Tema 14. Responsabilidad de los Administradores en las sociedades de capital (2010)

Apunte Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Derecho de Empresa
Año del apunte 2010
Páginas 5
Fecha de subida 19/05/2014
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

Tema  14.  Responsabilidad  de  los  administradores  en  las  sociedades  de  capital.     1. Introducción:     Toda  sociedad  mercantil,  ya  que  tiene  personalidad  jurídica  propia,  actúa  con  plena  autonomía  en  el  tráfico   mercantil,   pudiendo,   por   tanto,   asumir   obligaciones   frente   a   terceros,   respondiendo   ante   ellos   de   su   cumplimiento.   Igualmente  responde  frente  a  terceros  y  frente  a  la  sociedad  en  general  de  los  actos  lesivos  que  provoquen   en  su  actividad  (contaminación  de  un  río,  defraudación  de  impuestos,…).       Cuando   hablamos   de   una   sociedad   y   esta   actúa   en   el   mercado,   la   responsabilidad   económica   es   de   la   sociedad.     De   todas   maneras,   en   su   relación   externa   la   sociedad   actúa   por   medio   de   unos   órganos,   ocupados   por   personas  físicas.  En  aquellos  casos  en  que  la  actuación  de  estos  órganos  sociales  provoque  un  perjuicio  a  la   misma   sociedad,   a   sus   accionistas,   a   terceros   acreedores   o   a   la   sociedad   en   general,   pueden   derivarse   responsabilidades  a  las  personas  físicas  que  han  efectuado  el  acto  lesivo  (o  lo  han  permitido  o  ignorado).   Es  entonces,  cuando  los  administradores  deben  indemnizar  a  los  afectados  con  su  propio  patrimonio.   Esta  responsabilidad  pueden  pedirla  los  socios  o  los  acreedores.     Esta  sociedad  está  representada  físicamente  por  un  administrador.  Puede  ser  que  este  administrador  tenga   responsabilidad  en  la  gestión,  responderá  con  su  capital,  patrimonio…     Los  administradores  actúan  en  nombre  de  la  sociedad,  y  si  se  hace  una  mala  gestión  pueden  ser  sustituidos.     Hay  tres  niveles  de  responsabilidad.   1) Responsabilidad  en  la  esfera  societaria  à  CIVIL.  (Relación  entre  particulares)   2) Responsabilidad  PENAL  de  los  administradores.  (Privatiza  la  libertad)   3) Responsabilidad  ADMINISTRATIVA  de  los  administradores  en  materia  tributaria.  (Responsabilidad   ante  la  administración  pública,  Hacienda)     2. Responsabilidad  civil:     La  L.S.A.  (y  la  L.S.L.  por  remisión  a  ésta)  prevé  dos  tipos  de  acción  de  responsabilidad  por  daños  según  estos   se  causen  directamente  al  patrimonio  social  o  al  patrimonio  de  un  socio  o  de  un  tercero.  En  ambos  casos  se   trata   de   acciones   judiciales   civiles   dirigidas   contra   los   administradores   en   reclamación   de   una   indemnización  por  daños  sufridos.     Elementos  de  la  responsabilidad:     “Los   administradores   responden   frente   a   la   sociedad,   frente   a   los   accionistas   y   frente   a   los   acreedores   sociales   del   daño   que   causen   por   actos   contrarios   a   la   Ley   o   a   los   estatutos   o   por   los   realizados   sin   la   diligencia  con  la  que  deben  desempeñar  el  cargo”.     Requisitos  para  poder  pedir  responsabilidad:     A. Incumplimiento  de  las  obligaciones  y  deberes  del  cargo  (infracción  de  normas,  estatutos,  leyes,…)   • Puede  tratarse  de  una  acción  (el  administrador  no  cumple)  o  una  omisión.   1     Actos  contrarios  a  las  leyes  son  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  que  las  L.S.A.  u  otras  leyes   imponen   a   los   administradores   (deber   de   convocar   la   Junta   General,   deber   de   formular   las   cuentas  anuales,…)   • Los   administradores   pueden   verse   sujetos   a   responsabilidad   por   el   daño   causado   por   incumplir   los  estatutos  o  por  no  dar  cumplimiento  a  los  acuerdos  adoptados  en  una  Junta  General.   • Además   de   estas   obligaciones   legales   o   estatuarias,   los   administradores   deben   actuar   diligentemente.  Esto  no  significa  obtener  un  resultado  favorable,  no  debe  confundirse  en  éxito   en   la   actuación   con   el   fiel   y   leal   cumplimiento   de   sus   obligaciones;   es   decir,   no   tiene   porque   tener   éxito   en   la   gestión,   pero   debe   actuar   bien   y   como   corresponde   si   no   quiere   que   le   reclamen  responsabilidades.   Existencia  de  un  daño  (disminución  patrimonial  o  no  obtención  de  un  beneficio).   • Una  actuación  contra  ley  que  cause  un  daño,  debe  cumplirse  un  daño  a  indemnizar  o  reponer.   • Si   sólo   es   una   infracción   de   las   normas   pero   no   hay   daño,   ya   se   le   despedirá   o   se   le   pondrá   una   sanción,  pero  no  se  le  puede  reclamar  responsabilidad.     Existencia  de  una  relación  de  causa  efecto  entre  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  inherentes  al   cargo  y  el  daño  sufrido  por  la  sociedad.   • Entre  la  infracción  y  el  daño  ocasionado  hay  una  relación  directa.     Que  el  daño  causado  provenga  o  sea  atribuible  al  consejero  por  una  conducta  negligente  o  de  mala   fe,  debido  a  que  su  actitud  ha  sido  negligente  (descuidada)  o  de  mala  fe.  Se  debe  actuar  como  se   espera  en  función  de  tu  cargo.     Dentro   de   un   órgano   de   administración   plural,   la   L.S.A.   establece   la   responsabilidad   solidaria   de   todos  los  administradores  excepto  de  aquellos  que  se  opusieron  al  acto  lesivo  o  lo  desconocían.   • Si   un   administrador   causa   daños,   el   resto   son   responsables   de   ellos   y   deben   responder   solidariamente,  a  no  ser  que  pueda  probar  que  no  tiene  nada  que  ver,  que  se  había  negado  a   realizar  los  actos  votando  que  no  a  esa  acción  específica  o  que  no  lo  sabía.   • B.
C.
D.
E.
  En  ningún  caso  exonerará  de  responsabilidad  la  circunstancia  de  que  el  acto  o  el  acuerdo  lesivo  haya  sido   adoptado,  autorizado  o  ratificado  por  la  Junta  General.     Clases  de  acciones  de  responsabilidad  y  quien  puede  ejercerlas:     1) Acción  social  de  responsabilidad:     • El   administrador   causa   un   daño   a   la   sociedad   y   es   la   sociedad   la   que   le   pide   responsabilidad   mediante   previo   acuerdo   de   la   Junta   General,   que   puede  ser   adoptado   aunque   no   conste   en   la   orden   del   día   (ya   que   los   administradores   son   lo   que   convocan   la   Junta   y   en   éste   caso   no   la   convocarían).   • Si   la   Junta   decide   ejercer   la   acción   de   responsabilidad   contra   un   administrador,   éste   queda   automáticamente  cesado.   • También   cabe   la   posibilidad   de   que   una   minoría   de   socios   que   represente   al   5%   del   capital   social   entable   la   acción   de   responsabilidad   en   nombre   de   la   sociedad   incluso   cuando   la   Junta   General   no   adopte   el   acuerdo.   En   éste   caso   pueden   ir   a   un   juez   a   pedirle   la   responsabilidad.   (Esto  es  debido  a  que  quizás  los  encargados  de  establecer  el  voto  final  están  involucrados  con   el  administrador  culpable).     • Incluso   los   acreedores   pueden   ejercer   la   acción   de   responsabilidad   social   cuando   ni   la   sociedad   ni   los   accionistas   lo   hagan,   siempre   que   el   patrimonio   social   sea   insuficiente   para   satisfacer   sus   créditos.     2     2) Acción  individual  de  responsabilidad:     • Puede   ejercerla   cualquier   socio   y   cualquier   tercero   por   actos   de   los   administradores   que   lesionen   directamente   sus   derechos   a   consecuencia   de   su   actuación   ilícita   y   en   nombre   de   la   sociedad.   • Como   no   pueden   acceder   a   Junta,   pueden   ir   directamente   a   un   Juez   que   decrete   la   responsabilidad  de  la  sociedad  y  del  administrador.   • En   estos   casos   la   persona   perjudicada   puede   reclamar   contra   la   sociedad   o   contra   sus   administradores.   • Si  la  sociedad  llega  a  indemnizar  al  perjudicado,  después  podrá  repetir  contra  el  administrador   ejerciendo   la   acción   social   de   responsabilidad,   solicitando   que   sea   el   administrador   quien   repare  el  daño  que  la  sociedad  ha  tenido  que  pagar  por  su  culpa.   • Cuando   el   perjuicio   causado   al   socio   sea   indirecto   por   haberse   causado   directamente   a   la   sociedad,  entonces  sólo  puede  ejercerse  la  acción  social  de  responsabilidad.     3. Responsabilidad  penal:     El  Código  penal  parte  del  principio  de  que  las  personas  jurídicas  (las  empresas)  no  delinquen,  no  pueden   cometer  delitos  ni  estafas.  Sino  que  lo  hacen  las  personas  físicas  que  actúan  en  su  nombre.     En  este  caso  los  administradores  también  pueden  ser  llevados  a  prisión  por  sus  actos.     “El   que   actúe   como   administrador   de   hecho   o   de   derecho   de   una   persona   jurídica,   o   en   nombre   o   representación   legal   o   voluntaria   de   otro,   responderá   personalmente,   aunque   no   concurran   en   él   las   condiciones,  cualidad  o  relaciones  que  la  correspondiente  figura  del  delito  o  falta  requiera  para  poder  ser   sujeto   activo   del   mismo,   si   tales   circunstancias   se   dan   en   la   entidad   o   persona   en   cuyo   nombre   o   representación  obrare”.     Cuando  alguien  delinque:   1. Pena  privativa  de  libertad.   2. Responsabilidad  del  pago  y  solidariamente  con  el  condenado,  la  sociedad.     Supuestos  más  comunes:  (por  capítulos  de  artículos)     − Delitos  contra  la  Hacienda  Pública,  incluye:   • Fraude   a   la   administración   tributaria   (estatal,   autonómica   o   local)   siempre   que   la   cantidad   defraudada   en   el   ejercicio   económico   exceda   la   90.151,82€   (hasta   los   90.151,82€   es   una   infracción  administrativa  y  sobrepasarlos  constituye  un  delito).   • Fraude  a  la  Seguridad  Social,  también  por  encima  de  los  90.151,82€.   • Delito  contable  tributario:  no  llevar  los  libros  contables  o  llevar  una  doble  contabilidad.   • Fraude  en  el  uso  de  las  subvenciones  públicas  recibidas.   − Falsedades  documentales,  tanto  en  documentos  públicos  como  privados,  así  como  su  uso.  Aunque  se   cometa  de  buena  fe.   − Delitos  societarios:  falsear  las  cuentas  anuales  para  perjudicar  a  socios  o  terceros.   − Delitos  laborales  (o  contra  los  derechos  de  los  trabajadores),  incluye:   • Tráfico  ilegal  de  mano  de  obra.   • Imposición   de   condiciones   laborales   abusivas   o   que   restrinjan   los   derechos   que   los   trabajadores  tengan  reconocidos  legalmente  o  por  convenio.   • Discriminación  en  el  trabajo  por  motivos  de  raza,  sexo,  ideología,…   3     No   adopción   de  medidas   de   seguridad  e  higiene   en   el   trabajo  que   ponga  en  peligro  la  vida  o  la   salud  de  los  trabajadores.   Descubrimiento  y  revelación  de  secretos  de  la  empresa  (cosas  que  se  saben  porque  estás  dentro  de  la   empresa  y  que  pertenecen  al  círculo  cerrado  de  la  sociedad).   Delitos  contra  la  propiedad  industrial  o  la  propiedad  intelectual  (“pirateo”  de  productos,  patentes,…).   Estafa:   cometen   estafa   los   que   con   ánimo   de   lucro   utilizan   engaño   suficiente   para   producir   error   en   un   tercero   induciéndole   a   realizar   un   acto   de   disposición   en   perjuicio   propio   o   de   otra   persona.   (se   induce   a  alguien  a  realizar  un  acto  a  nuestro  interés  mediante  engaño).   Apropiación  indebida.  Ejemplos:  el  administrador  que  destina  a  fines  propios  dinero  de  la  empresa,  el   no  ingreso  de  las  cuotas  de  los  trabajadores  en  la  Seguridad  Social,…   Alzamiento   de   bienes   con   la   finalidad   de   causar   un   daño   a   los   acreedores.   Así,   los   administradores   serán  responsables  penalmente  si  una  quiebra  es  calificada  de  fraudulenta.   Delitos  contra  el  medio  ambiente.   • − − − − − −   4. Responsabilidad  administrativa:     Esta  se  encuentra  regulada  en  los  artículos  37,  38  y  40  de  la  Ley  General  Tributaria  (LGT).     Se  establece  una  relación  entre  la  empresa  y  la  administración  de  Hacienda  mediante  los  impuestos.   El   sujeto   pasivo   (destinatario   de   la   responsabilidad   del   impuesto),   en   éste   caso   es   la   sociedad,   ya   que   la   responsabilidad   tributaria   de   las   personas   jurídicas   (al   contrario   de   la   penal)   se   rige   por   el   principio   de   considerar  que  éstas  pueden  ser  autoras  del  incumplimiento  de  los  deberes  tributarios  y,  por  tanto,  pueden   ser   sancionadas.   Como   consecuencia   de   ello,   es   la   sociedad   la   destinataria   de   la   acción   sancionadora   y   recaudadora  y,  sólo,  con  fines  disuasorios  y  de  garantía  también  lo  son  los  administradores  y  directivos  de   la  entidad.     Artículo  37:   • La  Ley  podrá  declarar  responsables  de  la  deuda  tributaria,  junto  a  los  sujetos  pasivos  (sociedades),   a  otras  personas  solidaria  (conjuntamente  y  directamente  a  quien  quiera)  o  subsidiariamente  (si  no   puede  la  sociedad,  lo  pagan  éstas  personas).   • Salvo  precepto  expreso  en  contrario,  la  responsabilidad  será  siempre  subsidiaria:  la  Administración   tributaria   no   se   podrá   dirigir   contra   el   deudor   subsidiario   sino   después   de   haber   sido   declarado   fallido  el  deudor  principal  (y  los  solidarios,  si  los  hay).     Artículo  38:     • Responderán  solidariamente  de  las  obligaciones  tributarias  todas  las  personas  que  sean  causantes   o  colaboren  en  la  realización  de  una  infracción  tributaria.     Artículo  40:   • Serán  responsables  subsidiariamente  de  las  infracciones  tributarias  simples  y  de  la  totalidad  de  la   deuda   tributaria   en   los   casos   de   infracciones   graves   cometidas   por   personas   jurídicas   los   administradores  de  las  mismas  que  no  realicen  los  actos  necesarios  que  fuesen  de  su  incumbencia   para  el  cumplimiento  de  los  obligaciones  tributarias  infringidas,  consistieran  el  incumplimiento  por   quienes  de  ellos  dependan  o  adoptaran  acuerdos  que  hicieran  posibles  tales  infracciones.   à  Siempre  que  se  pruebe  que  no  hicieron  todo  lo  necesario  para  que  la  sociedad  pudiera  pagar  o  si   eran  conscientes  de  la  infracción  tributaria  y  la  consintieron  o  si  han  participado  ellos  directamente.   • Serán   responsables   subsidiariamente,   en   todo   caso,   de   las   obligaciones   tributarias   pendientes   de   las  personas  jurídicas  que  hayan  cesado  en  sus  actividades,  los  administradores  de  las  mismas,  o  en   caso  de  que  la  sociedad  desaparezca  dejando  deudas  tributarias.     Infracciones  tributarias  simples:  (ejemplos)   4     − La   falta   de   presentación   de   declaraciones   o   la   presentación   de   declaraciones   falsas,   incompletas   o   inexactas.   El  incumplimiento  del  deber  de  facilitar  los  datos.   El  no  expedir  ni  conservar  facturas.   El  retraso  de  más  de  cuatro  meses  en  la  llevanza  de  la  contabilidad.   − − −   Infracciones  tributarias  graves:  (ejemplos)   − Dejar   de   ingresar   dentro   de   los   plazos   establecidos   la   totalidad   o   parte   de   la   deuda   tributaria   (salvo   regularizaciones).   − Disfrutar  indebidamente  de  beneficios  fiscales,  desgravaciones  o  exenciones.   5     ...