2001-2002): también nació de la adopción de una política inflexible de tipo de cambio fijo. El banco central argentino solo podía emitir billetes a cambio de oro o de dólares. Los precios subían y Argentina no podía ajustar el tipo de cambio para mantener la competitividad. Los inversores empezaron a desinvertir y se generalizó el pánico. Se adoptaron medidas de embargo temporal de los depósitos (corralito) y de suspensión de pagos al exterior. El peso se devaluó y, poco a poco, fue posible normalizar la situación.
5. Un crecimiento inestable y desigual - Pérdida de dinamismo que ha afectado a las zonas del mundo, excepto de Asia y Japón - Cambio de ritmo hacia un crecimiento más lento en el caso japonés y europeo - Efectos de la caída de los regímenes comunista en la Europa del Este y en la URSS - Evolución expansiva de la región asiática y la de América Latina y África Tema 16. Las economías avanzadas desde 1973: ajustes e inestabilidad 1. EE.UU., Europa occidental y Japón: desaceleración y cambios estructurales Los países que habían crecido en las décadas anteriores gracias a la absorción de las innovaciones tecnológicas de origen estadounidense y al trasvase de mano de obra agrícola a los sectores industriales o a los servicios son los que sufrieron la desaceleración de forma mucho más intensa.
1.1 EE.UU.: el país líder pierde dinamismo tecnológico El crecimiento de la productividad del trabajo había empezado a reducirse de forma muy significativa desde antes de la crisis del petróleo.
En 1966-1989: el ritmo de crecimiento de la productividad del trabajo fue de menos de la mitad del correspondiente al periodo 1948-1966.
1995-2004: recuperó la tasa de crecimiento de la productividad del trabajo que se había alcanzado en los años de expansión de 1948-1966; con un papel muy importante las tecnologías de la información, aumentando la productividad del trabajo y del capital.
Pero una política laxa, ha acabado provocando el sobreendeudamiento de empresas y familias, con una repercusión sobre el mercado de la vivienda. La desregulación del sector financiero ha permitido que los efectos del exceso de crédito se hayan multiplicado por la vía de la introducción de instrumentos financieros extremadamente opacos. En 2007 han estallado estos desequilibrios, con la entrada en crisis de algunos bancos que han llegado a su punto máximo.
1.2 Integración europea en tiempo de crisis La proporción que supone la Unión Europea en el PIB mundial ha pasado de 15,8 en 1973, antes de la primera ampliación, a un 18,8% en el 2007. El proceso de integración a convertido a Europa en un interlocutor situado a la altura de las dos grandes potencias mundiales (EE.UU. y China).
También ha sido importante su integración, es decir, la asunción por parte de la Unión de funciones cada vez más importantes de la política económica. En todo momento existió voluntad política de dar pasos hacia una integración más estrecha, encabezada e impulsada por los dos socios más poderosos: Alemania y Francia.
Podemos señalar tres grandes áreas de integración: 1- Unificación monetaria 2- Formación de un auténtico mercado único 3- Políticas agrícola y de cohesión Unificación monetaria: después de Bretton Woods, la CEE acordó la creación de la denominada serpiente monetaria, consistía en el compromiso de mantener los tipos de cambio entre las diversas monedas dentro de una banda de fluctuación relativamente reducida. El sistema pronto quedó vinculado al marco alemán, pero no se logró una cierta estabilidad. La diversidad de políticas hizo imposible mantener los tipos de cambio dentro de los márgenes de fluctuación acordados. Se dieron devaluaciones y revaluaciones formales de unas monedas con respecto a otras. En 1979, para evitar la espiral inflacionaria se creó el Sistema Monetario Europeo (SME), que obligaba a intervenir en la defensa de las paridades acordadas. En febrero de 1992, el tratado de Maastricht fijaba el camino para una completa unión financiera y monetaria europea. Aquellos países que lograran las condiciones de estabilidad fijadas podrían optar por integrarse en la nueva área monetaria. También se creó una nueva institución que se haría convirtiendo en el Banco Central Europeo, emisor de la nueva moneda y ejecutor de la política monetaria común.
En 1999 se hizo efectiva la fijación definitiva del valor de las respectivas monedas, y en 2002 tuvo lugar la sustitución masiva de las monedas nacionales por el euro. Pero Gran Bretaña, Dinamarca y Suecia prefirieron no tener moneda única.
Para facilitar los movimientos económicos entre los países, los hitos fundamentales fueron el Acta Única Europea (1986) y el Tratado de Maastricht (1992). El acta significaba el paso del mercado común de bienes a un auténtico mercado único, en el que había libre circulación de bienes, personas y capitales. También instituyó los fondos estructurales, ayudas para facilitar la renovación de los sectores económicos más afectados por la crisis; y el tratado de Maastricht añadió los fondos de cohesión (ayuda los países menos desarrollados del a unión; España Portugal y Grecia fueron los más beneficiados).
Para asegurar el abastecimiento de alimentos y procurar a los campesinos europeos unos ingresos suficientes se crea la Política Agrícola Común. Se establecen unos precios mínimos, por debajo de los cuales la Comunidad adquiría los excedentes. Como consecuencia, la producción aumentó, y la Comunidad tubo que adquirir los excedentes mientras que los consumidores se veían forzados a pagar los alimentos cada vez más caros.
1.3 El largo estancamiento de la economía japonesa Pese al periodo de 1950-1973, que sufrió una fuerte desaceleración, la economía japonesa mantuvo unas tasas de crecimiento mucho más levadas que las de las otras economías avanzadas. En 1990 se inició una fase de cuasi estancamiento económico que ha durado hasta hoy.
Japón sufrió mucho el estancamiento de los años 70, pero también aprovechó al máximo la aceleración del periodo anterior.
Experimentó una fuerte caída, peor se mantuvo por encima de las del resto de países avanzados.
Causas de la reducción del ritmo de crecimiento: - desaparición del retraso tecnológico respecto a EE.UU.
agotamiento del proceso de movilización del a mano de obra de la agricultura a la industria aumento de los precios del petróleo etc.
Para solucionarlo, el gobierno respondió aumentando exportaciones, con políticas macroeconómicas expansivas, innovación y aumento de la productividad y moderación salarial. Entre 1975-1994, aprovechando la devaluación del yen, las exportaciones aumentaron mucho. Simultáneamente se adoptó una política fiscal expansiva con un fuerte gasto público dedicándose a la mejora de las infraestructuras de transporte.
En 1985, el Gobierno Japonés tuvo que permitir una significativa revaluación del yen respecto al dólar, lo que significaba duplicar los precios de los productos japoneses exportados a EE.UU. La industria japonesa construyó fábricas en países con menores costes de mano de obra, iniciando un proceso de internacionalización que pronto fue imitado por otros países.
El acceso fácil y barato a la financiación impulsó a empresas y particulares a endeudarse para sacar provecho de la situación. La fuerte demanda de los activos impulsaba nuevos incrementos de precios y alimentaba la burbuja especulativa. Con toda esta expansión, la caída fue también muy violenta. El estallido de la burbuja financiera e inmobiliaria provocó que los ahorros de las familias japonesas redujeran su consumo para recuperar el nivel de reservas deseado, creando así una reducción de la demanda.
Los bancos estaban en una situación muy delicada y restringieron el crédito para disponer de suficiente liquidez. En 1990, el gobierno japonés intentó poner programas de estímulo fiscal, pero no tuvieron éxito. En 2002 se puso otro enfoque, que permitió volver a un crecimiento muy moderado pero sostenido. Pero este proceso se ha visto interrumpido por la crisis financiera del 2007.
2. Del comunismo al capitalismo en la Europa oriental 2.1 Decadencia y colapso de la URSS La URSS disponía de muchos recursos naturales y se benefició del aumento de precios de 1973. Pero los beneficios empezaron a disminuir con el agotamiento de los depósitos de la zona del mar Caspio, y se empezó a depender de Siberia, donde los costes eran mayores. Delante de este encarecimiento, el mundo occidental buscó innovaciones, y los países de planificación centralizada siguieron igual.
En los años 80, era claro el atraso soviético, también habían dificultades en la agricultura y tubo que importar cada vez más cereales. La rivalidad con EE.UU suponía un aumento del gasto militar.
Tras la muerte de Brezhnev, llega al poder Mijaíl Gorbachov (1985) quién intentó salvar la economía y la política soviética mediante una reforma a fondo que tendría como instrumentos la perestroika (reestructuración y la glasnost (transparencia).
También emprendió una campaña contra el alcoholismo, ya que causaba absentismo laboral y baja productividad industrial, pero no funcionó porque surgió la industria ilegal, la gente seguía bebiendo pero encima no aportaba ingresos al gobierno.
La ilusión de la perestroika desapareció con la guerra de Afganistán (1979-1988) y el accidente de Chernóbil. Los últimos años del gobierno de Gorbachov fueron catastróficos desde el punto de vista económico. La URSS continuó dependiendo del crédito exterior hasta que en 1991 los países de la OCDE se negaron a conceder los nuevos créditos necesarios para el mantenimiento del comercio exterior y el pago de los intereses de la deuda.
En 1991, Yeltsin (presidente de la República Rusa) ilegalizó el partido Comunista. La URSS no tenía razón de ser: Rusia se declaró heredera del estado soviético y el resto de repúblicas obtuvieron la independencia.
2.2 Continuismo, reformas y fracasos en las “democracias populares” En la segunda mitad de los años 80 todos los países del Este estaban inmersos en una triple crisis: de deuda, inflación y de crecimiento. La solución eran los planes de estabilización que conllevaban una fuerte deflación y el estancamiento o la caída de casi todos los indicadores económicos (producción, inversión, empleo y salarios reales, en medio de una creciente contestación política.
La crisis afectó en Polonia, donde hubo un golpe de estado. La recuperación económica fue muy lenta y estuvo acompañada de una fuerte inflación, mientras crecía el malestar y las protestas contra el régimen.
También en Yugoslavia dónde las exportaciones, las remesas de emigrantes y el turismo cayó en picado, y el gobierno no hizo nada hasta la segunda crisis del petróleo (1978).
La incapacidad de los sistemas de planificación centralizada para hacer frente a los nuevos retos acabaría provocando su desaparición. En la Europa oriental, la causa más general fue el malestar de las poblaciones ante el fracaso de los intentos de modernización de los años 80, que habían traído un retraso económico, inflación, encarecimiento del coste de la vida y del desempleo.
El momento decisivo fue la declaración de Gorbachov de 1989 en la que proclamaba que cada país podía construir el socialismo de forma autónoma, renunciando por parte de la URSS a intervenir militarmente en otros países.
El hecho emblemático del proceso de desaparición de los regímenes comunistas en Europa fue la caída del muro de Berlín en 1989.
2.3 El difícil regreso a la economía de mercado La transición política de las antiguas dictaduras comunistas a nuevas democracias parlamentarias de tipo occidental fue rápida y fácil, la transformación de las economías fue mucho más difícil. En los primeros años todos los países sufrieron una fuerte hiperinflación, estos índices desaparecieron a partir de 1997, pero todavía se mantuvieron un poco altos. Todos los países se vieron inmersos en una profunda recesión económica.
Cabe destacar que se sospecha de una fuerte ocultación, ya que el estado apenas ejercía control fiscal sobre algunas nuevas empresas, y se puede explicar que, pese a la caída del PIB, aumentara el número de hogares con automóvil y electrodomésticos.
Después del socialismo, los nuevos regímenes tenían que transformar una economía dirigida por el estado por una economía de mercado, que proporcionara un mejor bienestar a la población. Había que superar el estancamiento económico, los conflictos sociales y el lastre que suponían el retraso tradicional y las mentalidades que habían arraigado en la economía planificada.
La estabilización monetaria obligó a frenar la inflación y devaluar la moneda en muchos países. La eliminación de la planificación centralizada exigía liquidar empresas y suprimir los precios fijados y los subsidios. El efecto inmediato fue la caída de la producción y el aumento de paro.
2.3.1 Rusia: Capitalismo salvaje y nuevo viejo orden político Antes de la disolución de la URSS (1991) hay un gran desorden monetarios y una fuerte inflación. Rusia decidió dar salto al libre mercado con una privatización de las empresas públicas. Se beneficiaron miembros de la antigua nomenklatura y directivos que adquirieron las empresas que antes administraban. Se formó una nueva oligarquía económica que mantiene fuertes conexiones con los poderes políticos, dificultando la plena implantación de la economía de libre mercado.
Al mismo tiempo (1990-1993) el salario había reducido más de una tercera parte, empobreciendo a la población y se había eliminado los subsidios que antes se aplicaban a algunos productos. En esos años la mortalidad infantil aumentó y la esperanza de vida disminuyó en 4 años. En las elecciones legislativas de 1995, ganó el Partido Comunista.
En agosto de 1998 hay una nueva devaluación del rublo. Acompañada de un fuerte malestar política y a partir de allí se puede hablar de una recuperación económica, gracias a la exportación de gas y petróleo.
En la Rusia postsoviética Putin es el sucesor de Yeltsin en 1999 y aparece un nuevo viejo orden: la democracia es más formal que real, el poder está en manos de servidores del antiguo régimen, la política secreta mantiene amplios poderes discrecionales y la justicia es un instrumento al servicio del poder.
Las otras republicas que formaban parte de la URSS, las diferencias entre ellas eran grandes y sus comportamientos posteriores han sido muy diversos. El comportamiento de cada país responde a la industrialización anterior.
2.3.2 Los países del Este: el esfuerzo por la integración en la Unión Europea Las entradas de capital fueron clave para la recuperación de la zona. Todos elaboraron programas de liberación para obtener créditos del FMI. Pero las ayudas eran insuficientes. Tampoco la UE abrió las puertas para los productos de estos países.
Mientras el nivel de vida bajaba, el estado del bienestar socialista empezó a degradarse por las exigencias de nivelación del presupuestos impuestas por el FMI para la concesión de nuevos créditos.
Hoy en día, resulta que estas economías son mucho más liberales y abiertas que la de los países occidentales y asiáticos. Los 8 países más avanzados de la zona entraron en la UE en 2004,(Letonia, Lituania, Polonia, Chequia...), y Bulgaria y Rumanía lo hicieron en 2007.
Tema 17. Los países en desarrollo desde 1973: éxitos y fracasos 1. Un nuevo mundo: la gran expansión asiática En 1980, China representaba un 2% de la economía mundial y hoy aporta más del 11%. La India ha pasado del 2,4 al 5%.
Los cuatro Tigres: Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur 1.1 Los precedentes. Los cuatro Tigres: una nueva vía de desarrollo - Características: Singapur fue una colonia Británica hasta 1963 y Hong Kong hasta 1977.
Son territorios densamente poblados y de fuerte crecimiento demográfico pero el número de habitantes es modesto.
Corea del Sur y Taiwán son territorios mucho mayores y más poblados Tras la guerra de 1950-1953, Corea quedó dividida en Corea del Norte (Comunista) y corea del Sur (protegida por EE.UU.) Desde finales de los años 50 hasta 1990 hubo un crecimiento acompañado de una mejora en los niveles de vida. Características: a) b) c) d) El proceso de crecimiento se inició con unos niveles de renta inferiores a los otros países La base principal ha sido el aumento de las exportaciones Empezaron exportando productos manufacturados de valor añadido, y progresivamente con productos de tecnología La mayor parte de la producción la llevan a cabo empresas autóctonas Cabe destacar la implicación del estado en el proceso. Invirtiendo en capital humano (enseñanza) y a la dotación de infraestructuras. También se ha protegido para fortalecer los sectores con más potencial competitivo. Hasta la crisis de 1997 la regulación financiera era laxa y había unas políticas de fomento para favorecer a los grandes grupos industriales.
1.2 La verdadera revolución china: de la muerte de Mao al capitalismo comunista Tras la muerte de Mao en 1976, los reformistas se impusieron bajo el liderazgo de Deng Xiaoping. El problema más significativo para asegurar el desarrollo del país era la baja productividad en la agricultura. En los años del gobierno de Mao no se había mejorado significativamente el abastecimiento por habitante. En 1980 se aprobó una política que permitía la concesión de tierras para el cultivo familiar a cambio de una parte fija de la producción o un arrendamiento en dinero. El resultado fue un incremento notable de la producción en todos los cultivos.
En el sistema de comercialización, el estado siguió comprando y distribuyendo cereales , pero los campesinos podían vender el resto. Se adoptó una política de precios mínimos de garantía para asegurar unos ingresos suficientes a los campesinos. Eso estimuló el aumento de la producción hasta el punto de sobrepasar la demanda.
Al iniciarse la reforma agraria también hubo cambios en los productos manufacturados por parte de los campesinos como en la oferta de mano de obra. Se potenciaron las industrias rurales, las VTE (Village and Town Enterprises). Aseguraban al máximo el autoabastecimiento de las comunas rurales y tenían que encargarse de la transformación de las materias primas locales.
También fueron pioneras en los acuerdos con empresas extranjeras. En 1996 se permitió su privatización, y algunas pasaron en manos de inversores extranjeros o se convertían en sociedades anónimas.
A finales de los 70 se empezó a autorizar la entrada de capital extranjero y la creación de empresas privadas autóctonas en determinadas áreas del país. La característica más significativa ha sido su dedicación prioritaria a los mercados exteriores, China se ha convertido en la primera potencia exportadora del mundo.
Gracias a su gran expansión, ha tenido superávits en la balanza comercial y en la de capitales, incrementando así sus reservas de divisas. Se ha convertido en un árbitro del equilibrio financiera internacional. El yuan continúa claramente devaluado, así se facilitan las exportaciones y se dificulta la entrada de productos foráneos.
Esa gran expansión no ha ido acompañada de una liberación política. El partido comunista deja poco margen a la libertad de expresión y al ejercicio de otros derechos civiles.
1.3 Los vecinos también crecen, pero a distintos ritmos India, Indonesia, Bangla Desh y Pakistán, han mantenido desde 1978 tasas de crecimiento más elevadas que las de los países europeos y muy por encima de las que presentan los países africanos. India ha crecido al estilo de China, y los otros tres muestran un crecimiento irregular.
INDIA: 1947-1984: desde el momento de su independencia, estuvo gobernada por el partido del Congreso, con un intenso intervencionismo del estado y por el dominio de la empresa pública en los sectores industriales más intensivos. También se fija un fuerte proteccionismo, un sistema de control de precios y se exigía el permiso del Gobierno para despedir a trabajadores de las grandes empresas. Este sistema mantuvo la economía india en una situación de crecimiento extensivo de baja intensidad.
Al ver que China estaba creciendo tanto, a partir de 1984 empezó el desmantelamiento del aparato de intervención y de las barreras proteccionistas. Se devaluó la rupia para estimular la exportación. Todo fue acompañado de un fuerte endeudamiento público que condujo a una grave crisis financiera en 1991.
La relativa debilidad del desarrollo industrial ayuda a entender el mantenimiento de un porcentaje muy elevado de población agraria, y como consecuencia hay una población muy pobre.
El crecimiento de la economía india debe relacionarse con la rapidísima evolución del sector servicios. Se explica por el dominio de la lengua inglesa y el notable grado de excelencia de los centros de enseñanza superior.
2. El otro lado del espejo: regiones atrasadas 2.1 El próximo Oriente: guerra y petróleo Desde 1973, después de la guerra del Yom Kippur entre Israel y los países árabes han habido muchos conflictos. Una de las consecuencias del conflicto ha sido el cambio de los precios de los hidrocarburos. Empezó otro aumento en 2003-2004 y perdura hasta hoy. Sus ventas han supuesto grandes ingresos para los países exportadores, pero sus efectos sobre el crecimiento económico y sobre los niveles de vida de la población han sido más bien escasos.
Entre 1960-1980 aumentó notablemente la tasa de natalidad y desde hace unos años la población en edad de trabajar está aumentando significativamente.
Los beneficiarios de la exportación de petróleo han preferido colocar sus beneficios en los bancos occidentales en lugar de destinarlos a la creación de empresas, una inversión más arriesgada y menos segura en caso de existir obstáculos de carácter político.
Los jóvenes, que ahora están más preparados, no encuentran trabajo. La sociedad no les puede dar trabajo y menos aún cualificado. Por eso países con condiciones favorables gracias a los recursos naturales tienen una creciente inestabilidad social y se recurre a la emigración.
2.2 La difícil reanudación del crecimiento en el África El estallido de la crisis de los años setenta fue nefasto para el continente africano. Desde el año 1990, pese a la notable inestabilidad de la zona, se ha vuelto el progreso, aunque con tasas notablemente bajas.
Las dificultades de los países africanos vienen de las limitaciones del medio físico, la localización de la población en núcleos dispersos y alejados de las costas, la diversidad étnica de los estados surgido de la colonización, la baja densidad demográfica, etc.
En cuanto a las manufacturas, la emergencia de los productos asiáticos está impidiendo que surjan en los países africanos iniciativas industriales capaces de aprovechar materias primas autóctonas.
2.3 Reformas liberales, crisis financieras y crecimiento desigual en América Latina Alrededor de los años 80, el PIB creció, en 1990 disminuyó. Posteriormente hubo una recuperación de corta duración (1997) que fue seguida de un nuevo retroceso relativo (2007). La dinámica ha ido acompañada de una profunda revisión del modelo de crecimiento, con el abandono de la estrategia de sustitución de importaciones (vigente desde los años 50), y su sustitución por procesos de apertura a los mercados exteriores y de liberalización general de la economía.
Entre los países de América Latina encontramos muchas diferencias, pero globalmente, las tres largas décadas posteriores a 1973 muestran un casi estancamiento en la mayoría de los países, (excepto de Chile).
- Factores: el impacto de las repetidas crisis financieras cambios introducidos en la política económica El estallido de la crisis del petróleo (años 70) hizo que perdurara el modelo de sustitución de importaciones. EE.UU. ofreció ayuda a cambio de imponer planes de ajuste y del abandono definitivo de la vieja política proteccionista. La nueva estrategia queda recogida en el Consenso de Washington, 1990. Eran recomendaciones de inspiración monetarista y liberal que implementaron la mayoría de países de América Latina. Se luchaba contra el déficit fiscal, la liberalización de los tipos de interés, desregulación generalizada, eliminación de barreras comerciales, y eliminación de obstáculos a los movimientos de capitales y a la inversión extranjera.
Aparecieron nuevas crisis financieras: - La crisis del tequila, 1995 en México La crisis asiática de 1997 La crisis del corralito argentina de 2001-2002 En general, la evolución económica ha sido decepcionante. Todavía algunos países tienen dependencia excesiva de las producciones primarias tradicionales. Parece que se haya quedado paralizada en los viejos parámetros del siglo XIX.
Tema 18. La crisis actual: el estallido de los desequilibrios 1. Desequilibrios internacionales y crisis financiera A mediados de la década de los 90 se empiezan a manifestar desequilibrios. La evidencia son los desajustes en las balanzas por cuenta corriente. Al tener que compensarse el déficit de la balanza por cuenta corriente con entradas netas de capital del exterior, en EE.UU. hay más inversión que ahorro y es necesario importar recursos. Otros países tienen que presentar una balanza excedentaria, ahorrar más del o que invierten.
Ahora los países avanzados son los deficitarios y los países atrasados son los excedentarios.
El desequilibrio de la balanza deriva del incremento del déficit público, consecuencia de una creciente discrepancia entre los ingresos del estado y sus gastos. Refleja el afán de rebajar impuestos, aumentar los gastos del estado del bienestar y el coste de las intervenciones militares en el extranjero. El aumento de déficit estatal se ha cubierto con la emisión de deuda pública. No cabe duda de que la mayor parte de estos compradores extranjeros son los bancos centrales de los países asiático.
o o Consecuencias: inseguridad derivada de que la deuda de la mayor economía del mundo esté en manos de una potencia rival (China) tipo de interés: la propensión al ahorro de los países asiáticos ha favorecido a la bajada sustancial de los tipos de interés. Efectos del descenso del tipos de interés: boom inmobiliario: inversores y especuladores compraron inmuebles convencidos de que su precio seguiría subiendo, mientras los promotores se lanzaban a la construcción apoyándose a las facilidades que les otorgaban los bancos y otros intermediarios financieros Reducción del margen de intermediación de los bancos: diferencia entre el tipo de interés que pagan los depositantes y el que cobran por los préstamos.
A mediados del 2007 se abre puerta a la actual situación de crisis económica. Los primeros síntomas se hicieron en EE.UU. con las hipotecas subprime, empezaban a resultar fallidas las hipotecas concedidas a personas con pocos recursos. Hipotecas que se habían revendido a bancos y compañías de seguros mezclados con otros préstamos. La dificultad de distinguir con títulos buenos y malos hizo que el mercado financiero se enrareciera y los bancos desconfiaron unos de otros. Los bancos europeos también habían comprado títulos contaminados y sufrirían las consecuencias. Además muchos bancos habían obtenido crédito interbancario internacional para adquirir los títulos. A finales del 2007, muchos bancos presentaron pérdidas y los bancos centrales tuvieron que intervenir para evitar quiebras inminentes.
En 2008, la situación empeoró aún más con la quiebra del Lehman Brothers, uno de los principales bancos de inversiones de EE.UU. La Reserva Federal se negó a intervenir en esta ocasión. La economía norteamericana estuvo al borde del colapso, la bolsa cayó un 30% en un mes. En Europa, los gobiernos tuvieron que salir en defensa de los bancos y ampliar la garantía pública sobre sus depósitos.
2. De la crisis financiera a la depresión económica Se han visto más afectados los países avanzados que los países en desarrollo. El carácter general dentro de los países desarrollados, tiene efectos diversos sobre la economía real. Dos factores marcan las diferencias: - la situación previa al estallido de la crisis la rapidez y efectividad de las medidas de política económica adoptadas Aunque EE.UU. ha sido el país más afectado por la crisis financiera, en Europa ha habido una contracción económica más intensa. Por las distintas políticas adoptadas por los bancos centrales y los gobiernos ante el desplome financiero. En EE.UU. se ha actuado de manera decidida inyectando recursos financieros e introduciendo estímulos fiscales, dejando para más adelante la necesidad de ajustar el déficit. En Europa, ha prevalecido durante toda la etapa inicial de la crisis una visión diferente de la política económica. El BC Europeo ha adoptado una política restrictiva, con prioridad al control de la inflación sobre el estímulo de crecimiento. Y algunas políticas fiscales expansivas han empeorado más la situación, aumentando el nivel de déficit público.
En Europa, los países periféricos (España, Grecia, Irlanda, Portugal y Italia) han sufrido más que los centrales (Francia y Alemania). Por la situación previa a la crisis, en la magnitud del déficit exterior, en la incidencia de la burbuja inmobiliaria y en la estructura del sistema productivo.
Los bancos se ven más afectados por el hecho de haber financiado de forma desbocada una expansión inmobiliaria de gran alcance que ha dejado un gran stock de viviendas que no se han acabado o no tienen comprador.
El banco central europeo se ha mostrado reacio a facilitar financiación a la banca y totalmente contrario a financiar las emisiones de deuda pública. Perdida la confianza de los mercados financieros internacionales y sin apoyo del BCE, los estados de la periferia europea se ven obligados a pagar intereses muy elevados para financiarse. Círculo vicioso: falta credibilidad, hace incrementar gastos de los estados, y su déficit, se acentúan las dificultades para hacer frente a los compromisos contraídos, etc.
3. ¿Una crisis del capitalismo maduro? Se pone en cuestión algunos de los pilares fundamentales del o que podríamos denominar el capitalismo maduro, aquellos sistemas económicos que han alcanzado elevados niveles de bienestar y seguridad económica bajo un sistema de propiedad privada y libre mercado, pero con una significativa intervención del estado.
La buena situación que nos ha aportado el estado del bienestar ha hecho reducir el esfuerzo individual y la capacidad de iniciativa, produciendo un desequilibrio entre lo que producimos y lo que gastamos.
Sin embargo, la crisis es en parte consecuencia de un aumento de la desigualdad producida en los países avanzados en los años 80. Esta desigualdad ha ido acompañada de una disminución igualmente significativa de la presión fiscal.
Así pues, la crisis actual sería más la consecuencia del viraje conservador iniciado en 1980 que el resultado de los “excesos” del Estado del Bienestar.
...