COMUNICACIÓ PUBLICITARIA. CLASSE 08/01 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Comunicación Audiovisual - 2º curso
Asignatura Comunicació Publicitaria
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 08/01/2015
Descargas 2
Subido por

Descripción

Classe del 08/01. Prof: Pilar Medina

Vista previa del texto

REDECORA TU VIDA: YO, MI, ME, CONMIGO.
DEL YO (YOISMO) AL NARCICISMO FRÍVOLO Actualmente se venden historias y experiencias para emocionar, no productos como se hacia en los años 60.
La publicidad tiene que inspirar emociones. Nacemos en la vida emocionandonos, no pensando. La clave para inpirar estas emociones es crear historias.
En muchas ocasiones, los anuncios usan el yo y el tú. Por ejemplo, un eslogan del Corte Inglés usa un eslogan: Te mereces unas rebajas. Te hablan directamente, el discurso dominante és tú tienes derecho a exigir, a pedir, etc. Esto es característico de sociedades individualistas, que tienen un énfasis en el individuo y no en el grupo social o familiar (sociedades colectivistas también llamadas interdependientes).
En la historia, el ser humano ha sido más interdependiente que no individualista, porque para sobrevivir se necesita al grupo. Aún así, la sociedad occidental se ha caracterizado por la dignidiad propia del individuo, quien tiene derecho a ser visto de manera diferente a un grupo. Los orígenes del individuo són positivos, reclaman la diferencia, la voz propia, la autonomia. Pero el egoismo desenfrenado es la parte oscura de este individualismo.
Pertenecer a esta sociedad se demuestra en los grandes pilares de nuestra vida: escuela y familia. Ya desde pequeños en la educación se van haciendo voces diferenciadas. En EEUU tienen la costumbre de que el niño se levante para hablar, y por tanto es objeto de las miradas de toda la sociedad.
En sociedades colectivistas no tiene cabida la opinión propia o diferente, como en Japón. Los niños, si se equivocan, deben salir a la pizarra y todos los niños deben ayudarles: hay un éxito común.
En las culturas individualistas hay un gran orgullo personal, la exhibición. En general vivimos en una sociedad donde eres tímido, callado, reservado, humilde, no eres, porque no se te ve, no estas proyectado. No hay intimidad, “por qué no voy a hablar de mis amores si los puedo colgar en Facebook y compartirlos con todo el mundo”.
El narcicismo frívolo nos pone a la venta de una manera muy determinada. Por ejemplo, poniendo la foto de un autor en su libro cuando en realidad no es necesaria.
Otra característica es ser auténtico. A través de lo que mostramos, mostramos nuestra autenticidad, quien somos. Ahora nos gustan las cosas más fragmentadas, no tan densas como por ejemplo en la novela del siglo XIX.
La publicidad y el mercado saca gran provecho de este narcicismo. Al ser protagonistas de nuestra propia historia. Una opinión, por tenerla un individuo, ya está justificada. Pero en realidad lo que siempre merece respeto es la persona, no la opinión.
En esta sociedad individualista se va dando forma a un énfasis en la propia persona. La frustración es una de las emociones más prototípica en este tipo de sociedad.
Hay un énfasis en la afirmación personal. Hay que acerse cargo de una propia vida, de aquí vienen los libros de autoayuda, etc.
El riesgo en esta sociedad, o uno de estos riesgos, es no destacar, no tener valor añadido. Ser mediocre.
En realidad, pero, nadie es mediocre, pero da la impresión que si no se destaca se es un fracasado. O se tiene éxito o eres un fracasado. El riesgo es ser el mismo que hace 10 años, no haber canviado. Siempre se nos va a transmitir el mensaje que hay que estar a la última y a la vez tener algo que nos haga diferente.
GERGEN Reflexiona como las tecnologias de cada época (teléfono, radio, televisión, nuevas tecnologias) seran un ataque al yo íntimo, de manera que los otros se aproximan a uno mismo de manera cada vez más veloz y voraz. Hay un tránsito de la intimidad a la extemidad, a mostrarlo todo. Primero, por la tecnologia que lo permite. Ahora hay que justificar porque no tenemos Facebook o Whatsapp. Estas nuevas posibilidades nos traen nuevos problemas éticos.
En tiempos pasados una relación estaba muy protocolizada. Ahora son relaciones que suceden muy deprisa. Es una colonización del Yo íntimo. Tenemos miedo al aislamiento y la sociedad, al aburrimiento.
La multifrenia es otro concepto de Gergen. En los años 40 solo había una manera de estar en el mundo: A lo John Wayne. Ahora, aún así, no únicamente hay una manera de ser, hay múltiples facetas sociales.
Somos estudiantes pero también trabajadores, hijos, tios… En todas estas situaciones tenemos que tener un relato. En a multifrenia siempre cabe la posibilidad de que alguien nos recurde que hemos dedicado mucho tiempo a cultivarnos en una faceta social: hemos perdido el tiempo y esto es un grave error en la sociedad individualista. El tiempo hay que aprovecharlo, exprimirlo.
En todo lo que hagamos tenemos que ser los ganadores.
Hay que vivir la pasión del momento, un Carpe Diem desesperado: si cada vez es más dificil constuir un futuro para el ser humano, si no lo tenemos claro, decidimos centrarnos en el presente.
_ Ahora no compramos por tener, compramos para ser. Las marcas te ofrecen un estilo.
El narcicista inflado está excarcerbado por nuestra propia sociedad. En el narcicismo hay que ser flexible en las estructuras, adaptarse a los cambios. Es una sociedad frívola, estar con todo tipo de gente y estar siempre en el centro, sabiendo adaptarse.
En el s.XX se caracterizó por enfatizar la seriedad y la autoridad. Antes, el autoritarismo era un padre que guia a un pueblo. Ahora en sociedades democraticas para destacar hay que tener habilidades sociales y saber seducir. Cada uno de nosotros tenemos que hacer nuestra historia.
Ahora lo que habla de uno mismo es uno mismo.
...