Actividad evaluable 2 (Profesor Juan José Cánovas Cervelló) (2013)

Ejercicio Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Derecho mercantil
Año del apunte 2013
Páginas 8
Fecha de subida 25/11/2014
Descargas 11
Subido por

Descripción

Son preguntas resueltas tipo examen de derecho mercantil. El trabajo fue evaluado con un 9.

Vista previa del texto

ACTIVIDAD EVALUABLE 2 Profesor de la Asignatura: Juan José Cánovas Cervelló Cristina López Romero Grupo B1 1. ¿Cuáles son los presupuestos del concurso de acreedores y quién o quiénes están legitimados para solicitar la declaración de concurso? Los presupuestos de la declaración concursal se basan en el hecho de que un deudor se encuentre en situación de insolvencia y por tanto no pueda hacer frente a sus deudas sociales.
La declaración del concurso puede ser solicitada por los deudores o por los acreedores.
En el primer caso, se trataría de una declaración voluntaria, y en el segundo de una declaración necesaria.
En la declaración voluntaria, el deudor prevé que no podrá cumplir sus obligaciones con los acreedores y debe solicitar la declaración en un plazo máximo de dos meses tras conocer su insolvencia. Dicha declaración deberá ir acompañada de la memoria, especificando la situación patrimonial en que se encuentra; en el caso de tratarse de un empresario individual aportará las cuentas anuales, un informe de auditoría y la memoria con los cambios en el patrimonio neto. Si es una sociedad, se indicará la identidad de los socios y la de los titulares de los órganos sociales, como son la Junta General o los administradores.
La declaración necesaria será ejecutada por uno o más acreedores por motivos como: - Un título se haya despachado ejecución o apremio sin que del embargo resultasen bienes libres bastantes para el pago Sobreseimiento en el pago corriente de las obligaciones del deudor Existencia de embargos por ejecuciones pendientes de embargo del patrimonio del deudor Liquidación apresurada o alzamiento de los bienes del deudor Incumplimiento de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de declaración del concurso (pago cuotas seguridad social, salarios, etc.).
2. ¿Cuáles son los efectos de la declaración de concurso sobre los acreedores de la sociedad concursada? El conjunto de acreedores de la sociedad constituyen la masa pasiva del concurso.
Desde que el concurso es declarado, se interrumpe la posibilidad de presentar acciones individuales por deudas, es decir, el acreedor no puede reclamar lo que le debe la empresa, no puede actuar al margen del procedimiento concursal; Tras la declaración del concurso, los acreedores podrán llevar a cabo acciones judiciales declarativas en referencia a los créditos contingentes, es decir, la discusión sobre la cuantía y validez del crédito. El juez decidirá si la deuda debe pagarse o no y el importe del crédito.
También podrán ocurrir acciones ejecutivas por parte de la sociedad; ésta admite que se debe dinero, pero se niega a pagar la deuda al acreedor.
3. Identifica las funciones y obligaciones de la administración concursal.
La administración concursal se encarga del proceso de liquidación de una sociedad.
Entre sus funciones, encontramos: - - - - Realizar lista de acreedores, la masa pasiva, constituida por el conjunto de créditos hasta que se declara el concurso, el inventario de masa activa y las propuestas de convenio presentadas.
Calificar créditos según sean privilegiados, ordinarios, subordinados o contingentes.
Realizar un informe de carácter obligatorio sobre los datos y circunstancias del deudor, en el cual se incluye el cuadro de acreedores, en el que se indican cuántos acreedores son, cuánto se les debe y la calificación de los créditos y la situación de la sociedad desde su constitución hasta la declaración del concurso.
Responder solidariamente frente al deudor y acreedor de los daños causados contrarios a la ley, teniendo como consecuencia además la inhabilitación de entre 2 y 15 años de dichos administradores.
Supervisión de la formulación de las cuentas anuales durante el concurso voluntario y su emisión en caso de concurso necesario.
4. Describa el procedimiento de comunicación y reconocimiento de créditos, y los criterios seguidos para su clasificación. Exponga y comente brevemente un ejemplo de cada una de las categorías de créditos concursales.
Inmediatamente después de la declaración del concurso, la administración concursal comunicará la situación de concurso e informará de los créditos a los acreedores, los cuales habrán dispuesto de un plazo de un mes desde la declaración de concurso en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para informar a la Administración concursal de la existencia de sus créditos.
Con un plazo mínimo de 10 días antes de la presentación de su informe al juez, la Administración concursal deberá informar a los acreedores mediante correo electrónico sobre el proyecto de inventario y la lista de acreedores. Presentado el informe, se publicará en el Registro Público Concursal y en tablón de anuncios del juzgado. Los acreedores que no estén de acuerdo con la cuantía o clasificación de los créditos tendrán un plazo de 10 días tras la notificación para impugnar la lista de acreedores.
Por tanto, el acreedor que no comunique sus créditos corre el riesgo de que en lista de acreedores definitiva no aparezca el crédito, o lo haga por una cuantía menor.
En conclusión, el reconocimiento del crédito concursal en la lista de acreedores, requiere no sólo la comunicación por parte del acreedor al que hace referencia, sino también el pronunciamiento y aprobación de la Administración concursal.
La clasificación de los créditos concursales sería la siguiente.
 Los privilegiados, son aquellos que surgen de la ley, y que por tanto son los primeros créditos que debe pagar el deudor. En el caso de privilegio especial se harán únicamente con cargo a los bienes y derechos afectados (como por ejemplo las hipotecas inmobiliarias, que tan sólo afectarían a los inmuebles a los que hacen referencia éstas), y en privilegio general afectan a la totalidad de patrimonio del deudor y se atenderá el pago (salarios, cotizaciones a la seguridad social, etc.).
 Los ordinarios serán las deudas surgidas de las actividades habituales de la sociedad, como consecuencia de su actividad productiva o comercial.
Son los segundos en ser pagados tras los privilegiados, y en la mayoría de concursos no todos los ordinarios cobran.
 Los subordinados son los que requieren la previa satisfacción de los privilegiados y de los ordinarios. No cuentan para la aprobación del convenio, ni tampoco se incluyen en la junta de acreedores. Formarían parte de éstos créditos los comunicados fuera de plazos y aceptados por la administración concursal, las multas, los que se deben a intereses financieros, aquellos cuyos titulares estén vinculados directamente con el deudor (socios, administradores, liquidadores, etc.).
 Por último, los contingentes, los cuales se discuten judicialmente tanto su validez como su cuantía.
5. Explique las diferencias respecto al orden en la satisfacción o el pago de los acreedores entre el proceso de liquidación ordinaria y la fase de liquidación del concurso.
La fase de liquidación de un concurso es la desaparición física de una sociedad por cuestiones de insolvencia y que se basa en la venta de activos para el pago de pasivos.
En esta fase, se realiza una clasificación de los créditos y el orden de pago de éstos; primero se pagarán los créditos privilegiados, a continuación los ordinarios (a diferencia de los privilegiados, en la mayoría de concursos, no todo el conjunto de los ordinarios suelen cobrar) y por último los subordinados, los cuales no se pagarán hasta que los créditos privilegiados y ordinarios hayan sido pagados.
Sin embargo, el proceso de liquidación ordinaria no realiza una clasificación de los créditos, sino que el pago a los acreedores sigue el orden de exigibilidad del balance, es decir, primero se pagará el pasivo corriente, posteriormente el no corriente y por último el patrimonio neto, es decir, el pago a los socios.
6. Explique cuál es el concepto y el contenido del convenio, así como los elementos relevantes relativos a su tramitación.
El convenio es un un contrato entre acreedores y la sociedad (deudores) sobre quitas (condonación de parte de la deuda, es decir, reducción del crédito con la finalidad de que los acreedores cobren al menos una parte; las esperas no puedes ser superiores al 50% de la deuda) y esperas (aplazamiento del pago de las deudas, es decir, traspaso del pasivo corriente a no corriente, y que no pueden ser superiores a 5 años).
El convenio es una posible solución al concurso, alternativa a la liquidación. Su objetivo es evitar la quiebra de la sociedad y los efectos del convenio siempre recaen sobre los acreedores.
Las fases del convenio son las siguientes: 1) Apertura del convenio; éste se publica en medios de gran difusión y en el BOE.
2) Presentación de la propuesta de convenio, realizada por deudores o los acreedores que representen el 20% del importe total del pasivo.
3) Junta de acreedores, en la que se expone la propuesta presidida por el juez y a la que asisten los acreedores personalmente o representados. Los miembros de la administración concursal deberán asistir obligatoriamente.
La junta será constituida cuando los acreedores formen por lo menos el 50% del pasivo total y únicamente tienen derecho a voto los acreedores ordinarios y privilegiados, pero no los subordinados. Para aceptar la propuesta, los votos favorables deberán constituir al menos el 50% del pasivo.
4) Aprobación del convenio por el juez; los acreedores que no asistieron a la Junta, la administración concursal y los que votaron en contra pueden formar una oposición, que el juez aprobará o negará, y que en el caso de aprobarla dará lugar a una nueva Junta.
5) Una vez aprobado el convenio, los efectos de la declaración de concurso quedarán sustituidos por los que se establezcan en el convenio.
7. Explique brevemente los supuestos y presunciones relativos a la calificación del concurso.
El concurso puede ser fortuito (no culpable) o culpable.
Si el concurso es fortuito, la responsabilidad no recaerá sobre el administrador si se ha solicitado la apertura del proceso concursal en el plazo legalmente estipulado. y no se calificará el concurso.
Si es culpable, la actuación de los administradores ha agravado la situación patrimonial del deudor, y por tanto habrá responsabilidad sobre los administradores. Se declarará culpable por motivos como: - Actos que agravan situación de insolvencia de la sociedad Hay doble contabilidad o irregularidades que dificultan la comprensión de la situación económico-financiera de la sociedad Cuando la apertura de la liquidación sea consecuencia del incumplimiento del convenio.
El deudor se haya alzado con parte o la totalidad de sus bienes, retrasando o dificultando el “embargo” de éstos.
En los 2 años anteriores a la declaración del concurso hayan salido bienes fraudulentamente del patrimonio.
Los casos de culpabilidad grave serían los siguientes: - Retraso en la declaración del concurso Se hubiera incumplido el deber de colaboración con el juez del concurso y la administración concursal, no se hubiese facilitado la información necesaria o - conveniente para el interés del concurso o no hubiesen asistido, por sí o por medio de su apoderado o representante a la junta de acreedores.
La no formulación de las cuentas anuales y su auditoría La sentencia del concurso como culpable supondrá la inhabilitación de las personas a las que afecte la calificación durante un período de dos a quince años, así como para representar a cualquier persona durante el mismo período, atendiendo, en todo caso, a la gravedad de los hechos, así como la declaración culpable en otros concursos.
En caso de convenio, si lo hubiera solicitado la administración concursal, como excepción, la sentencia de calificación podrá autorizar al inhabilitado a continuar al frente de la empresa o como administrador de la sociedad concursada. En el caso que una misma persona sea inhabilitada en dos o más concursos, el período de inhabilitación será la suma de cada uno de ellos.
8. Presupuestos de responsabilidad de los administradores en el concurso de acreedores.
La responsabilidad de los administradores se establecerá en función de la calificación del concurso como culpable o fortuito.
Si es fortuito, no habrá responsabilidad sobre el administrador.
Cuando el concurso de acreedores es declarado culpable, y entra en estado de liquidación, la gestión de la insolvencia no ha sido realizada correctamente por el administrador y la responsabilidad recae sobre él. Para que concurra la responsabilidad, el administrador deberá haber llevado a cabo una acción contraria a la normativa legal con daño o perjuicio.
Si la condición de culpable es durante los dos años anteriores a la declaración del concurso, el administrador se verá obligado a responder personalmente, con todo su patrimonio presente y futuro, de las deudas sociales contraídas y referidas en el concurso, por el importe que los acreedores no puedan percibir en la liquidación.
El administrador será inhabilitado para gestionar patrimonios ajenos por un plazo de dos a quince años, según la gravedad de los hechos, que constará en el Registro Mercantil 9. Explique en qué consisten las acciones de reintegración y que supuestos prevé la Ley Concursal.
Las acciones de reintegración permiten rescindir aquellos actos perjudiciales para la masa activa que el deudor haya realizado en los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso, con independencia de la relación de causalidad entre el acto del deudor y la situación de insolvencia.
Los actos reintegrables serán aquellos que suponen un perjuicio patrimonial para la masa activa del concurso y la auditoría, y en los que el deudor haya intervenido directamente. Existirá perjuicio cuando: - El acto de lugar a una disminución de la masa activa del patrimonio del deudor El no incremento del mismo cuando éste debería haberse producido impugnado o cualquier resultado que tenga como consecuencia impedir o dificultar la satisfacción de los créditos concursales, aunque no se refleje la disminución patrimonial.
Hay una serie de presunciones para declarar cuando se ha producido un perjuicio:  Iuris et de iure: En las obligaciones garantizadas a través de derechos reales, el deudor no puede alegar nada para que no sea válida la presunción.
 iuris tantum: El perjuicio se presume a no ser que el deudor pruebe lo contrario.
Por último, en ningún caso, podrán ser objeto de rescisión según el artículo 7.1.5 de la Ley Concursal: 1. Los actos ordinarios de la actividad profesional o empresarial del deudor realizados en condiciones normales.
2. Los actos comprendidos en el ámbito de leyes especiales reguladoras de los sistemas de pagos y compensación y liquidación de valores e instrumentos derivados.
3. Las garantías constituidas a favor de los créditos de Derecho Público y a favor del FOGASA en los acuerdos o convenios de recuperación previstos en su normativa específica.
10. Comente brevemente su opinión sobre las oportunidades que ofrece el concurso de acreedores para la adquisición de unidades productivas.
El concurso de acreedores es una buena opción para otras empresas cuando la empresa entra en fase de liquidación, es decir, cuando enajena o vende sus activos para pagar sus deudas sociales. De esta forma se ofrece la oportunidad a otras sociedades de adquirir activos de gran valor como son las patentes y marcas. Si la sociedad liquidada dispone de una marca muy conocida, otra empresa puede comprarla como inversión y garantizar un gran reconocimiento de sus productos y servicios, y mayores ventas por el hecho de utilizar dicha marca.
...