cap 7 manual (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Dret Mercantil
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 02/07/2016
Descargas 6
Subido por

Vista previa del texto

CAPÍTULO 7: LAS SOCIEDADES MERCANTILES. SOCIEDAD COLECTIVA Y SOCIEDAD EN COMANDITA I) CONCEPTO Y TIPOS DE SOCIEDADES A. Concepto El empresario social surge de un contrato, que tiende a crear una organización de esas personas a la que se reconoce por el Derecho positivo personalidad jurídica, nacida del contrato adquiere condición de empresario que no tienen los socios.
El contrato de sociedad va dirigido a la creación de una entidad, cuya organización ha de ser más o menos compleja. El régimen de esa organización que nace del acuerdo de voluntades varía según el <<tipo>> o la forma de sociedad que los contratantes eligen.
La sociedad puede ser constituida por una única persona, sea natural o jurídica.
B. Determinación de los tipos por la Ley El contrato de sociedad tienda a la creación de una organización de personas que constituye el substrato o base del ente social.
En la redacción vigente del artículo 122 del C. de c., se mantiene la expresión de <<por regla general>>, pero se dice que las sociedades mercantiles adoptan alguna de las formas siguientes: 1. La regular colectiva; 2. La comanditaria simple o por acciones; 3. La anónima; 4. La de responsabilidad limitada.
C. Notas características de los distintos tipos 1. La sociedad colectiva es la sociedad mercantil tradicional. Los socios que intervienen directamente en la gestión social, responden personalmente de las deudas sociales (responsabilidad ilimitada y solidaria).
2. La sociedad comanditaria simple tiene unos socios colectivos (responden de igual manera que los del tipo anterior) y otros comanditarios que no intervienen en la gestión social y no responden con más de lo que se comprometieron a aportar a la sociedad.
3. La sociedad anónima tiene como notas dominantes la de que su capital, no puede ser inferior a una determinada cifra (60.000€), está dividido en acciones. Facilita en principio la movilidad de los socios, que no responden del cumplimiento de las deudas sociales, de las que responde únicamente el patrimonio social.
4. La sociedad de responsabilidad limitada, en la que los socios no responden de las deudas sociales. Puede constituirse con un capital mínimo de 3.000€ y este está divido en <<participaciones>> cuya transmisibilidad está limitada.
5. La sociedad en comandita, aparece como una sociedad de capitales por completo diversa de la sociedad comandita simple. Uno o varios accionistas tendrán la consideración de socios colectivos, estarán encargados de la administración de la sociedad y responderán de las deudas sociales.
E. Formalidades de constitución El Código de comercio exige que las sociedades que se constituyan en escritura pública han de inscribirse en el Registro Mercantil.
En cuanto se admite la validez del contrato de sociedad mercantil que no aparece en escritura pública, aun cuando se diga que no nos hallamos ante una <<sociedad irregular>>, por lo que se dice que el Código de comercio no exige la escritura para la existencia de la sociedad, sino para su <<regularidad>>.
Las sociedades mercantiles, una vez constituidas en escritura pública, han de inscribirse en el Registro Mercantil. No puede considerarse como esencial para la existencia de la sociedad, simplemente como requisito necesario para su regularidad.
La falta de la inscripción de la sociedad puede deberse a dos situaciones diversas. La primera de ellas se refiere a la sociedad que se encuentra en formación y que, constituida en escritura pública, ha iniciado sus operaciones sociales antes de la inscripción; lo cual da a lugar al régimen de la <<sociedad en formación>>.
Sólo con la inscripción de la escritura en el Registro Mercantil adquiere su personalidad jurídica como sociedad anónima o de responsabilidad limitada. La segunda se trata de las sociedades que de forma expresa o tácita los socios manifiestan su voluntad de no inscribirlas en el Registro.
La falta de inscripción de las sociedades implica no simplemente su <<irregularidad>>, con las consecuencias jurídicas que conlleva, sino que además de no poder ampararse en los efectos que produce la inscripción respeto a los actos sujetos a inscripción, la sociedad no inscrita no podrá inscribir ningún acto o contrato relativo a ella.
II) LA PERSONALIDAD JURÍDICA DE LAS SOCIEDADES MERCANTILES A. Reconocimiento de la personalidad jurídica El código de comercio de 1885, generalizó la personalidad jurídica a todas las sociedades mercantiles y declaró que <<una vez constituida la compañía mercantil, tendrá personalidad jurídica para todos sus actos y contratos>>.
El reconocimiento de la personalidad jurídica tiene para las sociedades mercantiles las siguientes consecuencias: a) Se considera al ente social como sujeto de derechos y obligaciones con plena capacidad jurídica tanto en las relaciones externas como internas.
b) El ente social adquiere la condición de empresario y esta sometido a sus estatuto. Están sometidas al cumplimiento de las obligaciones y deberes propios de todo empresario. Todas las sociedades deben hacer constar en su documentación y correspondencia mercantil los datos identificadores de su inscripción en el Registro.
c) La sociedad adquiere una autonomía patrimonial con relación los socios y se produce una separación de responsabilidad. Los socios de las S.A y las S.L no responden personalmente por las deudas sociales. Por el contrario, en las sociedades personalistas (Colectiva y Comandita simple) la personalidad de la sociedad es imperfecta, se manifiesta especialmente respecto a la responsabilidad de los socios colectivos por las deudas de la sociedad, ya que responden personalmente.
C. Abuso de la personalidad jurídica No pueden darse situaciones abusivas o fraudulentas. Para eso la jurisprudencia se basa en 3 principios, y penetra en el interior de esas personas jurídicas <<levantando el velo jurídico>>. Los principios son, en primer lugar, que esa personalidad no puede amparar los actos ejecutados en fraude de Ley. En segundo término, los derechos han de ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe; y por último que la Ley no ampara el abuso del derecho o el ejercicio antisocial del mismo en daño ajeno o de los <<derechos de los demás>>.
III) RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS SOCIEDADES Las personalidades jurídicas serán <<penalmente responsables de los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su provecho, por sus representantes legales y administradores de hecho o de derecho>>; serán responsables <<de los delitos cometidos, en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en provecho de las mismas, por quienes, estando sometidos a la autoridad de las personas físicas mencionadas en el párrafo anterior, han podido realizar los hechos por no haberse ejercido sobre ellos el debido control atendidas las concretas circunstancias del caso>>.
La responsabilidad de las personas jurídicas mediante una doble vía: junto a la imputación de los delitos cometidos en nombre de la sociedad o por su cuenta, por el órgano de administración que la representa, se añade la responsabilidad por las infracciones derivadas del no ejercicio por la sociedad de su deber de control sobre sus empleados.
IV) LA SOCIEDAD COLECTIVA A. Constitución Las indicaciones que se deben expresar en la escritura pública de constitución, que debe inscribirse en ese Registro, precisan los elementos de la sociedad (razón social, domicilio, objeto, fecha de comienzo de las operaciones, duración de la sociedad, capital, administración social, y demás pactos lícitos que pueden completar el régimen de la sociedad.
B. Modificación de la escritura social La modificación de los términos contenidos en la escritura social debe realizarse, con el consentimiento de todos los socios. Se considerará válido el pacto estatutario de que si falleciese algún socio continuará la sociedad con los herederos del difunto o subsistirá entre los sobrevivientes.
C. Razón social o firma La firma de la sociedad estará formada necesariamente por el nombre de los socios o de alguno de ellos, debiendo añadir en este supuesto la expresión <<y compañía>>.
V) RELACIONES JURÍDICAS INTERNAS EN LA SOCIEDAD COLECTIVA A. La obligación de aportación de los socios Los socios se obligan a poner en común <<bienes, industria o alguna de estas cosas>> en la forma establecida en la escritura como medios necesarios para obtener el fin social.
B. Administración de la sociedad Existe la posibilidad de participación de todos los socios en la gestión social.
a. Designación y revocación de los administradores 1. Cuando el nombramiento de administrador ha sido conferido como condición expresa del contrato social (existe un administrador <<estatutario>>) no se podrá privar del mismo a quien lo obtuvo, entendiéndose su nombramiento como irrevocable. Si administrara mal, los demás socios podrán nombrar de entre ellos un coadministrador que intervenga todas sus operaciones o pedir la rescisión judicial del contrato.
2. Cuando no existe pacto, la administración corresponde a todos los socios, salvo que se acuerde por los socios que sólo lleve la administración alguno o algunos de los socios.
La administración de la sociedad puede conferirse a personas que no sean socios cuando lo admita expresamente la escritura y también mediante delegación de las funciones que le corresponden a un socio si existe el consentimiento de todos los demás.
b. Ejercicio de la actividad gestora 1. Si la administración no se hubiese limitado a alguno de los socios, todos tendrán la facultad de concurrir a la dirección y manejo de los negocios sociales. * Contra la voluntad de uno de los socios administradores que expresamente la manifieste, no deberá contraerse ninguna obligación nueva.
2. Si se ha limitado la administración a alguno de los socios habrá de estarse a lo dispuesto en ella. Cuando hay socios encargados en especial de la gestión, los demás no pueden contrariar ni entorpecer su actuación.
c. Actuación de los administradores Si los administradores son más de uno habrá de saberse si han de actuar con junta o separadamente.
d. Relación jurídica entre el administrador y la sociedad La relación jurídica entre el administrador y la sociedad, ha de ser orgánica y ha de desempeñar ese cargo con la diligencia de un ordenado empresario.
Sus responsabilidad no deriva de la simple culpa, sino de <<malicia, abuso de facultades o negligencia grave>> y ha de indemnizar a la sociedad cuando ésta sufra daños por tales actos. La acción de responsabilidad contra los administradores, han de ejercitarla los demás socios en defensa de los intereses sociales.
e. Derecho de información de los socios Los socios, administren o no, tienen derecho a examinar el estado de la administración y de la contabilidad. Todos los socios pueden hacer las reclamaciones convenientes al interés común. Por lo tanto todo socio colectivo tiene derecho a examinar directamente la contabilidad y todos sus antecedentes.
C. Limitaciones a los socios para el ejercicio por cuenta propia de una actividad mercantil La sociedad colectiva es una comunidad de trabajo y todos los socios tienen la posibilidad de participar directamente en la gestión social. Aun cuando no intervengan en la administración, pueden informarse en cualquier momento de la marcha de los negocios sociales. El deber de fidelidad del socio hasta la sociedad, en el caso de las sociedades colectivas tiene un vigor especial. El código limita el ejercicio por parte de los socios de una actividad mercantil realizada por su propia cuenta y dicta una serie de normas: 1ª. Si se trata de un socio industrial (aporta únicamente trabajo) no puede ocuparse de negocios de ninguna especia por su propia cuenta, salvo si la sociedad lo permite expresamente.
2ª. Los demás socios colectivos tampoco pueden hacer operaciones por cuenta propia sin mediar el consentimiento de la sociedad. La prohibición es menos rigurosa porque el consentimiento de la sociedad puede ser expreso o táctico y además no puede negarlo.
3ª. Los socios que no sean industriales podrán dedicarse a una actividad por su cuenta que no sea la de la sociedad.
D. Participación en los resultados Los socios habrán de participar en esos resultados en la forma que hayan establecido en la escritura social. Las ganancias se dividirán a prorrata de la porción de interés que cada cual tuviere en la compañía, figurando en la distribución los socios industriales si los hubiere, en el mismo grado del socio capitalista de menor participación. Las pérdidas se imputarán en la misma proporción entre los socios capitalistas. Sin comprender a los industriales.
VI. RELACIONES JURÍDICAS EXTERNAS EN LA SOCIEDAD COLECTIVA A. Representación de la sociedad Mientras que todo socio es en principio administrador de la sociedad, no todos ellos tienen poder para representarla, sino únicamente aquellos que hayan sido autorizados para usar la firma social.
Los socios titulares del poder de representación son poseedores de una representación orgánica y no voluntaria. Si nos hallamos ante un socio al que privativamente se ha conferido en la escritura social la facultad de usar la firma de la compañía como condición expresa del contrato social, su poder es irrevocable.
Existe una vinculación entre la sociedad y los socios cuando se ha contraído una obligación bajo la firma de la compañía y por persona autorizada para usarla.
B. Responsabilidad por las deudas sociales De las deudas de la sociedad responden la sociedad y también todos los socios.
La obligación de los socios tiene como presupuesto la existencia de la obligación la sociedad.
La responsabilidad afecta a <<todos los socios, sean gestores o no>>, incluyéndose los socios industriales. Responsabilidad de los socios que ha de referirse a todas las obligaciones que puedan imputarse a la sociedad.
Esta responsabilidad de los socios colectivos tiene las siguientes características: a) Es de carácter personal e ilimitada, por lo tanto los socios responden <<con todos sus bienes>>.
b) Es una responsabilidad subsidiaria o de segundo grado, ya que los socios gozan del beneficio de excusión, los bienes particulares de los socios no pueden ser ejecutados por las obligaciones contraídas por la sociedad. Esta excusión es un presupuesto necesario para poder proceder contra el patrimonio del socio. Cuando un tercero demande conjuntamente a la sociedad ya los socios, la condena será subsidiaria y la sentencia sólo podrá ejecutarse contra ellos después de haberse ejecutado plenamente contra la sociedad.
c) Los socios estarán obligados <<solidáriamente>>. Esta solidaridad se produce en las relaciones de los socios entre sí. Son aplicables en principio a esta responsabilidad de los socios las normas contenidas en el Código civil sobre las obligaciones solidarias.
VII. LA SOCIEDAD EN COMANDITA SIMPLE A. Noción y notas características La sociedad comandita simple es la sociedad de tipo personalista que ejercita una actividad mercantil y se caracteriza por la coexistencia de socios colectivos, que responden ilimitadamente de las deudas sociales y cuyo nombre ha de servir para formar la razón social, y de los socios comanditarios, cuya responsabilidad es limitada.
Características sociedad en comandita simple: a) Sociedad personalista, por la presencia de los socios colectivos y también por la de los comanditarios.
b) Ejercita una actividad mercantil.
c) Coexisten socios colectivos con los socios comanditarios, cuyas características son su responsabilidad limitada por las deudas sociales y su no participación en la gestión social.
d) Denominación social es de carácter subjetivo y está formada por el nombre de los socios colectivos o de una parte de ellos.
VIII. CONSTITUCIÓN Y FIRMA DE LA SOCIEDAD EN COMANDITA SIMPLE A. Constitución En la escritura social de la compañía en comandita, constarán las mismas circunstancias que en la colectiva. Pero la diferencia es que en la comanditaria es de esencia la existencia durante toda la vida de la sociedad dos clases de socios, colectivos y comanditarios.
B. Modificación de la escritura social a) En el supuesto de rescisión parcial del contrato, ésta se producirá mediante decisión judicial, de ahí que sólo puede inscribirse tal acto en virtud de resolución judicial firme.
b) Para la modificación del contrato será necesario el consentimiento de todos los socios colectivos y el de los comanditarios. Conforme a estas normas igualmente ha de resolverse el problema de la transmisión de la participación del socio comanditario.
C. Razón social o firma La razón social o firma de la sociedad en comandita simple se forma de una manera similar a la de la sociedad colectiva, pero con algunas modificaciones. Girará bajo el nombre de todos los socios colectivos, de algunos de ellos o de uno solo, debiendo añadirse en estos dos últimos casos, al nombre o nombres que se expresen las palabras “y compañía”, i en todos las de “Sociedad en Comandita”.
IX. RELACIONES JURÍDICAS INTERNAS A. Consideración general Los socios colectivos se establece que tendrán los mismos derechos y obligaciones que respecto a la sociedad colectiva.
B. Obligación de aportación del comanditario En la escritura ha de constar la aportación que el comanditario haga. Cuando la aportación sea en otros bienes que no sean dinerarios, se aplica para su valoración la norma que regía para la valoración de estas aportaciones a las sociedades anónimas antes de la vigencia de las leyes especiales sobre sociedades de capitales. Entonces la valuación ha de hacerse de acuerdo con lo establecido en la escritura.
C. Participación en las ganancias y pérdidas Se aplica a los socios comanditarios el mismo criterio de distribución que a los colectivos y se distribuirán en proporción a lo aportado.
Dada la limitación del riesgo que asume el comanditario en la sociedad, ha de entenderse que las pérdidas no podrán superar el importe de su cuota de aportación.
D. Prohibición de inmixtión del comanditario en la gestión social La gestión de la sociedad en comandita no sólo se encomienda a los socios colectivos, sino que se prohíbe al comanditario que lo haga.
En el supuesto de violación de la prohibición, los demás socios podrán pedir al socio comanditario, si hubo malicia, abuso de facultades o negligencia grave, la indemnización de daños y perjuicios y la rescisión parcial del contrato social.
E. Derecho de información del comanditario Además de la prohibición de injerencia en la administración, el socio comanditario ve muy recortado su derecho de información sobre la marcha de la misma, que sólo puede hacer en la forma prevista en el contrato social.
X. RELACIONES JURÍDICAS EXTERNAS A. Representación de la sociedad La prohibición de intervención del socio comanditario en la gestión de la sociedad tiene su fundamento esencialmente en privarle de todo tipo de facultades representativas.
La representación de la sociedad solo puede ser conferida a los socios colectivos; a los comanditarios les está prohibido en cualquier supuesto, como sabemos, el uso de la firma social.
B. Responsabilidad del comanditario por las deudas sociales Por lo que se refiere a la responsabilidad del comanditario por las deudas sociales, queda limitada al importe de lo que se ha comprometido a aportar a la sociedad.
Si el comanditario no ha cumplido totalmente su obligación de aportación, se concede a los acreedores una acción directa frente a él para reclamarle lo que falta de aportar.
El socio comanditario puede responder ilimitadamente, en el caso que incluya <<su nombre o consistiese su inclusión en la razón social>>.
XI. LA SOCIEDAD COMANDITA POR ACCIONES La sociedad en comandita por acciones es una sociedad cuyo capital está dividido en acciones, que se formará por las aportaciones de los socios, uno de los cuales, al menos, se encargará de la administración de la sociedad y responderá personalmente de las deudas sociales como socio colectivo, mientras que los socios comanditarios no tendrán esa responsabilidad.
La sociedad en comandita por acciones no es una derivación, sino que se trata de una sociedad de capital, cuyo régimen es similar al de la sociedad anónima.
Características 1ª. Todos los socios son accionistas.
2ª. Aparecen dos categorías de accionistas: los administradores de la sociedad, que responden personalmente de las deudas de la sociedad (socios colectivos); los demás carecen de esa responsabilidad (socios comanditarios), y participarán en la organización de la sociedad a través de la Junta general de forma similar a los accionistas de la sociedad anónima.
3ª. La ausencia de al menos un socio colectivo entraña la disolución de la sociedad o la necesidad de su transformación en otro tipo social.
La formación de su denominación social puede ser subjetiva (formada con el nombre de una o varias personas) o objetiva (con referencia a las actividades económicas o objeto social). Si es subjetiva, en ella no podrá figurar el nombre de una persona que no tenga la condición de socio colectivo, pudiendo figurar bien el nombre de todos los socios colectivos, de alguno de ellos o de uno solo. La denominación habrá de contener la indicación de la forma social: <<Sociedad comandita por acciones>>, abreviado en <<S. Com. por A.>>.
...