TEMA 2 (2015)

Resumen Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 3º curso
Asignatura Psicología de los Grupos
Profesor J.C.S.G.
Año del apunte 2015
Páginas 11
Fecha de subida 17/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Resumen del libro de Psicología de los Grupos de José Carlos Sánchez García. Los temas constituyen la primera parte de la asignatura. Curso 2015-2016.

Vista previa del texto

TEMA Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos [2.1] Introducción [2.2] Antecedentes [2.3] La perspectiva colectivista [2.4] La perspectiva individualista 2 2.1. Introducción El pasado de la psicología de los grupos se halla articulado a diversas disciplinas y configurado por distintas orientaciones teóricas, que arrancan de una tradición particular y han desarrollado un proceso histórico específico. Existen escasos trabajos sobre el nacimiento y desarrollo de la psicología de los grupos.
No es posible hablar de una historia o historia determinada y singular de la psicología de los grupos. Cualquier historia es una construcción desde el presente y una proyección hacia el futuro, y como tal, inevitablemente sujeta a su revisión y crítica.
2.2 Antecedentes No todo lo que se ha teorizado acerca de los grupos se puede situar dentro de la perspectiva psicosocial, aunque es dentro de la psicología social donde se han producido más estudios en los últimos cincuenta años.
No podemos empezar a hablar de psicología de los grupos hasta mediados del siglo XX. Su desarrollo histórico está vinculado al propio proceso de desarrollo del pensamiento occidental.
Vierkandt caracteriza el pensamiento clásico por el predominio de la totalidad frente al individuo; la sociedad en cuanto a la grupalidad se percibía como el verdadero motor de la vida social. Encontramos pensamientos de este tipo en Aristóteles, para quien la asociación entre individuos es fruto de la propia naturaleza del hombre; o en Platón, que habla de un instinto y de una ley natural que empujan a los hombres a congregarse y formar grupos.
Aunque la reflexión sobre las relaciones sociales tenga sus antecedentes en el pasado filosófico, es a partir del Modernismo y luego la Ilustración, cuando se sientan las bases para este tipo de reflexión se singularice, alejándose de la filosofía y constituyendo la psicología, sociología y por último la psicología social.
Del pensamiento clásico de pasaría al modernismo, que supone un punto de ruptura entre el pensamiento teológico y científico (racional y crítico). En la Ilustración Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos (Rousseau e idealismo alemán, surge de la reflexión sobre la condición humana); se concreta la reflexión sobre las relaciones individuo-sociedad.
El punto de inflexión o despegue definitivo de las ciencias sociales y humanas, y con el ellas el pensamiento psicosociológico, ligado a la modernidad y al pensamiento ilustrado, y su desarrollo no puede entenderse sin las nuevas demandas surgidas de la Revolución Industrial (S. XVIII). Ésta da lugar a cambios sociales y económicos que afectan tanto al ámbito de la organización social como a la integración psicológica de los sujetos en un entramado de relaciones sociales y económicas en las que los vínculos comunitarios tradicionales van siendo desplazados por otros de naturaleza contractual.
Entre los problemas de la nueva sociedad debidos a la revolución industrial, destacan: • Clase trabajadora.
• Transformación de la propiedad.
• Aglomeración en torno a núcleos específicos de población.
• Tecnología y sistema fabril.
• Auge de los nacionalismos.
• Emergencia de la sociedad de clases.
Estos problemas constituirán un eje temático en torno al cual comienza a desarrollarse un tipo de conocimiento específico. Las ciencias sociales y humanas se configuran así como especialidades necesarias y distintas del conocimiento filosófico. Fenómenos como el auge de los nacionalismos y la emergencia de la sociedad de clases con sus conflictos inherentes darán lugar a toda una serie de desarrollos teóricos bajo la forma de una psicología colectiva que se nutre de nuevos conceptos psicológicos y sociológicos. La Revolución Industrial también dejo sentir su impacto sobre el ámbito de los pequeños grupos. Diferentes autores mostraron su interés por la repercusión que ésta estaba ejerciendo sobre la familia o las comunidades rurales.
Las ideas filosóficas que señalaron el interés hacia los grupos como tales se encuadran bajo la perspectiva colectivista.
2.3. La perspectiva colectivista El estudio de la conducta colectiva es cronológicamente la primera corriente dentro del ámbito de la psicología social que surge como consecuencia de algunos cambios a los que se ve enfrentada la Europa del siglo XIX.
Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos Se diferencian dos corrientes principales: la orientación sociológica y la perspectiva psicosocial.
El concepto de grupo se asociará al concepto de comunidad, de espíritu de pueblo, de masa, de espíritu de grupo y de pensamiento grupal.
La orientación sociológica 1. El grupo es una realidad autónoma que defiende al individuo frente a las presiones de la sociedad.
2. El grupo es un referente desde el que los individuos defienden su identidad.
3. El grupo es un lugar de evitación de la competencia interpersonal.
4. El grupo es un lugar donde el individuo mantiene vínculos personales.
La perspectiva psicosocial (u orientación psicológica) Un grupo de teóricos pre-experimentales defendían que los grupos se caracterizaban por una psicología distintiva, imposible reducir a la psicología del miembro individual.
En los contextos grupales o colectivos, los individuos eran poseídos por una mente de grupo que transformaba de forma cualitativa su psicología y su conducta.
Desde esta perspectiva se dan tres corrientes: la tradición germana, la tradición italiana-francesa y la tradición anglófona.
1. La tradición germana. Psicología de los pueblos Desde esta tradición la preocupación giró entorno a aquellos productos y fenómenos grupales y colectivos que se engloban en el volksgeist o volkssele (alma o espíritu de los pueblos), que como bien su nombre dice lo estudiará la psicología de los pueblos. Surge a mediados del siglo XIX en Alemania y se ve impulsada por la Revista de psicología de los pueblos y de filología por parte de Lazarus y Steinthal. Está ligada al contexto ideológico de la unificación alemana (posición extrema del nacionalismo cultural).
Wundt hace referencia a dos corrientes: los estudios psicológicos-etnográficos realizados en el periodo de la “joven Alemania” sobre las cualidades psíquicas de algunos pueblos de interés para los alemanes, con sus correspondientes caracterologías nacionales y las investigaciones sobre el lenguaje, religión y costumbres proyectadas sobre el problema de la evolución espiritual del hombre.
Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos Ambas manifestaciones comparten una posición extrema de nacionalismo cultural. Si en el primer caso a cada pueblo le corresponde un carácter o espíritu nacional (Volkgeist), característica encarnada en cada uno de sus miembros, en el segundo, las lenguas, religiones y costumbres son considerados como fenómenos nacionales producto de la colectividad (Volkemeinschaft).
La creencia en la existencia de características psicológicas distintivas y estables en los miembros de cada nación constituyentes de una “comunidad de carácter” es la base para defender el derecho a realizarse estatalmente como comunidad de destino. Por ello, se lleva a cabo el estudio de los productos y fenómenos grupales y colectivos que se engloban en el Volkgeist (alma o espíritu de los pueblos). La comunidad se encarna en una entidad, el pueblo, irreductible a los individuos que la componen, y está dirigida por el espíritu del pueblo, que se manifiesta en las leyes, en sus artes, en sus costumbres, etc. (Estos componentes no son el resultado de una opción intencional de los individuos, sino el producto de un sujeto colectivo).
Por todo ello, la psicología de los pueblos eleva el grupo a categoría máxima y a unidad de análisis por excelencia para, desde ella, desarrollar una doctrina sobre el funcionamiento psicológico de los individuos. Tiene por unidad de análisis de estudio el individuo en la comunidad, no el grupo, sino un conjunto de individuos que se perciben a sí mismos como tal, y que se cuentan como pertenencias a él.
En síntesis, el grupo como espíritu de pueblo es: 1. Una entidad espiritual irreductible a los individuos que la componen.
2. Un referente determinista desde el que los individuos definen su propia entidad.
3. Un lugar donde se manifiestan las leyes, las artes, religión y costumbres de la colectividad.
4. Un lugar donde el individuo se somete al imperativo colectivo.
2. La tradición italiana-francesa. Psicología de las masas A finales del siglo XIX la población europea se duplica y las ciudades más importantes se ven pobladas de gente con falta de espacio e inadecuadas condiciones de vida.
La Psicología de las masas es una corriente ideológica conservadora que surge en Francia a finales del siglo XIX como respuesta a la comuna de París y a la importancia creciente del movimiento obrero en Europa occidental.
Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos No cabe duda de que la psicología de las masas aparece ligada a una situación sociopolítica más que a una preocupación teórica. Constituye una preocupación por la crisis de las instituciones y el advenimiento de las masas revolucionarias.
Figuras de relevancia son Sigmund Freud, incorporando a la psicología colectiva el concepto de libido en su Psicología de las masas, y Ortega y Gasset, desde una perspectiva histórica de los problemas humanos en La rebelión de las masas.
Henri Bergson y Moscovii (oposición al positivismo reinante, que impone las ideas al espíritu).
Resumiendo, el grupo identificado como masa es: 1. Una mente colectiva cualitativamente diferente a los individuos que la componen.
2. Un referente determinista de los individuos que la componen y que actúa desde los imperativos y urgencias del instinto.
3. Una mente colectiva que genera tres procesos: Desindividualización, contagio emocional y de acción y la sugestión o sugestibilidad en la que desaparece el sujeto racional.
Un lugar donde el individuo retorna al primitivismo, la barbarie y la inferioridad intelectual.
Una evidencia de la separación de os individual y social.
3. La tradición angloamericana McDougall y Ellwood sientan las bases de esta corriente, y suponen un cambio en el objeto de estudio; de los grandes grupos (masas) pasan a los pequeños grupos.
Estos autores defienden la existencia de una mente grupal. Para Ellwood subraya la importancia de la psicología social como estudio de los fenómenos intermedios entre el grupo y el individuo. Es en McDougall donde encontramos una mayor defensa de la mente grupal.
Éste señaló una serie de instintos básicos a los que se asociaba una emoción (ej.: emoción de miedo con instinto de huida) y otros instintos a los que no les correspondían emociones.
Asume que la sociedad posee una mente colectiva que es el conjunto o sistema de relaciones entre las mente sociales o socializadas de los miembros del grupo. Lo que Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos diferencia al grupo del individuo es la existencia de una conciencia colectiva que se impone sobre la individual.
McDougall diferencia al grupo de la masa organizada. La actividad en grupo es un elemento positivo de la vida humana y no tiene porqué suponer la degradación de los sujetos que participan. El grupo organizado ha de cumplir las siguientes condiciones: cierto grado de continuidad en la existencia del grupo, una representación compartida del grupo y su naturaleza, interacción con otros grupos similares (pero con diferentes ideas y objetivos), un cuerpo de tradiciones, costumbres y hábitos en las mentes de kis miembros del grupo que determinan las relaciones mutuas y las relaciones de cada uno con el grupo en su totalidad y por ultimo la diferenciación de funciones.
En síntesis, la perspectiva grupal de McDougall: 1. Los miembros del grupo reproducen en sus interacciones unos determinados valores.
2. La estructura social está regulada por dichos valores 3. Los individuos tiene que asumir los valores del grupo para funcionar desde los valores grupales.
4. No hay conflicto interpersonal dentro del grupo.
5. En conflicto es de carácter intergrupal, es decir, es trasladado hacia el exogrupo.
En esencia, en el grupo se desarrollan muchas, si no todas, las facultades propias del sujeto, las cuales se basan en la autoconciencia del grupo, el “espíritu de grupo” y en la idea compartida del grupo como una totalidad. Su defensa de una teoría instintivista y de una teoría sociológica del comportamiento colectivo representa un esfuerzo por dar cuenta de ambas dimensiones del comportamiento humano.
No obstante, habrá que esperar para que la psicología social integre el estudio de lo individual y lo social a Mead con la introducción del concepto del self y a Kurt Lewin con su noción de “espacio vital”.
El grupo como mente grupal es: 1. Un sistema de relaciones entre las mentes sociales o socializadas de los miembros del grupo que confluyen en una idea compartida del grupo.
2. Un sistema organizado donde se desarrollan las facultades propias del sujeto; autoconciencia, volición, y acción hacia un propósito.
Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos 3. Un sistema que cuanto más organizado esté más compleja y evolucionada será su psicología.
4. Un lugar donde los individuos que lo componen deben tener algún grado de homogeneidad mental para poder formar u grupo psicológico.
5. Un lugar que genera procesos de personalización e identificación del grupo como un todo así como el instinto de sumisión al poder del grupo.
2.4 La perspectiva individualista La sociedad de los años 20, especialmente la norteamericana, se caracterizaba por un clima de incertidumbre y conservador donde los enfoques individualistas empezaban a imponerse a los sociológicos, que habían demostrado su incapacidad para predecir y explicar los fenómenos sociales. Por otro lado, contó con la colaboración de las dos corrientes más en boga: el conductismo y el experimentalismo, aplicando a la psicología social los métodos aprendidos de sus maestros Holt y Münstenberg y reflejando las ideas de Watson.
La perspectiva individualista define al grupo como la suma de sus miembros, y rechaza la idea de una mente grupal. Sólo los individuos son reales y, por consiguiente, sólo se justifica una psicología individual. La psicología social no es necesaria como disciplina.
El autor más representativo fue Allport, quien considera científicamente inaceptable los conceptos sobre mente grupal o colectiva. La caracterización de la psicología social como una rama de la sociología fundamenta en lo que denomina “falacia grupal”, a la que define como: error de sustituir el grupo como un todo, como principio de explicación, a los individuos del grupo.
Su obra cumbre es Social psychology (1924), donde considera que la única entidad social y psíquica es el individuo, y el grupo no es sino la mera adición de un conjunto de éstos. No hay psicología de los grupos que no sea esencialmente psicología del individuo.
Por tanto, para Allport, el grupo no es sino la suma de sus partes, el agregado de las realidades individuales.
Define la psicología como estudio científico de la conducta y la conciencia. Pero la conducta es el término fundamente porque es un principio explicativo. Y alude a que Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos los fenómenos grupales deben ser explicados no ya en función del comportamiento de los individuos, sino, en última instancia, por procesos de origen fisiológico de estímulos sociales: la explicación no se deriva del deseo, sentimiento o propósito, sino de la secuencia estimulación-transmisión neuronal-reacción.
El argumento fundamental de Floyd Allport es que no existe ninguna conciencia de grupo porque la conciencia depende del sistema nervioso y éste sólo lo tienen los individuos. Un grupo es simplemente una serie de individuos distintos que reaccionan entre sí o ante una situación común en función de los principios psicológicos fundamentales.
La psicología social no se diferencia de la psicología individual: la existencia de una supuesta conciencia colectiva, de un espíritu grupal, es totalmente negada por Allport: postula que la conciencia colectiva no es más que la suma de actos individuales.
Distingue entre grupos de participación y grupos cara a cara, esta distinción se puede utilizar para diferenciar diversas formas del concepto de mente de grupo.
Los grupos de participación: La forma más simple de la experiencia de grupo es la percepción conjunta que se produce cuando dos personas atienden pasivamente a estímulos comunes. (Ej.: dos personas en la playa mirando una puesta de sol). En la medida en que están ensimismados en su percepción, la experiencia será similar.
Una segunda experiencia que sucede en estos grupos es cuando los individuos perciben y responden a un estímulo o situación común (Ej.: un grupo de personas que intenta escapar de un edificio en llamas). Cada individuo actúa por separado pero las reacciones de todos son similares porque responden a la misma situación.
Los grupos cara a cara: La conducta se basa e mima interacción real. Para Allport la conversación es una forma de control social: Existe una tendencia universal a comunicar a los demás los pensamientos, sentimientos que percibimos como importantes. Normalmente, somos conscientes de que la información provocará cierta sensación en nuestro interlocutor.
Los individuos en los grupos cara a cara reaccionan total o principalmente entre sí y su conducta está influida por la conversación y la interacción. La conversación es un monólogo diseñado para impresionar, controlar o informar a las demás personas. Es Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos una especie de combate común entre dos individuos, cada uno intentando impresionar al otro con su propia importancia.
El ataque de Allport al concepto de mente de grupo significó el final de su uso en la psicología social durante los años 30.
Defiende el experimentalismo conforme a los principios del positivismo. Su individualismo metodológico exige tomar como unidad de análisis como excelencia al individuo. Cualquier fenómeno social por complejo que fuera debe ser explicado en términos individuales. “La suposición central del individualismo metodológico es la que no existen tendencia sociales que no puedan ser modificadas si los individuos implicados se lo proponen”.
Está dentro del conductismo: “La conducta social comprende estimulaciones y reacciones que se establecen entre en individuo y el ambiente”, es decir, entre el individuo y los otros.
Triplet encontró que la presencia de los demás ejercía influencia sobre el comportamiento individual ej. Competición de ciclismo.
Moede encontró que a medida que se ampliaba el grupo, el trabajo realizado por cada miembro disminuía. Estos estudios desencadenaron la investigación sobre productividad grupal, entre otros los estudios de social loafing. Allport lo designará como facilitación social “Efecto positivo u optimizador que los demás parecen tener sobre algunos parámetros del comportamiento”.
Esto constituye, según Zajonc, el primer paradigma experimental de la psicología social y, en consecuencia, también de la psicología de los grupos.
Allport en 1962 matiza esta defensa del individualismo, donde, si bien sigue manteniendo su crítica a la idea del grupo como poseedor de una entidad supraindividual independiente que se impone sobre las mentes individuales, reconoce como erróneo considerar la psicología social como disciplina individual. Efectivamente, desde una perspectiva individualista, es imposible explicar la influencia que ejercen unas personas sobre otras por su mera presencia y mucho menos la influencia que ejercen en situación de coacción.
Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos Resumen de los seguidores principales de la perspectiva individualista: Zajonc apreció que la presencia de otros sujetos tiende a favorecer las respuestas bien aprendidas cuya realización es automática y a coaccionar o dificultar aquellos comportamientos que son difíciles de realizar o que son inhabituales.
Triplet, centrado en el estudio del autismo y de los niños, comprobó que los niños trabajando en parejas realizaban mejor la tarea que trabajando en solitario.
Moede realizó un programa de investigación para ver los efectos que la presencia de un número variable de personas ejerce sobre el trabajo individual.
Allport hace de la conducta del individuo el objeto clave de la psicología social. Lo enfoca desde una perspectiva conductista, para lo cual es necesario adoptar una metodología experimental (se aplica a la psicología de los grupos).
Resumiendo, desde la orientación individualista, el grupo es una falacia porque: 1. Es un referente que concierne únicamente a individuos que comparten un espacio y un tiempo.
2. Es algo inexistente. No es posible una psicología grupal distinta de una psicología individual.
3. Es un agregado de personas, ya que los individuos son las verdaderas unidades de análisis sociales.
4. La interacción entre los individuos genera facilitación social y no explica el cambio social.
Tema 2 – Primeras aportaciones teóricas al estudio de los grupos ...

Comprar Previsualizar