Derecho Penal I - Tema 18 (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal I - Parte General y Teoría del Delito
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 24/03/2015
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

Derecho Penal I - Sergio Gomollón Lección 18: Elementos de la culpabilidad.
Elementos de la culpabilidad.
Tras haber analizado las concepciones de la culpabilidad es momento ahora de detenerse en sus elementos. De las concepciones de la culpabilidad mencionadas en la Lección anterior, a efectos de estudio de la presente asignatura tomaremos la concepción estrictamente normativa de la culpabilidad, cuyos elementos son la imputabilidad, el conocimiento de la antijuridicidad y la exigibilidad de una conducta adecuada a Derecho 36.
! La imputabilidad o capacidad de culpabilidad.
El primer elemento de la culpabilidad es la imputabilidad, esto es la capacidad de ser culpable. Obviamente no puede reprochársele penalmente nada al autor de un injusto si éste es un niño o un incapaz (ver infra Lección XIX) y por lo tanto, para ser culpable es imprescindible ser imputable37.
Surge, al hablar de la culpabilidad y de la imputabilidad como elemento de la misma, la clásica y reiterada polémica doctrinal sobre el libre albedrío, y desde la perspectiva iusfilosófica hay numerosas posiciones, unas más deterministas y otras más creyentes en la libertad, en cualquier caso las hay más radicales y más moderadas. En el estudio de esta Lección se considera que es un presupuesto irrenunciable que el hombre es libre y goza de libre albedrío, sin perjuicio de que ciertos factores pudieran hacerle a un sujeto tener una conducta socialmente reprochada, que dándose en otro no sucedería lo mismo. En definitiva, se define la imputabilidad o capacidad de culpabilidad como la capacidad de distinguir entre hacer el bien y el mal, pues el que no distingue el obrar bien del obrar mal no es imputable (véase infra lección XIX).
! Teorías acerca de la imputabilidad.
Hay varias teorías acerca de la imputabilidad, de las cuales nos centraremos en tres: a) En primer lugar la teoría clásica plantea que la responsabilidad criminal se da al ser el ser humano libre, y goza de libertad todo ser humano que no esté privado de razón ni de libertad dada su corta edad u otras circunstancias. Obviamente esta concepción llevaría a una concepción más retributiva del Derecho Penal, y a una concepción más 36 Para esta lección se ha utilizado únicamente el manual de QUINTERO OLIVARES.
37 No confundir el término procesal de imputación con el penal.
!79 Derecho Penal I - Sergio Gomollón psicológica de la culpabilidad, pues enfatiza el reproche al autor. Sin embargo, no es una doctrina que cuente con mucha aceptación en nuestros días.
b) VON LISZT añadió a esta concepción, sin modificarla del todo, una concepción de libertad distinta. Para él la libertad era un concepto social pues el obrar de una persona está condicionado totalmente por las normas de la sociedad, y es esta en última instancia la que determina qué está bien y qué está mal.
c) Finalmente, mencionar las teorías positivistas más radicales, que optan por el determinismo negando incluso la libertad del hombre. En ese sentido, prescinden o tratan de prescindir del concepto de culpabilidad o por lo menos tratan de verlo como un juicio que se hace al autor, evitan una concepción de reproche al autor del delito.
Hay dos variantes: a) Una que se basa en la afirmación positivista “Lo que no es demostrable empíricamente no existe” y por lo tanto, al no ser demostrable el libre albedrío no existiría. Esta teoría es fácilmente criticable, pues es una contradicción ella misma, porque la propia afirmación no es demostrable, y tampoco lo es el determinismo absoluto, por lo que es preciso rechazarla.
b) Una teoría también determinista radical que califica la pena incluso de hipocresía de la sociedad e insolidaridad, pues concibe que no existe responsabilidad individual en un delito, sino responsabilidad social, pues es la sociedad la que ha llevado a una persona a despreciar el Derecho al no integrarse en ella, etc. y por lo tanto cree que la pena es injusta, pues los hombres no son libres para elegir entre el ! bien y el mal.
En el estudio del que son objeto estas notas, se concebirá la culpabilidad como un elemento del delito indispensable, además de ser objeto de garantías penales, así como la imputabilidad como un elemento de la culpabilidad. Se parte del presupuesto de que el hombre es libre, sea o no demostrable, sin perjuicio de no adoptar posturas radicales en un lado ni del otro. Como se ha dicho, la concepción de la culpabilidad será estrictamente normativa, pues el dolo, a efectos de esta asignatura, se estudia en la tipicidad (véase supra Tema X y XI etc).
! El concepto de imputabilidad en el Derecho español.
En el Derecho positivo de nuestro país no existe definición alguna de la culpabilidad, ni tampoco de la imputabilidad, si bien existe el principio de culpabilidad (arts. 5 y 10 CP). A pesar de ello, a partir del art. 20.1 del Código Penal, así como de los apartados 2 y 3 del !80 Derecho Penal I - Sergio Gomollón mismo artículo (añádase también el 6) se debe deducir a sensu contrario que la culpabilidad requiere como condición indispensable que el sujeto sea capaz de saber si lo que está haciendo es merecedor de reproche o no, esto es, le sea imputable la conducta típica y antijurídica. La Doctrina (QUINTERO OLIVARES) define la imputabilidad como “La capacidad del sujeto para comprender la ilicitud del hecho o para actuar conforme a esa comprensión” mientras que el Tribunal Supremo en su Jurisprudencia ha ido elaborando también el concepto, según el cual es la capacidad de entender la antijuridicidad de un hecho.
Los elementos de la imputabilidad son el elemento intelectivo y el elemento volitivo, pues se requiere, por un lado, que el autor sea capaz de entender qué es lo que está haciendo y la capacidad de entender la ilicitud del hecho, y por otro lado desee hacerlo así.
! El conocimiento de la antijuricidad del injusto.
El segundo elemento de la culpabilidad es el conocimiento de la antijuridicidad del injusto penal, motivo por lo cual el error de prohibición invencible supone la no existencia de culpabilidad, si bien el vencible puede rebajarla pero en ningún caso eximirla.
Es necesario saber que una conducta es ilícita para poder hacer un juicio de reproche al autor de la misma.
! Dada la complejidad y la cantidad de las posiciones doctrinales que pueden surgir al respecto, nuevamente en función de la concepción de la culpabilidad y de la norma (como regla de determinación o como regla de valoración/juicio de valor; véase supra Lección III) así como la teoría de la pena (ver supra lección VI) o del delito (supra Lección VIII) habrá una concepción u otra de la culpabilidad, pues todos los elementos y conceptos que son objeto de estudio en el Derecho Penal están relacionados así como sus visiones en función de una posición u otra.
! En cuanto al conocimiento de la antijuridicidad, puede destacarse que existe una presunción de conocimiento del Derecho, con excepción del error de prohibición que puede producir determinados efectos (ver lecciones anteriores). Es evidente que dada la complejidad del Derecho, más aún en la actualidad, es imposible que un ciudadano conozca todas las normas jurídicas que le son aplicables, por ello es necesaria la presunción del conocimiento general de las normas jurídicas y se requiere la publicidad de estas. La crítica que se hace a esta presunción es que ha llevado a una expansión !81 Derecho Penal I - Sergio Gomollón indiscriminada del Derecho Penal, que puede entrar en conflicto con el principio de intervención mínima: cada vez se tipifican más figuras delictivas de mayor complejidad y dificultad, que en ocasiones podrían ser no cognoscibles para una persona media.
! Y es precisamente por ello, que a partir de la presunción de conocimiento del Derecho, se utiliza el criterio del hombre medio para ver si una persona podía conocer o no la antijuridicidad de una conducta injusta adoptada, además de usarse el mismo criterio para juzgar si un error de prohibición era vencible o no. Además, es importante distinguir debidamente el error de prohibición del desprecio a los bienes jurídicos pues mientras uno supone el desconocimiento de una norma jurídica, el segundo, al margen del conocimiento o ignorancia de la norma, supone una actitud de indiferencia o desprecio hacia los bienes jurídicos que la norma protege.
! Finalmente destacar que, la Doctrina debatió también un asunto de gran trascendencia y causante de gran polémica, que es si el conocimiento de la antijuridicidad está en la culpabilidad (posición aquí adoptada, de una concepción normativa de la culpabilidad) o si esta está en el dolo (teoría del dolus malus).
! La exigibilidad de otra conducta.
El último elemento de la culpabilidad es la exigibilidad de una conducta conforme a Derecho. Sencillamente, se dice que si era imposible exigir una conducta adecuada a Derecho la pena carecería de sentido, pues el reproche al autor es de haber cometido un acto antijurídico, y por lo tanto, no tendría sentido reprocharle algo si no pudiera haber tenido ninguna otra opción (de hecho esto tiene relación con causas de justificación como el estado de necesidad o la legítima defensa, que a pesar de poder llevar a cabo acciones típicas, al no ser exigible otra conducta, o al verse amparado por una causa de justificación, no se reprocha nada al autor, y de hecho ni siquiera constituye un injusto, por lo que no se juzgará la culpabilidad del mismo).
! Una crítica que se hace es la moralización del Derecho Penal que supone este elemento, al juzgar si verdaderamente era posible hacer otra cosa. En cualquier caso no veo necesario añadir nada más.
! !82 Derecho Penal I - Sergio Gomollón Reflexión sobre el reproche personal y conclusión sobre la culpabilidad.
[Parte añadida por el manual de QUINTERO] Se plantean una serie de preguntas en definitiva, que son si se le hace un juicio de reproche al autor sobre una conducta, y si la figura de la culpabilidad es estigmatizadora y en lugar de ayudar a juzgar justamente a una persona contribuye a aislarla más de la sociedad (nótese que generalmente tienen muchas dificultades los presos a resocializarse tras el cumplimiento de la pena). El profesor QUINTERO defiende una posición moderada, afirmando que, si bien no se debe ser moralista por un lado, tampoco debe llegarse al extremo de hacer apología del delincuente y no reprocharle una conducta que ha puesto en peligro bienes jurídicos de gran valor para la sociedad.
! En cualquier caso, la figura de la culpabilidad en la teoría del delito, y el juicio de la misma ha dado lugar a ciertas garantías irrenunciables, y esto se recuerda porque se plantean algunos si realmente es necesaria. En cualquier caso, si bien es útil a efectos de garantizar unos derechos a todos en un Estado democrático de Derecho, deben escucharse las críticas y las propuestas para hacer nuestro Derecho Penal más justo.
 !83 ...