preguntas practicas (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Psicologia criminal
Año del apunte 2017
Páginas 15
Fecha de subida 14/06/2017
Descargas 4
Subido por

Descripción

8.5 nota

Vista previa del texto

MANUAL DE PRÁCTICAS (CAP 2, 3, 4, 5 Y 6) Asignatura Psicología Criminal Grupo MO Dr. Miguel Ángel Soria Verde 1 RESPUESTAS Capítulo 2 Bloque VI: Interrogatorio en sala.
Cuadro 8 El psicólogo perito encargado del peritaje del acusado por abuso sexual infantil indica en su informe en relación con el cuestionario EPQ-R que el sujeto ha respondido de forma sincera.
Responda a las siguientes preguntas que se le plantean al psicólogo 8.4. ¿La presencia de simulación invalidaría cualquier resultado obtenido en las diferentes pruebas aplicadas? ¿Cómo debería interpretarse lo anterior en un contexto clínico? El EPQ es una prueba psicológica de autorreporte en donde se responde con opción dicotómica (SÍ/NO) a 90 ítems aproximadamente (depende de la versión de la prueba).
En 1985 se presentó un nuevo cuestionario revisado (EPQ-R) en donde se reformuló la escala P y se revisó profundamente las demás escalas (Zambrano Cruz, R., 2011).
Una de las escalas que se evalúa en el cuestionario EPQ-R, es la labilidad o veracidad (Ibáñez, 1997, citado en Zambrano Cruz, R., 2011). Esta escala mide la tendencia del sujeto a la simulación de respuestas para dar una buena impresión, por ello, esta escala mediría el grado de veracidad de las respuestas (Gempp & Chesta, 2007, citado en Zambrano Cruz, R., 2011).
Según Manzanero, A.L. y Muñoz, J.M. (2011), el procedimiento de análisis queda invalidado si únicamente se considera la presencia de los criterios en el relato, sin una valoración adecuada de los métodos utilizados para obtener las declaraciones, si no se contempla la declaración objeto de análisis en comparación con otras declaraciones de realidad confirmada, y sin tener en cuenta todos los factores de la influencia.
2 Un punto a reflexionar sobre el planteamiento de ésta pregunta, es que la escala del cuestionario EPQ-R labilidad o veracidad, mide la simulación de las respuestas, motivo por el cual no tienen por qué invalidarse ya que se conoce que son respuestas simuladas y no veraces.
Lo anterior, se debe interpretar en un contexto clínico a base de estudios. Los estudios nos darán la prueba de que no tiene por qué invalidarse un resultado por la presencia de simulación ya que el cuestionario prevé que se pueda dar esta situación gracias a la escala de labilidad o veracidad.
Por ejemplo, la revisión sistemática del cuestionario de personalidad de Eysenck de Renato Zambrano Cruz (2011), tiene en cuenta la escala de labilidad o veracidad y la utiliza para llegar a las conclusiones, aceptando que hay este tipo de no-sinceridad.
8.5. Indique si hay algún estudio científico publicado en una revista de psicología indexada en el Psyinfo para conocer la fiabilidad de dicha prueba en el ámbito jurídicoforense. ¿Ello invalidaría su uso en este contexto? En la revista: Journal of Applied Psychology, indexada en el Psyinfo he encontrado el estudio de Judge, T. A., Heller, D., & Mount, M. K. (2002), Five-Factor Model of Personality and Job Satisfaction: A Meta-Analysis. Este estudio, habla de los resultados de un meta-análisis que une los rasgos de un modelo de 5 factores de la personalidad con la satisfacción global en el trabajo.
Lo que nos interesa de este trabajo es que DeNerve y Cooper (1998) no corrigieron sus resultados meta-analíticos por falta de fiabilidad; pero como señalaron Schmidt y Hunter 3 (1996), es fundamental que las estimaciones sean corregidas por falta de fiabilidad si se quiere evitar distorsiones en los hallazgos, meta-analíticos o de otro tipo.
A partir de esto, podemos comprobar como la fiabilidad no tiene porqué invalidar un resultado, sino contar con estos resultados de la escala L (labilidad) para que el estudio sea completo, sin ninguna distorsión.
Capítulo 3 Bloque II: Fundamentos teóricos.
Cuadro 3 A continuación, se presenta un fragmento del informe pericial: Cuando toma conciencia de lo sucedido aparecen los sentimientos de culpa y desesperación, por ello decide alejarse de su ex mujer y, al recordar a sus hijos, decide llamar a sus padres para saber cómo están y decirles que se iba a alejar una temporada para pensar en romper definitivamente la relación con su ex mujer.
3.1. Determine qué motivación psicológica le lleva a tomar esta decisión, relacionándola con los valores y creencias personales del Sr. Hernández.
El Sr. Hernández tiene personalidad de base dependiente e incapacidad para enfrentarse a los conflictos expresando abiertamente sentimientos de enfado e ira. En un momento puntual de su vida, lleva a cabo una agresión física (busca hacer daño físico a otra persona) apuñalando 7 veces a Esteban con un cuchillo (Chaux, 2003). La agresión proviene del tipo de reacción que tiene el Sr. Hernández al ver a María junto a Esteban, que estaba desnudo (situación psicológica momentánea).
Por situación psicológica se puede entender bien la situación general de la vida o más específicamente, la situación momentánea (Kurt Lewin, 1936). Esta situación 4 momentánea en la que se encuentra el Sr. Hernández, le lleva a cometer el homicidio producido por una fuente de motivación impulsiva o instintiva ya que uno de sus objetivos en la vida era tener una familia unida; y aunque estaba separado de su mujer, él pensaba que su relación funcionaba y dependía de ella.
Según Kurt Lewin (1942), el espacio, el ambiente y la situación en la que está la persona, puede cambiar la situación psicológica. Así, algo que antes era imposible posiblemente por parte del Sr. Hernández, como matar a alguien, ahora ya no tiene la necesidad de ser imposible.
Skrapec (2001), nos dice que hay diversos tipos de motivaciones, en este caso estaríamos ante una motivación éxtasis-alivio ya que el homicidio actúa como catarsis de intensas emociones, como en este caso la violencia o la ira, y hacen que después de este momento de catarsis se genere un estado de crisis, ansiedad y/o nerviosismo. Después de esta explicación, podemos entender porque el Sr. Hernández se entregase a la policía.
Capítulo 4 Bloque III: Sociodemografía.
5. Refiera la incidencia de los delitos contra la libertad sexual en nuestro país.
La libertad sexual es un bien jurídico protegido que se inserta en la esfera de la libertad personal, y cuyo contenido esencial son las facultades de autodeterminación sexual actual o potencial (Morales, 1996 citado en Goenaga, 1997).
Según nos dice Florentino Martín Parra (2006), se debe tener en consideración las figuras delictivas ante las que estamos puesto que afectan aspectos muy personales e íntimos de las personas que las sufren. Por este motivo, muchos sujetos que sufren este tipo de delitos, no lo denuncian ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
5 El Anuario Estadístico de España (2015) del Instituto Nacional de Estadística, nos informa de que en 2012 hubo 9.008 hechos conocidos, 6.698 hechos esclarecidos y 6.250 detenciones e imputaciones de delitos contra la libertad sexual. En 2013 hubo 8.923 hechos conocidos, 6.766 hechos esclarecidos y 5.827 detenciones e imputaciones de delitos contra la libertad sexual.
Capítulo 5 Bloque IV: Informe Pericial Jurídico.
Cuadro 2 Doña Rosa Fernández Gómez, licenciada en Psicología, con DNI nº 33.210.565, realiza la presente evaluación psicológica de la Sra. Paula Martínez.
2.4. Una vez entregado al juez, ¿el informe pericial penal tiene carácter público o privado? ¿En caso de la implicación de un menor en el proceso judicial, éste debería aparecer en la portada del informe? Francisco José Tortosa López explica el carácter del informe pericial. Depende de si el perito ejerce en relación con la Administración Pública (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, …) entonces, el informe pericial tiene un carácter público. Más si el objeto de peritaje es ajeno a la relación laboral del perito con la Administración, el informe pericial tiene un carácter privado.
Según el artículo 681. 3 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Morante, F. J. V., 2015): Queda prohibida, en todo caso, la divulgación o publicación de información relativa a la identidad de víctimas menores de edad o víctimas con discapacidad necesitadas de especial 6 protección, de datos que puedan facilitar su identificación de forma directa o indirecta, o de aquellas circunstancias personales que hubieran sido valoradas para resolver sobre sus necesidades de protección, así como la obtención, divulgación o publicación de imágenes suyas o de sus familiares.
Por este motivo, un menor (aunque esté implicado en el proceso judicial) no debería aparecer en la portada del informe pericial.
2.5. Analice las similitudes y diferencias encontradas entre 4 autores españoles que indican el formato que debe seguirse en un informe judicial. Escoja el mejor según su criterio. Compárelos con los principios establecidos en el Procedimiento Penal español.
No existe ningún tipo de regulación legal respecto al informe pericial a parte de las sugerencias que se recogen en el artículo 478 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Illescas, 2005 citado en Muñoz, 2013, p.67). Su contenido final variará en función del caso concreto a investigar, así como del profesional que realice el mismo (Velasco, 2014).
Gómez-Hermoso, Muñoz, Vázquez-Mezquita, Gómez y Mateos (2012, citado en Muñoz, 2013) propusieron en su trabajo la estructura básica del informe pericial psicológico que incorpora cinco apartados: el objeto del informe, la metodología, la información de interés recabada, las consideraciones forenses y las conclusiones.
Soria, (1998) también estructura el informe psicológico forense en cinco apartados: la identificación, el método de evaluación, las bases informativas, los resultados de la evaluación y las conclusiones y recomendaciones.
Por último, según Mónica-Galdana Pérez Morales (2013), la estructura el informe pericial se divide en tres apartados: 1º Descripción de la persona o cosa que sea objeto del mismo, en el estado o del modo en que se halle. 2º Relación detallada de todas las operaciones 7 practicadas por los peritos y de su resultado. 3º Las conclusiones que en vista de tales datos formulen los peritos, conforme a los principios y reglas de su ciencia o arte.
Según mi criterio, la mejor organización de un informe judicial sería la siguiente: 1. Objetivos del informe.
2. Metodología.
3. Fuentes de información.
4. Resultados.
5. Conclusiones.
Como bien dice Muñoz, (2013) los apartados básicos del informe van complementados con el título y los datos identificativos, tanto del perito como los referentes al procedimiento y al órgano judicial que conoce del caso y al final del informe, se incluyen el lugar, la fecha y la firma.
Capítulo 6 Bloque V: Técnicas y resultados.
Cuadro 7 Hemos administrado al Sr. Recio el Leymann Inventory of Psychological Terrorization.
Entre otras informaciones obtenemos los siguientes datos: Fiabilidad = 0,5 Validez = 0,7 7.5. ¿Cómo se escogen los ítems de una prueba? Ponga ejemplos de los que aparecen en distintas escalas de esta prueba.
Como dicen (Navas, 2001; Suárez, 2001), citado por Álvarez, R. R. (2008, p. 63): 8 En la construcción de cualquier prueba existen una serie de reglas que facilitan la redacción de los ítems: 1. Escribir de forma clara, precisa, simple y concisa.
2. Emplear preferentemente ítems breves.
3. Cuidar el lenguaje usado.
4. No repetir palabras.
5. Las opciones de respuesta deberán estar al final del enunciado.
6. Evitar expresiones del tipo: “ninguna es válida” o “todas son válidas”.
7. No dar pistas acerca de la opción correcta.
8. No usar expresiones coloquiales.
9. No utilizar palabras técnicas en la medida de lo posible.
Para la elección de los ítems, se puede seguir este proceso (Álvarez, R. R., 2008, p. 125): 1. Generación de un banco de ítems a partir de una profunda revisión bibliográfica.
2. Elaboración de un documento con instrucciones para a valoración de las preguntas y envío posterior a los colaboradores.
3. Desarrollo de criterios para la elección de los ítems.
4. Recepción de los cuestionarios y análisis estadístico.
5. Elección de las preguntas que conformarán la versión previa del cuestionario.
Ejemplos de ítems que aparecen en distintas escalas del LIPT (González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín, 2005): ➢ Ítem 4. Le gritan o le regañan en voz alta.
➢ Ítem 21. Intentan obligarle a que se haga un examen psiquiátrico o una evaluación psicológica.
➢ Ítem 26. Se burlan de su nacionalidad, procedencia o lugar de origen.
➢ Ítem 59. Cuando solicita un permiso o actividad a la que tiene derecho se lo niegan o le ponen pegas y dificultades.
9 7.6. En el Lipt, el sujeto ha respondido afirmativamente a las preguntas: 2, 6, 15, 16. ¿Qué nos indica esto? Y si responde afirmativamente los ítems que van del 42 al 45. ¿estaríamos hablando de mobbing? • Pregunta 2. Le interrumpen cuando habla.
• Pregunta 6. Critican su vida privada.
Las preguntas 2 y 6, según González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005, p.3), están dentro del apartado de: “Limitar su comunicación: El acosador impone con su autoridad lo que puede decirse y lo que no. A la víctima se le niega el derecho a expresarse o a hacerse oír.” (preguntas 1-11 del LIPT).
Según González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005), el ítem 2 se encuentra en la subescala de intimidación manifesta. En este caso, los ítems se refieren a amenazas o restricciones que se le imponen de forma directa, no disimulada incluso en público.
Según González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005), el ítem 6 se encuentra en la escala de desprestigio personal, que está compuesta por ítems que se refieren a un descrédito o desprestigio de su vida privada (no laboral), mediante la crítica, burla y denuesto de su forma de ser, vivir y pensar.
• Pregunta 15. Prohíben a sus compañeros que hablen con usted.
• Pregunta 16. En general, se le ignora y se le trata como si fuera invisible.
Las preguntas 15 y 16, según González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005, p.4), están dentro del apartado de: “Limitar su contacto social: No se dirige la palabra a la víctima, procurando además que nadie lo haga. Se le cortan las fuentes de información, se le aísla físicamente de sus compañeros.” (preguntas 12-16 del LIPT).
10 Según Gonzalez de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005), los ítems 15 y 16 se encuentran en la subescala de incomunicación o bloqueo de la comunicación intraorganizacional y extraorganizacional.
Como dice Leymann, citado por González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005): El mobbing o terror psicológico en el ámbito laboral consiste en comunicación hostil y sin ética, dirigida de manera sistemática por uno o varios individuos contra otro, que es así arrastrado a una posición de indefensión y desvalimiento, y activamente mantenido en ella.
Estas actividades tienen lugar de manera frecuente (como criterio estadístico, por lo menos una vez a la semana) y durante largo tiempo (criterio estadístico: por lo menos seis meses). A causa de la elevada frecuencia y duración de la conducta hostil, este maltrato acaba por resultar en considerable miseria mental, psicosomática y social. Las posibilidades de actuación hostil en el terreno de la comunicación son muy variadas, desde insultos directos hasta insinuaciones, comentarios y "puntas" mal intencionadas∗, pasando por actos de negación de la comunicación ("ninguneo"), tales como ignorar un saludo, no responder a una pregunta, actuar como si determinada persona no estuviera presente, etc.
• Ítem 42. Le atacan físicamente sin ninguna consideración.
• Ítem 45. Recibe agresiones sexuales físicas directas.
Según González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005), estos ítems están dentro de los 10 que no se pueden agrupar en las dimensiones mencionadas. Son muy específicos y su presencia puede ser muy relevante en la caracterización del acoso.
• Ítem 43: Le ocasionan a propósito gastos para perjudicarle.
• Ítem 44. Le ocasionan daños en su domicilio o en su puesto de trabajo.
Según González de Rivera, JL y Rodríguez-Abuín (2005), estos dos ítems están en la subescala de intimidación encubierta. La constituyen ítems referidos a amenazas y daños 11 encubiertos, que predominantemente no dejan “huella” o se realizan de manera “limpia”, sin que se puedan delimitar responsables específicos.
La definición mobbing explicada anteriormente nos puede indicar que este caso va más allá del mobbing. Ya no hablamos del plano psicológico, sino de contacto físico, agresiones sexuales físicas directas, etc.
12 REFERENCIAS Álvarez, R. R. (2008). Elaboración y validación de un cuestionario multimedia y multilingüe de evaluación de la autoestima.
Recuperado de https://books.google.es/books?id=1rtFFoqWB1gC&printsec=frontcover&hl=ca#v=onep age&q&f=false Chaux, E. (2003). Agresión reactiva, agresión instrumental y el ciclo de la violencia. Revista de estudios sociales, (15), 47-58.
Recuperado de file:///C:/Users/judit/Downloads/DialnetAgresionReactivaAgresionInstrumentalYElCicloDeLaVi-2349594.pdf España. (2007). Ley de enjuiciamiento criminal. La Ley.
Goenaga, R. (1997). Delitos contra la libertad sexual. Eguskilore. Extra 10, 95-120.
Recuperado de http://www.ehu.eus/documents/1736829/2174305/05-delitos-contra- libertad-sexual.pdf Gonzalez de Rivera, JL y Rodríguez-Abuin, MJ: Cuestionario de estrategias de acoso en el trabajo.
El LIPT-60.
Editorial EOS, Madrid, 2005.
Recuperado de http://gonzalezderivera.com/art/pdf/manual-lipt60.pdf INE. Anuario estadístico de España (2015). Seguridad y justicia. Recuperado de http://www.ine.es/prodyser/pubweb/anuario15/anu15_06justi.pdf 13 Judge, T. A., Heller, D., & Mount, M. K. (2002). Five-Factor Model of Personality and Job Satisfaction: A Meta-Analysis. Journal of Applied Psychology, 87 No.3, 530–541.
De PsycARTICLES.
Lewin, K. (1942). La teoría del campo y el aprendizaje. In Conferencia. Sociedad Nacional para el Estudio de la Educación en los Estados Unidos de América. Recuperado de http://novahia.pbworks.com/f/4+Lewin%5B1%5D.+La+teor%C3%ADa+del+campo+y +el+aprendizaje.pdf Manzanero, A. L., & Muñoz, J. M. (2011). La prueba pericial psicológica sobre la credibilidad del testimonio: Reflexiones psico-legales. Madrid: SEPIN.
Morante, F. J. V. (2015). El menor como víctima del delito. Diario La Ley, 8453(1).
Recuperado de file:///C:/Users/judit/Downloads/5443_Vieira_LL2015_Menor.pdf Muñoz, J. M. (2013). La evaluación psicológica forense del daño psíquico: propuesta de un protocolo de actuación pericial. Anuario de psicología jurídica, 23(1), 61-69. Doi: 10.5093/aj2013a10 Parra, F. M. (2006). Análisis estadístico de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual. Indice: Revista de estadística y sociedad, (15), 17-19. Recuperado de http://revistaindice.com/numero15/p17.pdf 14 Pérez, M.
M.G.
(2013).
Temas derecho procesal penal.
Recuperado de http://ocw.um.es/cc.-juridicas/derecho-procesal/material-de-clase-1/leccion9.derechoprocesal-penal.pdf Skrapec, C. A. (2001). Phenomenology and Serial Murder Asking Different Questions. Homicide Studies, 5(1), 46-63.
Soria, M.A. (1998). Psicología y pràctica jurídica. Barcelona: Ariel.
Tortosa López, F.J (n.d.) El informe pericial. Asociación Nacional de Técnicos Universitarios en Documentoscopía.
Recuperado de http://www.antud.org/El%20informe%20pericial.pdf Zambrano Cruz, R. (2011). Revisión sistemática del cuestionario de personalidad de Eysenck (Eysenck Personality Questionnarie-EPQ). Liberabit, 17(2), 147-155.
15 ...