Formación histórica del Derecho del Trabajo (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho del Trabajo y la Seguridad Social
Año del apunte 0
Páginas 6
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1. LA FORMACIÓN HISTÓRICA DEL DERECHO DEL TRABAJO I.
EL OBJETO DEL DERECHO DEL TRABAJO III. EL DERECHO DEL TRABAJO A TRAVÉS DE SUS RAMAS ¿QUÉ ES? Es un sector del OJ que se ocupa de regular la relación entre empresario – trabajador.
¿PARA QUÉ SIRVE?  La primera rama sirve para regular las relaciones que se establecen entre trabajador y empresario, pero no solo este tipo de relaciones.
 La segunda rama hace referencia a que el DT no es únicamente el derecho individual, sino que también es el derecho colectivo que se ocupa de establecer los derechos sindicales y de representación de los trabajadores en la empresa.
 La tercera rama podría ser el derecho a la seguridad y salud laboral, que se encarga de establecer los derechos y obligaciones de las partes de una relación laboral en materia de prevención de riesgos laborales.
 Una cuarta rama podría ser el derecho a la Seguridad Social que establece normas con respecto a la protección social del trabajador y las obligaciones del empresario.
 La quinta rama sería el derecho del empleo, que se encarga de regular tanto las normas de acceso al empleo y cuáles son las políticas públicas en materia de empleo.
 La sexta rama podría hacer referencia al derecho social comunitario, pues la UE es más que una unión económica, y establece normas de obligado cumplimiento para el territorio del Estado español en materia social.
Por lo tanto, el objeto principal del DT es la relación laboral, el contrato de trabajo. En el ET, en el art. 1.1, se especifica que el DT se ocupará de las relaciones que se desarrollen: de manera voluntaria, de manera personal, de manera dependiente, por cuenta ajena y retribuida. Estas 5 notas son las notas de laboralidad básicas. Para que exista una relación laboral debe existir una relación que se desarrolle de todas esas maneras.
- VOLUNTARIA: no tiene vicios de la voluntad, es todo lo contrario a trabajo forzoso - PERSONAL: únicamente puede realizarla una PF concreta, no cabe sustitución de la persona en una relación laboral - DEPENDIENTE: se forma parte del ámbito de organización y dirección de un empresario - POR CUENTA AJENA: la utilidad patrimonial de lo que se produce o el servicio que se presta no nos pertenece, pero además, no se está asumiendo riesgos, no se aporta material, cartera de clientes, todo viene dado - RETRIBUIDO: hay una contraprestación económica, hay un lucro, independientemente de que la empresa tenga lucro o no Hay dos principios o normas básicas para identificar una relación laboral:  PRINCIPIO DE LA IRRELEVANCIA DEL NOMEN IURIS: es indiferente la denominación que las partes otorguen a una relación jurídica, porque lo que interesa es que se cumplan las 5 notas de laboralidad. La ajenidad y la dependencia se deben ver a través de indicios.
 CONTINGENCIALIDAD DE LA RELACIÓN: una relación puede nacer siendo una relación laboral, pero con el paso del tiempo puede convertirse en una relación mercantil, y viceversa.
El DT tiene una gran importancia en 3 aspectos:  IMPORTANCIA CUALITATIVA: el trabajo nos desarrolla como personas, como seres humanos, como seres sociales, pero al mismo tiempo el trabajo proporciona un sustento, siempre y cuando no se tengan otros medios para subsistir se deberá trabajar.
 IMPORTANCIA CUANTITATIVA: por el número de personas que están afectadas por el DT. El número de personas ocupadas, desocupadas, afiliadas a la SS. Hay un importante número de personas inmiscuidas en el DT.
 IMPORTANCIA POR LA CONEXIÓN E INFLUENCIA MUTUA QUE RECIBE DE LA ECONOMIA: el DT se intenta reformar en momentos de crisis para mejorar la economía, y si ésta va mal, lo primero que se resiente son los trabajadores. Determinar un salario mínimo va a influir en el consumo o renta.
II.
EL DERECHO DEL TRABAJO A TRAVÉS DE LA HISTORIA La historia se separa en un momento histórico  LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL.
En Grecia y Roma el régimen que predominaba era la esclavitud, es la forma de trabajo generalizada durante la época antigua. El esclavo no tiene ningún derecho, no puede adquirir bienes, no se le retribuye. Había toda una serie de causas que originaban que se viviera en este régimen de esclavitud (por herencia de la madre, por omitir el pago de impuestos, entre otros). se le aplicaba la legislación establecida para las cosas (se podía vender, alquilar, por ejemplo).
Junto a la esclavitud también había formas de trabajo libre (artesanos). Estos desarrollaban un trabajo de manera libre, vendían sus productos al mercado y, en definitiva, eran autónomos tal y como se conoce hoy en día, eran trabajadores por cuenta propia (producían bienes, los vendían, y la ganancia les correspondía a ellos).
En las últimas etapas del Imperio Romano se desarrollan una serie de figuras semejante a lo que se conoce actualmente como trabajadores. Una de ellas, la LOCATIO CONDUCTIO OPERARUM. El esquema de esta relación jurídica es parecido al que se tiene hoy en día en una relación laboral, e incluso se considera que es el antecedente. Un locator (trabajador) se comprometía con un conductor (empresario) a realizar un servicio o una obra de manera personal, y no asumía ningún riego. A cambio recibía una compensación, que podía ser económica o no.
Hay una serie de figuras que empiezan a considerar que la forma de trabajo puede ser con una persona que no sea esclavo, y se establecen relaciones jurídicas.
Del siglo V- XV (Edad Media), se da el desmembramiento del Imperio Romano, que desaparece por dos factores – el auge del cristianismo y la decadencia de las instituciones y los políticos-. El cristianismo establece que la esclavitud no es un derecho natural, es la filosofía que impera en esta época. Pero aunque la esclavitud no está generalizada en esta época, sí existen los siervos (semiesclavos), son más conocidos en el ámbito rural, pero también los había en el ámbito doméstico (en el ámbito de poder de los señoríos feudales). Aunque estos no son esclavos y se les considera personas, tienen la obligación de prestar servicios o las rentas de su trabajo a los señores feudales.
Junto a los siervos, poco a poco se van desarrollando otro tipo de formas de trabajo. Hacia el siglo X se constituyen nuevamente núcleos urbanos (ciudades), que habían existido previamente pero por el poder de señoríos feudales habían quedado vacías.
Aproximadamente siglo XI (Alemania e Inglaterra), comienzan a surgir los gremios, que son una estructura empresarial de artesanos. En el siglo XII se comienzan a desarrollar en España.
Tienen una estructura muy marcada: maestro (empresario), oficial y aprendiz. El aprendiz es un joven de 12 años que se incorpora al servicio del maestro por un contrato que firman sus padres, y por el cual los padres pagan una cantidad de dinero al maestro. A cambio, el maestro le ofrece una formación, que solía durar entre 2 y 10 años dependiendo del oficio. Una vez que terminaba la formación del aprendiz, estos realizaban (dependiendo de la época y la parte de Europa) un examen de conocimientos, y un juramento por Dios, es decir, se comprometían a realizar el oficio de una manera leal y honesta, y pasaban a ser oficiales. Entonces ya podía ofrecer sus servicios de manera libre en las plazas y mercados, de tal manera que el maestro que quisiera tenerle a su servicio suscribiría con él un contrato de trabajo (verbal).
Los gremios empiezan a sufrir un período de decadencia hacia el siglo XIV. Hasta este siglo, los gremios defendían los intereses del consumidor y la calidad de lo que se producía. Pero a partir de este siglo, la decadencia proviene de una concurrencia de factores: el afán de los maestros por mejorar su propia economía, no dejan acceder a los oficiales que tengan mayor pericia para que no les quiten el puesto y, además, en este siglo se produce la expansión de los distintos territorios europeos a ultramar, es decir, hay una incipiente burguesía que tiene capital y quiere que les rente de alguna manera. De esta manera, como los gremios ostentaban un monopolio de protección, a través del poder político se trata de abolir los gremios, que no consigue hasta el siglo XVIII.
A partir del siglo XVI la burguesía considera significativo aprovecharse del gremio. Y se establece el período que se denomina manufacturero, de las manufacturas. En un primer momento, la burguesía compra lo que producen los maestros empobrecidos, y lo venden mucho más caro en el mercado. En un segundo momento, esta burguesía capitalista establece sus propias manufacturas, sus propias fábricas, y ofrece trabajo tanto a los oficiales como a los aprendices, también al éxodo rural (gente que se traslada a las ciudades).
En la Revolución Industrial, hay una serie de acontecimientos que van a dar lugar al nacimiento del DT de una manera separada a los Derechos privados (Derecho civil, Derecho mercantil). Entre estos acontecimientos, se destaca una serie de invenciones técnicas, fundamentalmente anglosajonas, que posibilitan una producción en masa. Por ejemplo, las diferentes máquinas de hilar o tejer. Estas invenciones técnicas también pasan por la creación de la luz artificial (a partir del siglo XVIII), va a provocar que se puedan trabajar más horas.
Además, se produce el auge de un pensamiento, una filosofía laboral empiristas, propugnada por Adam Smith, que establece que no hay que intervenir en las relaciones jurídicas, pues las partes están en una posición de igualdad, por lo tanto, que establezcan sus propias condiciones. Además, con mayor ímpetu, se produce el éxodo del ámbito rural a las ciudades.
Las condiciones de trabajo son insalubres, porque las fábricas agrupan a un importante número de personas, las jornadas son interminables (14-16 h), el acceso a las fábricas se produce aproximadamente a los 6 años, y todas estas prácticas opresivas, provocan la conciencia de clase. En un momento determinado, los obreros, se dan cuenta de que la unión hace la fuerza, de que sin ellos el fabricante no puede producir, así que reaccionan contra la situación establecida. Hay otras dos corrientes contrapuestas a Adam Smith  socialismo utópico que critican el capitalismo y las situaciones en las que se desarrolla la relación laboral.
Así, los obreros comienzan a agruparse e iniciar revueltas contra las máquinas. Este movimiento se denominan LUDISMO, pues lo inicia Ned Ludd (obrero tejedor).
Los obreros se agrupan en sociedades denominadas mutualistas o cooperativas, que tienen como fin principal proporcionarse asistencia o ayuda entre ellos en caso de necesidad. Muchas de ellas, además, lo que hacen es encubrir auténticos movimientos sindicalistas.
La RI es punto de partida del DT, pues el Estado empieza a dictar normas laborales a raíz de la cuestión social. Todo ello provoca una preocupación del Estado, y éste interviene dictando, por primera vez, normas separadas del Ordenamiento civil. Esta primera legislación, denominada humanitaria, va dirigida a proteger, tanto a las mujeres, como a los niños. Tiene como finalidad proteger al obrero y protegerse del obrero.
A partir del nacimiento de estas primeras normas del DT, el trabajo se va desarrollando en un régimen más igualitario y, el DT, como rama jurídica, comienza a consolidarse. El momento significativo, a nivel europeo, de la consolidación del DT lo encontramos al final de la Primera Guerra Mundial. Se firma el Tratado de Versalles, y en la parte 13 se establece la Sociedad de Naciones, que dará lugar posteriormente a una serie de organismos que defienden la paz como mecanismo para lograr el progreso social y económico. Uno de ellos es la OIT.
...