3. Introducción, monacato y benedictismo (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia de la Cultura y de las Instituciones Europeas
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 31/05/2014
Descargas 30
Subido por

Vista previa del texto

TEMA  2:  HISTORIA  E  INSTITUCIONES  EUROPEAS.  MEDIOEVO.     Desde  un  punto  de  vista  superficial,  la  aportación  a  Europa  de  la  Edad  Media  resulta  pesimista,   porque  los  imperios  no  triunfan,  sino  los  estados  naciones  (con  la  excepción  de  Italia  e  Imperio   Germánico).   Los   Imperios,   en   edad   media,   quedan   reducidos   a   Alemania,   y   el   resto   son   estados  nación.  Por  tanto,  es  un  conjunto  de  estados-­‐nación,  como  hoy  en  día,  cada  uno  con   su   ley   y   organización.   Pero   como   unidad   política,   nadie   no   ha   apostado   por   integrar   Europa,   como  hoy  con  Alemania  (demasiado  poderoso  pero  no  lo  suficiente  para  integrar  Europa).   La   valoración   es   pesimista.   Europa   no   se   unifica   en   Edad   Media,   pero   a   nivel   cultural,   se   hacen   avances:   aparecen   instituciones   y   elementos   que   recorren   Europa   y   crean   un   patrimonio   común  que  nos  hacen  muy  parecidos.  Ejemplo:     • • • • • Ayuntamientos:  todas  ciudades  Europa  regidas  con  un  modelo  prácticamente  idéntico.     Toda   Europa   confía   la   enseñanza   superior   a   una   única   institución,   la   Universidad.   La   idea   de   su   monopolio   de   los   títulos,   del   enseñamiento   superior   reglamentado,   es   igual   en  todas  partes.   El  cristianismo  (no  catolicismo)  à  todas  las  Iglesias  nacionales,  con  valores  iguales.   Modelos  monásticos  que  se  extienden  por  toda  Europa,  patrimonio  europeo  como  el   benedictismo,   nacido   en   el   VI   en   Italia   y   que   se   extendió,   cistercienses,   nacidos   en   Francia…     Derecho  à  herencia,  divorcio,  adopción…  es  idéntico,  inspirado  en  el  derecho  romano   redescubierto  en  Bolonia  en  el  XIII.     Así,  hay  una  misma  manera  de  pensar.   Y  la  primera  institución  medieval  plenamente  de  abasto  europeo  es  el  monacato  benedictino,   que  se  extiende  en  Alta  Edad  Media  por  toda  Europa.     EL  BENEDCTISMO  INICIAL     El  monacato,  definiciones.     El   monacato   es   una   invención   cristiana,   es   una   opción   de   vida   muy   antigua,   que   hoy   aún   perdura.  Aparece  a  finales  siglo  I  –  inicios  II.  Núcleos:  Egipto  Siria.   Su  papel  en  el  conjunto  de  la  sociedad  ha  ido  variando  con  el  paso  del  tiempo.  Hoy  es  bastante   discreto.  En  otros  momentos,  marcó  mucho,  el  monasterio  tuvo  gran  importancia.   Una  de  estas  época  fue  la  Edad  Media  à  monacato  marcó  toda  la  sociedad  (sobre  todo  entre   los  siglos  VI  –  XI):   • • • • El   modelo   máximo   de   santidad   en   la   época   fue   el   monje,   hasta   que,   tras   la   reforma   gregoriana,  lo  sería  el  clérigo  secular,  el  obispo).     También  importancia  en  la  cultura.  Prácticamente  solo   funcionaban  como  escuelas   las   monásticas,  que  copiaron  los  restos  de  la  cultura  clásica,  y  fueron  centros  principales   de   enseñamiento   de   la   medicina,   con   calidad   bajísima   comparada   con   la   medicina   clásica.  Pero  entonces  solo  en  el  monasterio  se  curaba.   También   importancia   en   economía   à   generaron   un   patrimonio   extenso,   sabían   escribir  e  introdujeron  está  en  la  gestión  del  patrimonio  rural.  Sabían  contabilidad…   También  en  política  à  los  grandes  del  monacato  eran  políticos,  como  Alcuino  de  York,   monje  y  uno  de  los  principales  asesores  de  Carlomagno.  Papel  en  la  sociedad.     Entre   las   diferentes   corrientes   de   este   monacato   occidental,   que   dio   diferentes   corrientes   que   se   extendieron   por   Europa,   dentro   de   estos   modelos,   el   más   importante   y   extenso,   fue   sin   duda   el   benedictismo,   sinónimo   de   monje   en   E.M.   Esta   corriente   nació   en   Montecassino,   en   sur   Italia,   entre   Roma   y   Nápoles   en   la   Campania.   El   monasterio   lo   destruyeron   dos   veces,   primero  los  longobardos,  hasta  refundación  en  el  VII,  y  luego  destruido  por  invasión  de  Italia   con   los   aliados,   que   bombardearon,   por   lo   que   el   monasterio   de   hoy   es   moderno   (guerra   destruyó   la   cancillería   de   la   casa   real   de   Nápoles,   y   se   perdieron   los   registros,   y   Montecassino,   las  dos  extraordinarias  perdidas).  El  benedictismo  de  este  monasterio  se  extendió  alrededor  de   Europa.       El  monje     El   monje   era   una   persona   muy   especial.   Era   hombre   o   mujer,   que   para   lograr   la   perfección   espiritual,  la  excelencia  moral,   renuncia  a  muchas  cosas:  la  sexualidad  (castos)  y  a  los  placeres   de   todos   los   sentidos   (gula,   olfato…)   y   a   la   riqueza   (ha   de   vivir   como   pobre),   a   la   libertad   de   movimiento   (se   han   de   quedar   en   el   monasterio)   y   pierde   autonomía   personal,   sometido   al   abad.     Para   la   excelencia   moral,   esta   gente   se   cierran   con   individuos   de   su   sexo   en   espacios   recluidos   en   una   época   que   las   construcciones   del   campo   son   pequeñas   y   modestas,   llamando   la   atención:   grandes   construcciones   de   piedra   amuralladas,   el   monasterio   à   contrasta   con   esa   arquitectura  modesta  del  campo  en  la  época.  Comparten  ese  afán  de  perfección  (asceta),  que   afloja  los  vínculos  familiares  (no  puede  visitar  a  su  familia  cuando  quiere…,  cambia  la  familia  de   sangre  por  una  artificial,  los  hermanos,  los  otros  monjes,  que  se  cuidan  entre  ellos).   Los  ascetas  son,  pues,  raros,  van  contra  la  escala  de  valores  dominante,  lo  que  la  gente  quiere.   La   aristocracia   propone   el   héroe   militar,   fuerte,   valiente   que   tiende   a   supeditar   espíritu   al   cuerpo,  antepone  vicios,  deseos,  a  virtudes.  Mientras,  en  contraposición  a  esta  concupiscencia   y   fuerza,   el   monje   modelo   distinto.   Su   modelo   más   excelso:   el   héroe   del   espíritu   frente   al   héroe   militar.   Pacifico,   renuncia   a   la   fuerza,   a   las   armas,   agresividad   es   ajena.   Es   un   hombre   sobrio,  que  consume  lo  mínimo.  Todo  lo  contrario  al  aristócrata.     Trabajo  del  monje  à  trabajo  específico:     • • • la  plegaria,  la  oración  colectiva  con  otros.  Y  lo  han  de  alternar  con:     trabajo  intelectual     y  las  tareas  mecánicas.     Razones   alternancia:   los   que   crean   comunidades   monásticas   entienden   que   es   imposible   dedicar  todo  el  tiempo  a  rezar,  necesitan  descanso  con  algo  más.  Y  la  ociosidad  es  la  madre  de   todos  los  pecados,  por  lo  que  el  monje  tiene  que  tener  todo  el  tiempo  ocupado,  programado,   para  que  el  ocio  no  esté  a  su  disposición.  Así,  no  se  puede  dedicar  solo  a  rezar.  Y  come  solo  dos   veces  al  día,  y  por  ello,  han  de  hacer  también  trabajos  mecánicos,  conrear  el  campo…   Así,   los   cenobitas   (monjes   que   viven   juntos),   dedican   a   la   lectura   y   escritura   y   el   trabajo   manual.     El    modelo  benedictino:  Benito  de  Nursia     Benito   de   Nursia   (480-­‐550)   à   antes   de   que   UE   se   extendiera   a   la   del   este,   los   cristianos   propusieron   crear   un   patrón   de   toda   Europa,   y   se   dieron   nombres,   y   ganó   el   de   Benito   de   Nursia,  que  por  ello,  es  el  patrón  de  Europa,  el  que  más  la  representa.     Así,   personaje   interesante,   hasta   el   punto   de   reconocerlo   así   un   personaje   del   siglo   VI.   Y   a   penas  sabemos  algo  de  él,  de  su  vida.  Sabemos  que:     • • • • nació  cerca  de  Roma,  en  el  Lacio   Vivió  del  480  al  550   fue   un  abad   italiano   de   un   pequeño   monasterio   y   luego   de   Montecasino   (que   primero   era  un  monasterio  pequeño).     Y  después  de  saber  esto,  no  sabemos  casi  nada  más.   Para  reconstruir  su  vida  disponemos  de:     • Vida   de   San   Benito   del   papa   Gregorio   el   Grande   à   tenía   finalidad   de   acelerar   su   canonización,   hacerle   santo,   mostrar   sus   milagros   para   ello,   para   que   el   papa   lo   canonice  cuanto  antes.  Esta  obra  contiene  solo  los  milagros  que  hizo.  Leer  los  milagros   de   una   persona   enseña   mucho   de   cómo   era   la   vida   en   la   época   (informa   de   los   deseos   de  la  gente  y  los  límites  de  su  ciencia,  ya  que  los  milagros  funcionan  donde  la  medicina   se   para).   Así,   da   los   límites   de   lo   que   se   cura   y   no:   Benedicto,   por   ejemplo,   cura   la   lepra,   deformaciones   progresivas   (así,   esto   no   lo   cura   la   medicina),   y   da   limitaciones   técnicas   (Benito   lo   vuelve   sencillo   à   ejemplo:   los   monjes   al   ir   al   campo   reciben   herramientas  para  trabajar  y  se  anota  cada  una  tal  y  como  se  ha  dado  a  quien,  y  a  un   • monje   le   cae   la   herramienta   y   reza   a   Benito   de   Nursia,   que   la   hace   salir   del   rio   y   la   devuelve)   à  sirve  para  saber  el  valor  de  las  herramientas  y  el  castigo  duro  por  perder   una   herramienta   agraria,   escasas   y   caras,   y   para   ello,   milagro.   Pero   la   obra   no   sirve   para  saber  la  vida  de  San  Benito.   La  Regla  ,  su  obra  personal,  la  norma  del  monasterio  de  Montecassino.       La  Regla  benedictina     La  Regla  es  uno  de  los  documentos  históricos  más  estudiados.  Gran  bibliografía.  Desde  estudio   sobre  el  latín  como  el  funcionamiento  de  la  regla…     De  ella  se  puede  decir  que  no  fue  escrita  de  una  vez,   fue  el  resultado  de  redacciones  sucesivas   durante   40   años,   es   la   codificación   de   una   práctica   cuotidiana,   se   va   modificando   con   la   experiencia.  Fue  escrita  entre  el  segundo  cuarto  del  VI.   Influencia   de   la   regla   anterior,   la  regla   del   Maestro   (no   sabemos   quien   la   escribió,   escrita   poco   después  del  500,  en  uno  de  los  monasterios  de  la  cercanía  de  Roma.  Es  una  regla  extensísima  y   detallada,  de  500  capítulos).  Pero  la  Benedictina,  solo  73  capítulos  y  un  prologo,  de  las  reglas   más  cortas  de  la  historia.   Está   pensada   para   regir   un   monasterio,   una   comunidad   pequeña,   no   una   asociación   de   monasterios,     no   un   orden   monástico.   Es   para   dirigir   una   comunidad   cenobítica   bajo   la   dirección  de  un  abad  elegido  por  la  comunidad  vitaliciamente.   Permite  entender  mentalidad  de  Benito  al  escribir  la  regla  à  concibe  el  monasterio  como  gran   explotación   agraria   romana.   Es   muy   conservador,   y   así   piensa   el   monasterio.   Es   una   unidad   autónoma  y  económicamente  autosuficiente,  sin  vínculos  con  cualquier  otra  entidad  religiosa,   y   solo   sometida   al   control   canónico   del   obispo   de   la   diócesis.   Así,   el   monasterio,   para   funcionar,  disponer  de:   • • Edificios   amplios   y   funcionales   para   realizar   todas   las   tareas:   rezar,   trabajar,   leer,   escribir   Patrimonio   rural   extenso   y   fértil   para   generar   recursos   económicos   que   comunidad   necesita   para   sus   funciones,   y   hacer   excedentes   para   dar   limosna   a   los   pobres   de   la   cercanía.     ¿Cómo   se   explota   este   patrimonio?   Es   conservador,   y   en   esto,   lo   hace   en   términos   de   un   propietario  romano  del  Bajo  Imperio  à     • el  trabajo,  mano  de  obra  básica,  la  harán  hombres  libres  pobres  que  pasan  al  colonato:   por   no   tener   tierra   propia,   piden   ser   instalados   en   patrimonio   monasterio,   que   se   lo   deja  en  explotación  familiar  y  los  adscribe  a  la  tierra  (no  podrán  irse  de  allí,  ni  sus  hijos,   y   eso   lo   inventó   Roma,   con   el   colonato,   la   ley   de   Constantino   del   332.   Antes   de   él   • • colonos  podían  irse,  luego  ya  no,  ya  no  había  esclavos,  y  colonos  sólo  serían  libres  por   pagar  impuestos  y  hacer  el  servicio  militar  (Que  ahora  se  hará  al  privado)).     Y  Benito,  Como  conoció  esclavos,  también  cree  que  pueden  trabajar  allí  esclavos.     Y  en  tercer  lugar:  si  quedara  un  resto  de  trabajo  no  cubierto  por  colonos  ni  esclavos,  se   puede  acudir  al  trabajo  asalariado,  pero  en  periodos  cortos  y  puntuales  y  en  pequeñas   cantidades.     Dentro   del   conjunto   el   monje,   ¿qué   hace?   Con   mente   propietario   romano,   considera   que   trabajo   monje   en   la   explotación   territorio   habría   de   ser   solo   de   gestión:   ordenar   la   mano   de   obra,   vigilarla,   organizarlo   todo,…   no   ha   de   podar,   labrar…   trabajo   secular   genera   lo   que   comen  y  los  monjes  recogen  este  trabajo.   Así,   monasterio   no   es   un   lugar   de   retiro   tranquilo   y   ocioso,   sino   una   escuela   de   perfección   donde   se   reúnen   personas   para   lograrlo,   en   una   guerra   espiritual     personal   bajo   la   experiencia   del   abad.   Objetivo:   perfección   moral,   la   victoria   del   alma   ante   la   carne,   de   la   virtud   ante   el   vicio.   Dominar   la   concupiscencia,   la   ira,   etc.,   para   ello,   prescribe   una   serie   de   actividades   reglamentadas:  plegaria,  estudio  y  trabajo  manual,  que  sumado,  cubre  todo  el  día.     Pero  el  horario  variaba  según  calendario  litúrgico  y  estaciones.  Dividen  el  día  en  12  unidades,  y   la  noche  también  (con  la  prima,  sesta,  nona).  El  horario  de  Benito  es  al  revés  que  el  de  muchas   normas   monásticas   orientales,   no   exigía   cosas   imposibles.   Permitía   8   horas   nocturnas   de   sueño   en   invierno   (cuando   noche   era   más   larga)   y   6   en   verano   con   siesta   después   de   comer   para   compensarlo,   haciendo   igual   al   final   8   h   medievales   de   descanso.   Aunque   por   la   noche   también  pregan.   Primera   tarea   de   la   vida   monástica   en   común:   la   plegaria.   No   es   una   observación   personal   contemplativa,   no   entrar   en   contacto   con   la   divinidad,   es   solo   rezar   y   cantar   en   voz   alta   con   la   otra  gente.  Las  horas  se  marcan  por  plegarias,  cada  hora  se  marca  por  una  plegaria.  Así,  ritmo   del  día  a  partir  plegarias.   Las  otras  tareas,  que  son  menos,  son  el  trabajo  intelectual  y  mecánico.   Así,   el   horario   de   verano   (de   Pascua   a   Equinoccio   de   setiembre)   implicaba   7   horas   de   trabajo   y   3  de  lectura.  Durante  invierno  se  acortaba  el  de  trabajo  y  se  aumentaba  el  de  lectura.     Para  Benito,  el  trabajo  manual  tenía  una  función  ascética  y  una  función  económica.  Concepto   positivo   del   trabajo   mecánico.   Favorecía   la   perfección   espiritual   y   proveía   necesidades   materiales  de  la  comunidad:   • • Sometidos   como   el   resto   de   hombres   al   castigo   divino   por   el   pecado   original,   los   monjes,   con   el   trabajo,   se   ganaban   el   pan   y   contribuían   al   sostenimiento     de   los   pobres.    Al  principio  del  mundo,  todos  éramos  libres  e  iguales,  pero  por  el  pecado,  vino  todo  lo   malo  como  castigo,  y  así,  también  hay  esclavos,  y  pecado.  Y  Benito  da  la  vuelta,  como   los   monjes   son   hombres,   también   merecen   el   efecto   del   pecado   original,   los   monjes   también   han   de   trabajar,   por   ser   hombres   como   los   otros.   Seria   pero   visión   muy   negativa,  solo  castigo  del  pecado  original.     • Pero   aquí   da   la   vuelta   también   para   liberar   visión   pesimista.   Él   y   otros   replantean   el   trabajo   como   vía   positiva,   vía   perfección   moral,   no   es   un   castigo,   es   vía   para   conseguir   perfección,  a  pesar    de  que  Dios  lo  diera  por  el  pecado.  Redefinición  del  trabajo.  Y  en  la   sociedad,  también  los  trabajadores  manuales  justificaran  tener  derecho  al  trabajo  por   esta   concepción.   Y   hoy   la   constitución   dice   eso,   se   pasa   de   un   castigo   a   un   derecho,   porque  es  la  manera  de  conseguir  la  autonomía  personal,  y  eso  ya  está  con  Benito,  ver   el  trabajo  como  vía  de  perfección,  no  castigo.  Es  efecto  del  pecado,  pero  no  hay  que   asumirlo   como   castigo,   sino   como   perfección,   asumirlo   voluntariamente.   Y   también   han  de  dar  excedente  para  los  pobres,  que  si  piden  limosna,  dice  que  hay  que  verlos   como  la  voz  de  Cristo  y  dárselo.   Todos  los  monjes  que  conocieran  un  oficio  necesario,  que  provengan  del  mundo  menestral,  ya   adiestrados,   habían   de   trabajar   en   los   talleres   del   monasterio   a   partir   de   lo   que   sabían,   no   desperdiciar  esta  mano  de  obra.  Y  si  consiguen  excedente  de  esto,  inmediatamente,  se  pueden   vender  las  manufacturas  a  la  gente  secular,  pero  siempre,  a  precio  de  coste.  Pero  si  el  monje   puede   hacer   esto   es   algo   desleal   para   la   manufactura   secular.   El   monje   puede   porque   come   gratis  del  trabajo  del  campo  y  no  ha  de  alimentar  familia,  ni  nada.  Y  siente  que  debe  vender  a   precio   de   coste   para   hacerlo   correctamente.   Pero   para   no   afectar   negativamente   a   nadie,   la   solución   habría   sido   dar   la   diferencia   ganada   a     los   pobres,   pero   Benito   no   llegó   a   esa   conclusión.   Benito,   como   mentalidad   clásica,   conservadora,   los     monjes   habrían   de   sólo   gestionar   el   territorio,   pero   eventualmente,   si   ingresan   en   un   monasterio   muy   pobre   sin   mano   de   obra,   para  comer,  han  de  asumir  las  tareas  directas  de  la  agricultura,  labrar,  sembrar  y  vendimiar…   pero   solo   por   pobreza   y   transitoriamente,   y   no   deben   quejarse,   ya   que   “son   precisamente   monjes  cuando  viven  del  trabajo  de  sus  manos,  como  hicieron  los  apóstoles  y  los  Padres  de  la   Iglesia”.   Y   a   través   de   la   lectura,   la   cultura   que   quiere   es   clerical,   especializada,   no   cultura   clásica   extensa,   analizar   en   detalle   Aristóteles,   Platón…   no   es   una   universidad.   Imparten   cultura   religiosa  cristiana,  no  clásica.  Así,  bases  de  lecturas,  profesionales,  son  eclesiásticas.  Aprenden   para   poder   leer   el   antiguo   y   nuevo   testamento,   la   patrística   (todos   los   padres),   las   vidas   de   santos  y  las  reglas  orientales  y  occidentales  para  compararlas,  como  las  de  Kasiano  o  Basilio.  ¿Y   que  pasa  con  los  clásicos?  El  latín  era  mejor  en  los  clásicos  que  el  de  las  sagradas  escrituras.   Así,  los  clásicos,  solo  para  aprender  el  latín  que  no  puedan  aprender  con  las  eclesiásticas,  por   lo  que  es  complementario.  El  recelo  es  por  la  temática,  que  la  llaman  pagana,  como  es  obvio   es.  Solo  pueden  leer  la  clásica  blanca,  que  es  la  moralmente  blanca,  es  decir,  Virgilio  (Georgicas   (vida   rural),   Bucólicas),   o   libros   como   el   libro   de   cocina   de   Apicio,   De   re   coquinaria,   que   nos   ha   llegado   gracias   a   las   copias   monásticas   (el   interés   en   él   recaía   en   que   ilustraba   varios   productos,  lo  usaban  más  como  un  diccionario,  más  que  para  hacer  las  recetas,  que  no  podrían   haber  hecho).   El  sistema  alimentario  monástico:   • =   1   menestra   de   verduras   +   1   potaje   de   legumbres   seco   +   1   pan   de   1   libra   +   vino   a   medida  +  fruta  del  tiempo  si  hay.     • • • • • • • Con   su   regla,   hay   bastante   con   dos   comidas   cocidas   para   quien   quiera   comer   de   uno   o   de  otro  poder  elegir,  y  si  se  encuentra  fruta  o  verdura,  se  añadirá    esto.  Es  la  norma   benedictina  inicial.  Así,  la  dieta  era  esta:  dos  platos  de  hortalizas  y  legumbres  más  un   tercero  de  fruta  o  verduras.     Y   los   platos   se   aliñaban   con   sal,   vinagre   y   aceite,   que   potenciaban   el   sabor   de   los   potajes,   menestras   y   verduras,   e   iba   acompañado   d   una   libra   de   pan   (en   el   mundo   romano  era  de  trigo,  y  aquí  comían  pan  integral  de  trigo  de  fermento)   También  regula  la   bebita  (1  hemina  de  vino).  Respeto  a  este  vino,  San  Benito  se  para  y   hace  una  reflexión:  vive  obsesionado  de  que  su  tiempo  es  negativo,  no  como  en  el  alto   imperio   y   tiempos   clásicos,   y   dice:   si   se   viviera   en   una   edad   heroica   donde   la   gente   estaba   a   la   altura   de   las   circunstancias,   beberían   agua,   pero   al   vivir   en   una   de  época   mediocres,  si  prohíbe  el  vino,  se  quedaría  sin  monjes,  por  lo  que  les  da,  pero  lo  regula.   El  vino  se  bebía  más  por  lo  pobres  porque  el  agua  estaba  más  contaminada.  Era  una   bebida  segura  y  además  era  buena  nutritivamente,  pero  produce  euforia.  No  obstante,   si   se   usa   para   la   eucaristía   y   el   vino   se   convierte   en   sangre   de   Cristo,   el   vino   no   se   puede  considerar  de  entrada  malo,  sería  incompatible.  Pero  produce  también  efectos   malos.  Distingue  entre  vino  y  sus  efectos.  El  problema  no  es  el  vino,  sino  la  cantidad  en   que   se   usa.   Así,   para   un   monje,   una   borrachera   es   lo   más   incompatible   con   la   vida   y   la   perfección  moral,  por  lo  que  se  ha  de  dosificar  en  cantidades  rígidas.  Y  si  uno  quiere   prescindir  del  vino,  es  un  mérito,  del  que  no  ha  de  presumir.   Y  esta  dieta  está  calculada  para  el  desgaste  energético  de  un  hombre  adulto  para  que   pueda  hacer  su  trabajo  sin  comprometer  su  salud.   Y   esa   era   la   dieta   diaria.   Pero   había  días   penitenciales,   en   que   hacer   sacrificios.   Pero   el   sufrimiento   no   vendrá   por   quitar   platos,   y   como   se   come   dos   veces   al   día   (Sesta   y   puesta  de  sol)  à  la  dieta  era  la  misma,  pero  se  comería  en  lugar  de  dos  veces  al  día,   toda   la   comida   programada   en   una   sola,   a   hora   nona,   a   media   tarde.   El   sufrimiento   está  en  el  retraso.  En  cuaresma,  mortificación  à  el  monje,  una  sola  comida  a  la  puesta   de  sol,  de  modo  que  el  día  se  haría  muy  largo.   Benito   no   lo   establece   días   de   compensación   por   los   días   penitenciales,   solo   hace   exenciones   a   partir   del   trabajo,   para   quienes   trabajan   más,   con   complementos   de   bebida  (vino…),  pero  nunca  por  ser  un  día  festivo.   El   problema:   alimento   más   deseado   era   la   carne,   y   todos   querían   comerla.   Benito   “todos  los  monjes  se  abstendrán  de  la  carne  de  cuadrúpedos,  excepto  los  enfermos  que   sientan   mucha   debilidad”.   Pero   actitud   ambigua:   aquí   no   dice   nada   de   los   animales   que  no  son  cuadrúpedos,  y  nada  dice  de  las  aves.  Deja  un  debate  à  benedictismo  se   dividirá  en  dos  a  su  muerte:   o Rigosristas  à  el  que  tomara  al  pie  de  la  letra  las  disposiciones   o y   un   movimiento   relajado   que   en   la   práctica   no   cumplirá   tanto   la   regla   a   pesar   de  decir  seguirla,  como  en  la  comida,  que  comen  otras  cosas.  Defienden  que,   como   dice   Aristóteles,   todo   lo   no   prohibido   está   autorizado,   por   eso   comer   bípedos…  en  cambio  los  rigoristas  dicen:  Aristóteles  à  si  se  niega  la  premisa   mayor,  la  menor  también  (y  si  Benito  pone  la  premisa  mayor,  la  carne  básica,   pues  las  otras  también).   •   Otros   productos   como   el   pez,   el   queso   y   los   huevos,   son   de   dieta   secular   para   día   penitenciales.  Y  allí  no  aparecen  ni  como  alimentos  de  día  festivo.  Nunca  han  de  comer   eso,  dieta  estrictamente  vegetariana.   ...

Tags: