Tema 5 (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad de Burgos
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Teoría del derecho
Año del apunte 2011
Páginas 4
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 5 1. Características esenciales de las normas jurídicas Cuando se habla de las normas jurídicas como prescripciones es frecuente acudir a la obra que generó Von Wright, un filósofo nórdico no jurista, que dice que las normas jurídicas se caracterizan por contener ocho elementos: Carácter. La finalidad de la norma, lo que pretende obtener. Así, una norma será una obligación si establece un mandato; será una prohibición se impide hacer algo; será un permiso o derecho si establece que algo puede ser hecho.
Contenido. Se trata del comportamiento concreto que la norma pretende, es decir, el comportamiento que la norma permite, obliga o prohíbe.
Condición de aplicación. Aquellas circunstancias de hecho que permiten que el contenido se pueda llevar a cabo. Existen, en función de la condición, normas categóricas e hipotéticas.
Autoridad. Es el sujeto que genera, que produce la norma en cuestión. Habrá distintos tipos de normas en función del tipo de sujeto que las genere. Se produce una interesante distinción entre Derecho Público y Derecho Privado atendiendo a la autoridad.
Sujeto normativo. Se identifica con el destinatario de la norma, es decir, con aquel sujeto al que se obliga, permite o prohíbe un determinado comportamiento.
Ocasión de aplicación. Aquellas circunstancias temporales y/o espaciales en las que se puede y se debe aplicar la norma en cuestión.
Promulgación. Se refiere a las condiciones o caracteres formales a través de los cuales se genera la norma (BOE, BOCyL…) Sanción. La previsión o amenaza de algún tipo de castigo ante la transgresión de la norma jurídica. Para muchos autores éste es el elemento que caracteriza a las normas jurídicas.
2. Reglas y principios “El Estado Constitucional”, es relativamente nuevo.
En la actualidad, para hablar del moderno Estado de Derecho y su ordenamiento jurídico, lo llamamos Estado Constitucional.
Es consecuencia de una evolución del Estado de Derecho Autor español: L. PRIETO SANCHIS “Una cuestión de principios” decayendo, demasiadas fuentes.
El mito de la Ley (han ido Es una mutación del Estado de Derecho, donde en el Estado Constitucional, solo hay una norma la CE.
Toda esta situación puede ser resumida con cuatro afirmaciones que hace Robert Alexy, un constitucionalista alemán. Según Alexy, el Estado Constitucional –así denomina él a nuestro actual sistema– se caracteriza por: 1. Los ordenamientos jurídicos dan mayor importancia a los principios que a las reglas.
Ronald Dworkin afirma que los modernos Estados de Derecho contienen en sus ordenamientos un tipo de norma especial: los principios, contenidos en los textos constitucionales, que condicionan la elaboración y la interpretación cotidiana del propio ordenamiento.
2. Se utiliza más la ponderación que subsunción. Son técnicas de interpretación del Derecho. Lo tradicional era la subsunción, que trataba de convertir las normas generales en supuestos concretos o llevar supuestos concretos a normas generales.
3. Se otorga mayor importancia a los jueces que a los legisladores. Resulta mucho más fundamental conocer cuál es la interpretación que un Tribunal hace de una norma que la finalidad que el legislador pretendía dar a esa norma.
4. Mayor importancia de la Constitución que de la ley. Esta es una situación que, hoy día, nos parece normal, pero hay que tener en cuenta que hace relativamente poco tiempo, las Constituciones no tenían el papel fundamental que tienen hoy, lo cual ha supuesto radicales novedades.
En los ordenamientos jurídicos modernos –los que operan en el ámbito de los Estados Constitucionales– se ha constatado recientemente la coexistencia de dos tipos de normas jurídicas con rasgos jurídicos muy diferentes, con distintas utilidades prácticas y que pueden ser englobadas en dos bloques: reglas o principios.
Reglas Son comunes. Regulan un supuesto de hecho concreto.
Son normas jurídicas de carácter concreto llamadas a regular supuestos de hecho determinados, o que establecen procedimientos formales para la aplicación e interpretación del ordenamiento jurídico. Poseen distinto rango normativo, por lo que están jerarquizadas.
Serían reglas, por ejemplo, la aplicación del IVA o una pena de cárcel.
Principios Son difusas, generales y la esencia del ordenamiento jurídico.
Son también normas jurídicas, dotadas de una especial generalidad, fundamentalidad y ambigüedad, y que condicionan tanto el contenido de otras normas cuando son creadas “ex novo”, como cuando interpretación del resto del ordenamiento jurídico (hablamos de la libertad, la justicia, la igualdad, la autonomía de la voluntad, la culpabilidad…).
Nota: Son principios que condicionan: el Ordenamiento jurídico y la creación/interpretación de la norma.
La diferenciación entre regla y principio es importante por dos motivos: primero, porque los principios tienen funciones especiales distintas de las reglas; segundo, porque existen normas que a veces operan como reglas y a veces como principios (por ejemplo, los Derechos Fundamentales).
Funciones que cumplen los principios Los principios sirven para explicar una función docente respecto de una rama del Ordenamiento jurídico.
Los principios cumplen funciones peculiares dentro de los ordenamientos jurídicos: Función explicativa. (Sirven para explicar políticas públicas). Explican, aclaran, interpretan la función y finalidad de una regla, de un conjunto de reglas o de todo un ordenamiento jurídico –por ejemplo, en el famoso caso de Violeta Friedman, la legitimación activa y los principios del ordenamiento–.
Función estética. Mediante principios como la unidad, la coherencia y la plenitud, podemos mantener ciertas imágenes de un ordenamiento jurídico. Sirven para rellenar las lagunas y entender las normas.
Función normativa. Cuando no existen reglas aplicables a un caso concreto, los Tribunales, obligados a elaborar una resolución, utilizan los principios como fundamento de la misma.
Normas que a veces operan como reglas y otras como principio En los ordenamientos jurídicos nos vamos a encontrar normas que a veces operan como reglas y a veces operan como principios. Por ejemplo, los derechos fundamentales, que a veces van a funcionar como reglas –cuando hay un recurso de amparo, para el recurrente, el derecho fundamental es una regla– y otras veces van a funcionar como principios –cuando el legislador emplea una norma para elaborar otra de rango superior, los derechos fundamentales operan como principios–.
Clases de principios Luis Prieto Sanchis señala que en los ordenamientos jurídicos modernos podemos distinguir dos tipos de principios: Implícitos. No aparecen de forma expresa, sino que son descubiertos y reafirmados por los Tribunales de Justicia, y especialmente por los de mayor rango. En nuestro ordenamiento eran frecuentes estos principios hasta la aparición del texto constitucional.
Explícitos. Aparecen contenidos en el ordenamiento jurídico de forma expresa.
Conflicto entre regla y principio. Diferenciación Diferenciación: 1. “all or nothing” (todo o nada). Reglas frente a la aplicación de los principio 2. Principios mas abiertos.
Reglas mas cerradas.
3. Alexy: Los principios operan como mandatos de optimización “normas imperfectas”.
Normas que obligan a los poderes públicos, pero no pueden ser reclamadas por particulares porque no despliegan derechos subjetivos.
A lo largo del tiempo, puesto que es importante distinguir una cosa de otra, se han ofrecido distintos criterios de distinción: Según Dworkin, la diferencia es que las reglas operan conforme a criterios de todo o nada, es decir, o son aplicables a un hecho o no lo son, mientras que los principios pueden ser simultáneamente aplicados o, en función de las circunstancias, habrá que elegir uno de ellos.
Alexy defiende el criterio de lo que sucede en caso de conflicto entre reglas o entre principios.
En caso de que dos reglas colisionen, Alexy recurre a Dworkin, alegando que cuando ello sucede, se ha de elegir una de ellas, que será la aplicable en función de los criterios de interpretación. Pero cuando colisionan distintos principios, se genera una relación de precedencia condicionada –es decir, se afirma que ambos principios son razonablemente aplicables pero que las circunstancias concretas de ese caso llevan a elegir uno u otro).
Todo lo anterior resulta especialmente interesante respecto del Derecho Comunitario, porque éste es todavía un Derecho notablemente imperfecto y siempre susceptible de mejora. Sin embargo, cada vez son más los conflictos que deben resolverse con este Derecho en la mano, habiendo un Tribunal específico para ello, el Tribunal de Justicia de la UE, que desde hace mucho tiempo emplea los principios que entiende están dentro del acervo comunitario.
...

Comprar Previsualizar