Tema 12 - La Relación Jurídica y el derecho subjetivo. (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Civil I
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 24/03/2015 (Actualizado: 24/04/2015)
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

Tercera Parte. El objeto del Derecho y el derecho subjetivo.
Lección XII. La relación jurídica y el derecho subjetivo.
La relación jurídica: concepto, caracteres, estructura, contenido y clases.
A. Concepto y caracteres. La relación jurídica la define LACRUZ como una “situación de poder y deber concretos en que están vinculados sujetos determinados, de modo que alguno de ellos puede exigir a otro determinada conducta que éste debe observar, y a cuya observancia puede compelerle el ordenamiento.”. DE CASTRO lo entiende como una “situación jurídica en que se encuentran respectivamente unas personas, organizada unitariamente dentro del orden jurídico total por un especial principio jurídico.” Autores como DÍEZ-PICAZO y GULLÓN añaden que debe tener una naturaleza orgánica, es decir, que sea un cauce de relaciones económicas y sociales.
! Para que podamos considerar una relación jurídica como tal, esta debe ser interpersonal, deben estar regulada por el ordenamiento y debe estar regulada y ordenada de forma sistemática por el ordenamiento, no simplemente reconocida (por ejemplo, el noviazgo como promesa de matrimonio no lo sería, arts. 42-43 CC).
! B. Estructura y contenido. La relación jurídica tiene tres elementos: el elemento subjetivo, el elemento objetivo y el contenido.
a) El elemento subjetivo hace referencia a los protagonistas de la relación jurídica, los sujetos que están vinculados por ella, distinguiéndose entre el sujeto activo, que ostenta el poder jurídico y el sujeto pasivo, que tiene un deber jurídico.
b) El elemento objetivo se refiere por contrario a la realidad social a la que se refiere la relación jurídica, aquello sobre lo que recae (cosas, servicios, familia…), que es objeto que configura la relación jurídica.
! c) El contenido es la posición de los sujetos en función del objeto. Por un lado, el sujeto activo tiene una posición de poder, pues cuenta con la exigibilidad que le otorga la situación de poder pudiendo obligar al sujeto pasivo a observar una conducta; el sujeto pasivo, en cambio, tiene una posición de obligación, una situación de deber: deberá cumplir con la conducta marcada por la relación jurídica, en defecto de la cual podrá haber ulteriores consecuencias.
C. Clases de relación jurídica. Podemos clasificar las relaciones jurídicas en función de sus principios típicos de organización (como propone DE CASTRO), en función de la situación de la relación respecto de otras o en función de quién es el sujeto pasivo.
a) Si las clasificamos según sus principios típicos distinguiremos las relaciones de carácter político (público) de las de carácter privado (sean familiares, patrimoniales o sociales).
b) Si las distinguimos en función de la situación de éstas respecto de otras podremos hablar de relaciones independientes, dependientes (como lo son una garantía real sobre un derecho de crédito) o conexas.
! c) Si, en cambio, las clasificamos dependiendo del sujeto pasivo, veremos que hay relaciones jurídicas absolutas (como un derecho de propiedad exigible erga omnes) y relaciones jurídicas relativas (como un contrato en virtud del cual surge un derecho de crédito y una obligación de pago inter partes).
El derecho subjetivo: construcción teórica, caracteres, clases y estructura: sujeto, objeto y contenido.
A. Construcción teórica, concepto y caracteres. Si bien ya existía de facto el derecho subjetivo desde Roma, no se configuró el concepto hasta pasados muchos siglos. Uno de los primeros juristas en hablar del derecho subjetivo, SAVIGNY, lo concebía, de acuerdo con la teoría de la voluntad, como un poder de la voluntad, distinguiendo al derecho subjetivo del derecho objetivo, pues el primero se trata de una facultas agendi mientras que el segundo es normas agendi. Esta primera concepción fue criticada porque al concebir el derecho subjetivo como una voluntad, no se distinguía su titularidad de su ejercicio, y por lo tanto juristas como IHERING propusieron la teoría del interés, concibiendo el derecho subjetivo como un interés protegido jurídicamente. Posteriormente, surgieron teorías eclécticas como la de THON, que habla del derecho como un medio de protección del interés que tiene concedida la protección por el ordenamiento jurídico mediante la pretensión.
El positivista KELSEN lo concibe como una individualización de la norma general, afirmando que depende del derecho objetivo.
! Lo definimos como un poder jurídico reconocido, institucionalizado y tipificado por el ordenamiento concedido a un sujeto, que comprende un conjunto de facultades o posibilidades concretas de actuación, cuyo manejo y ejercicio se deja a discreción de su titular.
! Se desprenden 5 rasgos de aquí: a) Que se trata de un poder jurídico concedido por el ordenamiento a un sujeto permitiéndole hacer o exigir algo; b) Que es un poder institucionalizado y tipificado por el ordenamiento jurídico (DÍEZ-PICAZO) c) Que se concreta en un conjunto de facultades, d) Que constituye el lado activo de la relación jurídica, pudiendo incluso separarse de su titular y ser transmitido en el tráfico jurídico; e) Que su ejercicio y manejo quedan a merced de su titular.
! B. Clases de derechos subjetivos. Según los principios típicos de organización, del mismo modo que la relación jurídica, distinguimos los derechos subjetivos públicos y privados; según el objeto, pueden estos ser derechos de la personalidad, de familia, patrimoniales, reales, etc.; y según el sujeto pasivo, pueden ser derechos absolutos (erga omnes) o relativos (inter partes).
! C. Estructura. Lo forman tres elementos: el sujeto, el objeto y el contenido.
a) El sujeto es el titular del poder jurídico. Siempre es una persona, sea física o jurídica, y siempre debe ser determinable. Existen, sin embargo, derechos que temporalmente carecen de sujeto (como la herencia yacente o los derechos del nasciturus) pero nunca de forma indefinida.
b) El objeto, que es la realidad social o jurídica sobre la que recae el derecho y las facultades.
! c) El contenido, que no es meramente su lado activo, pues este comprende facultades jurídicas, en virtud de las cuales caben posibilidades de actuación concretas de acuerdo con la voluntad del titular; deberes jurídicos (véase infra) y la protección jurídica, que es la que concede el ordenamiento jurídico permitiendo la pretensión y la acción para proteger el derecho.
Los deberes jurídicos.
Todo poder comporta siempre necesariamente un deber. El poder se ejerce sobre algo (objeto) pero también frente a alguien. Los deberes jurídicos son aquellos deberes que surgen como consecuencia de la existencia de un derecho subjetivo, y pueden ser generales o especiales. Son generales el deber de respeto, que se traslada de una forma más relevante en los derechos absolutos, si bien también existe en los relativos; y son especiales los deberes exigibles coactivamente, que sitúan a la parte pasiva de la relación jurídica como obligado.
! Otros poderes jurídicos: potestad y facultad.
Se hace necesario distinguir el derecho subjetivo de la facultad y la potestad, por lo tanto, se indicarán las diferencias.
! A. Potestad. La potestad es un poder jurídico que otorga el ordenamiento a un sujeto en beneficio de un tercero. Se distingue del derecho subjetivo en tanto que este no es un poder cuyo ejercicio se deja a la voluntad del titular, es un poder que debe ejercerse en interés del protegido por el ordenamiento. El ejemplo más claro es la patria potestad, que ejercen los padres, conteniendo, la potestad, un conjunto de facultades que deberán ejercitarse en interés del menor.
! B. Facultad. Las facultades son un poder jurídico que se encuentran dentro del derecho subjetivo. No tiene sentido hablar de facultad sin derecho subjetivo, pues las facultades forman parte del mismo y existen en virtud de él. Son las posibilidades concretas de actuación sobre el objeto del derecho subjetivo, pero no tienen vida propia. Las meras facultades no prescriben.
! Pretensión y acción.
Tradicionalmente no se han distinguido mucho los conceptos de acción y pretensión, de hecho lo que a veces el Código Civil denomina acción la doctrina lo llama pretensión, por ello es conveniente precisar sus diferencias.
! A. Pretensión. La pretensión surge de un poder jurídico (derecho subjetivo, generalmente) siendo una forma de ejercitarse éste, tras haber sido vulnerado (por regla general), de forma que el titular manifiesta su voluntad a un tribunal exigiendo a una persona que haga o deje de hacer algo.
B. La acción es, en cambio, en términos procesales, la posibilidad de acudir a los tribunales de justicia y obtener un fallo de ellos sobre un derecho subjetivo o una relación jurídica en general. Si las pretensiones se ejercen por vía judicial pueden ser a través de acción; pero no todas las acciones se ejercen en virtud de una pretensión; la pretensión consiste en reclamar de alguien que haga o deje de hacer algo. La pretensión puede ejercerse por vía judicial o extrajudicial. Además, hay acciones declarativas y condenatorias, pueden interponerse acciones ante un tribunal para que este declare sin condenar a nadie.
Los derechos potestativos.
Sean concebidos o no como auténticos derechos subjetivos, en todo caso, estos derechos se definen porque otorgan el poder a su titular de incidir sobre una relación jurídica previa y preexistente modificándola y alterándola de algún modo. El poder no se tiene sobre la cosa ni se exige una conducta a nadie, se tiene el poder de alterar una relación previa, como el derecho de tanteo o el derecho de retracto de los inquilinos en un arrendamiento o de los accionistas de una sociedad. Dentro de los derechos potestativos se incluyen las facultades de impugnación de relaciones jurídicas: en determinadas ocasiones sujetos involucrados en las relaciones jurídicas pueden impugnarlas y dejarlas sin efectos, por ejemplo en caso de un contrato de compraventa consentido por un menor.
 ...