Tema 31. (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Farmacia - 3º curso
Asignatura Microbiologia I
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

    Tema  31:  Interacción  entre  el  hospedador  y  el  patógeno     Interacción  huésped-­‐patógeno   1.   Competición  con  la  microbiota.   2.   Barreras  físicas  y  químicas:  lisozima,  ácidos   grasos,  queratina,  mucus,  cilios,  acidez,  flujo,   enzimas,  peristaltismo.   3.   Inmunidad  innata   4.   Inmunidad  adaptativa   Las  principales  vías  de  entrada  de  microorganismos   son  piel  y  mucosas  (respiratoria,  genital,  urinario,   digestivo,  etc.).     El  microorganismo  primero  compite  con  la   microbiota  normal.  Luego  tiene  que  vencer  las   barreras  físicas  y  químicas.  En  el  estómago  tenemos  acidez,  los  MO  no  suelen  crecer  a  pH  ácido.  Además,   tenemos  mucus,  enzimas,  peristaltismo  intestinal.  El  flujo  de  la  orina  elimina  microorganismos.  En  el  tracto   genital  hay  acidez.     En  la  piel  hay  lisozima,  ácidos  grasos  y  queratina.  Es  una  capa  seca  queratinizada.  Está  rota  por  poros   (glándula  sudorípara  y  folículo  piloso),  por  donde  se  secreta  lisozima  (rompe  enlaces  del  peptidoglicano).  Los   ácidos  grasos  son  importantes  también  porque  su  metabolismo  inhibe  el  crecimiento  de  microorganismos.     Las  mucosas  ocupan  300m2  porque  tienen  muchas  microvellosidades.       Colonización  de  las  mucosas   Los  microorganismos  tienen  que:   1.   Competir  con  la  microbiota   2.   Evitar  el  arrastre  (cilios,  peristaltismo)   3.   Penetrar  en  la  capa  de  mucus  (mucina)   4.   Vencer  la  repulsión  electrostática.   5.   Adhesión     Para  la  adhesión,  los  microorganismos  tienen  factores  de  virulencia  (adhesinas).  Tipos:   •  Fimbrias:  estructuras  alargadas  que  tienen  en  sus  extremos  proteínas  que  favorecen  la  adhesión  a  las   células.  Evitan  el  arrastre  por  el  mucus  o  movimiento.  Las  adhesinas  son  capaces  de  unirse  a  determinados   receptores.     •  Adhesinas  de  superficie  (proteínas,  polisacáridos):  están  en  la  superficie  de  los  microrganismos,  no  en  las   fimbrias.     •  Biofilms  (polisacáridos):  secretan  sustancias  que  favorecen  la  unión  de  unos  microorganismos  con  otros.  Su   formación  impide  el  tratamiento  con  antibióticos  porque  las  bacterias  están  así  protegidas  unas  por  otras.   Se  pueden  formar  en  catéteres.   Los  virus  también  tienen  adhesinas,  que  son  las  espículas  de  la  superficie  de  los  virus.  Reaccionan  con  los   receptores  celulares.       Patogénesis   Cuando  los  microorganismos  están  en  la  mucosa,  se  diferencian  entre  bacterias  intracelulares  o   extracelulares.   •  Intracelular:  virus,  algunas  bacterias.  Invaden  la   mucosa.   •  Extracelular:  bacterias,  hongos.  Producen  toxinas.     Ambos  tipos  producen  una  alteración  de  la  mucosa.     Las  toxinas  pueden  ser  absorbidas  y  pasar  a  sangre  para   producir  un  efecto  sistémico.   Al  multiplicarse  en  la  mucosa,  los  microorganismos   pueden  pasar  a  través  de  la  linfa  o  sangre  para   diseminarse  a  otros  tejidos.     1       Las  infecciones  pueden  ser  localizadas  en  la  mucosa  o  diseminadas  a  otros  tejidos  (producen  un  daño   sistémico).     Algunos  microorganismos  pueden  pasar  de  la  mucosa  directamente  a  diseminarse  a  otros  tejidos,  como  el   sarampión.     Toxinas  bacterianas   Exoenzimas:  enzimas  producidas  por  las  bacterias  y  secretadas  que  degradan  componentes  extracelulares  de   la  matriz  tisular.   Endotoxinas:  componentes  de  la  pared  (LPS,  ácidos  lipoteicoicos…)  detectados  por  receptores  celulares;  se   liberan  al  lisarse  la  bacteria.   Exotoxinas:  proteínas  producidas  por  bacterias  como  parte  de  su  crecimiento  y  metabolismo  y  secretadas  al   medio  o  liberadas  tras  la  lisis,  con  actividad  específica  sobre  las  células  del  huésped.  Algunas  sirven  para   obtener  vacunas  (toxoides).     Exotoxinas     Son  proteínas  secretadas,  con  actividad  específica  sobre  las  células  del  huésped.  Algunas  sirven  para  obtener   vacunas  (toxoides).     Si  se  inactiva  una  toxina  y  no  tiene  actividad  la  subunidad  A,  es  reconocida  por  el  sistema  inmunitario  pero  no   tiene  capacidad  tóxica  (toxoide).     Hay  exotoxinas  producidas  por  microorganismos  que  salen  fuera,  transmiten  una  señal,  son  los   superantígenos.  Hay  toxinas  que  forman  poros  en  las  células  animales,  matándolas.  Otras  inyectan  moléculas   (proteínas)  que  alteran  la  funcionalidad  de  las  células  animales.     Ejemplos  de  enfermedades  infecciosas  producidas  por  bacterias  productoras  de  exotoxinas:  difteria,  cólera,   tétanos.     Toxinas  subunidad  o  toxinas  A+B     Toxina  colérica   Vibrio  cholerae  del  phylum  Proteobacteria  produce  el  cólera.  Su  factor   de  virulencia  más  importante  es  la  toxina  colérica.  Es  endémico  en  la   India.  Su  sintomatología  es  diarrea  y  deshidratación,  pudiendo  producir   la  muerte.     La  toxina  colérica  es  una  toxina  subunidad.  La  subunidad  A  está  dividida   en  2  y  hay  5  subunidades  B.  La  subunidad  A  es  la  que  tiene  actividad   enzimática  y  la  B  se  une  al  receptor  de  las  células.  Las  toxinas  se  unen  al   receptor,  son  endocitadas  y  se  libera  la  subunidad  A.  La  toxina  colérica   bloquea  a  una  proteína  G  estimuladora  en  su  forma  activa  Gsa-­‐GTP.   Queda  activada  y  se  produce  gran  cantidad  de  AMPc.  Cambia  la   permeabilidad  intestinal  y  salen  muchos  iones.  Sale  líquido  con  los     2       iones,  produciendo  diarrea  y  deshidratación  importante.  ADP  ribosila  la  subunidad  a  de  una  proteína  G   estimuladora  (Gs).     La  toxina  termolábil  (LT)  de  las  cepas  de  E.  coli  tiene  un  mecanismo  de  acción  similar  (cepas  ETEC).       Toxina  diftérica   Es  un  factor  de  virulencia  que  está  producido  por  Corynebacterium  diphteriae  del  phylum  Actinobacteria.  El   microorganismo  entra  a  través  del  tracto  respiratorio  y  se  multiplica.  La  toxina  es  una  ADP-­‐ribosilasa.  Tiene   una  subunidad  A  y  una  B.  La  subunidad  A  es  una  ADP-­‐ribosilasa.  Ribosila  al  factor  de  elongación  2  (EF2)  que   interviene  en  la  síntesis  de  proteínas.  Al  ribosilarse,  se  inactiva  y  se  para  la  síntesis  de  proteínas,   produciéndose  la  muerte  celular.  Tiene  efecto  a  nivel  local  (dificultad  para  respirar)  y  general.     Toxina  tetánica   Está  producida  por  Clostridium  tetani  del  phylum  Firmicutes.  Es  anaerobio  y  forma  endosporas.  Hay  vacuna   contra  él.  Las  esporas  pueden  germinar  y  producir  la  toxina.     Esta  toxina  es  una  neurotoxina,  junto  con  la  toxina  botulínica.  Es  una  proteína  formada  por  una  parte  A  y  otra   B.  La  subunidad  A  tiene  actividad  proteasa,  rompe  proteínas.  Actúa  en  las  sinapsis  inhibitorias.  Para  que  los   músculos  se  contraigan,  las  sinapsis  inhibitorias  liberan  neurotransmisores.  Hay  una  fusión  de  las  vesículas   con  el  neurotransmisor  y  la  membrana  de  la  célula  gracias  a  proteínas  de  su  superficie.  La  toxina  tetánica   rompe  las  proteínas  que  intervienen  en  la  fusión  de  la  membrana  plasmática,  con  lo  que  no  se  libera  el   neurotransmisor.  Actúa  a  nivel  de  la  médula  espinal.     Los  músculos  no  se  relajan,  siempre  están  contraídos.  Es  una  parálisis  rígida.       Diseminación     •  Invasión  de  la  matriz  de  los  tejidos:   o  Exotoxinas.     o  Exoenzimas  de  bacterias  Gram+:  proteasas,  colagenasas,  lipasas,  DNAsas.  Son  microorganismos   extracelulares  que  degradan  los  tejidos  en  los  que  se  encuentran.  Como  Streptococcus  pyogenes   (infecciones  necrotizantes),  Corynebacterium  diphteriae  (difteria)  o  Clostridium  perfringens  (gangrena   gaseosa).     •  A  través  del  sistema  circulatorio:  linfa  o  sangre.  Algunas  infecciones  víricas  tienen  pasos  por  sangre  y  al  final   van  a  otros  tejidos  u  órganos.  Pueden  ir  de  forma  extracelular  o  en  macrófagos  u  otras  células.       3       Endotoxinas   Son  componentes  de  la  pared  (LPS,  ácidos  lipoteicoicos…)  detectados  por  receptores  celulares;  se  liberan  al   lisarse  la  bacteria.  Normalmente  es  el  lípido  A  del  lipopolisacárido.     Son  principalmente  de  Gram-­‐,  aunque  hay  determinados  componentes  de  los  Gram+  que  pueden  tener   efectos  parecidos.   La  endotoxina  bacteriana  (lipopolisacárido)  se  libera  cuando  hay  lisis  de  la  bacteria.     La  proteína  de  unión  al  lipopolisacárido  se  une  al  receptor  de  los  macrófagos  que  producen  interleucinas   inflamatorias,  factor  de  activación  plaquetario,  etc.  La  IL-­‐1  es  la   responsable  de  la  fiebre  (pirógeno  endógeno).  La  liberación  de   estas  citoquinas  produce  la  activación  el  complemento,  genera   prostaglandinas  y  leucotrienos  y  activan  la  coagulación.  Si  se   produce  de  forma  exagerada,  se  produce  una  estimulación  muy   potente  de  la  respuesta,  dando  coagulación  intravascular   diseminada,  lesiones  vasculares  y  fallo  multiorgánico  (shock   séptico).     Sepsis/septicemia:   -­‐  Choque  séptico   -­‐  Fallo  coardiovascular   -­‐  Muerte   Las  bacterias  Gram+  tienen  otros  componentes,  como  ácidos   teicocicos  y  lipoteicoicos  y  partes  del  péptidoglicano  con   actividad  similar  a  las  Gram-­‐.       Exotoxinas   Fuente  de  exotoxinas   Gram+/-­‐   Relación  con  el  MO   Productos  del  crecimiento  celular   Química   Proteína/péptidos  (enzimas)   Estabilidad  térmica   Mayoría  termosensibles  (60-­‐80ºC)   Mecanismo  de  acción   Específico  (estructura  o  función  celular)   Fiebre   En  general  no   Neutralizado  por  antitoxina  (anticuerpo)   Sí   Respuesta  inmunitaria   Inmunogénicas/toxoides   DL50   Pequeña       Clasificación:   -­‐  Tejido  afectado:  enterotoxinas,  neurotoxinas   -­‐  Efecto:  citotoxinas,  toxinas  citotónicas   -­‐  Mecanismo  de  acción:  ADP-­‐ribosil  transferasa,  por  ejemplo.     Endotoxinas   Fuente   Gram-­‐*   Relación  con  el  MO   Membrana  externa   Química     Lípido  A   Estabilidad  térmica     Termoestables  (250ºC)   Sí   Fiebre  (IL-­‐1,  TNF-­‐a)   Respuesta  inmunitaria   Poco  inmunogénicas/no  toxoides   *Lipoproteínas  de  las  espiroquetas.  Fragmentos  de  peptidoglicano  G+,  G-­‐  y  micobacterias     Diseminación:  infección  sistémica   Tenemos  inmunidad  innata  y  adaptativa.     Patógenos  extracelulares:  bacterias,  hongos,  partículas  víricas.   Patógenos  intracelulares:  bacterias  intracelulares  facultativas  y  obligadas,  virus.   Las  partículas  víricas  se  multiplican  dentro  de  la  célula,  pero  pueden  salir  al  medio,  pueden  encontrarse  en  la   sangre  por  ejemplo.       4         PAMPs   Cuando  un  MO  entra  en  el  organismo,  es   reconocido  por  los  receptores  TLR  (Toll  Light   Receptors)  que  están  en  células  dendríticas  y   macrófagos.  Reconocen  diferentes  componentes   de  los  microorganismos,  los  PAMPs  (patrones   moleculares  asociados  a  patógenos).  Reconocen  el   peptidoglicano  (bacterias),  arabinomananos   (Mycobacterium),  ácidos  lipoteicoicos  (Gram+),   glucanos  (hongos)  y  lipoproteínas  (bacterias).   Cuando  se  reconoce  el  cuerpo  extraño,  las  células  son  estimuladas  y  producen  efectos  para  intentar  eliminar   los  microorganismos  y  controlar  la  infección  (respuesta  innata).  La  consecuencia  es  que  las  células  estimulan   la  secreción  de  péptidos  antimicrobianos,  activan  las  proteínas  del  complemento  y  a  las  células  fagocitarias   (monocitos  y  macrófagos)  para  eliminar  la  infección.     Hay  células  muy  cercanas  a  las  superficies,  como  las  células  de  Langerhans,  que  son  un  tipo  de  células   dendríticas,  y  macrófagos.  Se  estimulan,  liberan   citoquinas  y  se  produce  una  inflamación.  Se  secretan   péptidos  antimicrobianos  que  son  secretados  por  las   células  de  Paneth.  También  se  secreta  mucus  y  mucina.     Se  produce  una  inflamación  y  se  intenta  eliminar  a  los   microorganismos  para  que  no  se  diseminen  ni  entren   más.     Las  proteínas  del  complemento  inmovilizan  a  los   microorganismos  (opsonización)  para  ser  fagocitados  y   forman  el  complejo  de  ataque  a  membrana.     Estos  mecanismos  tienen  un  mecanismo  sistémico.     Bacterias  extracelulares:  activación  del  complemento   Se  puede  activar  por  diferentes  vías:   -­‐  Vía  alternativa   -­‐  Vía  de  las  lectinas   Las  moléculas  del  complemento  se  activan  en  cascada,  para   aumentar  la  respuesta.   Se  puede  formar  inicialmente  el  complejo  de  ataque  a  la   membrana.     La  molécula  central  del  complemento  (C3b)  recubre  a  los   organismos  para  opsonizarlos.  C3b  rodea  la  superficie  de  los   microorganismos  y  así  se  puede  hacer  la  fagocitosis.     C3a  y  C5a  son  las  anafilotoxinas,  con  acción  quimiotáctica.   Atraen  células  fagocíticas  al  lugar  de  la  infección.       Hay  microorganismos  que  evitan  ser  opsonizados,  tienen  factores  de  virulencia  que  impiden  la  opsonización   (resistencia  al  complemento).  Tienen  una  cápsula  polisacarídica,  con  una  determinada  composición.  Cuando   se  fija  a  C3b  a  la  cápsula  polisacarídica,  hay  un  factor  inhibitorio  que  hace  que  C3b  no  sea  efectivo.  Las   cápsulas  polisacarídicas  son  similares  a  las  de  nuestro  organismo,  por  ejemplo  pueden  ser  de  ácido  xiálico.  El   complemento  no  debe  atacar  a  nuestras  células.     Algunos  organismos  tienen  lipopolisacáridos  donde  el  complejo  de  ataque  a  la  membrana  no  es  efectivo.     La  inhibición  del  complemento  se  da  en  Strepcoccus  pneumoniae,  Neisseria  meningitidis  y  Cryptococcus   (hongo).  Estos  organismos  evitan  ser  fagocitados  porque  son  resistentes  al  complemento.  Les  da  tiempo  a  ir  a   otros  lugares  del  organismo.     Las  cápsulas  de  polisacárido  son  difíciles  de  fagocitar  porque  hay  un  impedimento  (repulsión  electrostática)  y   los  fagocitos  no  son  capaces  de  fagocitarlas.  La  cápsula  polisacarídica  favorece  a  los  microorganismos  porque   les  hace  resistentes  al  complemento  y  a  la  fagocitosis.     La  fagocitosis  también  se  inhibe  por  la  formación  de  biofilms.       5         Los  superantígenos  estimulan  de  forma  exacerbada  la  respuesta  inmunitaria.  Algunos  toxinas  de  organismos   son  superantígenos.     El  microorganismo  puede  tener  toxinas  que  forman  poros  en  los  fagocitos,  produciendo  su  muerte.  La  a-­‐ hemolisina,  leucocidina,  estreptolisina,  neumolisina,  etc.  Estas  bacterias  que  forman  poros  son  Streptococcus   pyogenes,  Staphylococcus  aureus.  Son  bacterias  piogénicas,  porque  al  matar  fagocitos  producen  pus.     Las  toxinas  A+B  son  las  toxinas  diftérica  y  toxina  pertussis  (Bordetella  pertussis)  que  produce  la  tos  ferina.     Bacterias  intracelulares   Son  fagocitadas,  están  dentro  de  los  macrófagos  principalmente   pero  son  capaces  de  sobrevivir  dentro  de  ellos  porque  tienen   mecanismos  de  virulencia.  Se  forma  un  fagosoma.  Las  bacterias   intracelulares  facultativas  y  obligadas  escapan  al  citosol  desde  el   fagosoma  gracias  a  toxinas  (Shigella,  Listeria,  Rickettsia).  Otras   modifican  el  ambiente  del  fagosoma  para  impedir  la  fusión  del   fagosoma  con  el  lisosoma  (Salmonella,  Brucella,  Legionella,   Mycobacterium,  Chlamydia,  Coxiella).     Bacterias  intracelulares  facultativas:  Shigella,  Listeria,  Salmonella,   Brucella,  Legionella,  Mycobacterium   Bacterias  intracelulares  obligadas:  Rickettsia,  Chlamydia,  Coxiella.       Mecanismos  para  evitar  la  fagocitosis:  cápsula,  toxina  y  los   fagosomas.       Los  sistemas  de  secreción  III,  IV  y  VI  son  sistemas  para  inyectar  efectores  bacterianos.  Son  como  jeringas  que   inyectan  componentes  en  el  citoplasma  de  la  célula.  Lo  hacen  Salmonella,  algunas  cepas  de  E.  coli  y  Yersinia.     Los  efectores  bacterianos  se  inyectan  para  modificar  la  señalización  de  la  célula.     Salmonella  induce  su  propia  fagocitosis  en  células  que  no  son  endocíticas.  Pueden  inducir  su  propia   endocitosis  para  pasar  de  una  parte  de  la  mucosa  a  otra.  Listeria  produce  hemolisinas  que  permiten   polimerizar  el  citoesqueleto  de  actina  para  moverse  e  ir  de  unas  células  a  otras  de  la  mucosa.  Hay  células  que   pueden  inducir  su  propia  endocitosis  para  pasar  de  una  parte  de  la  mucosa  a  otra.       Diseminación  de  bacterias  intracelulares:   Suele  ser  por  vía  linfática  o  sanguínea.  Las  enfermedades  sistémicas  o  generalizadas  pueden  tener  hasta  2   pasos  por  sangre  para  localizarse  en  varios  órganos,  como  cerebro,  piel,  hígado,  bazo,  pulmones,  riñón,  etc.       Defensas  innatas  ante  patógenos  intracelulares   Muchos  patógenos  intracelulares  son   capaces  de  sobrevivir  en  los  fagocitos.   Los  virus  son  inactivados  por  las  células   NK  (Natural  Killer).  Son  efectivas  para   células  infectadas  por  virus.  Hay  un   receptor  inhibidor  y  otro  estimulador.   Hay  una  presentación  de  antígenos   víricos.  A  veces  los  virus  pueden  evitar   que  haya  lisis  de  la  célula  o  pueden  dejar   de  ser  presentados  en  la  superficie.     La  producción  de  interferón  a  o  b  es  de   virus.  Son  moléculas  que  afectan  a   diferentes  niveles.  Son  capaces  de  inhibir   la  producción  de  interferón.     El  interferón  g  puede  activar  a  los   macrófagos.  Cuando  se  estimulan   aumentan  mucho  su  potencial.       6       Inmunidad  adaptativa   Aparece  al  cabo  de  cierto  tiempo  (2  semanas  aproximadamente).  Tenemos  mayor  potencial  para  dar  una   respuesta  más  específica  para  destruir  a  los  microorganismos.  El  TCD4  reconoce  el  antígeno  y  produce   interleucinas.  Estas  determinan  el  tipo  de  respuesta:   Respuesta  Th1:  respuesta  celular.  Macrófagos  y  linfocitos  Tc.     Respuesta  Th2:  respuesta  humoral.  Producción  de  anticuerpos.   Respuesta  Th17   1.   Reconocimiento  de  antígenos   2.   Activación  y  expansión  clonal   3.   Respuesta  efectora   4.   Memoria:  cuando  el  microorganismo  vuelve  a  entrar,  la  respuesta  es  más  potente  y  más  rápida.   La  inmunidad  adaptativa  potencia  a  la  innata.       Respuesta  humoral  en  mucosas   Es  importante  en  la  vacunación.   En  las  mucosas  hay  tejido  linfoide  asociado  a  mucosas  (MALT).  Cuando  el  MO  entra  a  través  de  ellas,  estimula   la  respuesta  inmunitaria  y  es  fagocitado.  Se  producen  anticuerpos  de  tipo  inmunoglobulina  A  secretoria   (IgAs).  Es  la  única  capaz  de  ir  a  la  mucosa.  La  única  capaz  de  atravesar  la  placenta  es  la  IgG.     La  IgAs  reconoce  un  determinado  antígeno  y  bloquea  la  entrada  del  microorganismo.     Hay  microorganismos  que  han  desarrollado  factores  de  virulencia:   -­‐  Proteasas  de  IgA  (Neisseria,  Haemophilus).  Las  comensales  no  tienen  la  proteasa  de  IgA.  Rompen  la  IgA   secretora.     -­‐  Variación  antigénica  (Neisseria).  Si  tenemos  anticuerpos  frente  a  un  microorganismo,  pero  este  ha  variado   antigénicamente,  no  nos  sirven.  Los  pilis  están  formados  por  varias  proteínas,  van  cambiando  para  evadir  la   respuesta  antigénica.     Respuesta  humoral  sistémica   Primero  se  produce  la  IgM  y  luego  la  IgG  en  una  infección.   La  presentación  antigénica  es  por  los  linfocitos  TCD4.  Se  estimulan  los   linfocitos  B  gracias  a  la  presentación  antigénica.  Se  producen  células  de   memoria,  con  las  que  la  respuesta  es  más  rápida  y  potente  en  caso  de   nueva  infección.   Hay  un  tipo  de  antígenos  polisacáridos  normalmente  que  pueden  ser   reconocidos  por  los  receptores  de  los  linfocitos  B  e  inducen  la  producción  de  IgM.  Son  poco  inmunogénicos  y   no  dan  lugar  a  células  de  memoria  y  no  dan  IgG.     Hay  microorganismos  con  cápsula.  Los  anticuerpos  contra  ella  no  valen  porque  no  se  producen  IgG  ni  células   de  memoria.  Algunas  vacunas  formadas  por  estos  polisacáridos,  frente  a  Neisseria  meningitidis,  utilizan   polisacáridos.  Pero  se  convierten  en  antígenos  T  dependientes  para  que  produzcan  células  de  memoria.  Esto   se  hace  uniendo  el  polisacárido  a  una  proteína,  el  toxoide  diftérico  o  tetánico.  Se  producen  anticuerpos  frente   a  los  polisacáridos  que  pasan  por  la  IgG.       Funciones  de  los  anticuerpos:   -­‐  Aglutinación  de  microorganismos   -­‐  Neutralización  de  toxinas  y  virus.  El  anticuerpo  se  une  a  toxinas  o  virus.     -­‐  Opsonización  y  fijación  de  complemento  (C3b).  Activan  el  complemento.   Si  se  producen  anticuerpos  frente  a  la  cápsula  de  un  MO,  las  bacterias  se  rodean  de  estos  y  se  estimula  el   complemento  por  la  vía  clásica.  El  microorganismo  tiene  unido  C3b  y   los  macrófagos  son  capaces  de  fagocitarlos  más  fácilmente.  Tienen   receptores  que  reconocen  esta  molécula.       Escape  a  la  respuesta  humoral:   Borrelia  produce  fiebres  recurrentes  porque  hay  variación  antigénica.   Hay  una  pequeña  población  que  es  capaz  de  sobrevivir  al  ataque  a  los   anticuerpos.  Rápidamente  expresa  el  siguiente  antígeno,  por  lo  que   los  anticuerpos  formados  ya  no  son  efectivos.       7       Respuesta  adaptativa  a  patógenos  intracelulares   Los  anticuerpos  son  eficaces  solo  frente  a  bacterias,  hongos,  virus  y   toxinas  en  fase  extracelular,  pero  no  son  útiles  frente  a  intracelulares.   Las  bacterias  intracelulares  están  normalmente  dentro  de  los  macrófagos,   por  lo  que  el  linfocito  Tc  produce  la  lisis  de  estos.  Se  liberan  bacterias   vivas.  Se  activan  los  macrófagos  vivos  para  que  las  bacterias  vivas  sean  de   nuevo  fagocitadas  y  estos  sean  capaces  de  acabar  con  estas  bacterias.     En  el  caso  de  los  virus,  son  importantes  los  LTc.  El  virus  infecta  diferentes   tipos  de  células,  estas  células  tienen  moléculas  del  complejo  de   histocompatibilidad  de  tipo  I  (CMH),  que  será  reconocido  por  los  LTc,  por   su  CD8,  y  van  a  lisar  las  células  mediante  la  liberación  de  proteínas.  En  ese   momento  no  están  formadas  las  partículas  víricas,  y  al  darse  la  lisis,  no  se   produce  el  problema  que  había  con  las  bacterias  intracelulares,  ya  que  al   lisar  la  célula  no  se  forman  las  partículas  víricas  y  ya  se  elimina  la  infección.     Defensas  innatas  y  adaptativas  contra  virus   Cuando  todavía  no  tiene  lugar  la  respuesta  adaptativa,  la  producción  de  interferón  y  las  células  NK  son  los   primeros  que  actúan.  Cuando  empieza  la  adaptativa  tenemos  los  linfocitos  Tc.       Defensas  adaptativas  contra  virus   Cuando  los  virus  están  en  fase  extracelular  hablamos  de  neutralización.  Se   bloquea  la  adhesión  a  las  células  diana  para  que  no  se  multiplique  en  ellas.  Las   adhesinas  víricas  son  las  espículas,  glicoproteínas  de  la  superficie.  Reconocen   determinados  receptores  para  unirse  a  ellos.  Las  IgAs,  IgM  e  IgG  bloquean  la   adhesión.  Los  anticuerpos  producen  citotoxicidad  mediada  por  anticuerpos.     La  opsonización  es  para  fagocitar  la  partícula  vírica.   Se  activa  el  complemento  para  fagocitar  la  partícula  vírica.     En  algunos  casos  se  produce  virólisis.       Escape  a  la  respuesta  adaptativa:  virus  de  la  gripe   La  vacuna  del  virus  de  la  gripe  es  anual  porque  hay  cepas  del  microorganismo  que  varían  entre  años.  Su   material  genético  les  facilita  la  variación  antigénica.  El  material  genético  está  formado  por  RNA.  Muchas  veces   cuando  los  virus  infectan  una  misma  célula,  puede  haber  una  reorganización  de  fragmentos  (cambio   antigénico).  Si  2  cepas  coinfectan,  en  la  multiplicación  puede  haber  este  cambio  antigénico,  en  el  que  se   reorganizan  los  genes.  La  deriva  antigénica  es  un  virus  que  sufre  muchas  mutaciones.  Los  anticuerpos  que   reconocen  la  hemaglutinina  dejan  de  reconocerla  y  no  son  capaces  de  neutralizarlo.     El  virus  del  SIDA  tiene  una  reverso  transcriptasa,  que  tiene  una  alta  tasa  de  mutación.  En  un  mismo  paciente   puede  haber  diferentes  mutágenos,  escapando  a  la  respuesta  adaptativa.   Cuando  los  virus  están  infectando  pueden  alterar  la  presentación  antigénica  o  inhibir  la  apoptosis  por  las  LTc.       Resumen  factores  de  virulencia   Bacterias:   -­‐  Movilidad  (flagelos)   -­‐  Adhesinas   -­‐  Cápsula  y  exopolisacáridos   -­‐  Endotoxinas   -­‐  Exotoxinas  (incluye  efectores)   -­‐  Exoenzimas,  sideróforos  (moléculas  que  permiten  captar  Fe)   -­‐  Variabilidad  antigénica.     Virus:   -­‐  Adhesinas  (espículas)   -­‐  Proteínas  que  inhiben:  complemento,  células  NK,  interferones,  presentación  antigénica,  apoptosis   -­‐  Variabilidad  antigénica   Hay  toxinas  que  se  comportan  como  superantígenos,  son  toxinas  que  actúan  desde  el  exterior.       8   ...

Tags:
Comprar Previsualizar