REPUDIO (2013)

Trabajo Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura DERECHO CANONICO
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 07/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

CINTIA SARDIÑA BORDÓN DERECHO CANÓNICO EL REPUDIO.
El repudio, tanto en el Corán como en el Derecho Islámico, es la disolución del matrimonio por deseo del marido, sin necesidad de causa alguna ni proceso legal, tal como lo establecen los Códigos 1 de Estatuto Personal que ofrecen las siguientes definiciones: -Argelino (art. 48): "El divorcio es la disolución del contrato matrimonial con las salvedades de las disposiciones del artículo 49. Se lleva a efecto por voluntad del esposo, mutuo acuerdo de los cónyuges o a demanda de la esposa en el límite previsto en los artículos 53 y 54 de este código".
-Iraquí (art. 34): "1). El repudio es la eliminación del vínculo conyugal por la ejecución del esposo, la esposa si se le ha otorgado poder para ello o está autorizada, o por el juez".
-Kuwaití (art. 97): "El repudio es la disolución del contrato matrimonial válido por la voluntad del esposo o de quien lo sustituya con palabras específicas de acuerdo con el artículo 104".
-Libio (art. 28): "El repudio es la disolución del contrato matrimonial...".
-Mauritano (art. 83): "El repudio es la disolución del matrimonio realizada por la voluntad unilateral del esposo... ".
-Omaní (art. 81.1) y Sudanés (art. 128): "El repudio es la disolución del contrato matrimonial válido por la fórmula estipulada para ello legalmente" .
-Yemení (art. 58): "El repudio es una expresión específica por la que se rompe el vínculo entre los cónyuges..." Los únicos códigos que han eliminado esta disolución del matrimonio tradicional y desigual son los códigos Marroquí y Tunecino. El código Marroquí aunque mantiene el repudio, en la nueva promulgación de 20042, lo ha convertido en la disolución del matrimonio ejercida por ambos cónyuges bajo control judicial y cumpliendo unos requisitos; con ello no sólo se otorga también a la esposa la posibilidad de romper su matrimonio por este procedimiento, sino que se dificulta el proceso. Por su parte, el código Tunecino suprime totalmente el repudio y establece como única forma de romper el matrimonio el divorcio judicial con igualdad para el marido y la esposa.
1 2 CARIDAD RUÍZ, A., El repudio en las leyes de familia de los países arábes, Universidad de Granada , www.academia.edu.
Nuevo código Marroquí de la familia compuesto por 400 artculos distribuidos en siete libros. Su fuente es la escuela jurídica malikí y ha sido promulgado por la Ley nº 7003 de 3 de febrero de 2004. (Mudawwana al-Usra.al- Dãr al-Bayda, 2004).
-Marroquí (art. 78): "El repudio es la disolución del contrato matrimonial ejercida por el esposo y la esposa según sus requisitos bajo el control judicial y de acuerdo con las disposiciones de este código.
Además, el código Marroquí ha introducido un artículo en el que su principal novedad es la disuasión a utilizar el repudio o el divorcio y la definición de ambos como mal menor: Artículo 70. No es deseable recurrir a la disolución del matrimonio mediante el repudio o el divorcio salvo excepcionalmente y en los límites de tener en cuenta la regla del mal menor por lo que tiene de desintegración de la familia y de perjuicio para los niños.
Aunque todos los códigos, excepto el Tunecino, mantienen esta forma de disolver el matrimonio, los legisladores han puesto trabas al poder abusivo del marido para ejercer este derecho y con ese objetivo condenan al marido al pago de una indemnización a su esposa. En unos códigos siempre que el repudio sea posterior a la consumación del matrimonio, en otros únicamente cuando el repudio sea arbitrario, es decir que el juez, a demanda de la esposa, constate que no hay una causa razonable. Para calcular el importe de esta indemnización en el repudio Marroquí, se tiene en cuenta la duración del matrimonio, las causas del repudio y el alcance de la arbitrariedad del marido en su ejecución. Esta indemnización no libra al marido de su deber de mantener a su esposa durante su plazo legal de espera.
También con el objetivo de impedir los abusos del marido, algunos códigos han puesto más trabas, así en el Iraquí (art. 39), Marroquí (art. 79-83) y Mauritano (83) se requiere que el marido, previamente, pida la autorización del repudio al tribunal; en el Marroquí esta petición tiene que ser mediante el certificado de ello ante dos adules que debe incluir una serie de datos, además el tribunal tendrá que citar a las partes e intentar la reconciliación.
El marido, al igual que establece el Corán, posee sobre una misma esposa tres repudios, pero han de tener lugar en tres ocasiones diferentes por ello todos los códigos eliminan la posibilidad de repudiar por tres veces en el mismo momento aunque esta práctica era comúnmente aceptada.
2.2. TIPOS DE REPUDIO: 2.2.1 Los repudios clásicos: 1º Repudio revocable: cuando el marido pronuncia la fórmula de repudio por primera vez. El matrimonio no se rompe hasta que la esposa finalice su plazo legal de espera, mientras, está simplemente suspendido. En consecuencia, el marido puede arrepentirse y, en ese caso, tiene derecho a recuperar a su esposa durante dicho plazo legal de espera sin necesidad de un nuevo matrimonio, ni de contar con el consentimiento de la esposa ya que siguen casados.
La revocación se puede hacer oralmente, por escrito, por gestos o de hecho, aunque hay algunos códigos que requieren además que se registre. La revocación no prescribe con la renuncia pero quedará prohibida al finalizarse el plazo legal de espera, dado que al término de dicho plazo la mujer ya está separada legalmente.
2º Repudio irrevocable o de separación menor: cuando el marido deja pasar todo el plazo legal de espera de su esposa por un repudio revocable o pronuncia la fórmula de repudio por segunda vez.
El matrimonio se rompe inmediatamente aunque después los ex-cónyuges se pueden volver a casar.
En este caso la revocación no es automática como la anterior ya que hay que realizar un nuevo contrato matrimonial, fijar una nueva dote y, por tanto, contar con el consentimiento de la ex-esposa repudiada.
Los códigos también definen como irrevocable el repudio anterior a la consumación del matrimonio e incluso, el código Marroquí (art. 123) considera irrevocable el realizado por la esposa que tiene cedido dicho derecho.
3º Repudio irrevocable y definitivo, o de separación mayor: cuando el marido pronuncia la fórmula de repudio por tercera vez. El matrimonio se rompe inmediatamente, la revocación está prohibida e impide que los ex-cónyuges se vuelvan a casar, aunque esta prohibición se elimina cuando la ex-esposa se case con otro hombre, se rompa este segundo matrimonio después de haberse consumado y finalice su plazo legal de espera de ese matrimonio.
En el caso de que la mujer, después de romperse su matrimonio con el segundo marido, se vuelva a casar con su primer ex-marido del que se había separado tres veces, éste posee de nuevo otros tres repudios o divorcios sobre su esposa ya que el matrimonio anterior de ella con otro hombre eliminó los efectos de los tres primeros repudios o divorcios. A pesar de su definición todos los códigos reiteran que el tercer repudio es irrevocable Finalmente, para la validez del repudio en derecho islámico sólo se requiere que se cumplan los requisitos exigidos para su validez, en cambio actualmente para que dicho repudio ponga fin legalmente al matrimonio, excepto los códigos Kuwaití y el Yemení que no indican nada, los demás códigos han introducido la necesidad de legalizarlo ante el juez e inscribirlo en el registro, para esto último en algunos de los códigos se establece un plazo. En el caso del Código Marroquí se establece un procedimiento administrativo para registrar el repudio (art. 88).
2.2.2 El repudio instado por la esposa: Frente a esta facilidad del hombre para poner fin a su matrimonio, cuando es la mujer la que quiere romperlo, excepto aquella que tenga cedido el derecho de repudio, que no es lo habitual, el único camino que tiene antes de solicitar el divorcio, que supone un proceso judicial de acuerdo a unas causas concretas, es lograr, mediante una compensación económica, que su marido la repudie; con lo cual ya no depende sólo de su voluntad sino que la última palabra la tiene su marido. Este procedimiento se denomina: repudio por compensación.
El repudio por compensación es la disolución del matrimonio por el marido a instancia de su esposa a cambio de una compensación por parte de ella, es decir que ambos cónyuges tienen que estar de acuerdo en disolver el matrimonio. Tal como lo definen los códigos ambas partes pueden renunciar a su oferta antes de que la otra parte acepte y es irrevocable en todos los códigos, es decir que, si se arrepienten, una vez concluido, el marido no puede recuperar a su esposa excepto mediante un nuevo matrimonio.
Si no se ponen de acuerdo sobre la cantidad, el juez dictaminará el pago de una cantidad que no exceda el valor de la dote de paridad en el momento de la sentencia. Para que el repudio por compensación sea válido se requiere que el marido esté capacitado para hacerla y la esposa esté autorizada para ello y sea una decisión libre de ella, puesto que en caso contrario quedaría roto el matrimonio pero la esposa recuperaría la compensación. Así lo especifica el Código marroquí: Marroquí (art.
117): "La esposa podrá recuperar la compensación con la que fue repudiada si se establece que su repudio por compensación es el resultado de la coacción o del perjuicio del esposo sobre ella, ejecutándose el repudio en todos los casos’’.
En cuanto a la compensación, únicamente será obligatoria aquella que se determine y la existencia de esta compensación no libra al marido de su deber de entregar la dote o la manutención conyugal, excepto que eso sea lo acordado, y de igual modo tampoco prescribe la obligación del marido de mantener a su ex-esposa durante su plazo legal de espera a menos que se estipule explícitamente.
El código Marroquí ha introducido la novedad que, en este caso, el tribunal primero intentará reconciliarlos y si esto es imposible lo dictaminará después de evaluar su compensación teniendo en cuenta el importe de la dote, la duración del matrimonio, las causas de la demanda del repudio por compensación y la situación material de la esposa, paro además si el marido tampoco accede y la esposa persiste en su demanda del repudio por compensación, podrá recurrir al procedimiento del divorcio por desavenencias, con lo que ya no depende de la voluntad de su marido.
2.2.3. El Repudio mutuo: Cabe indicar que, actualmente, cuatro códigos han incluido la posibilidad de poner fin a la relación conyugal mediante el repudio o divorcio de mutuo acuerdo sin necesidad de ninguna condición, con lo cual se elimina bastante la desigualdad de los cónyuges en este apartado. Aunque la igualdad legal únicamente existe en el Tunecino, que ha eliminado totalmente cualquier tipo de repudio y las causas para pedir el divorcio, también lo prevén el Código Argelino, el Libio y el Marroquí.
Marroquí (art. 114): "Los cónyuges podrán ponerse de acuerdo sobre el comienzo del final de la relación conyugal sin ninguna condición o con condiciones que no sean incompatibles con las disposiciones de este código ni perjudique los intereses de los niños. Si tiene lugar este acuerdo, ambas partes o una de ellas presentarán la demanda de divorcio al tribunal adjuntando la autorización de su legalización. El tribunal intentará reconciliarlos mientras sea posible y si es imposible la reconciliación, se autorizará el certificado de divorcio y su legalización" 2.2.4. Otros tipos de repudio: Finalmente, y aunque en la práctica no son muy utilizados, históricamente han existido tres tipos de repudio basadas en ciertas situaciones tasadas que provocan anomalías en la vida conyugal. La doctrina coránica las denomina así: -Repudio por Ila: referido al juramento de continencia conyugal formulado unilateralmente por el marido musulmán por el que se niega al débito conyugal por un plazo superior a cuatro meses.
-Repudio por Dihar: juramento realizado por el marido musulmán de que su esposa será para el intangible.
-Repudio por Lian: aquella causa de disolución que viene originada por el juramento dañoso por el que el marido acusa a la mujer de adúltera, o por el que niega la paternidad del hijo que espera.
...