TEMA 4 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Ciencias políticas y de la Administración - 1º curso
Asignatura Actores e Instituciones Políticas
Año del apunte 2016
Páginas 15
Fecha de subida 17/03/2016
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

Actores e Instituciones Políticas ACTORES E INSTITUCIONES POLÍTICAS TEMA 4. LOS SISTEMAS ELECTORALES Y SU IMPACTO EN LOS SISTEMAS POLÍTICOS Y DE PARTIDOS Sistemas electorales y sistemas de partidos Un sistema electoral no es sólo una fórmula, sino que tienen elementos que son muy importantes e influyen en gran medida. E.g.: en España no todo depende de la fórmula D’Hondt, sino que también es muy importante o más saber cuántas provincias o circunscripciones hay.
Entonces, ¿para qué sirve un proceso electoral? Es un mecanismo que posibilita la resolución pacífica de los conflictos sociales a través de la mediatización de las instituciones políticas. Es decir, unos representantes mediaran nuestros intereses en un Parlamento sin necesidad de recurrir a la fuerza o violencia.
El sistema electoral es un instrumento situado entre las preferencias políticas de los votantes y su concreción en las instituciones políticas, convirtiendo los resultados electorales en representación institucional. Es decir, el sistema electoral convierte las preferencias de los ciudadanos en representación. ¿Cómo? Hay distintas maneras de hacerlo que cambian según el tipo de sistema electoral existente (proporcional absoluta (pero incluso en este caso nos debemos preguntar sobre como lo articulamos: partidos, personas, régimen de asambleas...), unipersonal, con listas...).
El sistema electoral constituye la regla de juego de la elección democrática de los partidos en liza, y convierte el conjunto de partidos que se presentan a unas elecciones en un sistema de partidos con representación institucional. Es decir, todos aceptamos las reglas impuestas por el sistema electoral y hacemos nuestras estrategias en base a ellas para conseguir nuestros intereses. Nos puede parecer bien o mal, quizás lo queramos cambiar, pero la respetamos.
El sistema electoral influye en los sistemas de partidos, y viceversa: son variables que se interrelacionan. El sistema electoral puede determinar el sistema de partidos e incluso el sistema político de un país, o viceversa, según MAURICE DUVERGER, quien afirmó que los sistemas mayoritarios tienen tendencia a crear sistemas bipartidistas, por ejemplo.
Cabe destacar que, normalmente, quien crea un sistema electoral es porque éste le favorece. Por ejemplo, en Cataluña no tenemos una ley electoral propia. ¿Por qué? Porque no nos ponemos de acuerdo.
Sistemas electorales y sistemas políticos El sistema electoral de cada país se ha configurado de acuerdo con el resultado de dos presiones contrapuestas:  Pluralidad: la de quienes quieren hacer del sistema un instrumento de intervención efectiva para un electorado amplio y plural. Es decir, la expresión máxima de intereses que hay en un país, para que todo el mundo esté representado.
1 Actores e Instituciones Políticas Reducir pluralidad: la de quienes se esfuerzan por reducir el impacto político de esta pluralidad. Es decir, los que creen que tanta pluralidad es ingobernable, y por tanto, es más fácil hacer mayorías.
Esto produce un dilema de pluralidad i gobernabilidad, una tensión entre las dos, dentro del sistema electoral.
 Por ello, En los sistemas electorales se combinan –en equilibrios diferentes:  mecanismos que facilitan el acceso al ejercicio del poder  mecanismos que dificultan el acceso al ejercicio del poder Por ello el sistema electoral no puede considerarse como una herramienta técnica sino una herramienta manejable por conveniencias políticas contrapuestas. Es decir, como una herramienta política al servicio de distintos intereses que se manifiestan en el momento de creación de la ley electoral. Según quien esté en el poder cuando ésta se cree, ganará una tensión o la otra: habrás más o menos pluralidad.
¡Incluso dentro de un mismo país podemos encontrar sistemas electorales que permitan más pluralidad en el ámbito autonómico que en el general! Conclusión: la estructura del proceso electoral está condicionada por su contexto.
El sistema electoral y su contexto El sistema electoral es el conjunto de elementos normativos y sociopolíticos que configura el proceso de designación de titulares de poder, cuando este proceso se basa en preferencias expresadas por los ciudadanos de una determinada comunidad política.
Pero normas legales idénticas no desempeñan las mismas funciones ni surgen los mismos efectos cuando se combinan con entornos sociopolíticos distintos. Es decir, dependen del contexto sociopolítico y no todos los sistemas son aplicables a todos los países, ya que todos son distintos (e.g.: no se puede aplicar el sistema electoral alemán a España).
Por lo tanto, no se puede entender un sistema electoral fuera de su contexto sociopolítico. Los sistemas electorales condicionan la realidad sociopolítica pero también son condicionados por la misma realidad sociopolítica.
Un sistema electoral puede ser analizado como la variable independiente de la que derivan otros rasgos del sistema político, o como una variable dependiente del sistema político general. Es decir, un sistema electoral puede influir en el sistema político pero a la vez éste puede influir en el sistema electoral.
Funciones de las elecciones democráticas 1. Generar/facilitar participación: (¿Cómo? Facilitando el censo, ya que hay países dónde debes de ir a inscribirte) a. Expresar en votos las preferencias políticas del electorado.
b. Elegir entre programas políticos distintos.
c. Ejercer influencia política.
2. Producir representación a. Seleccionar y elegir a élites políticas y a sus líderes.
b. Otorgar un mandato representativo fundado sobre una base electiva.
2 Actores e Instituciones Políticas c. Reflejar el pluralismo de la sociedad en el seno de las instituciones políticas.
3. Proporcionar gobierno a. Crear un apoyo político que sustente al gobierno.
b. Crear una oposición parlamentaria que controle al gobierno c. Establecer la orientación general de las políticas públicas.
4. Ofrecer legitimación  Es decir, es un sistema pensado para legitimar el propio sistema: el sistema electoral no es más que una herramienta de legitimación.
a. Contribuir a la socialización política y la formación de la cultura política del electorado.
b. Establecer comunicación política mediante la interacción entre la opinión pública y la élite política.
c. Legitimar el sistema político, el sistema de partidos y el gobierno.
Representación y representatitvidad El proceso electoral tiene por objeto expresar una delegación de facultades políticas en favor de determinados ciudadanos (representación) pero también se aspira a que el conjunto de delegados o diputados reproduzca como colectivo las características del conjunto de ciudadanos (representatividad). Es decir, también se quiere que la representación en el Parlamento se parezca a los ciudadanos (pluralidad del país).
El sistema electoral intenta, o debería intentar, que el conjunto de representantes sea representativo de la pluralidad de partidos y de la pluralidad territorial existente. Y que el conjunto de representantes se parezca tanto como sea posible al conjunto de representados.
Las leyes electorales que prestan una especial atención a la raza, etnia, religión o género del electorado, como la “ley de paridad” buscan hacer que el Parlamento sea más representativo. Por tanto, la “ley de paridad” busca hacer el Parlamento más representativo y que éste se asemeje al máximo a la sociedad (e.g.: que haya el mismo porcentaje de mujeres en el Parlamento que en el pueblo).
Los partidos y el “mandato electoral” Los partidos surgen con la ampliación del sufragio, que crea un electorado socialmente heterogéneo y dividido en cuanto a sus expectativas y demandas.
No hay partidos –tal y como hoy los conocemos- mientras no hay elecciones abiertas a un electorado amplio. Y no hay elecciones competitivas si no hay partidos que concurran a las mismas. Actualmente sin partidos políticos no existiría un sistema democrático como lo conocemos.
Los partidos han ocupado una posición estratégica entre electores y elegibles, puesto que el elector quiere asegurarse que elige a candidatos comprometidos a defender intereses específicos de grupo. Es decir, los partidos son la institución mediadora entre electos y electores, ya que sirven como representantes y defensores de los intereses de una parte de la sociedad, delante de otros representantes que defienden los intereses de otras partes. Sirven, por tanto, para organizar la pluralidad, la negociación, el pacto...
3 Actores e Instituciones Políticas De ahí surge la noción de “mandato electoral” que se da a un individuo, no tanto por la confianza que inspira, como por su identificación con un partido, su programa y su estrategia. Es decir, hablamos de mandato electoral porque votamos a un partido, no solo a un representante.
Elementos normativos de un sistema electoral Hay dos tipos de elementos: Que regulan la expresión de Que regulan la conversión de preferencias preferencias ▪ Capacidad electoral activa y pasiva ▪ Magnitud del distrito, de la ▪ Regulación del registro/censo circunscripción (condiciona que la electoral barrera mínima efectiva esté muy por ▪ Ordenación del proceso electoral encima de lo que realmente es) ▪ Autoridad reguladora del proceso ▪ Delimitación del distrito ▪ Regulación de las campañas ▪ Prorrateo electoral ▪ Regulación de la financiación ▪ Fórmula electoral electoral ▪ Barrera electoral ▪ Calendario de convocatorias ▪ Magnitud o tamaño del órgano a electorales elegir ▪ Modalidad del voto Regulan que tengamos capacidad de Regulan la conversión de preferencias en expresar nuestras preferencias políticas.
votos.
El distrito y la fórmula electoral  Distrito o circunscripción Conjunto de electores –agrupados generalmente sobre base territorial- a partir de cuyos votos se procede a la distribución de los escaños que constituyen el órgano a elegir entre los candidatos contendientes.
 Fórmula Procedimiento de cálculo aplicado a los votos expresados por los electores de un distrito con objeto de obtener una distribución de escaños entre los candidatos contendientes. Es decir, es una fórmula que convierte los votos expresados por los electores de un distrito en una determinada distribución de escaños.
Las fórmulas se clasifican en dos grandes grupos: fórmulas mayoritarias y fórmulas proporcionales (en el último caso, por ejemplo, encontramos la Ley D’Hondt, que es la que se aplica en España  dentro de las proporcionales es la que lo es menos).
La barrera mínima y la modalidad del voto  Barrera mínima Número o porcentaje mínimo de votos que debe reunir un candidato o una candidatura para participar en la distribución de escaños, es decir, para obtener representación. Varía según nivel general, autonómico o municipal (España 3%, Cataluña 3%, Valencia 5% en autonómicas...).
Se denomina también umbral electoral. Debemos diferenciar entre el umbral electoral legal y el efectivo. Por ejemplo, en las elecciones generales la barrera mínima en España es del 3%, pero a la práctica muchos partidos con un 3% no 4 Actores e Instituciones Políticas obtienen representación. ¿Por qué? Porque al ser circunscripciones pequeñas, con el 3% es imposible obtener diputados (se necesitaría el 10%, o incluso el 15%).
 Modalidad de voto Forma que adopta el voto emitido por el elector, al seleccionar el candidato o candidatura de su preferencia. Se denomina también forma o estructura del voto (listas abiertas, listas cerradas, listas cerradas y bloqueadas, voto preferencial…). En el caso de España, para el Senado es más complicado.
El distrito electoral El distrito normalmente corresponde a un territorio concreto, pero puede existir un distrito sin base territorial (distrito electoral de los emigrantes residentes en el extranjero, minorías étnicas, comunidades aborígenes...).
Puede existir un distrito único para toda la comunidad política (Holanda, Israel, España en el caso de las elecciones europeas) o una pluralidad de distritos.
Se pueden utilizar como distritos unidades administrativas ya existentes (regiones, provincias, comarcas, condados, municipios) o crear demarcaciones electorales específicas, que pueden estar más sujetas a motivaciones de carácter político (Gerrymandering). En este caso, se puede generar conflicto.
El prorrateo electoral  este elemento también puede generar conflicto Cuando se consideran distritos unidades ya existentes (e.g.: las provincias) es necesario determinar el número de diputados que le corresponde a cada una de ellas, en función de la población normalmente. Es decir, ¿cómo se distribuyen los diputados según provincia? ¿Es inalterable? No. Se reparten en función de la población.
Puede definirse una cantidad de habitantes o electores por escaño, y hacer variar el número de escaños total según varíe la población, o partir del número total de escaños, repartiendo los diputados por circunscripción según su población.
Cuando se configuran circunscripciones electorales específicas –a partir de una relación habitantes/electores preestablecida- cuando varía la población deben modificarse las fronteras del distrito para cumplir la relación de habitantes/electores por escaño (redistricting).
La revisión del prorrateo puede ser automática (no genera problemas sobre como dividir el territorio, por eso es mejor), como en España, o no. En este último caso, se pueden producir fuertes desviaciones de la proporcionalidad.
La magnitud del distrito Magnitud del distrito es el número de escaños (m) que deben ser designados por los electores del mismo (número de escaños que eligen los electores de un distrito).
Existen:  Distritos uninominales, de magnitud mínima (m=1), donde cada distrito elige un escaño. Propio de sistemas mayoritarios.
 Distritos plurinominales (m>1), donde cada distrito puede elegir más de un escaño. Propio de sistemas proporcionales.
5 Actores e Instituciones Políticas Se pueden calificar de magnitud baja (2-6 escaños), de magnitud media (7-14 escaños) y de magnitud elevada (más de 15 diputados).
La desigualdad de magnitud entre distritos hace útil conocer la magnitud media de un sistema electoral (e/c), donde e es la totalidad de los escaños y c el número total de circunscripciones.
 En el Congreso de los Diputados la magnitud media es de 6,73 escaños.
 En el caso de España la mayoría de distritos son de magnitud baja y solo hay tres distritos (Barcelona, Madrid y Valencia) que sean de magnitud alta porque la mayoría de distritos son pequeños.
Magnitud del distrito y fórmula electoral Los distritos uninominales suelen utilizar fórmulas mayoritarias, y los distritos plurinominales, fórmulas proporcionales. Pero hay excepciones, como el Senado español, donde existen distritos plurinominales en los que se utiliza una fórmula mayoritaria.
 Las fórmulas proporcionales requieren distritos plurinominales para garantizar una distribución proporcional entre las candidaturas.
En algunos sistemas, como el alemán, se combinan distritos uninominales (a nivel territorial) con un distrito plurinominal único a escala nacional.
En la lista conjunta se establece la distribución de escaños. Vemos primero el total votos que ha obtenido un partido, y en función del porcentaje se distribuyen los escaños.
I después hay múltiples circunscripciones pequeñas donde en cada una de ellas se escoge un diputado por lógica mayoritaria. Entonces acaba habiendo una distribución de diputados que también corresponde a unos determinados partidos.
Esto favorece que la distribución sea totalmente proporcional a nivel nacional, pero también permite que haya diputados del territorio que lo ha votado. Esto permite una relación más directa entre votante-diputado, sin que ello afecte a la proporcionalidad del sistema. Este sistema ha sido muy discutido en Catalunya para aplicarlo aquí.
La dimensión o magnitud de los parlamentos (número total de escaños que hay en el Parlamento) viene dada por la cantidad de escaños que contiene. Esta dimensión puede influir en la distribución de escaños entre partidos y candidaturas, repercutiendo sobre la proporcionalidad (e.g.: Castilla la Mancha: cuando disminuyó el número de escaños del Parlamento español, la proporcionalidad bajó).
La fórmula electoral La fórmula electoral es el procedimiento de cálculo que convierte las preferencias expresadas por los electores (votos) en una distribución de escaños entre los diversos candidatos o candidaturas contendientes en un distrito.
6 Actores e Instituciones Políticas La fórmula electoral procesa las preferencias individuales y las convierte en una decisión colectiva que adjudica los escaños a unos candidatos, que convierte en representantes.
La fórmula electoral es el factor que se utiliza para adjetivar a los sistemas electorales, como mayoritarios o proporcionales, según utilicen una fórmula de uno u otro tipo. Hay muchos tipos de proporcionales.
Fórmulas mayoritarias y fórmulas proporcionales: excluir o compartir Las dos familias de fórmulas se distinguen por utilizar dos lógicas de decisión distintas: exclusión (sistemas mayoritarios) o compartición (sistemas proporcionales).
1. En las fórmulas mayoritarias, la decisión sobre la atribución de escaños corresponde a la mayoría de los electores. Quien no forma parte de la mayoría, queda excluido, no obtiene representación. Por lo tanto, el partido ganador se lo queda todo.
Por lo tanto, utiliza la lógica de exclusión; solo hay un representante. Por eso decimos que estas fórmulas son menos representativas y, por tanto, la mayoría de personas se quedan si un representante.
2. En las fórmulas proporcionales, la decisión sobre el reparto de puestos es compartida por todos los electores, se inclinen por la candidatura mayoritaria o por candidaturas minoritarias. Así, casi todos los electores participan en la decisión y son integrados en la representación elegida. Su voto estará representado. De esta manera, observamos cómo se comparte la representación entre varias fuerzas.
Por lo tanto, utiliza la lógica de representación. Esta lógica permite que haya representantes de diferentes partidos. La mayoría de votos cuentan a la hora de repartir los escaños: hay una lógica de integración. Por eso se puede criticar que el sistema español es poco proporcional en las circunscripciones pequeñas.
Los defensores de las fórmulas mayoritarias priorizan la gobernabilidad y los defensores de la fórmulas proporcionales priorizan la representatividad.
Las fórmulas mayoritarias  Mayoría simple o relativa (first-past-the-post; winner-takes-all) Gana el candidato con más votos, independientemente de los votos que obtengan los demás: el ganador se lo lleva todo. El primero en cruzar la meta, se lleva la victoria. E.g.: Gran Bretaña o EEUU  Mayoría absoluta Para conseguir el escaño, el candidato ganador debe obtener la mitad más uno de los votos emitidos, es decir, más del 50% de los votos. Para facilitarlo se recurre a dos instrumentos: las dos vueltas o el voto preferencial.
7 Actores e Instituciones Políticas Cuando se utilizan las dos vueltas, se sigue el siguiente procedimiento: si ningún partido obtiene la mayoría absoluta en la primera vuelta, se pasa a una segunda vuelta con solo los dos partidos que han obtenido más votos en la primera vuelta. E.g.: Sistema francés  Voto alternativo o preferencial: El votante indica el nombre de su candidato preferido, pero también señala su orden de prioridad entre los demás candidatos. Si ningún candidato obtiene la mayoría absoluta en primera preferencia, se elimina el candidato con menos votos en primera opción y se traspasan sus segundas preferencias a los demás, y así sucesivamente hasta que uno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta. E.g.: Holanda Es complicado pero útil para ver qué candidato genera más apoyo o rechazo sin necesidad de hacer la segunda vuelta.
Ejemplo gráfico: A B C D 10.000 8.5000 5.000 3.000 +1.000 +500 +500 Y así se vuelve a hacer lo mismo gasta que un partido consigue la mayoría absoluta.
E 2.000 Se elimina el partido menos votados y se mira lo que 1.000-A han votado en segunda preferencia los votantes de esta 500-B opción (estos votos se suman a los primeros).
500-C Se requiere el 50% de los votos, pero cuando votas no solo votas tu primera preferencia, sino también tu segunda y tercera. A la hora de contar miramos como han quedado las primeras preferencias.
Las fórmulas proporcionales La fórmula básica es q=v/m, donde m (magnitud) es el número de escaños de la circunscripción, v el total de votos válidos emitidos, y q la cuota o número de votos necesarios para conseguir un escaño.
La adjudicación de los escaños prosigue mediante la división de los votos obtenidos por cada candidatura por la cuota o cociente electoral, para conseguir el número de escaños que le corresponde a cada uno.
E.g.: Si ha habido 50.000 votos y necesitamos 5 escaños, la cuota será 10.000. De esta manera, si un partido ha obtenido 20.000 votos, se dividen estos votos por la cuota (10.000) y vemos que le pertenecen 2 escaños.
Pero esta división raramente dará un número entero, de modo que deben aplicarse mecanismos correctores para solventar el problema: la fórmula del resto mayor y la fórmula de la media mayor.
8 Actores e Instituciones Políticas a) Fórmula del resto mayor La atribución de escaños se inicia con la determinación de la cuota que da derecho a escaño. Esta cuota resulta de dividir el total de votos emitidos por el número de escaños a elegir (q=v/m) o por este mismo número aumentado en una o más unidades.
La fórmula de resto mayor es la más proporcional dentro de las proporcionales.
 De aquí surgen las variantes de la fórmula del resto mayor:  Cuota Hare  q=v/m Esta es la cuota básica, la que se utiliza en un principio y que hemos explicado antes.
 Cuota Droop  q=v/m+1  Cuota Imperiali  q=v/m +2  Cuota Imperiali reforzada  q=v/m+3 Hay otras fórmulas que permiten una repartición más proporcional. Estas fórmulas calculan una cuota en que el total de votos se divide entre más escaños de los que hay. Esto resta fuerza al partido mayoritario y reparte más escaños entre otros partidos.
¿Para qué se utilizan estas fórmulas? Una vez fijada la cuota, se atribuyen a cada lista tantos escaños como veces contiene la cuota en el total de votos recibidos (utilizando la fórmula básica). Si efectuada la distribución, quedan todavía escaños por repartir, se decidirán en función del voto sobrante, del resto de cada lista. Y se asignarán a las listas con un resto mayor. Es decir, si con la fórmula básica a los partidos les sobran votos y no se han repartido todos los escaños, se volverá a usar una cuota (de las otras) y se repartirán los escaños a los partidos a los que les sobre más votos.
Las fórmulas de resto mayor son en principio las más favorables a una distribución de escaños que refleje más fielmente la distribución de votos entre candidaturas. Son las fórmulas más proporcionales. Pero a menudo se utilizan mecanismos correctores, como el umbral electoral, para atenuar este efecto proporcionalizador.
Esta fórmula tiene variantes más complejas: la variante Hare-Niemeyer y la variante Hare-Andrae (o “voto único transferible”).
En la tabla de la página siguiente, observamos cómo una vez distribuidos los votos según la cuota entera, elegimos los diputados que quedan según la cuota del resto mayor. Es la que más facilita la representación en circunscripciones medias-pequeñas.
9 Actores e Instituciones Políticas b) Fórmula de la media mayor Se establece la cuota dividiendo el total de votos emitidos por el número de diputados a elegir q=v/m, atribuyendo a cada partido tantos escaños como veces contenga la cuota en su total de sufragios (calculando la cuota básica). Lo que se intenta es que solo el que tiene un número igual a la cuota, entra, Y el resto se reparte entre los otros.
Con los votos sobrantes, se procede a una segunda distribución, dividiendo sus votos totales por el número de escaños atribuidos en la primera ronda, más uno. La lista que presenta una media mayor, se hace con el escaño. Y así sucesivamente hasta distribuirlos todos. Es decir, si en la primera ronda se han atribuido, por ejemplo, 4 diputados, en la segunda ronda se dividen los votos restantes entre 5 (el número de diputados más 1). Los partidos que después de la primera división tienen más votos, se quedan con los escaños  La fórmula de media mayor suele favorecer a los partidos con mayor número de votos y perjudica a los minoritarios.
La variante D’Hondt La variante D’Hondt es una variante de la fórmula de media mayor, que reúne en una sola operación el proceso de la fórmula original. Se divide sucesivamente el número de sufragios de cada candidatura por 1-2-3-4... hasta el número total de escaños a cubrir, y los cocientes resultantes se ordenan de mayor a menor, hasta cubrir el número de escaños. Este tipo de fórmula favorece a los partidos mayoritarios (con más votos).
En el caso español y portugués se atribuyen los escaños directamente a las listas con mayores cocientes. Y en el caso belga se localiza el último cociente de cada candidatura y el total de votos de la candidatura se divide por este cociente, o “divisor común”, obteniendo el número de diputados que corresponde a cada lista.
10 Actores e Instituciones Políticas A su vez, nos permite distribuir no solo los votos que se producen, sino hacer una simulación sobre qué pasaría si aplicásemos el resultado de las europeas a las generales. Deberíamos coger el resultado de cada provincia i aplicarle esta fórmula y veríamos qué distribución se da. Nos permite prever lo que se podrá dar, o ver dónde están las debilidades.
Ejemplo 1 Circunscripción de 6 escaños 50.000 30.000 10.000 10.000 25.000 15.000 10.000 5.000 17.000 10.000 6.800 3.000 Entrarían los que están en color; el cuarto, en cambio, ya no entraría.
Ejemplo 2  Circunscripción de 8 escaños  Las distintas fórmulas dan lugar a una distribución de escaños distinta.
Otras variantes de media mayor  Variante Sainte-Laguë Intenta disminuir la ventaja de los partidos mayores sustituyendo la serie de divisores (1, 2, 3, 4, etc.) por una serie de números impares (1, 3, 5, 7, etc.). Al incrementar la diferencia entre divisores, se incrementa la diferencia de cocientes y los partidos mayores ven relativamente disminuida su ventaja. De esta manera vemos que solo cambiando el divisor, podemos favorecer a los partidos con menos porcentaje de voto.
Es una fórmula muy utilizada en circunscripciones de países nórdicos.
 Variante Imperiali Por el contrario, pretende dar más ventaja a los mayores excluyendo el primer dividir igual a 1. Es decir, da más ventaja a los primeros porque si excluyes el 1, pasas directamente al 2. Así, es mucho más difícil para los pequeños obtener representación: salen perjudicados.
 Variante Hagenbach-Bischoff Parte de la cuota q=v/m+1, y divide el total de votos de cada partido por esta cuota. Si no se asignan todos los escaños, se asigna el resto tras dividir el 11 Actores e Instituciones Políticas número de votos obtenido por el número de escaños ya asignados en la primera distribución más uno.
Comparación fórmulas electorales El sistema según el resto mayor es el más proporcional sistema y el según la media Imperiali, mayor el menos proporcional.
La combinación de fórmulas Un mismo sistema electoral puede combinar varias fórmulas. La combinación de fórmulas suele ir asociada a la combinación de distritos en sistemas donde la atribución de escaños se desarrolla en dos o más niveles. Es decir, en un mismo sistema electoral podemos encontrar fórmulas distintas, pero para ello necesitamos distritos distintos Con la combinación de distritos se pretende reunir la mayor proporcionalidad que se produce en distritos de mayor magnitud y la mejor comunicación electorrepresentante de los de menor magnitud.
 El caso más conocido es el alemán: ▪ El reparto final de escaños depende de la aplicación de una fórmula proporcional a nivel federal, en distrito único para todo el país. Es decir, cada partido, al final, tendrás los escaños que le correspondan según el porcentaje de votos obtenidos a nivel federal.
▪ La distribución de escaños por fórmula mayoritaria en distritos uninominales sirve para determinar qué candidatos de cada partido ocuparán los escaños. Es decir, los escaños que le corresponden a cada partido serán ocupados por los diputados elegidos en cada opción.
 Si a un partido le corresponden más escaños, se eligen los que forman la lista federal.
 Si le corresponden menos, los mantiene, y el parlamento resultante cuenta con unos escaños complementarios.
12 Actores e Instituciones Políticas Esta combinación permite que el sistema sea más proporcional y que cada territorio tenga un diputado propio que lo defienda.
Ejemplo senado y congreso: en el Congreso de los diputados se utiliza una fórmula mayoritaria (ley D’Hondt), en el Senado la fórmula es mayoritaria; normalmente, de los 4 senadores que se eligen, 3 van para un partido y el 1 restante hacia el segundo más votado.
La barrera electoral legal y la barrera electoral efectiva Las barreras mínimas se pueden establecer a nivel de distrito, como en el caso español (3% de los sufragios en la provincia) o a nivel estatal, como en el caso alemán (5% de los sufragios federales). Una barrera mínima a escala estatal perjudica a partidos regionalistas o nacionalistas con presencia en sólo unos territorios, y una barrera mínima en cada distrito perjudica a los partidos menores de ámbito nacional con apoyo disperso.
Sin embargo, incluso sin barrera legal, la magnitud del distrito equivale a una barrera efectiva. Es decir, la barrera efectiva (la real) es diferente de la legal.  E.g.: en los distritos pequeños de España, hay una barrera legal del 3%, pero la barrera efectiva es del 15% ya que, a la práctica, solo obtiene representación los partidos que obtienen más de un 15% de los votos.
La barrera efectiva puede ser calculada a partir de dos magnitudes:  Umbral de representación: el porcentaje mínimo de votos que asegura un escaño en las circunstancias más favorables. Es decir, se mira cual ha sido el porcentaje del último partido que ha obtenido representación.
Este método no funciona en las circunscripciones pequeñas, como en el sistema español, ya que los partidos mayoritarios ganan con un porcentaje mucho más alto y queda un umbral de representación alto.
 Umbral de exclusión: el porcentaje máximo de votos insuficiente para conseguirlo en las circunstancias más desfavorables. Es decir, se mira qué porcentaje ha sacado el primer partido que ha quedad excluido de la representación. Incluso, como hemos dicho, un partido que ha obtenido un porcentaje superior al 3% (barrera legal), puede quedar fuera.
Es la mejor manera de calcular la barrera efectiva y la más utilizada.
Hay que explicar siempre donde se aplica la barrera electoral mínima: a los distritos o al conjunto del país o a nivel autonómico. El sistema español aplica el 3% a nivel de circunscripciones, y quien no llega al 3% a nivel general no entra en la distribución de escaños. Las barreras electorales tienen impactos muy raros. Por eso debemos ver si la barrera electoral hace referencia a la provincia o a la comunidad.
En las Islas canarias encontramos una doble barrera electoral: 6% a nivel autonómico y 30% a nivel de isla. Si no llegas al 6% a nivel autonómico, pero superas el 30% a nivel de 13 Actores e Instituciones Políticas isla: sí obtienes representación. En este caso la barrera favorece a los partidos isleños y perjudica a los partidos de ámbito general pequeños. Es una ley hecha a medido de los partidos canarios, pero da un sistema muy desproporcional.
La modalidad del voto: voto personalizado y voto de lista El voto personalizado es aquél que se manifiesta como un acto de adhesión a un candidato individual, principalmente en sistemas con distritos uninominales, aunque también se emite en sistemas de fórmula mayoritaria y distrito plurinominal (como el Senado español). Marcamos con una cruz al candidato que queremos.
El voto personalizado puede ejercerse como voto en bloque, votando a todos los candidatos de un partido para ocupar todos los escaños en juego, o como voto limitado, en que se vota un número de candidatos inferior al número de escaños en juego (en el Senado español cada partido presenta a 3 candidatos pero en realidad hay en juego 4 escaños; de esta manera el sistema es más proporcional). Los partidos sólo pueden presentar a 3 candidatos y, los votantes, sólo podemos votar a tres.
El voto de lista expresa adhesión o apoyo a un grupo o lista de candidatos, y es ampliamente usado en los sistemas proporcionales. El voto de lista, puede ser definido como voto categórico, en el caso de listas cerradas y bloqueadas, o voto preferencial, en el caso de listas abiertas y listas no bloqueadas.
Diferencia: El voto preferencial se distingue del personalizado porque, aunque puedas modificar la lista, no puedes votar a gente de distintas listas; en el personalizado sí podemos marcar a candidatos diferentes.
Las modalidades del voto de lista  Voto de lista cerrada y bloqueada Se expresa el apoyo a una lista de candidatos sin alterar la composición ni manifestar preferencias entre ellos.
 Voto de lista cerrada y no bloqueada Se expresa el apoyo a una lista de candidatos, en la que puede señalar algún orden de preferencia entre ellos. Es decir, se puede señalar la preferencia entre algunos de ellos.
 Voto de lista abierta Se puede señalar un orden de preferencias e incluso se puede eliminar algún o algunos nombres de ella, pero no se pueden introducir nombres nuevos (de otra lista).
 Panachage Se pueden eliminar nombres de una lista y sustituirlos por nombres de otra lista o por candidatos independientes, elaborando una lista propia. Es decir, puedes sustituir por otros nombres, alterar el orden... Funciona en sistemas pequeños, cerrados. E.g.: algún cantón suizo 14 Actores e Instituciones Políticas Modalidades de voto y fórmulas electorales Podemos entre el decisión diferenciar voto como categórica o como preferencial.
Modalidades de voto y capacidad de selección del elector 15 ...