Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Procedimientos y Sistemas Tributarios
Año del apunte 0
Páginas 4
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 21
Subido por

Vista previa del texto

IMPUESTO SOBRE SUCESIONES Y DONACIONES (ISD) Viene regulado en la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, de Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones Este impuesto recae sobre adquisiciones gratuitas mortis causa (vía sucesoria) o adquisiciones gratuitas inter vivos (mediante donaciones). Este impuesto es en realidad un impuesto sobre renta.
Es un impuesto estatal está cedido a las CCAA, todo en cuanto a la recaudación y parcialmente en cuanto a la regulación.
En el derecho comparado podemos encontrar distintas fórmulas ante esta situación. Hay OJ que no tienen ISD, y por lo tanto las sucesiones se obtienen sin gravamen, sin deber aplicar un impuesto sobre ellas. Incluso hay legislaciones que no tienen impuesto específico para las sucesiones, pero éste se integra en el impuesto sobre la renta.
En nuestro OJ, el ISD solo se gravan las adquisiciones que obtienen las PF. Si una sociedad recibe una herencia o un legado, ese ingreso se integra en sus beneficios y tributa dentro del IS. Por lo tanto, sí que existe un caso de integración de sucesiones y donaciones, y es en el caso de las sociedades.
El ISD ha sido discutido y algunos de los argumentos en contra han sido: a) Hay OJ que no tienen un tributo específico sobre las sucesiones b) Argumento más emocional que racional: el impuesto se aplica a las adquisiciones mortis causa y, por lo tanto, coincide con el hecho de la muerte de una persona. Al dolor del fallecimiento se une el dolor del pago del impuesto. Esta situación ha dado lugar a que sujetos se hayan opuesta a este impuesto por la inoportunidad de la reclamación de este impuesto c) Argumento referente a que, en realidad, los bienes recibidos, ya han tributado, entonces aplicar ahora el impuesto supone una doble tributación.
Todos los bienes del progenitor si los ha ganado han sido rentas, y por lo tanto los ha tributado por el IRPF. ¿Hay doble imposición? Para que técnicamente la haya, deben recaer dos impuestos sobre el mismo HI y el mismo sujeto.
El HI no sería el mismo, pues uno era obtención de renta y otro la adquisición. Además, los contribuyentes son distintos. Jurídicamente un padre es un sujeto de derecho distinto al hijo, que es otro sujeto de derecho. Por consiguiente, hay dos contribuyentes.
En las Comunidades forales (País Vasco y Navarra), para las transmisiones mortis causa de ascendientes y descendientes no se aplica el ISD. Se dice que sí se produjo un cierto efecto frontera, porque se señalaba que algunos residentes en la Rioja o Cantabria procuraban trasladarse al País Vasco o Navarra para que, en el momento de la sucesión, los herederos no tributasen en el ISD. En este caso, el punto de conexión con la CCAA es la residencia, y en el caso de las transmisiones mortis causa, la residencia del causante. Algunas CCAA empezaron a rebajar el impuesto para evitar este efecto frontera. Se desató una especie de competencia fiscal a la baja, y todas las CCAA empezaron a competir para ver quien bajaba más el ISD.
Las transmisiones bonificadas son las directas de padres a hijos, pero no las colaterales. Si una persona transmite bienes a un hermano, el rigor del impuesto cae con toda solemnidad, y la cuota puede ser muy elevada. También se puede advertir un cierto agravio comparativo, una desigualdad y desproporción, con lo que se tributa en unos casos y en otros.
Los herederos deben tributar y la ley distingue entre la obligación personal y la real: - Los herederos residentes en territorio español tributan por obligación personal de contribuir, y lo harán en la CCAA donde haya residido el causante. Se le podrán aplicar las normas más beneficiosas - Los herederos no residentes tributan por obligación real de contribuir, y esta obligación se satisface ante el Estado. Además, no se aplica la normativa de la CCAA, sino la normativa de la ley estatal. No tendrán beneficio fiscal Hay un punto de crítica en la ley. El ISD grava las transmisiones gratuitas inter vivos y mortis causa.
Respecto de las últimas, en un momento inicial, la primera modificación importante que se produjo fue la de establecer una bonificación, y casi exención, para la transmisión de empresas en el seno familiar. Por presión de las instituciones de empresa familiar y los titulares, señalaban el hecho de que si un ascendiente es propietario de una empresa familiar, y ésta la transmite en vía sucesoria, puede ser que los hijos se encuentren con dificultad para satisfacer el impuesto y habría peligro para la continuación en la empresa familiar. Si una persona es propietario de una empresa (ya sea directamente o de participaciones en la sociedad), los bienes de la empresa o las participaciones se transmiten exentas del impuesto.
Existe una diferencia, pues, entre las personas que transmitían empresas y personas que transmitían otros bienes. Por lo general, los transmitentes y adquirentes de empresas, son de un cierto nivel económico, y se transmitían sin gravamen. ¿Por qué estas personas con capacidad económica alta lo transmiten sin gravamen, y otros sujetos tienen que tributar? Realmente la transmisión de empresas familiares también debería estar gravada.
La Ley tiene 3 modalidades de Hecho imponible: 1- Adquisición mortis causa: el punto de conexión es la residencia del causante (aunque ésta se regula distinto que en el IRPF). Una persona es residente cuando ha permanecido los últimos 5 años en el territorio de la CCAA. Esto se hace para evitar cambios de residencia buscando el lugar fiscalmente más favorable.
2- Indemnizaciones de contratos de seguro: situaciones en las cuales hay seguros sobre la vida y el beneficiario es distinto del titular del seguro. Es decir, una persona contrata un seguro de vida, paga las primas, y está establecido que si fallece su cónyuge o descendientes cobraran una cantidad. Las personas que lo cobran han de incluir estas cantidades junto con las rentas, los bienes que reciban vía sucesoria. Es cierto que la indemnización no se cobra vía sucesoria, pero sí que está vinculado a lo que es la sucesión.
3- Adquisiciones inter vivos: en el caso de donación de BI, se tributa en el lugar donde esté situado el BI. En el resto, se tributará en el lugar de residencia del donatario, del que recibe los bienes.
La BASE IMPONIBLE es la valoración de los bienes. La capacidad normativa de las CCAA está en reducciones, bonificaciones y tarifa del impuesto. La ley del Estado hace una clasificación de los herederos en cuatro grupos. Cada contribuyente es cada heredero, por lo que si hay un causante por tres herederos, hay tres impuestos. Aun cuando todos hayan recibido lo mismo, pueden tributar cantidades diferentes, pues el impuesto es subjetivo.
A cada grupo se le establece una reducción sobre la Base imponible diferente: a) Grupo 1: hijos y adoptados menores de 21 años b) Grupo 2: cónyuge, hijos y otros descendientes y ascendientes (línea directa) c) Grupo 3: colaterales y parientes por afinidad hasta el tercer grado d) Grupo 4: parientas más lejanos y extraños (no se les aplica ninguna reducción).
Existen otras reducciones, algunas de ellas son las siguientes: a) Por discapacidad b) Por cantidades recibidas de seguros de vida c) Por adquirir participaciones en entidades d) Adquisición de vivienda habitual e) Bienes culturales La Ley catalana actual es una mezcla de dos reformas, una de ellas en la época del tripartito (que introdujeron reducciones para casos concretos). Posteriormente, el gobierno de CIU, sin derogarlas, estableció una bonificación del 29%.
...