Unidad 2. El constitucionalismo y la Constitución (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Organización Constitucional del Estado
Profesor J.C.R.
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 06/04/2015 (Actualizado: 01/05/2015)
Descargas 45

Descripción

Unidad 2 de Organización Constitucional del Estado ampliado con manuales

Vista previa del texto

Organización Constitucional del Estado Unidad 2. El constitucionalismo y la Constitución 1. El origen del constitucionalismo y las primeras Constituciones.
En un principio el poder lo tenía todo. Se podía llevar a cabo todo aquello que se quisiese como torturar, matar. Durante la ilustración surge la idea de limitar el poder. No se plantean eliminar la monarquía sólo limitarla para que no llevasen a cabo determinadas prácticas. Una de estas personas que plantean la limitación del poder son Hobbes, Montesquieu, Rousseau, Voltaire o John Locke.
La idea de limitar el poder se centra únicamente en el papel, no se plasman. Finalmente, estas ideas se materializan el año 1787 con la Constitución de los Estados Unidos (“We the people…”), con una rápida aceptación con sanciones para aquellos que no cumplan. Hasta ese momento, no había ninguna Constitución que marcase límites al poder. Esta Constitución delimita el territorio, el papel del pueblo en el Estado, el grado de participación del Estado en la economía, etc. Previamente, las 13 colonias ya habían elaborado sus propias constituciones.
El segundo de los ejemplos es la Constitución francesa de 1791, como punto final a la Revolución Francesa iniciada en 1789. El tercer ejemplo es “la Pepa”, la Constitución de Cádiz del año 1812. En Europa, a diferencia que en Estados Unidos, la Constitución es considerada como un pacto político, no como una norma jurídica que implica sanción. En el pacto político, no está asegurado su cumplimiento.
De esta manera, aún que las Constituciones establecían límites al poder, no se impidió la llegada al poder de Napoleón, el establecimiento del absolutismo en España por parte de Fernando VII, la llegada de dictadores como Hitler, Stalin o Mussolini. Un problema importante era que muchos de esos dictadores habían alcanzado el poder por medio de elecciones (como Hitler o Mussolini) y se mantuvieron en el mismo por medio de elecciones.
De ello se desprende que el sólo hecho de que existan elecciones o referendo no es garantía de respeto a los derechos ni a las minorías, ni a la dignidad. En una democracia no basta con ganar elecciones, es necesario respetar a minorías, la dignidad de las personas, etc.
2. La Constitución. El marco de convivencia común.
Toda esta experiencia hizo ver la necesidad de establecer ciertos mecanismos de garantía y de control a la actuación política. Para ello fue necesario dejar de lado la necesidad de considerar a la Constitución como un mero pacto político, y pasa a considerarse como una norma jurídica, cuyos contenidos son obligados y vinculantes.
El exponente principal de estas ideas fue Kelsen. La obligatoriedad de toda norma jurídica implica no sólo el imperativo de su cumplimiento sino la amenaza real de sanción si se incumple.
La Constitución establece un marco de convivencia, en donde uno puede tener la ideología que considere oportuno.
Ahora bien, a la hora de gobernar, aplicando su ideología, no puede salirse de este marco común de convivencia. En este marco de convivencia se establece:  Los valores y principios del ordenamiento; libertad, igualdad, justicia y pluralismo.
 La estructura, el funcionamiento, la composición, las funciones, los límites y los mecanismos de control de las instituciones, los órganos y los poderes públicos  Los derechos de los ciudadanos y sus mecanismos de defensa y garantía.
 Las prestaciones sociales que el Estado debe cumplir.
9  La distribución territorial del poder.
 El sistema de fuentes del Derecho.
 El marco social, económico y laboral.
Dentro del éste marco, nos podemos mover más para el centro, la derecha, la izquierda, etc., se puede todo siempre y cuando no se salga del marco de la Constitución. Para controlar que los poderes públicos actúen dentro del marco constitucional, se establece un Tribunal Constitucional.
3. Clases de Constituciones De Constituciones hay de diversos tipos: Las Constituciones históricas.
Dentro de las Constituciones historias, podemos encontrar tres tipos de Constituciones. Las cartas otorgadas, las cartas pactadas y las cartas impuestas:  Cartas otorgadas. Son aquellas que se originan a partir de la voluntad de quien tiene el poder, de limitárselo. Esto sucede, mayoritariamente, cuando ve peligrar su puesto. Un ejemplo es el Estatuto de Bayona. Fernando y Carlos, en disputa por el trono de España, son llamados por Napoleón a Bayona, donde son detenidos. El trono de España es ocupado por José I, hermano de Napoleón quien promulga el Estatuto de Bayona para limitar su poder intentando ganarse así al pueblo español.
 Cartas pactadas. Son aquellas que se crean a partir de enfrentamientos entre parlamentarios y absolutistas que se ponen fin con la creación de un pacto pactado.
 Cartas impuestas. Son aquellas impuestas después de un golpe de Estado por parte de un grupo que impone una Constitución que dura tanto tiempo como este grupo se mantenga en el poder.
Por razón de su forma Por razón de su forma, podemos encontrar dos tipos de constituciones; las escritas y las no escritas:  Escritas. Su contenido está redactado de forma escrito en papel. Se suele recoger en un libro. Esto permite su posterior consulta en cambio de duda.
 No escritas. El contenido de la Constitución no está escrito en un papel. Estas Constituciones, se constituyen a partir de las costumbres, las prácticas, la jurisprudencia que se refiere a la organización o funcionamiento de los instrumentos públicos o a las organizaciones gubernamentales. La costumbre hace que se transforme en norma de funcionamiento. Un ejemplo es el Reino Unido. Para resolver costumbres, utilizan la jurisprudencia, es decir, observan cómo se resolvió un caso similar.
Por razón de su procedimiento de reforma Por razón de su procedimiento de forma, es decir, por razón de la dificultad de modificación, podemos encontrar dos tipos de Constituciones, las rígidas y las flexibles.
 Rígidas. Son aquellas Constituciones con un mecanismo difícil de modificación constitucional. Un ejemplo es la constitución italiana donde se prohíbe volver a un régimen monárquico.
10  Flexibles. Son aquellas Constituciones de fácil modificación. Necesita de dos votaciones en el Congreso para llevar a cabo el cambio.
Por razón de su eficacia.
Por razón de su eficacia, podemos encontrar tres tipos de constituciones: las normativas, las nominales y las semánticas.
 Normativas. Son aquellas cuyo incumplimiento comporta una sanción.
 Nominales. Son aquellas que, llevadas a la práctica, no se cumplen de forma efectiva.
 Semánticas. Son aquellas cuyo cumplimiento va determinado por los llamados grupos de poder como puede ser la banca, el ejército, etc.
Por razón de sus antecedentes Por razón de sus antecedentes, podemos encontrar constituciones originarias o constituciones derivadas.
 Originarias. Son aquellas primeras instituciones sin la existencia de una previa. La Constitución de los Estados Unidos, la Constitución de Cádiz de 1812 (la Pepa).
 Derivadas. Son aquellas que utilizan las construcciones de otras Constituciones anteriores del mismo Estado o de otros. Es un ejemplo la Constitución española del 1978, que se basa en la Constitución portuguesa, italiana, etc.
Por razón de su extensión.
Por razón de su extensión, encontramos Constituciones extensas y constituciones breves.
 Extensas. Son aquellas Constituciones con un gran número de artículos.
 Breves. Son aquellas Constituciones con un número reducido de artículos. Suelen coincidir con los Estados liberales, ya que no intervienen en la economía.
Por su línea política En función de su línea política, encontramos dos tipos de Constituciones: las ideológicas y las funcionales.
 Ideológica. Son aquellas Constituciones impuestas por un grupo con una ideología determinada, cuya vida de duración suele corresponder con la durada de este grupo en el poder.
 Funcional. Son aquellas Constituciones derivadas de una política de consenso entre grupos de diferentes ideologías.
Esto hace que estas Constituciones no se modifiquen en función de quien gobierne en este momento.
4. El poder constituyente Es el poder soberano que recae en el pueblo, tiene la capacidad, sobre un territorio y un pueblo, de:  Dar origen a una organización política de dicha comunidad.
 Establecer una forma de gobierno, los poderes e instituciones, las funciones que desempeñan, y los límites a los que estarán sometidos.
 Establecer las normas fundamentales que regularan el funcionamiento del sistema y las reglas de reconocimiento.
11  Establecer las bases del ordenamiento jurídico, social, económico y territorial.
 Poder de modificar y reformar todo lo anterior.
El poder constituyente se ejerce normalmente al constituirse una nueva organización política o al reformarla. Al primer de los supuestos se le califica como poder constituyente originario y al que reforma poder constituyente de reforma o derivado. El poder constituyente se caracteriza por:  Se da en ejercicio de soberanía. No está influenciado por nada.
 Es de naturaleza política y no está sometido a normas. No tiene límites.
 Es supremo. Todo lo anterior queda subordinado a sus disposiciones. Todo lo posterior deberá estar subordinado a sus disposiciones.
 Es extraordinario; a diferencia de los poderes ordinarios o llamados del dia a di, el poder constituyente se ejerce sólo en supuestos extraordinarios.
El poder constituyente derivado o de reforma si está limitado por las disposiciones, criterios, normas, valores, procedimientos, mayorías establecidas por el poder constituyente ordinario. Si no se respeta tales requisitos entonces se habla de una ruptura constitucional, golpe o revolución.
5. La Transición Española Tras la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1975, y de acuerdo con las Leyes Fundamentales del franquismo, Juan Carlos I fue proclamado Rey de España dos días más tarde, el 22 de noviembre de 1975. Al nombrarse Adolfo Suarez presidente del Gobierno en julio de 1976, se iniciaba la Transición política del franquismo a la democracia un camino que acabó con la aprobación de la Constitución española del 1978.
La Constitución del 1978 es una constitución fruto de una política de consenso. Es la primera vez en nuestra historia que una parte del país no impuso a la otra parte (al ganar unas elecciones o a través de golpes de Estado, o de pronunciamientos militares o por medio de revoluciones). Tradicionalmente los vencedores imponían sus valores, sus principios, su cosmovisión, sus planteamientos económicos, sociales, culturales. La política desarrollada pendularmente de derecha a izquierda; entre conservadurismo y progresismo; entre reacción y revolución.
Para la redacción de la Constitución, se elaboró uno proposición de ley por una Ponencia nombrada por una Comisión del Congreso. La Ponencia estaba integrada por los llamados “padres de la Constitución” que son Miguel Herero de Miñón, Gabriel Cisneros, José Pedro Pérez Llorca, Gregorio Peces-Barba, Jordi Solé Tura, Miquel Roca y Manuel Fraga Iribarne. Los constituyentes buscaron conformar:  Un sistema plenamente democrático, capaz de reconocer la diversidad y pluralidad: política, social, territorial, religiosa y cultural, existente en España.
 Establecer unas reglas de juego (organización, distribución y límites al poder, derechos fundamentales) que sean aceptados por la inmensa mayoría de los españoles independientemente de su posición política, social, cultural y territorial.
Con ello se pretendía poner fin al enfrentamiento violento secular. Así los constituyentes formaron un amplio consenso, acuerdo o pacto nacional, que permitiera la convivencia en paz y en libertad. Para alcanzar dicho consenso los constituyentes utilizaron un método; pactar entre la derecha y la izquierda determinados aspectos.
Dicho método se basaba en no incorporar a la Constitución ninguna norma, regla o principio que fuera inaceptable de manera absoluta para alguno de los grupos políticos constituyentes. Ese cambio de actuación permitió aprobar la actual 12 constitución que ha servido de marco de convivencia común durante estos años y que ha dado el período de estabilidad, democracia, progreso, libertad más grande de nuestra historia.
La Constitución del 1978 fue aprobada en la Comisión Constitucional y en el Pleno del Congreso. El texto fue debatido después en el Senado, que lo aprobó (el 5 de octubre del 1978), aunque con modificaciones. Esto obligó a reunir una Comisión mixta paritaria de diputados y senadores para que estableciese un texto único a someter a votación en ambas Cámaras. Fue finalmente acordado el 25 de octubre y aprobado en el Congreso de los Diputados y en el Senado el 31 de octubre del 1978.
Finalmente el pueblo español aprobó la Constitución Española mediante el referéndum el 6 de diciembre del 1978. Este referéndum, en el que se preguntaba “¿Aprueba usted la Constitución?”, fue aprobada con un apoyo del 85%. En cuanto a los resultados en Cataluña, participaron el 67,91% de la población con una aprobación del 90,56% y un voto en contra del 4,97%.
La Constitución Española fue sancionada por el Rey ante las Cortes en sesión conjunta de ambas Cámaras y fue publicada en las diversas lenguas de España en el Boletín Oficial del Estado, el 29 de diciembre de 1978, día en que entró en vigor.
6. Organización de la Constitución española La Constitución española está precedida por una parte expositiva, denominada Preámbulo donde se reúne bajo una forma no articulada declaraciones de voluntad expresadas por el constituyente.
A continuación se sitúa la parte dispositiva, expresada en artículos (169 en total), la cual se divide en títulos y éstos en capítulos, que a su vez pueden subdividirse en secciones. Se distingue dentro de la parte dispositiva articulada tres grandes bloques que se sitúan en el interior del texto en el siguiente orden:  La parte dogmática que comprende los Principios Generales y la enumeración de los Derechos Fundamentales, así como sus garantías.
 La parte orgánica que determina los órganos e instituciones del Estado, y establece la división de poderes.
 La regulación del poder de reforma constitucional, es decir, el poder constituyente derivado, así como los procedimientos para su actuación.
La parte final de la Constitución está constituida por las disposiciones que son de cuatro clases:  Adicionales: contienen reglas de difícil encaje en la sistemática adoptada sin perjudicar la coherencia y unidad formal del texto. En total hay cuatro.
 Transitorias: contienen reglas que regulan el régimen jurídico durante el período comprendido entre la entrada en vigor de la Constitución y la plena efectividad de sus previsiones. En total hay 9.
 Derogatorias: contienen las cláusulas de derogación, es decir, las que dejan sin efecto a leyes anteriores. Se trata de una única disposición derogatoria.
 Finales: regulan la entrada en vigor de la norma constitucional. Se trata de una única disposición.
13 ...