Caso Penal (2014)

Trabajo Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Teoria del dret
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 07/11/2014
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

Caso Penal ¿Qué principales diferencias hay entre un juicio penal y uno civil? Las principales diferencias entre un juicio penal y un juicio civil son: a. En el primer caso que el fiscal presenta el caso en representación del estado ya que se considera que el delito ha sido cometido contra el estado y la sociedad en general. En cambio, en un juicio civil el demandante es un solo individuo.
b. Las penas impuestas en los dos juicios acostumbran a ser distintas, ya que en los juicios penales el castigo puede llegar a ser la cárcel mientras que en los casos civiles no acostumbra a ir más allá que el pago de daños y perjuicios.
c. En lo referente a las pruebas, los casos penales deben ser probados más allá de cualquier duda razonable, mientras que en los casos civiles hay un margen de error más amplio.
d. En todos los juicios penales encontramos un jurado. En los juicios civiles acostumbra a tomar la decisión un solo juez.
e. En un juicio penal, el acusado tiene derecho un abogado y si no pude permitírselo el estado le asignará uno de oficio; en un juicio civil, el demandado debe pagarse su abogado y el estado no le proporcionará ninguno en ningún caso.
f.
Exciten también leyes de protección para los acusados que no están disponibles para los acusados en casos civiles pero sí para los acusados en casos penales.
¿Cuál es el papel del principio de presunción de inocencia en un juicio penal? La presunción de inocencia es una regla dentro de un juicio penal, ya que establece que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario de forma irrefutable.
¿Qué diferencia hay entre los delitos de estafa y apropiación indebida? ¿Te parece correcta la calificación del delito efectuada en la querella transcrita en los mate- riales? Un delito de apropiación indebida tiene lugar cuando se le entrega alguna cosa a una persona con el fin de que ésta se la entregue a otra o la devuelva pasado un tiempo pero no lo haga y se lo quede. En cambio, la estafa sucede cuando alguien se apropia de los bienes de otra persona engañándola.
Si, porqué el querellado en ningún momento estafa a la querellante, sino que se apropia de los bienes de padre de la querellante de forma ilegal ya que su deber, una vez ese dinero le fue entregado, era dárselo a la querellante después del fallecimiento de su padre, pero no lo hace.
¿Existe alguna diferencia entre la valoración de los hechos que puede realizar un jurado y la de un juez? ¿Qué factores pueden incidir en la formación de la opinión de un jurado? Por supuesto que pueden existir diferencias ya que la decisión del juez la toma él solo, de forma imparcial, siguiendo la ley y tomando la decisión que él cree más justa adecuándose a ésta. En cambio, la decisión de un jurado la toman varias personas que puede ser que no conozcan las leyes judiciales y que sean parciales. Además, cada uno entiende la justicia a su manera (subjetivamente) y las opiniones pueden ser diversas. De esta manera, puede que la mayoría no esté de acuerdo con el juez.
Redactar una sentencia sobre el caso propuesto.
Tribunal: Juzgado de Instrucción de Barcelona Jurisdicción: Penal A día 8 de febrero de 1990 se presenta una querella criminal en el Juzgado de Instrucción de Barcelona por un presunto delito de apropiación indebida. Los hechos son: El fallecido Jaime González Campos, padre de la querellante Carmen González Riera, ingresó un asuma importante de dinero en una cuenta bancaria a favor del querellado Jordi Puig Sallés, vecino del anterior, con la condición de que a su fallecimiento esta cantidad fuera entregada a su hija. Después de la muerte de Jaume González Campos el querellado no hizo entrega del dinero a la querellante negando la existencia de tal transferencia bancaria.
ANTECEDENTES DE HECHO Primero.- Al Juzgado de Instrucción de Barcelona, a fecha 8 de febrero de 1990, Don Juan Serra Valls como Procurador de los Tribunales y de Doña Carmen González Riera, mayor de edad, casada, en régimen de separación de bienes, con domicilio en Barcelona (C/ Mallorca 75, 1.º 1.ª), a tenor del artículo 277 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en persecución de un delito de apropiación indebida, formula querella criminal en contra de Don Jordi Puig Sallés, mayor de edad, domiciliado en Barcelona calle de Mallorca n.º 75, bajos, tienda de electrodomésticos. (Ignorado su domicilio particular).
Segundo.- A fecha 9 de abril de 1990, en el Juzgado de Instrucción de Barcelona, el querellado Jordi Puig Sallés comparece ante el Sr. Juez del Juzgado i del Secretario Judicial acompañado de su letrado Don Jaime Gassol (colegiado n.º 8.285 del Iltre. Colegio de Abogados de Barcelona) y de su Procurador de los Tribunales Don Antonio Viñamata. El querellante manifiesta que los hechos expuestos en la querella no se corresponden con los sucedidos en la realidad, ya que lo sucedido es que: el amigo y padre de la querellante le hace entrega de seis millones de pesetas debido a la mala relación que tiene el hombre con su familia y, posteriormente, le hace entrega de unos tres millones seiscientas mil más. También niega saber que el fallecido sufría arteriosclerosis y que la entrega del dinero fuera con alguna condición.
Seguidamente, se le pregunta por el Señor Pedro Coll. El querellado afirma conocerlo y que éste estuvo delante cuando tuvo lugar la transferencia del dinero. Manifiesta también que tuvo otros dos contactos con el Sr. Coll: el primero cuando éste le ofreció cambiar el dinero de cuenta para obtener más intereses y el segundo para exigirle al querellante dos millones de pesetas bajo la amenaza de decirle a la familia de la querellante que el querellado se había quedado con el dinero y que el mismo no habría sido regalado sino que se le había entregado en depósito.
Tercero.- A fecha 7 de mayo de 1990, en el Juzgado de Instrucción de Barcelona, el Sr. Pedro Coll Mas, mayor de edad, con domicilio en Barcelona calle de Valencia 34, comparece ante el Sr. Juez del Juzgado y el Secretario Judicial. A preguntas del Letrado querellante, Don Juan Alavedra Roca, colegiado n.º 6.040, que conocía al padre de la querellante des de 1969 dado que era su asesor financiero. Manifiesta también que el dicho señor, hace un año, le propuso hacerle entrega del mencionado dinero pero el declarante dijo que no. Añade que durante esta época el padre de la querellante tenía su enfermedad más avanzada, con días lúcidos y otros no. El declarante sigue el relato diciendo que el padre de la querellante li propuso dejar el dinero al querellado y así se hizo: el señor Puig abrió una cuenta donde se depositó el dinero ya mencionado con la condición de que una vez muerto el Sr. González el dinero le fuese devuelto a la hija. Después de la muerte del señor González el declarante visitó al señor Puig y este le dio largas sobre el tema de devolver el dinero; volvió a visitar el mismo señor diciéndole que si no hacia entrega del dinero a la querellante se lo contaría todo a la familia del señor González. Niega haber pedido la cantidad de dos millones de pesetas a cambio de su silencio.
A preguntas del Letrado Querellado el declarante manifiesta que éste le pidió consejo al declarante para cambiar el dinero de cuenta a una que compartiese con su mujer y que el declarante intervino en la apertura de esta nueva cuenta.
Cuarto.- A fecha 6 de septiembre de 1990, en el Juzgado de Instrucción de Barcelona, comparece Carmen González Riera, mayor de edad, con domicilio en Barcelona calle Mallorca 75, 1.º 1.ª, ante el Sr. Juez del Juzgado y del Secretario Judicial. La declarante manifiesta que a la muerte de su padre supo que el dinero había sido traspasado a la cuenta del Sr. Puig, que le preguntó al Sr. Coll sobre la documentación de las cuentas y que éste le dijo que si no la tenía ella la tenía el Sr. Puig; que una vez le pidió la documentación al dicho señor éste no se la entregó toda.
HECHOS PROBADOS Primero.- Se declara probado que el padre de la querellante, el Sr. González, sufría arteriosclerosis gracias a los certificados médicos de los doctores Soldevilla, Pons, Ferrer y Vilaseca (documentos n.º 1, 2, 3 y 4 respectivamente).
Segundo.- Se declara probado Sr. González extrajo de su cuenta 11.605.246 pesetas gracias a los documentos n.º 5, 6 y 7 sobre el estado de dicha cuenta.
Tercero.- Se declara probado que el Sr. Puig abrió una cuenta en la misma entidad en que la tenía el Sr. González y que en dicha cuenta se ingresó la misma cantidad de dinero que la extraída en la cuenta del Sr. González (documento n.º 8).
Cuarto.- Se declara probado que se solicitaron los servicios de un notario a través del cual la querellante se puso en contacto con el querellado reclamando información sobre los saldos pertenecientes a la primera. A esto, el querellante respondió negando todos los hechos (documentos n.º 9 y 10 respectivamente).
FUNDAMENTOS DE DERECHO Código Penal de 1973, vigente en el momento de los hechos.
Primero.- Artículo 277 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal La querella se presentará siempre por medio de Procurador con poder bastante y suscrita por Letrado.
Se extenderá en papel de oficio, y en ella se expresará: 1.º El Juez o Tribunal ante quien se presente.
2.º El nombre, apellidos y vecindad del querellante.
3.º El nombre, apellidos y vecindad del querellado.
En el caso de ignorarse estas circunstancias, se deberá hacer la designación del querellado por las señas que mejor pudieran darle a conocer.
4.º La relación circunstanciada del hecho, con expresión del lugar, año, mes, día y hora en que se ejecutó, si se supieren.
5.º Expresión de las diligencias que se deberán practicar para la comprobación del hecho.
6.º La petición de que se admita la querella, se practiquen las diligencias indicadas en el número anterior, se proceda a la detención y prisión del presunto culpable o a exigirle la fianza de libertad provisional, y se acuerde el embargo de sus bienes en la cantidad necesaria en los casos en que así proceda.
7.º La firma del querellante o la de otra persona a su ruego si no supiere o no pudiere firmar cuando el Procurador no tuviese poder especial para formular la querella.
Segundo.- Artículo 528 de las estafas y otros engaños (redactado conforme a la Ley Orgánica 8/1983, de 25 de junio) Cometen estafa los que con ánimo de lucro utilizan el engaño bastante para producir error en otro, induciéndole a realizar un acto de disposición en perjuicio de sí mismo o de tercero.
El reo de estafa será castigado con la pena de arresto mayor si la cuantía de lo defraudado excede 30.000 pesetas. Si concurriesen dos o más circunstancias de las expresadas en el artículo siguiente o una muy cualificada, la pena será de prisión menor. Si concurrieren las circunstancias primera o séptima, con la octava, la pena será de prisión mayor.
Si concurriere sólo alguna de las circunstancias del artículo siguiente, la pena se impondrá en su grado máximo.
[…] Tercero.- Artículo 529 de las estafas y otros engaños (redactado conforme a la Ley Orgánica 8/1983, de 25 de junio) Son circunstancias que agravan el delito a los efectos del artículo anterior: 1.ª Cuando se cometa alterando la sustancia, calidad o cantidad de cosas de primera necesidad, viviendas u otros bienes de reconocida utilidad social.
2.ª Cuando se realice con simulación de pleito o empleo de otro fraude procesal administrativo análogo.
3.ª Cuando se realice con abuso de firma en blanco.
4.ª Cuando se produzca destrucción, daño u ocultación de cosa propia, agravación de lesiones sufridas o autolesión para defraudar al asegurador o a un tercero.
5.ª Cuando coloque a la víctima en grave situación económica o se haya realizado abusando de superioridad en relación con las circunstancias personales de la víctima.
6.ª Cuando la defraudación se produzca traficando con supuestas influencias o con pretexto de remuneraciones a funcionarios públicos, sin perjuicio de la acción de calumnia que a éstos corresponda.
7.ª Cuando revistiere especial gravedad atendido el valor de la defraudación.
8.ª Cuando afecte a múltiples perjudicados.
Cuarto.- Artículo 535 de la apropiación indebida (redactado conforme a la Ley Orgánica 8/1983, de 25 de junio) Serán castigados con las penas señaladas en el artículo 528, los que en perjuicio de otro se apropiaren o distrajeren dinero, efectos o cualquier otra cosa mueble que hubieren recibido en depósito, comisión o administración, o por otro título que produzca obligación de entregarlos o devolverlos, o negaren haberlos recibido. La pena se impondrá en grado máximo en el caso de depósito miserable o necesario.
Igual pena se impondrá a los que encontrándose un bien perdido se lo apropiaren con ánimo de lucro.
Quinto.- Artículo 248.3 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial Las sentencias se formularán expresando, tras un encabezamiento, en párrafos separados y numerados, los antecedentes de hecho, hechos probados, en su caso, los fundamentos de derechos y, por último, el fallo. Serán firmadas por el Juez, Magistrado o Magistrados que las dicten.
Sexto.- Artículo 2.1 de la Ley Orgánica 5/1995, de 22 de mayo, del Tribunal del Jurado El Tribunal del Jurado se compone de nueve jurados y un Magistrado integrante de la Audiencia Provincial, que lo presidirá.
FALLO Que debemos condenar y condenamos al Sr. Puig como autor de un Delito Continuado de Apropiación Indebida a la pena de seis meses de prisión y deberá indemnizar a Carmen González Riera en la suma de doce millones de pesetas. En el caso de no pagar dicha indemnización, se llevará a cargo una embarcación de sus bienes hasta cubrir la suma.
Gisela Abril Brualla 1r de Criminologia i Polítiques Públiques de Prevenció Introducción al Derecho ...