Fundamentos del Derecho Administrativo, Tema 8 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Fundamentos del Derecho Administrativi: Administrativo I
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 15/10/2014
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

Jordi  Vallès  Balsells   LECCIÓN   VIII:   TEORÍA   Y   RÉGIMEN   GENERAL   DE   LA   VALIDEZ   E   INVALIDEZ   DE   LOS   ACTOS   ADMINISTRATIVOS   I.
Las   categorías   básicas.   Invalidez   absoluta:   nulidad   del   acto,   e   invalidez   relativa:   anulabilidad   Partimos   de   la   idea   de   la   presunción   de   Valdez:   es   el   elemento   fundamental,   por   el   cual   se   pueden  ejecutar  a  priori  los  actos  administrativos  de  la  administración.  Cabe  decir  que  no  hay   actos   administrativos   que   nazcan   firmes,   ya   que   fueron   rechazados   de   plano   en   el   proceso   constitucional.   La   validez   del   acto   es   su   adecuación   a   la   legalidad,   al   ordenamiento   jurídico.   Un   acto   es   perfectamente   valido   cuando,   ni   en   su   procedimiento   de   elaboración,   ni   en   su   contenido,   se   advierte  infracción  al  ordenamiento  jurídico  entre  todas  las  posibles  infracciones  se  establece   una  importante  distinción  atendiendo  a  la  gravedad  de  las  mismas.  Se  distingue  así  entre:   A) infracciones   graves   determinantes   de   la   nulidad   del   acto.   El   acto   es   radicalmente   invalido  y  ello  comporta  su  nulidad  de  pleno  Derecho.   B) Otras  infracciones  que  no  tienen  una   gravedad  tal  que  conlleve  la  nulidad  del  acto.  En   estos  casos  el  acto  es  anulable.  Se  trata  de  supuestos  en  los  que  la  validez  del  acto  no   es  absoluta,  sino  relativa.   La   diferencia   es   que   en   la   nulidad   absoluta   es   irrelevante,   no   puede   subsanarse,   no   tiene   arreglo.  En  cambio,  los  vicios  no  graves  que  hacen  al  acto  anulable  pueden  perfectamente  ser   subsanados  y  convalidados.   II.
Actos  nulos   1. Las  causas  de  nulidad  de  los  actos  administrativos   La  LPC  en  su  artículo  62  establece  que  son  nulos  de  pleno  derecho  los  siguientes  actos  de  la   Administración  pública:   1. Los  que  lesionen  derechos  y  libertades  susceptibles  de  amparo  constitucional.   2. Los  dictados  por  órganos  manifiestamente  incompetentes  por  su  materia  o  territorio.   3. Los  que  tengan  un  contenido  imposible.   4. Los  que  sean  constitutivos  de  infracción  penal  o  se  dicten  como  consecuencia  de  ésta.   5. Los  dictados  obviando  el  procedimiento  establecido  por  la  ley.   6. Los  contrarios  al  ordenamiento  jurídico.   7. Cualquier  otro  que  se  establezca  legalmente.   Para   valorar   si   concurren   o   no   alguno   de   estos   vicios,   puede   que   sea   necesario   interpretar   y   adaptar   al   caso   el   tipo   legal   aplicable,   lo   que   requerirá   con   frecuencia   atender   a   los   criterios   elaborados  por  la  muy  abundante  jurisprudencia  en  la  materia.   2. Consecuencia  de  la  nulidad  de  los  actos  administrativos   Si   concurre   alguno   de   estos   vicios   el   acto   será   nulo   de   pleno   Derecho   sin   que   sea   posible   su   subsanación.  El  acto  nulo  de  pleno  derecho  NO  pude  producir  efecto  alguno.  Es  conveniente   una   declaración   formal   en   tal   sentido.   La   declaración   en   tal   caso,   y   valga   la   redundancia,   tendría   carácter   exclusivamente   declarativo,   no   constitutivo,   puesto   que   no   es   ella   la   que   produce  la  nulidad,  sino  simplemente  la  que  la  constata.   III.
Los  actos  anulables   1. Su   caracterización.   Ausencia   de   una   enumeración   tasada   de   causas   de   anulabilidad   de  los  actos.   Son   aquellos   que   incurren   en   infracciones   al   ordenamiento   jurídico   que   no   son   las   constitutivas  de  nulidad  absoluta.  No  se  encuentra  así  una  relación  o  listado  de  las  infracciones   Jordi  Vallès  Balsells   que  hacen  anulable  un  acto  administrativo.  Su  caracterización  sigue  una  vía  negativa:  son  las   infracciones  que  no  se  mencionan  en  la  relación  de  vicios  graves  de  nulidad  de  pleno  Derecho   que  se  ofrece  en  el  art.  62  de  la  LPC.   2. Situaciones  a  las  que  puede  conducir  la  anulabilidad  o  invalidez  relativa  de  los  actos   administrativos   Los  actos  anulables  pueden  abocar  en  alguna  de  éstas  situaciones.   A. La  declaración  de  nulidad   Una   es   la   nulidad   efectiva.   Para   ello   se   requiere   de   una   declaración   de   nulidad   que   puede   obtenerse   por   la   vida   del   recurso   interpuesto   por   un   particular   legitimado,   en   vía   administrativa   o   judicial,   donde   se   resuelva   declarando   la   nulidad   del   acto;   y   otra   vía   es   que   la   propia   administración,   de   oficio,   declare   la   nulidad   del   acto   siguiendo   los   trámites   que   más   adelante  expondremos  con  detalle.   La   declaración   de   nulidad   tiene   aquí   carácter   constitutivo   puesto   que   es   ella   misma   la   que   produce,  la  que  constituye,  la  nulidad  del  acto  que  hasta  entonces  era  anulable.   B. La  adquisición  de  firmeza  del  acto   El  acto  no  será  impugnado  ni  revisado  por  lo  que  la  declaración  de  nulidad  no  se  produce  y  la   nulidad  como  tal  no  se  alcanza.  En  tal  caso,  las  elementales  exigencias  y  la  nulidad  como  tal  no   se   alcanza.   En   tal   caso,   las   elementales   exigencias   de   seguridad   jurídica   no   permiten   que   la   situación   de   anulabilidad   se   mantenga   de   manera   indefinida:   transcurridos   los   plazos   para   interponer   recurso   por   los   particulares,   o   para   revisar   el   acto   por   la   Administración,   el   acto,   aunque  contenga  una  infracción  al  ordenamiento,  se  hace  inatacable,  gana  firmeza,  y  el  vicio   queda  subsanado  como  si  de  una  herida  cicatrizada  se  tratara.   C. La  subsanación  del  vicio   Se  produce  una  actuación  orientada  a  la  subsanación  del  vicio  o  recuperación  del  acto.  La  LPC   se  orienta  claramente  por  la  recuperación  de  todo  lo  que  sea  recuperable  y  la  subsanación  de   todo  lo  que  sea  subsanable,  en  pro  de  la  economía  procesal.   IV.
La  subsanación  y  recuperación  de  actos  viciados  o  de  sus  elementos   1. Remedios  aplicables  a  los  actos  anulables   La   convalidación   es   la   subsanación   del   vicio   realizada   por   la   propia   Administración.   No   es   de   aplicación   a   los   actos   nulos   de   pleno   Derecho   que,   por   definición,   no   pueden   nunca   convalidarse.   2. Remedios  aplicables  a  los  actos  nulos  y  anulables   La  aplicación  de  estas  fórmulas  a  los  actos  anulables  no  plantea  en  principio  objeción  alguna,     pero  en  cambio  resulta  paradójica  y  en  abierta  contradicción  con  la  doctrina  y  régimen  de  la   nulidad   de   pleno   Derecho   de   los   actos   el   que   puedan   operar   fórmulas   que   los   subsanen   o   recuperen.   A. El  mantenimiento  de  los  actos  trámite  no  afectados  por  el  vicio   La   nulidad   puede   predicarse   del   acto   resolutorio   que,   por   ser   nulo   de   pleno   Derecho,   por   tratarse  de  una  invalidez  absoluta,  no  puede  convalidarse  o  subsanarse  en  modo  alguno.  Pero   los   actos   trámite   realizados   a   lo   largo   del   procedimiento,   si   no   han   quedado   afectados   o   contaminados  por  el  vicio  determinante  de  la  nulidad  de  la  resolución,  pueden  conservarse  y   recuperar  su  funcionalidad  propia.   Las   formulas   para   el   mantenimiento   y   recuperación   de   elementos   del   acto   –normalmente   actos  trámites-­‐  son  fundamentalmente  los  siguientes:   Jordi  Vallès  Balsells   a. Intransmisibilidad  del  vicio  de  nulidad  o  anulabilidad:   la   nulidad   o   anulabilidad   de   un   acto   trámite   o   de   un   elemento   de   un   acto   no   se   transmite   a   los   otros   trámites   del   procedimiento  o  a  otros  elementos  del  acto,  si  éstos  son  independientes.   b. Conservación   de   actos   y   trámites:   el   órgano   que   declare   la   nulidad   o   anule   las   actuaciones   dispondrá   siempre   la   conservación   de   aquellos   actos   y   trámites   cuyo   contenido  se  hubiera  mantenido  igual  de  no  haberse  cometido  la  infracción.   c. Conversión  de  los  actos:  “los  actos  nulos  o  anulable  que,  sin  embargo,  contengan  los   elementos   constitutivos   de   otro   distinto   producirán   los   efectos   de   éste”.   Es   otra   formula   para   la   conservación   de   actos   trámites   o   elementos   de   actos   que   no   se   ven   afectados   por   el   vicio   de   nulidad   o   anulabilidad   cuya   singularidad   consiste   en   que   esos   actos  o  elementos  se  trasladan  a  otro  acto  distinto  en  el  que  se  integran.   ...