TEMA 4 - LA EDUCACIÓN EN LA EDAD MEDIA OCCIDENTAL: UN TRANSITO A LA MODERNIDAD (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)
Grado Pedagogía - 1º curso
Asignatura historia de la educación
Año del apunte 2013
Páginas 12
Fecha de subida 16/02/2015
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

TEMA    4.      LA  EDUCACIÓN  EN  LA  EDAD  MEDIA  OCCIDENTAL:  UN   TRANSITO  A  LA  MODERNIDAD     4.1.  CONTEXTO  HISTÓRICO,  CULTURAL  Y  PEDAGÓGICO  DE  LA  EDAD  MEDIA     Edad  M edia  o  M edioevo  es  el  periodo  histórico  de  la  civilización  occidental  comprendido  entre  el  siglo   V   y   el   siglo   XV   (comienzo   en   el   año   476   con   la   caída   del   Imperio   Romano   de   O ccidente   y   su   fin   en   1492   con  el  descubrimiento  de  América,  o  en  el  1453  con  la  caída  del  Imperio  Bizantino).     SE  D IVIDE  EN  TRES  G RANDE  ESTAPAS:     A. TEMPRANA  EDAD  M EDIA  (Abarcaría  desde  el  s.  V  hasta  m ediados  del  siglo  VIII)     Ø Plano   Político.   Caracterizado   por   dos   ideas:   debilitamiento   progresivo   de   las   estructuras   cívicas   tras  la  caída  del  Imperio  Romano  y  la  creación  de  nuevas  monarquías  y  reinos  tras  las  invasiones   bárbaras.   Ø Plano   Religioso.   Debido   a   la   desaparición   del   Imperio   Romano   y   a   la   debilidad   creativa   de   los   pueblos   barbaros   emergió   la   Iglesia   como   fuente   sólida   de   principios   morales   y   doctrinales.   Su   eficacia   se   asentaba   en   la   fortaleza   de   una   organización   vertical,   uniforme   y   colegiada,   en   la   que   en   su  cúspide  aparecía  la  primacía  del  papado.   Ø Plano  Pedagógico.  Caracterizado  por  cuatro  acontecimientos:   1) Deterioro   progresivo   de   la   escuela   secular   romana,   la   Iglesia   tomó   las   riendas   de   la   cultura  y   apresuró  el  impulso  de  instituciones  educativas.   2) La   vida   monástica,   el   monacato   había   surgido   en   Egipto,   s.   III   y   IV,   con   san   Pablo   Ermitaño   y   san  Antonio  Abad,  considerados  los  primeros  m onjes  cristianos.  La  vida  m onástica  se  basó  en  la   oración,  trabajo  y  ascetismo.   3) División  de  la  antigua  e nkiklios  paideia.  Se  dividieron  las  artes  liberales  en  dos  niveles:  el  triple   camino   que   comprendía   las   disciplinas   de   la   palabra   (gramática,   retórica   y   dialéctica);   y   el   cuádruple   camino,   que   se   refería   a   las   ciencias   del   número   y   de   la   medida   (aritmética,   geometría,   astronomía   y   música).   División   que   marcó   irreversiblemente   el   devenir   de   la   formación  intelectual  de  O ccidente.   4) Aportaciones   culturales   de   BOECIO,   que   introdujo   en   Occidente   conceptos   como   (acto,   sustancia,   especie…)   además   dio   a   conocer   el   método   del   comentario   de   texto;   CASIDORO,   asentó   los   contenidos   teológicos   y   científicos   de   las   instituciones   m onacales   del   los   s.   VI   y   VII;   y   SAN  ISIDRO,  fue  quien  mejor  supo  recoger  el  saber  de  la  época  grecorromana,  mantenerlo  en   el  ámbito  de  la  Artes  Liberales  y  transmitirlo  a  la  Europa  O ccidental.     B. ALTA  EDAD  M EDIA  (Abarcaría  desde  la  segunda  m itad  del  s.  VIII  hasta  finales  del  s.  XI)     Ø Plano   Político.   Vendría   representado   por   la   hegemonía   del   Imperio   Carolingo,   del   Imperio   Romano  Germánico  y  los  reinos  hispánicos.  Estas  tres  realidades  políticas  fueron  sancionadas  por   la   Iglesia   y   llamadas   a   colaborar   en   su   misión   evangelizadora   y   misional.   Una   unión   no   exenta   de   problemas  que  m arcaron  el  devenir  político  y  religioso  de  los  siglos  posteriores.   Ø Plano   religioso.   Periodo   de   luces   y   sombras.   La   iglesia   quedó   divida   en   dos:   la   iglesia   bizantina   (ortodoxa)  y  la  Iglesia  de  O ccidente  (católica-­‐romana).   Ø Plano   Social.   Se   caracterizó   por   el   nacimiento   del   feudalismo.   La   falta   de   un   Estado   fuerte   y   estable   fragmentó   el   poder   en   territorios   o   feudos.   Caballeros,   vasallos,   señores   y   siervos   conformaban  su  propia  protección  y  pervivencia.   Ø Plano  Pedagógico.  D os  hechos  relevantes.   1. Renacimiento  Carolingo,  llevada  a  cabo  por  Carlo  Magno  y  sus  sucesores.  Asentaron  el  impulso   de   la   cultura   europea   occidental   atendiendo   a   tres   flancos:   mejorar   la   instrucción   intelectual   y   moral   del   clero,   extender   y   hacer   más   profunda   la   formación   religiosa   del   pueblo,   y   mejorar   la   1     cultura   de   los   que   participan   en   la   administración   del   gobierno.   Contaron   con   el   apoyo   de   la   iglesia  y  con  la  ayuda  de  diferentes  extranjeros  intelectuales.   2. Renacimiento   Otoniano,   impulsado   por   Otón   I,   Otón   II   y   Otón   III.   Con   ellos   se   iniciaba   el   Sacro   Imperio   Romano   Germánico   que   abarcaba   Germania   y   casi   la   totalidad   de   Italia.   En   su   origen   sembró   Europa   de   paz   y     alentó   la   expansión   del   cristianismo.   Este   fenómeno   hizo   especial   hincapié   en   cuatro   frentes:   aumento   de   monasterios,   apertura   de   escuelas   externas   y   de   sus   bibliotecas;   destacaron   tres   figuras,   Abón,   Hermann   y   Gerberto;   nacimiento   incipiente   de   escuelas   urbanas   relacionadas   en   su   mayoría   con   estructuras   religiosas;   y   por   último,   el   intercambio   y   dialogo   con   sabios   del   mundo   árabe   y   bizantino,   lo   que   posibilito   consolidar   una   renovación  intelectual  y  pedagógica,  que  significó  el  nuevo  sentir  cultural:  La  Baja  Edad  M edia.     C. BAJA  EDAD  M EDIA  (Abarcaría  los  s.  XII  a  XV)   Caracterizado   por   profundas   transformaciones   políticas,   religiosas,   sociales   y   culturales,   que   hicieron   de   esas   centurias   uno   de   los   periodos   más   sugerentes   y   creativos   del   acontecer   humano   occidental.   Ø Plano   Político.   Las   grandes   dinastías   de   Europa   en   Francia,   Inglaterra,   Alemania   y   Castilla,   asentaron  un  Estado  sólido  y  fuerte  que  debilitó  sobremanera  el  orden  feudal,  sometió  a  la  nobleza   y  consolidó  la  figura  del  Estado  m onárquico  como  forma  indiscutible  de  gobierno.   Las   relaciones   Iglesia-­‐Estado   siguieron   siendo   elementos   claves   del   acontecer   político,   social   y   cultural.  Ahora  se  habla  de  la  existencia  de  un  gobierno  unitario  del  mundo,  con  dos  órdenes:  el   espiritual,  representado  por  el  papa  y  el  temporal  personificado  por  un  príncipe.   Ø Plano   social,   económico   y   demográfico.   Se   dieron   importantes   transformaciones:   se   fueron   debilitando   las   estructuras   feudales,   se   consolidó   una   economía   más   urbana   y   mercantil,   la   especulación   y   los   préstamos   se   convirtieron   en   problemas   cotidianos...   La   ciudad   y     la   burguesía   fueron   los   símbolos   más   representativos.   La   población   europea   pasó   en   cuatro   siglos   de   42   millones  de  ciudadanos  a  73  millones,  solo  las  peste  negra  rompió  estas  estimaciones,  que  se  llevó   a  25  m illones  de  europeos.   Ø Plano   Religioso.   Cinco   acontecimientos:   1)   La   Virgen   María   se   redimensiona,   María,   además   de   hacer   milagros,   es   la   dama   por   excelencia   de   caballeros   y   mojes.   2)   El   aporte   de   las   órdenes   mendicantes   al   optar   por   una   pastoral   m ás   urbana,   disciplinar   e   intelectual.   3)  Deseo   de   una   fe   sin   fisuras,  que  llevó  a  eliminar  cualquier  vestigio  de  heterodoxia.  4)  El  fenómeno  de  las  cruzadas,  la   conquista  de  Jerusalén  es  el  anhelo  del  hombre  cristiano.  5)  El  Cisma  de  Occidente  (la  más  grave)   permitió   la   coexistencia   de   tres   papas   por   la   injerencia   de   los   poderes   civiles   y   el   no   reconocimiento  de  la  autoridad  electiva  de  los  cardenales.   Ø Plano  Pedagógico.  Al  hombre  culto  bajomedieval  no  le  interesaba  saber  sólo  la  verdad  sino  cómo   llegar  a  ella.  Una  preocupación  que  conlleva  asistir  a  la  recuperación  de  la  mejor  pedagogía  greco-­‐ latina  y  paleocristiana  y  a  la  publicación  de  obras  pedagógicas  que  marcaron  el  sentido  y  la  cultura   pedagógica  de  todo  una  época.   Paralelamente   se   asiste   a     un   aumento   y   variedad   de   instituciones   docentes,   fenómeno   que   puede   resumirse   en   tres   m odelos.   Escuelas   clericales,   destinadas   a   la   vida   religiosa   en   sus   distintas   variantes.   Escuelas   seculares,   se   bifurcaron   en   dos   direcciones:   escuelas   paltonas   de   tipo   caballeresco   o   cortesano,   y   escuelas   urbanas   o   profesionales   de   tipo   municipal   o   gremial.   Instituciones   superiores,   centradas   en   las   universidades   o   estudios   generales,   fenómeno   genuinamente  m edieval,  abierto  a  clérigos  y  laicos,  que  m arcó  el  devenir  de  la  cultura  occidental.                     2     4.2.  DECÁLOGO  PEDAGÓGICO  DE  LA  EDAD  MEDIA     1. Carácter  Teocéntrico.   En  el  plano  teológico  la  Edad  Media  copió  la  doctrina  cristiana  y  la  acomodó  a  los  signos  de  su   tiempo.  Un  proceso  que  comenzó  obedeciendo  el  mandato  novotestamentario  del  Apocalipsis,   que  recomendaba  considerar  a  Dios  el  alfa  y  omega  de  toda  aspiración  humana,  principio  que   impregnó  la  vida  secular  de  un  puro  teocentrismo.   Ø La  acción  de  gobierno  tendrá  como  fin  exclusivo  colaborar  con  la  Iglesia  en  su  dimensión   cristianizadora.     Distinguieron   entre   poder   autónomo   de   la   Iglesia   (auctoritas)   y   poder   delegado   de   los  gobernantes   (potestas),  esta  idea  les  permitió  concluir  que  la  potestad  regia  y  la  potestad  social  se  ejercen  por   delegación  divina,  obligándolos  a  respetar  y  apoyar  al  representante  de  D ios  que  es  la  Iglesia.   Ø La  acción  social.  Un  orden  social  inspirado  por  la  Iglesia  e  implementado  por  tres  estamentos:   -­‐ Bellatores:   integrado   por   los   caballeros,   nobles   y   m ilicia,   con   el   rey   o   el   emperador   a   la   cabeza,   que  aspiraban  a  la  defensa  y  gobierno  de  la  “ciudad  terrena”.   -­‐ Oratores:   integrado   por   una   clerecía   amplia   con   la   misión   de   brindar   a   toda   la   comunidad   el   camino  para  llegar  a  la  “ciudad  celestial.  Su  acción  incluía  la  creación  y  difusión  de  la  ciencia  y   cultura,  la  beneficencia  y  educación.   -­‐ Laboratores:   el   pueblo   llano,   los   siervos   o   laicos,   cuya   misión   era   trabajar   la   agricultura,   artesanía,  el  comercio  y  con  el  tiempo  el  saber.     2. Antropología  escatológica.   Tampoco  hicieron  grandes  cambios.  Asentaron  un  proceso    que  tenía  como  fin  la  felicidad  eterna.     Para   evitar   un   error   en   la   concepción   de   lo   qué   es   el   hombre,   afirmaron   que   el   ser   humano   es   hijo   adoptivo   de   Dios,   creado   a   su   imagen   y   semejanza,   con   una   naturaleza   debilitada   por   el   pecado   original.   Su   único   fin:   restaurar   de   una   manera   plena,   por   la   fuerza   de   la   educación   y   la   gracia,   la   imagen  divina  del  hombre.   Su  preocupación  era  conocer  la  verdad  y  cómo  llegar  a  ella,  lo  que  llevó  a  la  publicación  de  obras  que   marcaron   el   sentir   pedagógico   y   enfocaron   la   formación   como   un   proceso   perfectivo   de   las   facultadas   superiores  del  alma:  inteligencia,  m emoria  y  voluntad.     3. Primacía  m oral   Los   medievales   tenían   claro   que   lo   primero   que   se   manifiesta   en   el   alma   no   es   lo   racional   sino   los   impulsos  vitales  primarios.  Aristóteles,  dejó  claro  que  la  parte  irracional  del  alma  obnubilaba  la  fuerza   de   la   voluntad   y   del   entendimiento.   Por   ello   consideraron   que   el   principio   de   la   virtud   era   la   educación   moral  ejercida  sobre  los  impulsos  primarios.   Concepto   de   educación   moral:   la   adquisición   cuidada   de   costumbres   para   regir   ordenadamente   las   facultadles   del   alma   y   conducir   sus   afectos   y   emociones   a   la   práctica   de   la   virtud.   Esto   les   llevo   a   considerar  la  búsqueda  y  práctica  del  bien  como  el  fin  primario  y  fundamental  de  la  educación.  Para   ello   se   demandaba   cuatro   condiciones:   convertir   el   ejercicio   de   la   acción   en   un   dominio   o   hábito   mediante  la  repetición  constante  de  la  acción  práctica;  orientar  el  hábito  a  la  práctica  del  bien;  libertad   personal,  sin  ella  no  ha  responsabilidad  y  la  disciplina.     4. Sublimación  del  intelecto   Ligado   al   deseo   de   bien   consideraron   el   deseo   de   perfección.   En   un   principio,   el   hombre   de   la   Temprana   Edad   Media   y   del   alto   Medievo,   refugiado   en   los   monasterios,   entendió   que   el   devenir   humano  alcanzaba  su  sentido  alejado  de  las  preocupaciones  seculares,  y    centraba  sus  esfuerzos  en  el   conocimiento   y   vivencia   de   las   Sagradas   Escrituras.   Con   la   llegada   de   la   Baja   Edad   Media,   las   gentes   del   saber,   se   implicaron   en   la   naturaleza   y   redescubrieron   el   valor   creativo   y   humanizador   de   la   inteligencia.   Parecía   griegos   resucitados   que   rendían   culto   al   intelecto.   Una   facultad   que   consideraron  uno  de  los  adornos  m ás  bellos  del  alma  y  lo  m ás  parecido  a  D ios.       3     5. Carácter  nemotécnico     La  memoria  se  presentaba  como  pilar  fundamental  del  aprendizaje,  sin  ella,  no  es  posible  la  vida,  la   reflexión   o   la   conciencia;   acompaña   a   la   razón   y   a   la   voluntad   para   alcanzar,   por   la   evocación   y   el   recuerdo,   la   contemplación   y   deleite   de   la   sabiduría.   Pero   no   constituía   un   fin   en   sí   mismo   o   un   compartimento   estanco,   sino   que   tenía   una   consideración   instrumental   o   de   medio:   estaba   en   función   del   intelecto,   por   sí   m isma   carecía   de   sentido,   su   fin   no   era   otro   que   ayudar   a   la   compresión   y   retención  de  la  verdad.   En   esta   definición   no   había   especial   innovación,   pero   introdujeron   un   aspecto   capital:   el   dinamismo   cultural   de   la   Baja   Edad   Media   supuso   una   redimensión   extraordinaria   de   la   didáctica   nemotécnica   por   su   especial   incidencia   en   el   aprendizaje.  Pero   sólo   se   aprende   no   cuando   se   descubre   la   verdad,   sino   cuando   ésta   se   tiene   y   se   rumia   por   la   acción   retentiva   y   compresiva   de   la   menoría   y   de   su   hábito.   Rindieron   pleitesía   a   la   memoria   hasta   el   punto   de   producir   un   género   didáctico     específico   conocido   como  ars  m emorativa  o  arte  de  la  m emoria.     6. Valor  de  la  fe     Para   alcanzar   el   fin   último   de   la   pedagogía   medieval   “la   sabiduría   plena   o   santidad”   no   solo   era   necesario  la  actualización  de  las  cualidades  superiores  del  alma:  inteligencia,  memoria  y  voluntad,  se   necesitaba,   la   ayuda   inexcusable   de   la   fe.   Para   la   cultura   medieval,   la   antropología   clásica   había   pecado   de   narcisista   al   confiar   en   exceso   en   la   autoridad   de   las   cualidades   superiores   del   alma,   esto   no   solo   suponía   limitar   la   naturaleza   humana,   sino   olvidar   el   daño   del   pecado   original.   Un   daño   que   no   permitiría  pasar  de  un  plano  natural  a  otro  sobrenatural  sin  la  fuerza  de  la  fe.   Fe  y  razón,  teología  y  ciencia,  se  presentaron  como  categorías  complementarias  e  insoslayables  de  un   mismo  proceso  que  se  resumió  con  el  aforismo:  pienso  para  creer,  creo  para  pensar.   Con   este   planteamiento,   la   concepción   antropológica   del   Medievo,   se   enraizó   en   las   fuentes   paleocristianas   que   sostenían   que   la   única   posibilidad   de   alcanzar   la   sabiduría   estriba   en   el   valor   pedagógico  de  la  gracia.  Don  que  se  recibía  con  la  oración  y  recepción  frecuente  de  los  sacramentos   y   que   presentaba   una   triple   virtualidad:   hacer   que   Dios   habitara   en   el   alma   de   todos   los   hombres,   elevar  el  entendimiento  y  la  voluntad  a  la  intimidad  de  Dios,  y  añadir  al  alma  la  fuerza  necesaria  para   alcanzar  la  perfección  sin  anular  o  disminuir  la  propia  libertad.     7. La  dimensión  psicofísica     La   cultura   altomediaval   había   definido   una   concepción   antropológico-­‐cultural   donde   la   persona   se   presentaba   como   esencialmente   como   entidad   individual   y   social   de   naturaleza   moral,   cognoscitiva   y   transcendente.   La   antropología   escolástica   añadió   nuevos   matices:   presentó   al   hombre   como   una   unidad   psicofísica   de   alma   y   cuerpo,   donde   las   relaciones   entre   medicina,   psicología,   biología,   medio   ambiente,  naturaleza  y  educación  contribuían  a  actualizar  las  potencialidades  del  ser  humano.  Mucho   tuvo  que  ver  en  esto  la  conocimiento  y  relación  con  la  cultura  arábiga.       8. La  dimensión  fáctica  (relativo  a  los  hechos)  o  utilitaria   La   consideración   práctica,   funcional   y   utilitaria   de   la   vida.   Pasar   de   una   sociedad   de   sesgo   religioso   a   una   sociedad   preocupada   e   interesada   por   el   mundo.   Al   hombre   medieval   no   sólo   le   preocupó       dominar   las   artes   sermonicales,   la   ética   o   la   física,   sino   también   el   valor   práctico,   utilitario   y   pedagógico  del  saber  técnico  y  m ecánico.   Hasta   bien   entrado   el   s.   XIII,   los   saberes   nobles   se   venían   sustanciando   en   dos   grandes   áreas:   la   especulativa   o   teórica   y   la   práctica   o   m oral.   Las   artes   m ecánicas   o   saber   productivo   tenían   el   rango   de   saberes  inferiores.  En  el  por  qué  de  esta  devaluación  tuvo  que  ver  con  una  concepción  antropológica   heredada   sobre   todo   de   San   Agustín.   El   entendimiento   de   que   las   artes   liberales   ofrecían   verdad,   belleza,  felicidad;  las  artes  m ecánicas  brindaban  lo  incierto,  lo  material,  lo  caduco.   4     Fue  Hugo  de  San  Víctor,  quien  rompió  con  la  tradicional  visión,  añadiendo  los  saberes  mecánicos.  Se   dividieron  en  dos  partes:  Artes  mecánicas  que  favorecen  las  necesidades  exteriores  del  hombre  (arte   textil,   técnicas   relacionadas   con   el   armamento   y   el   comercio   o   arte   de   la   economía.   Artes   mecánicas   que  satisfacen  las  necesidades  interiores:  arte  de  la  caza,  agricultura  y  tratamiento  de  los  m etales.     9. Sentido  del  saber   No   hubo   ninguna   duda   de   que   el   objetivo   primario   y   único   del   conocimiento   era   Dios   en   tanto   que   creador  y  hacedor  de  todo  lo  que  existe.  Una  aspiración  que  actualizaron  por  una  doble  vía:   Ø A  través  del  conocimiento  de  la  Revelación  o  Sagradas  Escrituras.  Un  espejo  nítido  en  el  que  Dios   se   manifiesta   y   muestra   su   voluntad,   el   hombre,   sólo   tiene   que   aprender   su   refracción,   hacerla   suya  y  fundirse  con  la  verdad.   Ø A   través   del   espejo   de   la   naturaleza.   Una   vía   indirecta   de   refracción   o   libro   que,   había   que   abrir,   leer  y  entender  para  llegar  al  conocimiento  de  la  primera  y  soberana  verdad  de  D ios.   Con   el   despertar   de   la   Baja   Edad   Media   se   amplió   el   cauce   de   acceso   a   la   verdad,   la   naturaleza   se   convertía   en   objeto   mismo   del   conocimiento,   conocerla,   era   en   cierto   modo,   conocer   a   Dios,   su   sentido  y  voluntad.   La   traducción   científica   y   pedagógica   de   este   matiz   abrió   unos   horizontes   insospechados   para   el   devenir   del   saber,   entre   otros,   surgieron   nuevas   instituciones   de  enseñanza   superior   bajo   la   protección   de   los   nacientes   estudios   generales,   iban   a   denominarse   estudios   universitarios,   pasando   las   tradicionales  artes  liberales  a  considerarse  estudios  m enores  o  intermedios.     10. Magistrocentrismo     Para  las  gentes  cultas  del  medievo,  la  idea  capital  de  la  pedagogía  era  la  figura  del  maestro.  Su  figura   es   tan   determinante   que   sin   él   no   es   posible   la   educación,   sin   él   no   hay   guía,   no   hay   orden,   sólo   dispersión.   Idea   firme   de   que   en   D ios   se   encuentra   el   fundamento   radical   y   suficiente   del   aprendizaje   y  sólo  en  Cristo  encarnado  y  resucitado,  en  unión  con  el  Padre  y  el  Espíritu  Santo,  puede  ser  llamado   maestro.   El   maestro   exterior   existe,   pero   su   labor   es   subsidiaria,   él   no   crea   la   verdad,   sólo   colabora   con  D ios.   El   pensamiento   altomediaval   reprodujo   sin   añadidos   esta   idea   magisterial.   La   secularidad   de   la   Baja   Edad   Media   la   refrendó   con   mayor   énfasis.   Aunque   los   escolásticos,   empapados   de   un   ambiente   secular  y  pedagógico  muy  notable,  añadirían  a  la  naturaleza  magisterial  una  preocupación    de  la  que   carecieron  los  siglos  precedentes.  U na  didáctica  que  tendrá  el  uso  de  la  lectio  –  comprensión  y  análisis   de  la  ciencia  de  los  maestros  de  la  antigüedad-­‐,  la  quaestio  –  aportación  y  complemento  innovador  a   las  sentencias  del  pasado-­‐  y  diputatio  –  debate  dialéctico  sobre  temas  diversos.   La   imagen   que   se   proyectaba   del   maestro   ideal   es   la   de   una   persona   con   cinco   requisitos:   mente   ingeniosa,   vida   honesta,   ciencia   humilde,   elocuencia   sencilla   y   pericia   de   enseñanza.   En   los   s,   VII   y   primera   mitad   del   XIII,   a   tal   grado   llega   su   consideración   que   resultaba   normal   denominar   a   los   estudiantes  por  el  maestro  que  les  había  formado.  Situación  que  empezó  a  cambiar  en  el  s.  VIII  con  las   emergentes  universidades  y  una  incipiente  reglamentación  docente  que  fortalecieron  sobremanera  la   institución  académica  en  detrimento  de  la  figura  personal  del  m aestro.     Paralelamente  existen  otras  fuentes,  que  dejando  a  un  lado  el  ideal  pedagógico,  nos  adentran  en  una   realidad  menos  atractiva  del  maestro  escolástico.  Como  las  adversidades  y  penalidades  de  un  maestro   de   escuela,   desazonado   por   alumnos   apáticos   sin   el   menor   interés   de   aprender,   padres   que   se   muestran  reacios  a  la  hora  de  pagar,  y  por  la  rivalidad  de  compañeros  de  claustro.     Hecho   que   ponen   al   descubierto   contrapuntos,   tensiones   y   rivalidades   que   conforman   la   realidad   del   magisterio  m edieval.                 5     4.3.  INSTITUCIONES  INTELECTUALES  DE  LA  EDAD  MEDIA     A. Escuelas  M onacales   La  escuela  monacal  es  la  expresión  pedagógica  del  monacato,  que  significa  persona  solitaria.  Se  inicia   en  Egipto  entre  los  s.  III  y  IV,  con  san  Pablo  Ermitaño  y  san  Antonio  Abad,  considerados  los  primeros   monjes   cristianos.   En   su   origen   era   eremitas,   pues   estaban   convencidos   de   que   el   ideal   cristiano   consistía  en  alejarse  totalmente  del  m undo.   Paralelamente   surge   el   anacoreta,   ermitaño   que   busca     ayuda   espiritual   y   material   en   otro   eremita.   Finalmente   Pacomio,   soldado   romano   convertido   al   cristianismo,   creó   una   regla   para   que   los   eremitas   vivieran  en  pequeñas  comunidades  (cenobitas).   La   otra   gran   regla   fue   la   de   san   Agustín,   redactada   a   finales   del   s.   IV   para   los   m onjes   de   su   m onasterio   de  Tagaste.     San   Benito,   sobre   todo   gracias   a   él,   el   cenobitismo   se   trasladó   a   Europa   y   se   proyecto   en   O ccidente.   A   él  se  debe  la  fundación  de  la  orden  de  los  benedictinos  y  la  creación  de  una  red  de  monasterios  que,   basados   en   su   regla,   fueron   el   motor   de   la   cultural   medieval   hasta   las   apariciones   de   las   órdenes   mendicantes   y   las   universidades.   La   regla   de   san   Benito   se   resumía:   su   vida   era   el   trabajo,   la   meditación  y  la  contemplación  de  la  Sagrada  Escritura  y  de  las  sentencias  de  los  Padres  de  la  Iglesia.   No   excluía   una   actividad   intelectual   para   la   reflexión   y   la   meditación,   para   la   que   existía   una   escuela   interior  en  la  que  se  formaba  moral,  espiritual  e  intelectualmente  a  los  futuros  monjes.  En  ella,  eran   internados   con   una   edad   mínima   de   siete   años,   lo   pueri   oblati   o   donati   (los   ofrecidos   a   Dios   por   la   patria  potestad),  llamados  también  nutriti  y  a  los  mayores  conversi.  La  escuela  tenía  dos  niveles:  el  de   carácter  elemental  (lectura,  escritura,  canto,  formación  religiosa  y  m oral)  y  el  de  carácter  superior  que   comprendía  (las  siete  artes  liberales,  la  teología  y  diferentes  disciplinas  eclesiásticas).     Por   el   influjo   de   los   renacimientos   carolingo   y   otoniano,   en   los   s.   IX   y   X,   nació   la   escuela   exterior   monacal,  orientada  a  la  formación  de  seglares,  de  carácter  elemental  y  gratuito.  Fue  la  época  dorada   del  m onaquismo  (profesión  de  m onje).   A  partir  del  siglo  XI  la  secularización  creciente  de  la  vida  social  y  cultural,  y  la  amplitud  y  exigencia  de   los   estudios   provocó   una   tensión   en   la   vida   monástica   por   el   conflicto   entre   monaquismo   y   escolaridad.  Esta  dualidad  desembocó  en  diferentes  reformas  como:  el  cierre  de  escuelas  externas  de   muchos  m onasterio,  el  debilitamiento  de  la  escuela  interior…   En   el   siglo   XIII,   con   las   órdenes   mendicantes   surgió   la   escuela   conventual,   no   era   una   institución   monacal.   Los   franciscanos   y   dominicos   hicieron   del   estudio   una   de   sus   grandes   aspiraciones,   salieron   de  la  soledad,  coparon  universidades  y  convirtieron  el  saber  en  un  instrumento  de  evangelización.     B. Escuelas  parroquiales,  episcopales  y  urbanas:  las  m igraciones  intelectuales   Paralelamente   a   la   escuela   monacal   se   dio   una   escuela   secular   (escuelas   parroquial,   episcopal   y   urbana).   Ø Escuela  parroquial  y  episcopal:  surgen  a  partir  de  los  s.  VI  y  VII  como  reacción  a  una  sociedad  civil   incapaz  de  mantener  la  escuela  romana.  El  origen  de  la  escuela  parroquial  se  da  en  el  concilio  de   Vaison   para   dar   respuesta   a   las   múltiples   necesidades   pastorales   de   la   sociedad   rural.   La   escuela   episcopal   establece   que   si   entre   los   clérigos   hay   algún   adolescente   en   la   edad     de   la   pubertad,   todos  habiten  bajo  el  mismo  techo  junto  a  la  iglesia,  para  que  pasen  esta  edad  no  en  la  lujuria  sino   en  las  disciplinas  eclesiásticas,  confiados  a  algún  anciano.     Las  disposiciones  de  Carlomagno,  y  las  del  concilio  de  Roma  en  la  que  se  prescribió  que  en  todos  los   obispados   y   lugares   que   se   creyese   conveniente,   maestros   y   doctores   estableciesen   estudios   donde   pudieran   enseñarse   gramática,   artes   libréelas   y   disciplinas   eclesiásticas,   supusieron   el   pistoletazo   de   salida  de  la  escuela  urbana.         6     Ø Escuela   urbana   secular:   institución   variada   y   diversa   que   se   desarrolló   junto   a   la   secularización.   Los  factores  que  influyeron  para  demandar  una  escuela  urbana  fueron:  una  m ayor  estabilidad  que   impulsó   las   ciudades,   un   mayor   crecimiento   económico,   una   negativa   de   muchas   escuelas   monacales  a  admitir  alumnos  externos,  y  el  m ayor  estatus  social  y  profesionalizante  del  saber.     Escuelas   de   gramática,   de   teología,   de   derecho,   de   medicina,   de   comercio…   surgieron   en   todas   partes.  Aunque  la  escuela  urbana  m ás  común  fue  la  escuela  de  gramática.     C. Institución  universitaria   La   mayoría   de   las   migraciones   se   asentaron   en   LA   UNIVERSIDAD,   una   de   las   instituciones   más   genuinas  y  señeras  de  la  Edad  M edia.   La   universidad,   no   tuvo   inicialmente   un   sentido   académico   o   intelectual.   Procede   del   término   universitas,   que   designa   cualquier   tipo   de   comunidad   o   corporación,   locución   que   solía   venir   acompañada  de  un  segundo  término  para  identificar  al  colectivo  o  a  su  actividad.     RASGOS  D ISTINTIVOS  Q UE  CARACTERIZAN  LA  U NIVERSIDAD  M EDIEVAL:     Ø Se  distinguieron  dos  tipos  de  estudios:   -­‐ Los   particulares,   no   tenían   sentido   corporativo   o   asociativo,   estaban   dirigidos   a   alumnos   locales.   -­‐ Los    generales,  son  los  corporativos  y  estarían  abiertos  a  estudiantes  de  todos  los  lugares.  Este   es   el   sentido   preciso   de   STUDIUM   GENERALE   en   la   edad   media.   Los   primeros   fueron   los   de   Bolonia,   O xford   y   París,   instituciones   que   en   el   s.   XIII   empezaron   a   llamarse   universidad.   Pero   cuando  triunfa  el  término  universidad  fue  en  el  s.  XV  a  partir  del  Renacimiento.   Ø Autonomía,   se   concretó   en   tres   aspectos   relevantes:   autonomía   académica,   eran   las   propias   corporaciones   universitarias   quienes   fijaban   sus   planes   de   estudios   y   establecían   los   requisitos   para   obtener   los   grados   académicos,   admitir   alumnos…   Fuero   universitario,   privilegios   otorgados   por  papas,  obispos  y  reyes  para  favorecer  los  estudios  abiertos,  y  que  otorgaban  posibilidades  de   viajar   sin   ser   retenido,   no   ser   juzgados   por   justicias   ordinarias,   eximirse   e   pagar   determinados   impuestos…  Y  La  licentia  ubique  doncendi  “autorización  para  enseñar  en  toda  la  Cristiandad”.   Ø Prestigio   de   las   universidades,   dependía   de   su   antigüedad   y   de   la   calidad   de   sus   enseñanzas.   En   Medicina   destacaron   (Bolonia,   Montpellier   y   París),   En   Derecho   Civil     (Bolonia,   Padua   y   Montpellier)   en   Derecho   Canónico   (Oxford,   París   y   números   centros   docentes   del   Sacro   Imperio   REomano   Germánico,   en   particular,   universidades   de   Praga   y   Viena).   Las   que   mantuvieron   su   reputación   y   continuaron   siendo   referentes   a   nivel   nacional   e   internacional   fueron   las   universidades   de:   Bolonia,   París,   Oxford,   Salamanca,   Montpellier,   Padua,   Cambridge,   Lisboa-­‐ Coímbra  y  Praga.   Ø La   organización   interna,   fue   muy   variada.   Algunas   se   dividían   por   naciones   de   procedencia,   otras   tenían   unas   o   varias   corporaciones   de   m aestros   y   estudiantes,   pero   m uy  pocas   contaban   las   cuatro   Facultades  que  se  convertían  en  habituales:  Artes,  M edicina,  D erecho  y  Teología.     Hubo   dos   modelos   muy   influyentes   e   imitados,   Bolonia,   en   la   que   los   alumnos   tenían   un   destacado  papel  en  el  gobierno  de  la  corporación,  y  París,  en  la  que  el  gobierno  de  la  universidad   dependía   de   los   maestros   y   en   particular   de   los   miembros   de   la   Facultad   de   Artes.   AL   final   de   la   Edad  M edia  se  impulsó  el  m odelo  parisino.   Ø El   plan   de   estudios,   en   principio   fue   poco   detallado.   La   actividad   de   los   alumnos   consistía   en   asistir   a  las  “lecturas”-­‐clases-­‐  y  a  las  “disputas”-­‐debates-­‐,  y  tras  un  periodo  de  tiempo  variable,  el  alumno   se   presentaba   a   un   examen   para   acreditar   sus   saberes   y   obtener   la   licentia   docenci,   que   era   el   único  grado  académico  otorgado  por  las  universidades.  La  Facultad  de  Artes  acabó  ocupándose  de   proporcionar   cultura   general,   que   sería   la   base   para   asimilar   saberes   especializados   y   profesionales   (Teología,   M edicina   y   D erecho).   Existían   dos   grados:   tras   dos   o   tres   años   de   estudios     “Bachiller   en   Artes”  que  permitía  ingresar  en  los  Colegios  Universitarios.  Y  segundo  grado  convertía  al  alumnos   en   “Maestro   de   en   Artes”,   lo   que   daba   opción   para   ingresar   en   alguna   de   las   Facultades   superiores,  lo  normal  era  obtenerlo  en  cuatro  o  cinco  años.     7     4.4.  LA  EDUCACIÓN  GREMIAL     Ø A  partir  del  s.  XI  los  nuevos  horizontes  socioeconómicos  y  políticos  provocarán  nuevos  modelos  de   producción,  teniendo  en  los  artesanos  y  especialmente  en  los  gremios  uno  de  sus  referentes  más   importantes.  A  partir  de  ese  momento  el  estamento  de  los  trabajadores  se  verá  enriquecido  con   la   cultura   artesanal   o   gremial   que   representará   un   cauce   de   socialización   económica   de   primer   orden  y  uno  de  los  modelos  formales  en  los  que  se  basó  la  integración  cultural  y  educativa  de  la   Edad  M edia.       Ø La   sociedad   artesanal   o   gremial   tiene   lugar   entre   los   siglos   XI   y   XIII,   generándose   uno   de   los   estamentos   más   representativos:   los   artesanos,   denominación   que   englobaba   a   todos   aquellos   que   con   su   saber   mecánico   o   productivo   contribuían   tanto   al   mantenimiento   y   desarrollo   económico   de   la   ciudad   como   a   su   pervivencia   y   consolidación   como   sociedad   urbana.   Los   artesanos   permanecían   en   la   ciudad   de   forma   estable   y   por   varias   generaciones,   desarrollando   una   vida  sedentaria,  transmitían  los  oficios  de  padres  a  hijos  y  apenas  viajaban.       Ø Se  convirtieron  en  un  referente  social  de  primer  orden.  Lo  común  en  la  sociedad  medieval  era  su   carácter   comunitario.   Se   trataba   de   pertenecer   a   una   familia,   señor,   iglesia,   vecindad…   Se   era   alguien   en   la   medida   que   se   pertenecía   a   un   grupo   con   derechos   y   obligaciones.   Los   Artesanos,   conscientes   de   esta   necesidad   buscaron   asociarse   y   organizarse   en   corporaciones   con   identidad   propia,  es  así  como  nacieron  los  gremios,  como  instituciones  que  adquirían  plena  confirmación  y   legitimidad   cuando   la   autoridad   regia,   municipal   o   señorial   las   revestía,   mediante   cartas,   ordenanzas  de  personalidad  jurídica.       Ø Las  ordenanzas  se  centraban  en  regular  la  vida  asociativa,  asistencial  y  religiosa.  El  gremio  era  una   comunidad  de  vida,  tenían  un  fuerte  sentido  doméstico  y  estaba  inspirado  en  el  carácter  benéfico   asistencial   de   las   cofradías   profesionales   que   aparecen   como   sus   precedentes   inmediatos.   Podría   decirse   que   todo   gremio   m edieval   fue   de   alguna   m anera   una   cofradía.   Además,   la   filosofía   gremial,   venia   definida   por   su   carácter   doméstico-­‐pedagógico.   Organizada   con   una   estructura   jerárquica   formada  por  las  figuras  del  maestro-­‐patrono,  del  oficial  y  del  aprendiz.  A  través  de  un  aprendizaje   empírico  se  buscaba  dominar  el  arte  del  oficio  en  los  niveles  de  m aestro  y  oficial.       Ø Aprendizaje  e  ingreso  en  el  gremio:  Se  ingresaba  como  aprendiz  en  el  taller  del  maestro-­‐patrón  a   los   doce   años.   El   aprendizaje   duraba   cuatro   años   (de   los   14   a   los   17),   aunque   los   años   concretos   debían   venir   fijados   en   el   contrato   de   aprendizaje.   El   maestro   se   responsabilizaba   de   enseñar   al   aprendiz  “todos  los  secretos  del  oficio  sin  omitir  ninguno”.  Además,  estaba  obligado  a  alimentarlo,   alojarlo,  a  organizar  el  tiempo  de  trabajo,  de  ocio,  a  corregirle  y  velar  por  su  formación  moral.  En   caso  de  enfermedad  era  enviado  con  su  familia  para  que  le  atendiesen.     Después   del   aprendizaje   venía   la   oficialía,   entendido   como   el   periodo   comprendido   entre   la   superación  del  aprendizaje  y  el  ingreso  en  la  maestría.  La  duración  solía  ser  de  dos  años,  durante   los  cuales  se  trabajaba  estrechamente  con  el  maestro,  se  podía  formar  parte  del  gremio  propio  de   oficiales  y  preparar  el  ingreso  en  la  maestría.   Se  ingresaba  a  través  de  la  realización  de  la  “pieza  de   examen   o   pieza   de   prueba”.   Cada   gremio   tenía   su   propia   pieza   de   examen,   constituida   por   una   prueba   práctica   y   un   examen   oral.   Superado   el   examen,   el   oficial   debía   probar   que   era   cristiano   viejo,   hombre   de   buena   conducta,   pagar   los   derechos   de   examen   y   jurar   fiel   observancia   de   las   ordenanzas  del  gremio.  Cumplidos  estos  requisitos  podía  entrar  en  la  cofradía  y  poseer  su  taller.                 8       4.5.  LA  EDUCACIÓN  POLÍTICA   TRES  GRANDES  PERIODOS     Ø S.VII  al  XI:  Asistemático  y  con  escasos  productos  literarios.  La  literatura  principesca  se  resume  en  una   pedagogía  religiosa  y  moral,  sin  apenas  conexiones  seculares.     Ø S.   XII   hasta   la   primera   mitad   del   s.   XIII:   Más   sistemático   y   con   numerosos   productos   literarios.   producción  literaria.  La  política  se  reviste  de  un  tinte  teocrático  convirtiendo  la  acción  de  gobierno  en   un  ministerio  pedagógico  orientado  a  colaborar  con  la  Iglesia  en  su  misión  religiosa.     Ø Segunda  mitad  del  s.  XIII  has  principios  del  s.  XVI:  Caracterizada  por  su  progresiva  secularización.  La   preocupación   secular   y   el   interés   por   el   bien   común   se   unen   como   una   nueva   y   diferente   educación   política.     A. Educación  política  en  la  Alta  Edad  M edia     En   la   Temprana   y   Alta   Edad   Media   la   educación   política   se   caracterizó   por   el   agustinismo   político,   idea   expresada   por   san   Agustín   en   la   Ciudad   de   Dios,   en   la   que   plantea   la   unión   del   orden   político   y   religioso  orientada  a  implantar  el  orden  divino  en  el  m undo.     IDEA  CONSOLIDADA  POR  TRES  CAUSAS:   Ø La  desmembración  del  Imperio  romano.   Ø La  debilidad  progresiva  de  la  sociedad  civil.   Ø La  emergencia  de  la  Iglesia  casi  como  única  fuente  sólida  de  principios  m orales  y  doctrinales.     A   esta   teoría   política,   le   acompañó   una   literatura   pedagógica   de   la   que   se   desprenden   tres   ideas   maestras  que  vertebran  los  tratados  príncipes  del  m undo  m edieval:       1. Filosofía   de   orden   político   inmerso   en   una   perspectiva   sobrenatural   convirtiendo   el   oficio   de   reinar   en   un   cargo   o   ministerium   inspirado   por   la   Iglesia   y   orientado   a   implantar   el   orden   divino   en   el   mundo.     2. La   temática   de   los   tratados   de   educación   política   giran   en   torno   a   cuatro   ideas   básicas   que   marcaran   la   educación   política   posterior:   El   origen   divino   del   poder   laico.   Las   relaciones   Iglesia-­‐ Estado.  Las  limitaciones  del  poder  regio.  La  dimensión  curricular  de  la  formación.     3. Los  contenidos  pedagógicos  de  dicha  literatura  fueron  sustancialmente  de  carácter  moral,  ascético   y  religioso.  Al  príncipe,  al  caballero  y  al  noble  se  les  considera  literaria  y  religiosamente  como  una   causa  ejemplar  de  pedagogía;  un  Cristo  en  miniatura  y  buen  gobernante  que  tiene  como  fin  último   colaborar  con  la  Iglesia  en  la  salvación  eterna  de  todos  y  cada  uno  de  sus  súbditos.     B. Educación  política  de  la  primera  escolástica     Con  la  llegada  de  la  Baja  Edad  Media  se  produjeron  cambios  sociales,  religiosos,  políticos,  culturales  y   económicos  m uy  significativos:   Ø Debilitamiento   progresivo   de   la   sociedad   feudal   y   la   consiguiente   consolidación   de   las   m onarquías   como  forma  de  gobierno.   Ø Progresivo   afianzamiento   de   una   sociedad   más   estable,   funcional   y   secular   que   demandó   la   necesidad  de  su  ordenamiento  jurídico,  el  cual  sustituyó  progresivamente  la  voluntad  del  monarca   por  la  razón  del  D erecho  como  cauce  de  regulación  política  y  social.   Ø Nueva   cultura   política,   enmarcada   en   una   monarquía   absoluta,   eficaz,   funcional   y   práctica,   que   demandaba   acompañar   la   tradicional   formación   moral   y   religiosa   de   una   capacitación   jurídica,   técnica  y  sapiencial.       9     Para  hacer  viable  estos  nuevos  cambios,  emergieron  numerosas  obras,  entre  ellas,   La  educación  de   los   hijos   de   los   nobles   de   Vicente   Beauvais.   En   dichas   obras   se   proyectan   tres   ideas   fundamentales:     1. Todas   reflejan   una   emergencia   de   un   incipiente   Estado   monárquico   de   corte   más   centralizado   y   burocrático,  que  unen  a  sus  tradicionales  funciones  m orales  y  religiosas  una  preocupación  cada  vez   más  acusada  por  los  hábitos  seculares,  las  necesidades  sociales  y  el  bien  común  de  sus  súbditos.     2. Todo  poder  procede  de  Dios  y  ha  sido  entregado  a  su  representante:  el  papa,  que  a  su  vez  delega   el  poder  en  el  monarca  y  sus  sucesores  para  que  bajo  la  inspiración  religiosa  y  moral  de  la  Iglesia,   colaboren   en   la   dimensión   cristianizadora   de   la   sociedad.   Es   el   romano   pontífice   (el   papa)   quien   mejor   puede   cumplir   los   fines   de   la   cristianización,   posee   alta   soberanía   para,   entre   otros,   deponer   y   nombrar   reyes,   sancionar   imperios,   señalar   rutas   de   la   justicia…   Es   lo   que   se   llamó   plenitudo   potestasis  papal.     3. Estas   obras   expresan   un   prehumanismo   que   anuncia   una   nueva   sensibilidad   sapiencial   del   estamento   político.   Creyeron   que   el   saber   era   el   cauce   más   adecuado   para   la   restauración   de   la   sociedad  perfecta  y  del  estado  primitivo  del  hombre.       C. Educación  política  de  la  segunda    escolástica     Época  que  abarca  desde  la  segunda  mitad  del  s.  XIII  al  s.  XVI,  es  una  de  las  más  prolíficas  en  cuanto  a   tratados   de   educación   de   príncipes.   Unos   estarían   dirigidos   a   los   hijos   de   los   nobles,   otros   a   gobernantes  y  otros  a  caballeros  y  justicias  que  ejercen  la  autoridad  en  distinto  grado.  Todos  tendrán   en  común  los  haber  sido  escritos  en  una  atmósfera  de  humanismo  y  secularidad.     TRES  G RANDES  CUESTIONES  Q UE  CONFORMARON  LA  TRADICIÓN  D E  LA  EDUCACIÓN  POLÍTICA     1. La   teocracia   política,   irá   progresivamente   perdiendo   peso   a   favor   a   una   mayor   autonomía   del   gobernante.     2. Debilitamiento  de  la  dimensión  religiosa  y  cristianizadora  para  cobrar  fuerza  la  reivindicación  del  bien   común  secular  como  fin  de  la  acción  política.     3. Se   amplía   el   currículum   de   la   formación   hacia   áreas   más   técnicas   y   sociales   en   detrimento   de   los   tradicionales  aspectos  morales  y  religiosos.       En   estos   cambios   tiene   mucho   que   ver   el   nuevo   orden   cultural   del   s.   XIII   y   los   aires   humanistas   del   s.   XIV.   Fruto   de   este   orden   proliferó   una   amplísima   literatura   principesca,   noble   y   señorial   que   puso   al   descubierto,   la   importancia   de   la   sociedad   como   comunidad   política   natural,   como   por   ejemplo,   El   príncipe  de  Nicolás  de  Maquiavelo.     De  estas  obras  se  desprende  dos  ideas  que  marcarán  el  devenir  de  la  educación  política:   1. Considerar   la   comunidad   social   el   estado   natural   de   la   vida   humana.   El   hombre   es   por   naturaleza   un  ser  social  y  político  llamado  a  vivir  en  comunidad.  Su  m isión  será  servir  al  bien  común.   2. El   pragmatismo   utilitario   se   irá   incorporando   a   la   política.   En   el   Príncipe   de   Maquiavelo,   se   mantiene  la  virtud  como  principal  cualidad  política,  pero  separa  el  concepto  virtud  de  la  moral.  Es   partidario   de   aplicar   el   principio   de   necessitá   a   la   conducta   del   príncipe,   actuando   contra   la   caridad,   humanidad   y   la   religión   si   es   necesario.   El   mantenimiento   del   poder   en   aras   del   pragmatismo  utilitario  será  ahora  la  nueva  filosofía  de  la  acción  política.                 10     4.6.  LA  EDUCACIÓN  DE  LA  MUJER     La  primera  cuestión  que  los  medievales  abordaron  fue  la  consideración  antropológica  de  la   mujer.  Lo  resolvieron  desde  una  triple  vía:       Ø La   Bíblica:   El   hombre,   varón   y   mujer,   fue   creado   por   Dios,   a   su   imagen   y   semejanza.   La   mujer   poseía   la   misma   dignidad   que   el   hombre,   con   un   fin   común:   alcanzar   la   felicidad   a   través  de  la  fuerza  restauradora  de  la  inteligencia,  la  virtud  y  la  gracia  (Beauvais).   Ø Científica:   Se   fiaron   de   la   herencia   biológica   hipocrático-­‐galénica   y   árabe.   Consideraron   que  la  mujer  era  inferior  al  hombre;  que  quien  engendraba  era  el  varón;  que  era  en  todo   más  débil  que  el  hombre.  Este  pensar  excluyó  a  la  mujer  de  la  excelencia  moral  y  pública   por   su   falta   de   fuerza.   Se   situó   al   hombre   en   la   ratio   superior   identificado   con   el   saber   más   perfectivo,   y   a   la   mujer   en   la   ratio   inferior   que   afincaba   lo   sensible,   pasional   o   sublunar,   un   saber  menos  perfecto  e  inferior.   Ø Sociocultural:   Las   mujeres   deben   estar   sujetas   a   sus   maridos,   conviene   que   la   mujer   siga   en  todo  la  voluntad  del  varón.     Estas  sentencias,  que  formaban  parte  del  imaginario  social  de  la  Edad  Media,  estuvieron  muy   lejos   de   negar   la   posibilidad   formativa   de   la   mujer,   pues   los   medievales   fueron   fieles   deudores   de  la  pedagogía  paleocristiana  y  de  la  pedagogía  social  de  su  tiempo,  lo  que  llevó  a  demandar   una   educación   diferenciada   según   fuese   doncella,   esposa,   madre   o   viuda,   o   según   perteneciese  a  la  vida  campesina,  artesanal,  noble  o  consagrada.     Ø Mujeres   Campesinas   y   urbanas:   salvo   excepciones   no   alcanzaron   la   alfabetización.   Recibían  educación  matrimonial,  moral,  religiosa  y  profesional.     La  mujer  campesina,  se  dedicaba  por  entero  a  las  labores  domésticas,  crianza  de  los  hijos  y   labores  agrícolas.     La  mujer  urbana,  poseía  mayor  consideración:  era  hija,  esposa  o  viuda  de  algún  artesano,  a   través  de  su  marido  podía  poseer  cierta  cualificación  profesional  y  alguna  propiedad.     Ø Mujeres  de  la  nobleza:  Tenían  como  responsabilidad  prioritaria  la  crianza  de  los  hijos,  la   organización  doméstica  y  los  gastos,  y  el  cuidado  moral  y  espiritual  de  sus  criados.    En  su   tiempo   libre,   podían   leer,   disfrutar   de   la   caza,   del   ajedrez,   de   los   paseos   a   caballo   y   escuchar  canciones  de  trovadores.  Recibían  la  formación  intelectual  en  su  casa,  impartida   por  receptores  privados,  y  podía  alcanzar  a  criadas  y  otras  personas  que  no  fuesen  nobles.   El   contenido   curricular   contenía   conocimientos   en   lectura,   escritura,   música,   gramática,   pintura,   formación  m oral,  historia  sagrada  y  algunas  disciplinas  del  quadrivium.       Esto   explica   la   existencia   de   algunas   mujeres   cultas   de   la   nobleza   medieval,   que   fueron   además   de   consumidoras  de  cultura,  productoras  de  la  m isma:       o DHUODA,  fue  la  primera  autora  m edieval  de  una  obra  de  educación  de  príncipes.     o TRÓTULA   DE   SALERNO,   quizás   pudo   ejercer   de   profesora   en   la   escuela   médica   salertina,   su   obra   “Curación   de   las   dolencias   de   las   mujeres”   se   usó   como   texto   de   medicina   hasta   el   siglo   XVI.     o LEONOR   DE   AQUITANIA,   simbolizó   la   fuerza,   solidez   y   entereza   política   y   moral   de   la   mujer   medieval.     o CRISTINA   DE   PISA   que   en   sus   obras   proponía   una   regeneración   de   la   vida   social   y   política,   incorporando  la  cultura  formal  a  las  inmensas  posibilidades  de  la  m ujer.       11     Ø Mujeres   de   la   vida   monacal:   posibilitó   el   segundo   cauce   de   formación   intelectual   femenina,   una   posibilidad   de   emancipación   patriarcal,   de   afirmación   de   la   mujer   como   persona   y   de   su   reconocimiento  como  constructora  de  cultura.   La  vida  monacal  femenina  corre  pareja  a  la  institución  del  monaquismo  masculino  paleocristiano,   tiene   su   mayor   auge   en   los   s.   XIII   y   XIV   con   el   desarrollo   de   las   órdenes   mendicantes   y   la   consolidación   de   la   V irgen   M aría   como   prototipo   de   la   educación   femenina.   Se   reivindicó   la   fuerza   de  la  mujer,    María  fue  presentada  como  maestra  ideal  de  la  historia,  la  que  más  cerca  ha  estado   de   Dios.   Un   cambio   cultural   de   gran   transcendencia:   el   reconocimiento   de   que   el   ser   más   perfectivo  de  la  creación  es  una  m ujer,  no  un  hombre.     Algunos  ejemplos  de  las  m ujeres  m ás  relevantes:  (solo  nombro  a  dos)   o H.   GANDERSHEIM,     canonesa   y   escritora   perteneciente   a   la   Orden   Benedictina,   escribió   obras   de   tinte  dramático  en  las  que  ensalzaba  las  virtudes  de  la  mujer.   o H.  BINGEN,  quizás  una  de  las  más  fascinantes  e  influyentes.  El  papa  Benedicto  le  otorgó  el  título  de   doctora  de  la  Iglesia.  En  sus  obras  trató  temas  de  medicina,  de  moral  y  de  secularidad  y  gnoseología   teológica.       4.7.    EPÍLOGO:  RENACIMIENTO  Y  MODERNIDAD     A   finales   de   la   Edad   Media   nace   lo   que   se   ha   denominado   como   Edad   Moderna   o   Modernidad.  Tiene  su  punto  de  partida  simbólico  en  1492  con  el  descubrimiento  de  América   y   su   fin   en   1789   con   la   Revolución   Francesa.   En   estos   tres   siglos   se   guardan   muchas   tradiciones   culturales   de   la   Edad   Media   a   la   vez   que   se   proponen   nuevas   alternativas.   Una   revitalización   de   la   autonomía   humana   que   se   hará   efectiva   a   través   de   tres   grandes   corrientes  pedagógicas:     Ø El   Humanismo:   desde   mediados   del   s.   XIV   hasta   el   XVI   caracterizado   por   convertir   al   hombre  en  el  protagonista  fundamental  de  la  cultura.  Sus  artífices:  Vives,  Erasmo  y  Moro.     Ø Realismo   o   Disciplinario   pedagógico:   desde   el   s.   XVII   y   parte   del   XVIII,   caracterizado   por   convenir  el  sentimiento  y  la  experiencia  empírica  en  ejes  nucleares  de  la  formación  y  la   verdad.  Sus  artífices:  Comenio,  y  John  Locke.     Ø La   Ilustración:   todo   el   s.   XVIII,   movimiento   plural   que   convierte   la   razón   y   la   experiencia   en   el  eje  central  de  la  realización  personal.  Sus  artífices:  Newton,  Kant  y  Voltaire.     12     ...