Eutanasia (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Constitucional II
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 12/12/2014
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

Eutanasia Cuestiones a resolver: 1. Concepto de eutanasia. Diferencia entre eutanasia y suicidio Concepto: Eutanasia es la acción u omisión que acelera la muerte de una persona, siempre con su consentimiento, con la intención de evitar sufrimiento y dolor.
Cuando se habla de eutanasia, se hace referencia a una persona que se encuentra enferma o que sufre un constante dolor físico, en cambio en el suicidio, el sujeto en cuestión no padece un dolor físico constante, sino que el motivo por el cual quiere acabar con su vida es bien diferente, no va dirigido a aliviar dolor físico sino a acabar con la horrible situación o fase en la cual vive.
Cabe añadir, que la eutanasia se encuentra recogida expresamente en el Código Penal artículo 143, es decir, se prevé una consecuencia jurídica para aquel sujeto que pretenda su aplicación, y el suicido no está recogido penalmente, pues es lógico que no se podrá imponer una sanción jurídica a una persona muerta o que quiere acabar con su vida, pero sí que se castigará a los que induzcan o cooperen en el suicidio de otra persona.
2. Clases de eutanasia.
Eutanasia directa: Adelantar la hora de la muerte en caso de una enfermedad incurable.
Se presenta en 2 formas:  Activa: Consiste en provocar la muerte de modo directo. Puede recurrirse a fármacos que en sobredosis generan efectos mortíferos.
 Pasiva: Se omite o se suspende el tratamiento de un proceso nosológico determinado, o la alimentación por cualquier vía, con lo cual se precipita el término de la vida.
Es una muerte por omisión.
Eutanasia indirecta: Se llevan a cabo procedimientos que pueden producir la muerte como efecto secundario.
1 Eutanasia voluntaria: Se da cuando un individuo con capacidad y madurez suficiente la solicita.
Eutanasia no voluntaria: Caben 2 supuestos distintos o Cuando el individuo ya no posee las capacidades físicas y mentales para pedir que lo ayuden a morir pero expresó previamente que esa era su voluntad.
o Cuando un individuo que no posee las capacidades físicas y mentales para pedir que lo ayuden a morir o para oponerse, es sometido a la eutanasia sin saber cuál habría sido su voluntad.
3. Consentimiento o iniciativa del enfermo. Los testamentos vitales concepto.
Concepto testamento vital: Un testamento vital es un documento escrito por una persona la cual manifiesta anticipadamente su voluntad, con la intención de que ésta se cumpla en el momento que no sea capaz de expresarse personalmente. El hecho de que se aplique el testamento vital da a entender que esa persona ya no posee las facultades o no está en un estado necesario para una correcta comunicación.
4. Modalidades de eutanasia y su encaje constitucionalidad. Disponibilidad o indisponibilidad de la vida. Si existe un derecho fundamental a la muerte o si no existe.
La eutanasia no se encuentra recogida expresamente en la Constitución española, pero si bien es cierto, el acto de acabar con la vida de una persona ya sea con su consentimiento explícito o tácito, afecta a ciertos derechos fundamentales que forman parte del ordenamiento jurídico español. En primer lugar, la muerte de esa persona violaría el artículo 15 de la constitución “todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes…”, asimismo los principios de la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad, artículo 10 entre otros, ya que no existe el derecho fundamental a la muerte, y no se encuentra recogido de forma expresa constitucionalmente.
2 Actualmente la figura de la eutanasia se encuentra recogida en el Código Penal en su artículo 143.4 Artículo 143.
1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de cuatro a ocho años.
2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos necesarios al suicidio de una persona.
3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.
Como se puede observar el artículo 143.4 hace referencia a la eutanasia, imponiendo una sanción jurídica menor en comparación con el suicidio, pues se entiende que el elemento motivador era acabar con el sufrimiento físico.
Si bien es cierto, cuando una persona enferma desea morir y da su consentimiento sobre ello, debería tener el derecho de acceder a la eutanasia ya que, de lo contrario atentaría con su libertad personal y su salud en el caso que el dolor sea prolongado cuando se podría poner fin. Por otra parte, cuando la persona no se encuentra en posición de dar su consentimiento acerca de la eutanasia, podría aparecer una controversia acerca de qué es lo mejor para esa persona. En la definición de eutanasia se precisa que el sujeto interesado ha de dar su consentimiento expreso, pero en caso de que no lo haya realizado, nadie puede decidir si acabar con su vida para mejorar su situación, pues el único titular del ese bien jurídico que es la vida, es el propio paciente enfermo. Se podría llegar a la conclusión de que los familiares decidiesen qué hacer ante este supuesto, pero es una cuestión delicada pues podrían incurrir en un homicidio. La eutanasia voluntaria sería subsumible en este último caso, en el cual se practica la eutanasia sin saber cuál habría sido la voluntad del paciente.
A modo de conclusión, la eutanasia según la postura con la que se mire puede constituir un delito grave contra la vida humana, o una herramienta necesaria para evitar a prolongación innecesaria de un sufrimiento. Por mi parte, apoyo la despenalización de la eutanasia pues aunque afecte al derecho a la vida, cada individuo es dueño de su vida, 3 y en los casos en los que una persona se encuentre terminal o no haya otra solución médica para curarla, la eutanasia debería poder ser un instrumento perfectamente lícito, y tener así una muerte digna sin dolor; siempre y cuando se haga con el consentimiento de la persona en cuestión o de sus familiares si ésta no pudiese, ya que de lo contrario constituiría un homicidio.
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos emitió una sentencia el pasado mayo de 2013, acerca de la eutanasia y la despenalización de ésta en distintos estados a causa del llamado caso Gross, el cual involucraba a una ciudadana suiza y al Estado Suizo. Alda Gross es una anciana que en el momento de los hechos tenía 82 años y la cual padece una enfermedad crónica, hecho que provocó que la mujer quisiese acabar con su vida.
En Suiza la eutanasia está despenalizada en los casos de enfermedad terminal, pero en esta situación, al entender que Alda no se encontraba en una situación terminal, le negaron el derecho que ella reivindicaba tener al suicidio asistido.
El Tribunal en este caso no se pronunció a favor del derecho a la muerte, ni lo consideró derecho fundamental, pues seguía considerándose la vida como el derecho fundamental primordial en estas ocasiones, lo que sí que especificó es que aquellos estados que hubiesen decidido despenalizar la eutanasia en diversos supuestos, que especificaran con todo lujo de detalles a qué supuestos se refieren mediante el uso de garantías y normas jurídicas, ya que de lo contrario, las normas podrían provocar malinterpretaciones. Estrasburgo condenó al Estado Suizo por causar una angustia considerable a Alda Ross ante esta situación.
Ejecutar el derecho que el estado ha otorgado a sus ciudadanos a la muerte.
4 ...

Tags: