Racionalismo y Religión (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia moderna
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 28/12/2014
Descargas 12
Subido por

Vista previa del texto

RACIONALISMO: EL DESPERTAR DE LA CIENCIA MODERNA - Siglo XVII: importancia capital en la historia del pensamiento: fundación de la ciencia moderna, experimental y cuantitativa.
- Galileo primer fundador: ataca directamente la doctrina de Aristóteles y utiliza de modo sistemática la experimentación y el lenguaje matemático. Sienta las bases de la física moderna.
- Protección del cardenal Berberini, nombrado Papa. Finalmente es procesado por la Inquisición Romana por cuestionar cuestiones bíblicas y se retracta.
- Francis Bacon, filósofo y hombre de estado, no está a su altura a la hora de analizar la ciencia aristotélica.
- Anteriormente: Nicolás Copérnico piensa un Universo cuyo centro es el Sol. La teoría heliocentrista fue rechazada, pero su idea central fue admitida porque simplificaba la confección de las tablas astrales.
- Se cuestionan fundamentos teológicos, como el geocentrismo (el universo da vueltas a la Tierra, donde habita el Hombre).
- Isaac Newton: Ley de la Gravitación Universal. Síntesis genial de las ideas de Copérnico, Kleper y Galileo.
Crea la mecánica clásica, influencia en la física, hasta Einstein. Gracias a su ley de la gravedad pone solución al movimiento de los astros, ya que explica gracias a ella los movimientos elípticos de los planetas, el origen de las mareas, el problema de los cuerpos… - Newton: fundamentos de la física moderna. Objetivo: encontrar los principios matemáticos y las fuerzas de la naturaleza. Descubre la Ley de la Gravedad, la más fuerte del Universo.
- René Descartes: sistema filosófico del cartesianismo = racionalidad, lo evidente a la razón. Filósofo atípico, ya no es un teólogo.
- Llega a una solución racionalista ante la cantidad de doctrinas filosóficas. De lo único de lo que no puede dudarse es de que piensa: cogito ergo sum.
- A partir de esto elabora un sistema racionalista y profundamente empírico. Para conocer la naturaleza se ha de aplicar la racionalidad utilizando las matemáticas (‘’la naturaleza está escrita en lenguaje matemático’’).
- Cartesianismo se extiende por toda Europa. Triunfa el racionalismo, el poner en duda todo, escepticismo, a la luz de la razón (religión, tradición, sociedad, política…).
- Diferente consideración del hombre de ciencia, ahora más importante que antes. Sólo los poetas y los artistas gozaban hasta ahora de mecenazgo, ahora ellos también. Más ayuda y mejor mantenidos, apoyo de las autoridades.
- Mejoran las condiciones materiales y morales del trabajo científico. Invención y perfeccionamiento de instrumentos varios: lente astronómica, telescopio (Newton), microscopio, barómetro, termómetro… - Aparecen los Salones, con promoción femenina, que reciben gente en sus casas y hacen tertulias: recepción de escritores, filósofos y también científicos para que muestren sus experimentos.
- Se crean las Academias y las Sociedades: - Carlos II crea en Inglaterra en 1662 la Royal Society de Londres, que desempeñará un importante papel impulsor en los progresos de las ciencias y de las técnicas.
- 1666 creación de la Academia Francesa de Ciencias, por Colbert.
- Al aportar así un apoyo eficaz a los sabios (se financian algunos), las autoridades no hacen sino traducir un sentimiento general: en todos los países de Europa, la ciencia conquista poco a poco, a partir de la segunda mitad de siglo, un sector curioso cada vez más amplio de la opinión pública.
- Es de buen tono hablar de ciencias en los Salones y crece la moda de los gabinetes de física y de curiosidades.
RELIGIÓN - El siglo XVII fue, en el aspecto religioso, un periodo conflictivo y con marcados contrastes: 1. Consolidación y afianzamiento de las reformas institucionales y de las propuestas doctrinales iniciadas en el siglo precedente.
2. Introducción tímida pero relevante de ideas, conceptos y actitudes que servirían de punto de apoyo para las críticas y propuestas racionalistas y reformistas de los ilustrados del XVIII.
- El proceso de ‘’confesionalización’’ al que se vio sometido el mundo occidental a partir de la segunda mitad de siglo XVI, y que significaba su compartimentación geopolítica sobre la base, entre otros criterios, de la adhesión a un determinado credo religioso, quedó confirmado tras la Guerra de los Treinta Años.
- Este conflicto bélico involucró y asoló a gran parte de Europa, fue una auténtica guerra de religión, aunque no sólo eso.
- A su término las fronteras políticas y religiosas se afianzaron con la aplicación renovada y reforzada del ya por entonces familiar criterio cuius regio eius religio (Paz de Augsburgo, 1555).
- De este modo, si bien se conseguía establecer un cierto equilibrio en las relaciones internacionales y alejar las posibilidades de nuevas guerras de religión, se reafirmaba que la unidad religiosa en el interior de los estados y monarquías era una condición básica para su unidad política.
- Siglo XVII trágico para las minorías religiosas = creencia: homogeneidad religiosa era base para la estabilidad y unidad nacional y política. Ex: expulsión de los moriscos españoles (1609), dificultad de los hugonotes franceses en una Francia mayoritariamente católica, emigración de los puritanos ingleses a América… - Estos sucesos + existencia de tribunales inquisitoriales que vigilaban que se cumpliese y se respetase la ortodoxia = dificulta mantener que a partir de la Guerra de los Treinta Años se instauró en Europa un régimen de tolerancia religiosa.
- Habrá que esperar hasta finales del XVIII para que la tolerancia religiosa se empiece a entender como la defensa de la libertad religiosa, y por tanto no como una concesión hecha por la autoridad sino como un derecho individual.
- Éste fue el ambiente general en el que las diferentes confesiones cristianas pudieron impulsar sus contenidos e instituciones en sus respectivos ámbitos de influencia y con el apoyo interesado de las autoridades temporales.
- La Iglesia católica acentuó con decisión y de modo continuado en este siglo la tarea de reforma institucional y de difusión de sus definiciones doctrinales iniciada tras el Concilio de Trento, así como su expansión por tierras americanas y del Oriente; un impulso que a causa de ciertas indeterminaciones y ambigüedades no estuvo exento de disputas doctrinales, como las generadas por cuestión de la gracia y en particular por el jansenismo y el quietismo.
- Las iglesias reformadas trataron de consolidar sus instituciones y, en algunos casos, su presencia en ambientes hostiles; su expansión fuera de Europa fue en este siglo menos intensa que la católica, y prácticamente se limita a la llegada a las colonias inglesas de Norteamérica de puritanos y cuáqueros.
La Iglesia católica en el siglo XVII - La reforma doctrinal de Trento se puso en marcha de inmediato, pero no fue hasta el XVII cuando se notaron con más intensidad sus resultados.
- La clarificación de los contenidos dogmáticos y de sus principios morales, así como las reformas y novedades institucionales, confirieron a la Iglesia de Roma un aire diferente al que presentaba a comienzos de la Edad Moderna.
- En el siglo del Barroco, la Iglesia católica cuenta ya con un cuerpo de doctrina definido y articulado que le permite hacer frente con más eficacia a las doctrinas protestantes, y que intenta hacer llegar por medios diversos a un gran número de fieles.
- Su estructura jurídica e institucional está fuertemente jerarquizada, con el papa a la cabeza, y lo suficientemente organizada como para garantizar una mejor atención pastoral.
- La evolución de las órdenes religiosas en esta centuria ayudó sobremanera a construir este panorama; se reformaron algunas ya existentes y se fundaron otras, de las que cabe destacar las órdenes femeninas dedicadas a las actividades asistenciales y educativas.
- En definitiva, la Iglesia católica logra en este siglo una cohesión interna en cierto modo novedosa, que le permitirá afrontar de manera más decidida su proyección territorial en América y Orienta, unas veces de la mano de potencias coloniales ibéricas y otras por sí misma.
- La historia de la Iglesia de este siglo es la de una evidente renovación pero también la del establecimiento de los límites de su influencia en una sociedad y unos estados que avanzaban hacia la secularización progresiva de la Modernidad.
Órdenes e institutos religiosos - Movimiento de reforma = gran impulso en la aparición de órdenes nuevas y algunas renovadas, tanto masculinas como femeninas, muchas veces para dedicarse a funciones educativas y asistenciales.
- A diferencia de las reformas y fundaciones anteriores, las posconciliares se distinguen por su talante con respecto a Roma, más próximo a la autoridad papal; de este modo, las órdenes religiosas contribuirán en este siglo a fortalecer el centralismo romano, la unidad de acción eclesiástica y la difusión de los contenidos de los decretos tridentinos en los lugares y tareas a los que el clero secular no llegaba.
- Las órdenes fundadas en el siglo anterior continuaron su expansión, de modo especial la Compañía de Jesús, que mostró un dinamismo excepcional y con notables implicaciones no sólo religiosas sino también porlíticas, económicas, sociales y culturales.
- Las órdenes femeninas ofrecen un interés particular porque hasta finales del XVI la vida religiosa fémina era sinónima de clausura.
- Desde finales del XVI la Iglesia suaviza el rigor de la legislación canónica y abre los cauces precisos para la existencia de órdenes femeninas que, al igual que otras masculinas, tuviesen como finalidad la atención de determinadas necesidades y carencias, lo que permitirá que las mujeres empiezan a desempeñar funciones hasta entonces reservadas a los hombres.
- La primera orden religiosa femenina dedicada a la enseñanza fue la Compañía de María, fundada en Burdeos por Juana de Lestonnac y aprobada por Paulo V (1607).
La expansión del catolicismo en América y Oriente - Desde finales del XV y durante todo el XVI el cristianismo fue expandiéndose por América y Oriente, a la vez que los establecimientos comerciales y la colonización española y portuguesa.
- Esto se mantuvo durante el XVII, si bien con resultados desiguales; la progresión se mantuvo en América, en donde se pusieron en marcha iniciativas tan interesantes como las reducciones de indígenas, mientras que al otro lado, en el Oriente, la difusión del catolicismo se frenó por causas diversas.
- La novedad del periodo es el intento de centralizar esta actividad en Roma, a través de la Propaganda Fidei, aprovechando precisamente el reflujo oriental.
América: las reducciones guaraníes - Probablemente una de las iniciativas misioneras que más ha dado que hablar desde su comienzo hasta la actualidad son las reducciones jesuíticas del Paraguay.
- Sistema puesto en marcha en 1610 y a través del cual se trataba no sólo de catequizar a la población indígena sino de integrarla en un modo de vida diferente.
- La decisión de los jesuitas de establecer reducciones (separación en poblados propios y aislados de los colonos) para la población tupí-guaraní en la zona del Panamá (entre las actuales Paraguay, Argentina y Brasil), se debió tanto a ellos como a las autoridades coloniales, pues para éstas las reducciones podrían contribuir al logro de ciertos objetivos estratégicos (ex: sometimiento de los indígenas).
- La primera reducción, San Ignacio Guazú, se fundó en 1610, a las que siguieron otras hasta alcanzar la treintena en 1700.
- Los primeros años fueron complicados; se sucedieron diversos enfrentamientos con ciertos grupos hasta que se llegó a un periodo de tranquilidad tras su derrota.
- En los inicios del XVIII rebrotan con viveza las críticas y los ataques que llevaran a su desmantelamiento progresivo en el último tercio de siglo.
Los problemas doctrinales - Hubo en la Iglesia una visible indeterminación sobre determinados aspectos que provocaron disputas doctrinales y morales en las que la ortodoxia romana tuvo que hacer frente a posiciones tan dispares como las representadas por el quietismo y el jansenismo, a pesar de estar prohibido cualquier debate sobre la gracia.
- A estas tensiones internas hay que sumarles otras externas derivadas de las relaciones de Roma con los príncipes y soberanos católicos que no veían con malos ojos el papel que los soberanos protestantes tenían sobre sus respectivas iglesias, y que por tanto se mostraban favorables al desarrollo de las iglesias nacionales.
- Y también hay que hacer referencia a los efectos que provocó el contacto con pueblos y culturas diferentes a los occidentales, que darán pie a discusiones y reflexiones como la denominada querella de los ritos.
El quietismo - El quietismo fue un movimiento místico surgido en el siglo XVII en el seno de la Iglesia Católica, especialmente en España, Francia e Italia.
- Fue propuesto por el sacerdote y místico español Miguel de Molinos en su Guía espiritual que desembaraza el alma y la conduce por el interior camino para alcanzar la perfecta contemplación y el rico tesoro de la paz interior, publicada en 1675.
- Enseñaba la pasividad en la vida espiritual y mística, ensalzando las virtudes de la vida contemplativa.
- Sostenía que el estado de perfección únicamente podía alcanzarse a través de la abolición de la voluntad: es más probable que Dios hable al alma individual cuando ésta se encuentra en un estado de absoluta quietud, sin razonar ni ejercitar cualquiera de sus facultades, siendo su única función aceptar de un modo pasivo lo que Dios esté dispuesto a conceder.
- Frente al valor otorgado a las decisiones y obras humanas, los quietistas exaltarán el abandono en Dios y la indiferencia ante el mundo, con el único fin de alcanzar la contemplación.
- En 1685 Molinos es apresado por la Inquisición, condenado a reclusión perpetua y prohibida su obra por Inocencio XI.
- El teólogo y arzobispo de Cambrai, François Fénelon, su defensor y difusor, fue condenado al exilio por Inocencio XII.
El jansenismo - Al igual que el quietismo, el jansenismo es uno de los resultados de las disputas postridentinas sobre la gracia y, al igual que aquél, el jansenismo representa la postura de quienes frente a los jesuitas insistían en la naturaleza corrompida del hombre y por tanto en la sola eficacia de la gracia.
- Pero a diferencia del quietismo, cuyo abandono en Dios podía llevar en última instancia a un laxismo moral, en el jansenismo la consideración del valor de la gracia llevaba a una mayor severidad en la calificación moral de los actos humanos (rigorismo).
- A estas consideraciones teológicas, pronto se le empezaron a sumar planteamientos políticos (galicanismo) y aspiraciones sociales, de modo que la definición de jansenismo se volvió compleja al no tratarse de una corriente de opinión unitaria.
Las iglesias reformadas protestantes - El siglo XVII fue para las Iglesias reformadas protestantes un periodo de cierto estancamiento si se atiende a las discusiones y divisiones internas que sufrirá el luteranismo (el pietismo), a los debates calvinistas sobre el contenido del dogma de la predestinación, y al retroceso de los hugonotes en Francia (con la supresión del Edicto de Nantes en 1685 por Luis XIV).
- La situación de la Iglesia anglicana, aunque diferente, no es mejor, pues se verá envuelta en los conflictos políticos internos dada su relación formal con la corona. Hasta finales de siglo no logrará de nuevo la estabilidad institucional.
- Expansión territorial: también estancamiento, pues si se exceptúan los asentamientos puritanos y cuáqueros en América del Norte, las Iglesias reformadas apenas se proyectan más allá de las fronteras europeas alcanzadas entre finales del XVI y comienzos del XVII.
La Iglesia Anglicana - En Inglaterra las fuerzas religiosas jugaron un papel importante en los acontecimientos políticos del siglo XVII.
- La Iglesia anglicana logró consolidar su posición tras superar corrientes tan contrapuestas como los intentos de recatolización de algunos monarcas, la oposición de los presbiteranos que la consideraban una iglesia episcopaliana y la de los puritanos que veian en ella excesiva jerarquía y dogmatismo.
- En general hubo una aceptación de todas las formas religiosas protestantes, mientras que el catolicismo fue claramente rechazado.
- A la muerte de Isabel I le sucedió en el trono Jacobo I (1603-1625): reforzó el protagonismo de la Iglesia anglicana con el fin de aumentar su control tanto sobre los protestantes disidentes del anglicanismo como, claro está, sobre los católicos. Pone fin al equilibrio alcanzado por Isabel.
- Católicos decepcionados con el nuevo rey, hijo de la católica María Estuardo. Descubrimiento del atentado contra la vida del monarca consistente en volar el Parlamento = fuerte reacción contra los católicos y una dura campaña antipapista.
- Los puritanos se enfrontan a las pretensiones eclesiásticas del rey: muchos encarcelados, otros se exilian a las Provincias Unidas o a las colonias americanas (Mayflower, 1620).
- Carlos I (1625-1649): tensiones entre rey y reino se agudizan hasta desembocar en una guerra civil. Uno de los detonantes de esa crisis fue la oposición de Escocia a la uniformización religiosa, entre otros.
- 1637-1639: enfrentamientos entre Carlos I y los escoceses, que se saldan con la derrota real.
- 1641: levantamiento motivado por causas religiosas y políticas, de Irlanda: los católicos se alzaron en armas contra los protestantes de la isla, con muchas matanzas.
- La necesidad de financiar el ejército para acabar con los rebeldes obliga al rey a convocar al Parlamento, reunión que significó la ruptura definitiva entre el monarca y la asamblea parlamentaria y el inicio de la guerra civil (1642-1649).
- Desde el punto de vista religioso, se suele considerar que en las filas realistas (los Caballeros) se encontraba el grueso de la Iglesia anglicana e incluso los católicos; y que en el campo parlamentario (el de los Rounheads o cabezas redondas) los puritanos que veían en la Iglesia anglicana más semejanzas que no diferencias con Roma.
- Pero también hay que considerar que en la oposición de Carlos I se encontraron intereses políticos, económicos, sociales y también religiosos a veces discrepantes entre sí.
- 1649: triunfo de los parlamentaristas, ejecución de Carlos I, y se instaura un régimen republicano (Commonwealth) gobernado por Oliver Cromwell hasta su muerte en 1658.
- Se impone un estilo de vida próximo al puritano en Inglaterra. En Irlanda se persigue a los católicos. Escocia ciertas acciones de represión por el apoyo prestado a Carlos I en los años finales de la guerra civil y por haber servido de base para los primeros intentos de restablecer la monarquía.
- Con la muerte de Cromwell, el régimen republicano se desmorona, a pesar de los esfuerzos realizados por su hijo Richard, como resultado de la oposición cruzada de los defensores de la Iglesia anglicana, de la monarquía, de las tendencias puritanas más radicales, y también por el propio rigor del llamado ‘’gobierno de los santos’’.
 1660: de forma casi unánime, restauración de la monarquía. Carlos II (1660-1685) - Su política, no sólo la religiosa, reanimó las tensiones de las épocas precedentes; tensiones que su hermano y sucesor Jacobo II (1685-1688) no haría más que alimentar.
- Jacobo II, en religión, trata de orientar de nuevo las instituciones eclesiásticas hacia el catolicismo: la enorme oposición de sus decisiones hará que tories y whigs coincidan en considerar la sustitución del rey.
- Noviembre de 1688, de modo incruento (Revolución gloriosa), se sustituye al rey y se entrega el trono a Guillermo de Orange (1688-1702), de las Provincias Unidas y yerno de Jacobo.
- Al nuevo monarca le hacen firmar una Proclamación de Derechos (Bill of Rights, 1689). En materia religiosa: Iglesia anglicana sigue siendo la oficial, pero se toleran las demás confesiones protestantes, mientras que la Iglesia católica quedará proscrita en Inglaterra.
La caza de brujas en el siglo XVII - Finales de XVI-inicios XVII: se incrementan de manera muy notable los procesos judiciales (de jurisdicción religiosa o temporal) contra supuestos hechiceros y, sobre todo, hechiceras, por males causados a personas y propiedades (los maleficia).
- A partir de las últimas décadas del XVII y comienzos del XVIII los procesos empiezan a ser cada vez menos frecuentes.
- Llamado ‘’caza de brujas’’: fenómeno europeo que afectó a mucha gente, si bien no es preciso cuantificarlas: los cálculos van desde 9 millones (o uno) hasta alrededor de los cien mil, número menos exagerado.
- Fenómeno tanto en territorios de confesionalidad católica como protestante, aunque con cronología diferente.
- El periodo de juicios masivos comenzó aproximadamente hacia 1580 y se extendió hasta 1650, aunque de forma escalonada y según los países.
- Se trató de un fenómeno complejo en su desarrollo y expansión, por lo que las explicaciones que se pueden encontrar sobre el mismo son muy diversas.
- Enorme variedad de causas: presiones y controles de los reformistas protestantes y católicos, Inquisición, tortura como procedimiento judicial, guerras de religión, celo de los clérigos, nacimiento del Estado moderno (con nueva concepción y mentalidad), desarrollo del capitalismo, conflictos sociales, violencia contra las mujeres… - Difícil dar explicación de su auge pero también de su declive a finales del XVII. Se puede asociar pero al cambio de actitud de las clases cultas con respecto a la brujería, pues a partir de mediados del siglo empiezan a manifestarse su incredulidad con respecto a las brujas y a sus actividades.
- Lucien Febvre: los jueces empezaron a dar muestras de ‘’sentido de lo imposible’’ y analizar con más detenimiento y mentalidad ‘’más moderna’’ (la consolidación de ésta) lo relacionado con esta materia, hasta negar la realidad de las brujas y su mundo y apartarse así de las creencias populares.
El nacimiento de la ‘’increencia’’ - Aunque se consoliden y reformen las nuevas y reformadas instituciones eclesiásticas y sus dogmas, el siglo XVII también es el de la revolución científica, del cartesianismo, de la observación y de la experimentación, del fortalecimiento de la confianza en la razón humana para comprender el mundo y también de la fe y la religión.
- Se abrirá paso de forma paulatina la libertad de pensamiento, la de los llamados ‘’libertinos’’, que adoptará formas diversas, desde ligeras y suaves críticas sobre algunos aspectos religiosos hasta la afirmación de la imposibilidad de la fe (ateísmo).
- Aun así, no debe incluirse el olvido de Dios (algo no despreciable a finales del XVII) con la increencia. Dios pasa a un ‘’segundo plano’’.
...